En fotos: cómo lidian con el frío los migrantes que acampan en la frontera entre México y EU - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

En fotos: cómo lidian con el frío los migrantes que acampan en la frontera entre México y EU

Cientos de migrantes, incluidos niños, atraviesan una ola de frío procedente de Ciudad Juárez, en México, mientras esperan para solicitar asilo en el país norteamericano.
21 de diciembre, 2019
Comparte
A Mexican migrant covers her face with a blanket as she and others camp at a park while waiting to apply for asylum in the US, in Ciudad Juarez on 17 December, 2019,

Reuters

Temperaturas heladas han golpeado a la ciudad mexicana de Ciudad Juárez desde el miércoles, lo que ha puesto en riesgo a cientos de migrantes que montaron precarios campamentos cerca de los puentes que conectan a la localidad con la frontera de Estados Unidos.

A Mexican man warms himself near a fire as temperatures dropped below freezing in Ciudad Juarez

Reuters

Alrededor de 550 personas que están esperando para solicitar asilo en EE.UU. están durmiendo en carpas en las calles cercanas a los puntos de cruce fronterizos, según información del gobierno local.

Casi la mitad de esos migrantes son niños menores de 12 años.

A Mexican man embraces his daughter near the Cordova-Americas international border bridge in Ciudad Juarez while waiting to apply for asylum to the US

Reuters
A Mexican girl hugs a doll in a make-shift camp in Ciudad Juarez

Reuters

La mayoría son mexicanos que huyen de la pobreza y de los altos niveles de criminalidad.

A Mexican girl tries to warm herself by a fire as temperatures dropped in Ciudad Juarez

Reuters

Las temperaturas bajo cero han afectado la región esta semana y se extenderán durante el fin de semana, según las predicciones del tiempo.

Funcionarios del gobierno mexicano empezaron a trasladar a grupos que estaban viviendo en las calles a refugios como El Buen Samaritano.

Pero muchos de los migrantes prefirieron quedarse por temor a perder su turno en la fila de los que cruzan la frontera para pedir asilo.

A family of Mexican migrants camps at a park while waiting to apply for asylum in the US in Ciudad Juarez

AFP

La agencia de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense (CBP, por sus siglas en inglés) impuso estrictos límites en cuanto al número de personas al que permite solicitar asilo al día en los puertos de entrada fronterizos, en un proceso que en inglés recibe el nombre informal de metering.

Esto genera una acumulación de casos y un retraso en el lado mexicano de la frontera, donde la espera puede durar entre días y meses.

A Mexican family waits to apply for asylum outside their tents as temperatures dropped below freezing in Ciudad Juarez

Reuters

Una lista de espera del gobierno mexicano en Ciudad Juárez acumula unos 1.200 nombres en la actualidad.

Funcionarios dijeron que están buscando reunirse con su contraparte en EE.UU. para crear un sistema en el que aquellos que estén próximos a ser llamados en la lista sean localizados y llevados a la frontera sin tener que acampar cerca de los puentes.

El número de personas en los campamentos ha decrecido desde el pasado agosto de 3.500 a 550. Muchos de los que han abandonado la ciudad argumentaron sentir miedo de exponer a sus hijos a temperaturas invernales.

Todas las imágenes están sujetas a derechos de autor.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sQxT-oKkuko

https://www.youtube.com/watch?v=ZxEkMGziyDU

https://www.youtube.com/watch?v=bXK31IpSnLQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Zedryk Raziel

“Muertas en vida ya estamos”: la pandemia agrava la precariedad de madres de desaparecidos

Las mujeres, que iniciaron su protesta el 11 de mayo frente a una institución cerrada por la emergencia sanitaria, reclaman que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas no les ha hecho entrega del apoyo de alimentación y vivienda desde el año pasado.
Zedryk Raziel
24 de mayo, 2020
Comparte

Como esa puerta ya no se abre, las mujeres pudieron colgar en todo lo ancho de la entrada de la Secretaría de Gobernación las fotos de sus familiares desaparecidos y los mensajes de que los devuelvan con vida, como se los llevaron. Enfrente, en una calle solitaria, sin tránsito, sin gente, armaron casas de campaña e instalaron un plantón que duró 12 días, en medio del silencio, sin más testigos de su protesta que los policías que resguardaban el edificio.

“¿Qué más da morirse en casa que venirse a morir aquí con la contingencia? Nos da lo mismo. De parto no nos vamos a morir, porque ya estamos viejas. Lo peor que nos pudo pasar, ya nos pasó. Muertas en vida ya estamos”, dice Margarita López Pérez, que lidera a un grupo de unas 20 madres de personas desaparecidas y que viajaron de Tamaulipas, Guerrero, Veracruz, Guanajuato y Michoacán.

Lee: Sin dinero para sobrevivir o buscar a sus hijos, familiares de desaparecidos piden apoyo por COVID-19

Las mujeres, que iniciaron su protesta el 11 de mayo frente a una institución cerrada por la emergencia sanitaria, reclaman que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) no les ha hecho entrega del apoyo de alimentación y vivienda desde el año pasado; otras señalan que no se ha cumplido el compromiso de que este organismo adelantaría el pago de tres meses de dicha ayuda económica.

Margarita López, integrante del colectivo Buscando Cuerpos, conformado principalmente por mujeres que rastrean fosas clandestinas, acusa que la pandemia de COVID-19 no sólo detuvo las labores de búsqueda de desaparecidos, sino que ha agravado la vulnerabilidad de las víctimas indirectas, pues muchas madres de familia se han quedo sin empleo y tampoco cuentan con la ayuda oficial para su manutención, establecida como obligación de Estado en la Ley General de Víctimas.

Además, en el plantón, al que cuando no le llovía le pegaba el sol ardiente, dice Margarita, había personas con enfermedades crónicas que las sitúan en mayor riesgo ante el nuevo coronavirus. Esa vulnerabilidad las forzó a levantar el plantón el pasado viernes, tras 12 días de protesta.

“Las autoridades se amparan con la contingencia, sí, pero las mamás se están muriendo de hambre”, critica Margarita López. “Todas las mamás padecen de enfermedades crónico-degenerativas desde el momento que les desaparecieron a sus hijos: la que no tiene presión arterial, es diabética; tenemos mamás que están siendo dialisadas y tenemos mamás con cáncer; yo misma tuve cáncer hace dos años, me sacaron la matriz porque tenía un tumor con cáncer y ahorita tengo un quiste en el ovario derecho. Porque es un estrés el que nosotras estamos viviendo; todas las madres necesitan atención psicológica y médica”.

“Por la contingencia suspendieron los pagos”, prosigue, “se habla de que les van a hacer el adelanto de tres meses, pero ni les han pagado los adelantos ni les han pagado lo anterior; ni una despensa les están llevando; andamos nosotras mismas recolectando medicamentos para las mamás que están muy enfermas, las que necesitan ser dialisadas; ya les suspendieron sus apoyos de CEAV, tenemos mamás que les suspendieron las quimioterapias, que se están muriendo, las están matando, y les vamos a fincar una responsabilidad, por comisión u omisión son responsables, porque su obligación es atender a esas madres de manera inmediata”.

Margarita López

La CEAV, encabezada por la comisionada Mara Gómez, anunció en abril que adelantaría tres meses la entrega de recursos para apoyo alimentario y alojamiento a las personas que hayan sido víctimas de delitos federales o de violaciones a sus derechos humanos y que estuvieran inscritas en el Registro Nacional de Víctimas (Renavi).

“El problema no es sólo de las mamás que están aquí; es un mal generalizado en todo el país, se nos están muriendo las mamás en todo el país: a las que no las matan, las están dejando morir por falta de medicamentos o de alimentos, se están muriendo de hambre, no tienen trabajo, hay mamás que se dedican a la costura, a vender cenas, a vender tortillas, a hacer el aseo, a lavar ropa ajena”, cuenta Margarita, madre de Yahaira Guadalupe Bahena López, desaparecida en Oaxaca en 2011.

“Que nos digan cómo van a implementar la manera de pagarles a las mamás lo que por ley les corresponde, sus apoyos de alimentación”, añade. “Hay madres que no tienen para pagar la renta y que les estaban dando mes con mes anteriormente los apoyos, y de repente se los suspendieron desde junio del año pasado, y entonces ahorita nos dicen que no hay recursos”.

La CEAV explicó a Animal Político que las personas elegibles para el pago adelantado deben estar previamente registradas en el Renavi. Afirmó que el pasado 16 de mayo un grupo de médicos, psicólogos, asesores jurídicos y trabajadores sociales acudió al plantón para brindar atención médica y psicosocial a las manifestantes.

Lee: Seguir rastreando o aplazar la búsqueda: la disyuntiva de familias de desaparecidos ante el COVID-19

El área de comunicación social de la institución agregó que se inició el trámite para que 13 personas ingresaran al Renavi a fin de que reciban el apoyo económico; sin embargo, precisó que aún se les debe aplicar un estudio “de trabajo social” para determinar el monto de la ayuda con base en sus necesidades específicas.

Para Margarita López, esos trámites revictimizan a los familiares de personas desaparecidas, pues, mientras concluyen, éstas no cuentan con un sustento económico.

Alma Ruiz

“Desde el momento que una víctima comparece ante una institución municipal, estatal o federal, desde ese momento ya se les debe dar la calidad de víctimas; sin embargo, les están exigiendo, indebidamente, una constancia de calidad de víctima, las están revictimizando, les están pidiendo que les hagan un estudio socioeconómico, les dicen que tienen que estar registradas con un número de Renavi”, acusa.

“La ley no habla de que tengan que hacer eso, ellos (las autoridades) han hecho sus protocolos, y sus protocolos y reglamentos están por debajo de la ley, entonces están violentando la ley, los derechos humanos de las víctimas y las están revictimizando, a las familias las tratan como víctimas de segunda y de tercera”.

Entérate: COVID-19 detiene la búsqueda de desaparecidos; colectivos paran por la pandemia

“No tenemos ni qué comer en la casa”

Mirna Guadalupe Zapata Herrera señala con un dedo uno de sus ojos, arrasado por una catarata que ya le impide ver.

“Del tiempo que tengo de lo que me pasó con mis hijos estoy perdiendo la vista de este lado; allá, en Ciudad Victoria, me mandaron al hospital, pero, cuando se atravesó lo del virus, pues dijeron que hasta que se acabe (la pandemia). Y sí es muy importante, yo sí quiero que me ayuden de la vista, porque, imagínate que pierda un ojo, yo soy la única que anda buscando a mis hijos”, dice detrás de un tapabocas color negro.

Uno de sus hijos varones desapareció en diciembre de 2015, el otro en noviembre de 2016, ambos en Ciudad Victoria, Tamaulipas, desde donde ahora viajó Mirna sin dinero, ayudada por otras madres que se cooperaron para pagarle un boleto de autobús.

Mirna, integrante del Colectivo Buscando Tus Huellas con Fe y Esperanza, es una de las víctimas indirectas que recién hizo el trámite para recibir el apoyo económico que otorga la CEAV.

Mirna Zapata

“En el colectivo donde yo ando se cooperaron las demás personas para apoyarme con el pasaje para venir, porque, como yo todavía no tengo ese apoyo y todavía no me ayudan con nada, no tengo, entonces se cooperaron entre todas”, cuenta.

Mirna, de 45 años, repara en que no ha tenido trabajo debido a las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19.

“Yo trabajo de limpieza, yo soy ama de casa, pero ahorita, como está eso de la enfermedad, mi patrona me suspendió, me dijo que hasta que se quitara (la pandemia), pero pues me suspendió y no me pagó y no me paga, y yo ahorita tengo una niña de 17 años y uno de 6, son mis hijos, y sólo yo los mantengo. Ahorita me ayuda mi mamá, porque, como ella tiene apoyo de pensionados, ella es la que me ayuda, porque no me quiere dejar sola; dejé a mis hijos con ella”, relata.

Silvina Mellín Herrera, que también estuvo en el plantón, viajó desde Lázaro Cárdenas, Michoacán, cargando con el mundo en sus hombros: su esposo, enfermo de glaucoma, que no puede trabajar; su hija mayor, que está desempleada; su otro hijo, que tiene apenas 13 años; y su nuera y sus dos nietos, hijos de su propio hijo, desaparecido hace siete años.

“Está todo parado, y en realidad nosotros no tenemos ni qué comer en nuestra casa, no sé ni cómo me voy a regresar ni qué es lo que sigue”, relata Silvina, de 45 años, que ha sido “rastreadora” en el colectivo Buscando Cuerpos y que también hizo apenas el trámite para ingresar al Renavi.

“Yo lavo y plancho, y ahorita no le quieren dar a una ningún tipo de trabajo por la pandemia, por que una entre a sus casas, o por que una vaya y venga, está todo de que no salgamos de casa; en el municipio (de Lázaro Cárdenas) llené unos documentos, que me iba a llegar una despensa, pero no ha llegado ya hace un mes, dijeron que tres meses nos lo iban a estar dando. Ya no vemos para cuándo esto se termine para hacer la vida normal, dedicarnos a lo que, poco o mucho, entra a la casa”, apremia.

Silvina Mellín

Alma Miriam Ruiz, de 57 años, camina hasta una de las pancartas con imágenes de las personas desaparecidas y señala la cara de una mujer joven:

“Ella es mi hija”, dice. Desaparecida en 2010 en San Fernando, Tamaulipas, sus tres hijos quedaron al cuidado de la abuela, Alma, aquí está, también con un tapabocas, alza el pie, lo muestra, está hinchado, y explica que es porque tiene la presión alta y su cuerpo acumula líquidos.

“Me echa la mano mi hijo y mi otra hija, sí me ayudan, y ahorita con lo de la pandemia dicen que no puede una ni salir, porque yo vendo ropa de segunda en los tianguis, pero también nos quitaron de andar en los tianguis en Ciudad Victoria, no tengo nada de chamba”, se lamenta.

-¿No le teme al coronavirus estando aquí?

-No -contesta-. Lo peor ya me pasó: haber perdido a mi hija.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.