Este gráfico muestra el riesgo de contagio según la actividad que hagas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Covid-19: el gráfico que muestra el riesgo de contagio de coronavirus según la actividad que hagas

Un grupo de expertos de Estados Unidos evaluaron la posibilidad de exponerse al virus al hacer actividades como abrir el correo o asistir a un servicio religioso, entre otras.
7 de septiembre, 2020
Comparte
Ilustración de persona corriendo con perro y el coronavirus en el aire

Getty Images | BBC
Los expertos consideran que salir a correr acompañado o pasear al perro tiene un riesgo moderado-bajo.

¿Cuán arriesgado es ir a comprar o comer en un restaurante? ¿Y tomarse un trago en un bar? ¿O ir al cine?

En medio de la actual pandemia de covid-19, seguramente muchos se preguntan cuáles son los riesgos de infección haciendo este tipo de actividades.

Preguntas así quería responder la Asociación Médica de Texas (TMA, por sus siglas en inglés), que juntó un panel de 14 expertos en salud pública, epidemiología y enfermedades infecciosas para diseñar una clasificación según el riesgo que supone hacer distintas acciones cotidianas.

Ir al gimnasio, comer en un buffet o asistir a un concierto multitudinario están entre las más arriesgadas, según la TMA.

“Es un gráfico hecho para Texas (EE.UU.), pero sirve para otros países. Hay que considerar las diferencias de cada lugar, pero también hay muchas semejanzas”, dice a BBC Mundo el médico John Carlo, experto en salud pública y uno de los miembros de TMA que participó en la creación del gráfico.

Gráfico de riesgo de contagio de coronavirus según la actividad

BBC

¿Cómo se hizo el ranking?

La clasificación del 1 (menos arriesgada) al 10 (más arriesgada) sigue los siguientes criterios: si las actividades son realizadas en el interior o en el exterior; la proximidad con otras personas; el tiempo de exposición al virus; la posibilidad de seguir las prácticas de prevención (como el uso de mascarillas) y el riesgo de que una persona se contamine realizando la acción.

Por eso dos actividades muy distintas pueden ocupar la misma categoría.

“El centro comercial, a pesar que suele ser un espacio cerrado, puede ser amplio, estar ventilado y puede permitir mantener la distancia social. En cambio, la playa, aunque es un espacio abierto, puede estar abarrotada”, dice John Carlo.

Para todas las actividades de la lista, los médicos consideraron que los participantes usaban mascarillas, mantenían una distancia de al menos dos metros entre personas (que no fueran sus familiares) y se lavaban las manos siempre que fuera posible.

“Este es el punto de vista de un grupo de médicos que tenían que responder como estas actividades se comparan en términos de riesgo. Pero solamente la propia persona puede saber las condiciones en que va a practicar la actividad y determinar el riesgo total”, añade Carlo.

El experto también recalca que el mismo tipo de negocio puede variar mucho, como en el caso de las peluquerías y/o barberías.

“En Estado Unidos tenemos salones en que hay una persona atendiendo a un solo un cliente. Todo está muy limpio y las dos personas pueden usar mascarillas. Hay otras que no y el riesgo es distinto. Se trata de usar el sentido común para analizar el escenario de cada actividad. Nuestro gráfico es una buena guía, pero la gente tiene que analizar sus propios casos.”, concluye Carlo.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RaH9rA2Kdxw

https://www.youtube.com/watch?v=Ds3g70Jjv2E

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
FOTOS: Carlos Arrieta

A un año del asesinato de 11 personas en Tarecuato, Michoacán, sus familias exigen justicia y el pueblo “busca volver a vivir”

En 2021, 10 adolescentes y un adulto fueron torturados y asesinados. Sus familias reclaman a la Fiscalía General de Michoacán no haber detenido a los presuntos responsables y actuar con evasivas ante las demandas de respuesta.
FOTOS: Carlos Arrieta
Por Carlos Arrieta
2 de noviembre, 2022
Comparte

El lunes pasado se cumplió un año de que 10 adolescentes y un adulto —todos cortadores de aguacate— fueron torturados y asesinados a balazos en un predio de las afueras de la comunidad de Tarecuato, en el municipio de Tangamandapio, Michoacán.

Ahora, esas víctimas son recordadas en estas fechas, pero sus familias siguen sin conocer la justicia porque los principales responsables permanecen libres.

El día del crimen, como en cualquier jornada laboral, desde temprana hora la cuadrilla de cortadores se fue a la huerta de aguacate.

Al terminar, decidieron ir a recolectar panales para adornar las ofrendas con las que en esa comunidad indígena se recuerda a los difuntos.

En el predio conocido como Los Lavaderos, el grupo fue sorprendido por hombres armados que les dispararon desde diferentes puntos del cerro.

Tras quedar heridos, los 10 adolescentes y el adulto fueron golpeados, torturados y asesinados con un “tiro de gracia”. 

Sus cuerpos quedaron tendidos en el piso, detrás de la camioneta y de una bicicleta en las que se habían trasladado para ir a recolectar los panales.

Una de las víctimas fue José Luis Manzo Amezcua, de 17 años. Jugaba futbol en sus ratos libres, era apegado a su familia y no se metía en problemas, recuerdan sus familiares.

Para Virginia Amezcua Álvarez, su madre, era un adolescente introvertido y sin vicios. No se iba de fiesta ni llegaba después de su hora de salida del trabajo.

“Siempre venía temprano de su trabajo. Era responsable de llegar a su casa y, ese día, a mí nadie me había venido a avisar (del crimen). Yo me enteré por medio del Facebook”.

“Ya cuando subieron las fotos, yo luego luego reconocí el carro, reconocí pues allá a mi hijo”, narra la madre con la voz quebrada.

Lee: Estudiantes, padres y jóvenes futbolistas: los asesinados en Tangamandapio

Virginia describe con dolor cómo se encontraba su hijo cuando hicieron el reconocimiento del cadáver en el Servicio Médico Forense: “Estaba reventado (de la frente) y en el pecho estaba quebrado, en las piernas tenía dos balazos, aquí en el cuerpo (en el abdomen) tenía cuatro balazos y en la parte de la mano, las tenía quebradas”.

Entonces, lo primero que hizo fue preguntarse por qué sucedió el crimen: “Yo nunca vi nada malo de mi muchacho y nunca me llegó borracho para decir que él andaba de borracho, nunca. Era un niño que nada más se la pasaba aquí en la casa y jugando, cuando salía de trabajar”.

José Luis estudiaba la secundaria abierta, pero la pandemia de COVID-19 hizo que su escuela cerrara las puertas. Por ello, decidió trabajar en el corte de aguacate.

“Él me decía que ya quería acabar la secundaria, porque quería ser militar y ese era uno de los requisitos. Ya cuando comenzó a trabajar, quería cumplir los 18 para sacar su pasaporte, su visa e irse a Estados Unidos”, relata Virginia.

La mujer, como otros deudos, recrimina que la fiscalía, encargada de la investigación, les ha ignorado desde hace meses y que, cuando han intentado acercarse a la autoridad, esta los evade.

“¿Y qué pasó entonces con eso? ¿Por qué no siguieron investigando? Queremos que hagan justicia por ellos, pues no es justo que dejen así nomás ese caso, donde murió pura gente inocente”, subraya.

Los presuntos responsables, libres

Once días después de esa masacre, la Fiscalía General de Michoacán dio a conocer que tenía identificados a los dos principales responsables del multihomicidio.

Se trata de Julio César Fajardo Bárcenas y de José Herrera Nolasco, ‘el Barquillo’, por quienes la fiscalía ofreció 100 mil pesos de recompensa —cada uno— a quien proporcionara información que ayudara a su captura.

Pero a la fecha, ninguno de estos sospechosos ha sido detenido, algo que Severiano Cayetano Manzo, secretario del Consejo de Administración de Tarecuato, atribuye a una “nula” actuación de la fiscalía.

“No es posible que, a un año de lo ocurrido, no se tenga claro qué fue lo que sucedió y por qué no han caído los verdaderos responsables de este hecho que enlutó a nuestro pueblo”, dice.

Severiano Cayetano Manzo asegura que Tarecuato ya no volvió a ser igual; que su calles están llenas de luto, tristeza y frustración al saber que, hasta este momento, las víctimas y sus familias aún no reciben justicia.

“Hace un año, Tarecuato se murió junto con esas 11 víctimas, pero hoy, Tarecuato busca volver a vivir”, dice Luis Fernando Pablo Trinidad, habitante del lugar.

Desde el crimen, el Ejército instaló una base en la zona, algo que, de acuerdo con Luis Fernando, ha ayudado a que se perciba un poco más de seguridad.

Pese a ello, esta comunidad de Michoacán cercana a Jalisco aún espera justicia por las personas asesinadas y que los hechos de violencia no vuelvan a repetirse.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.