Los gráficos que muestran la caída global de casos y muertes por COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los gráficos que muestran la caída global de casos y muertes por COVID-19 (y que hay detrás)

Los datos de la OMS que revelan una tendencia a la baja en cuanto al número contagios y de muertos por covid-19, son una noticia alentadora. No obstante, debemos tomar la noticia con cautela.
26 de febrero, 2021
Comparte

Es, sin duda, la noticia más esperada de todas: después de un año en que el SARS-CoV-2 mantuvo al mundo en vilo, el número global de casos ha bajado por sexta semana consecutiva y el número de muertes va en su tercera semana de descenso.

De 836.463 casos de covid-19 el 10 de enero, a 314.816 el 22 de febrero. Y de 16.667 muertes el 28 de enero, a 7.658 el 22 de febrero, según cifras de la Organización Mundial de la Salud.

De acuerdo a un informe de la OMS del 23 de febrero, un total de cuatro de las seis regiones reportadas por la OMS mostró una reducción del número de casos Américas, Europa, África, Pacífico Occidental (que incluye entre otros países a China, Australia, Nueva Zelanda y Japón)- mientras que solo dos -Sudeste asiático y el Mediterráneo Oriental (que incluye entre otros a Afganistán, Egipto, Líbano, EUA e Irán)- mostraron un leve aumento del 2% y el 7% respectivamente).

Gráfico casos y muertes globales

BBC

Las cifras, por supuesto, reflejan el número de casos reportados, que no necesariamente coinciden con el número de casos reales.

Las Américas, entre tanto, continúa siendo la región con el descenso más marcado en el número absoluto de casos.

La OMS destacó que, basándonos en estas cifras, el descenso de casos y muertes en los últimos dos meses es tangible.

“Esto muestra que simples medidas de salud pública funcionan, incluso ante la presencia de variantes”, señaló recientemente en conferencia de prensa Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS.

“Lo que importa ahora es cómo respondemos a esta tendencia. El fuego no está apagado, pero hemos reducido su tamaño. Si dejamos de luchar contra él en cualquier frente, volverá a rugir otra vez”.

¿Pero qué hay exactamente detrás de este descenso? ¿La implementación de los programas de vacunación? ¿El uso de mascarillas? ¿Algo inherente al virus mismo?

Simples, pero efectivas

La mayoría de expertos sanitarios coincide en que esta caída se debe en gran medida al éxito de las restricciones impuestas por los distintos gobiernos para frenar el alcance de la pandemia desde finales de 2020 y comienzos de 2021, más que a las campañas de vacunación, dado que la tendencia también puede verse en países donde esta no ha avanzado de forma significativa.

Casos confirmados Reino Unido

BBC

Para Adam Kamradt-Scott, profesor de la Universidad de Sídney, quien escribió un artículo sobre el tema en The Conversation, estas alentadoras noticias muestran el poder de las políticas públicas sanitarias, pero debemos mantenernos alerta”.

“Bajar la guardia ahora, cuando están emergiendo nuevas variantes, podría fácilmente revertir la tendencia”.

Según le explica a BBC Mundo Elvis García, doctor en Salud Pública de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, “los países que en principio han dirigido este incremento han sido aquellos con muchos habitantes e infectados como el caso de Reino Unido y Estados Unidos”.

“Como en estos países ha empezado a bajar, porque durante los últimos dos meses han empezado a hacer las cosas bien, están de algún modo arrastrando la tendencia global”, agrega.

Y, por otro lado, “hay lugares como por ejemplo África, donde no sabemos bien lo que está ocurriendo. Aunque allí hubiera un pico, no lo sabríamos porque no registran los datos”, dice.

El doctor Julian Tang, virólogo de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, coincide en que la principal razón detrás de la caída es la imposición de medidas sanitarias, desde el distanciamiento social y el uso de mascarillas, hasta la delimitación de zonas, toques de queda y confinamientos.

Casos confirmados EE.UU.

BBC

“Hubo un pico en múltiples países, sociedades y culturas en Navidad y Año Nuevo alrededor de enero y ahora, un poco más tarde, un descenso por todas las medidas que se han implementado”, explica.

“El cierre de restaurantes, bares, escuelas, reduce de muchas maneras la transmisión”.

“No creo que haya algo más allá de eso. No creo que las vacunas hayan tenido aún un impacto global, excepto en unos pocos lugares como Israel y Reino Unido, donde están empezando a tener cierto impacto”, añade.

Cuestión de aprendizaje

Aunque no todos cumplen a rajatabla con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, García considerada que, en doce meses de pandemia, “la gente poco a poco ha ido aprendiendo bastante: a lavarse las manos, a usar mascarillas en espacios cerrados. Todo eso es algo que se nos ha quedado grabado y esto va notándose”.

“Aunque la gente esté un poco cansada, va adoptando las medidas y una gran parte de la población entiende ahora cómo se propaga el virus (no solo la comunidad científica) y qué es lo que puede y no puede hacerse”, dice el experto.

Casos confirmados América Latina

BBC

Si la punta de lanza son las medidas, cabe preguntarse entonces cómo se explica entonces el descenso en países de América Latina, por ejemplo, donde las medidas, por el contrario, se han flexibilizado.

“Ahora allí es verano. No es época de picos, eso vendrá más adelante”, señala García.

“El clima es muy importante, porque cuando más nos contagiamos es cuando estamos en lugares cerrados, a través de los aerosoles. Al aire libre hay muchas menos posibilidades de contagiarse”.

Cuando los casos aumenten en esa región del mundo, se compensará con la llegada del verano al hemisferio norte, dice.

“Creo que los niveles de antes no se van a recuperar. Puede que suban un poco, pero la tendencia será a la baja“.

No bajar la guardia

Si bien con la expansión de los programas de vacunación la inmunidad estará más extendida, esto afectará seguramente el número de muertes, ya que las vacunas evitan el desarrollo de la enfermedad, pero no necesariamente el número de casos, ya que aún no se ha investigado si sirven para limitar el contagio.

Por todas estas razones, los expertos coinciden en la necesidad de ser extremadamente cautelosos a la hora de aprovechar esta tendencia para flexibilizar las medidas.

“Relajarse ahora no es una buena idea: piensa en los dos confinamientos previos”, le dice a BBC Mundo Tang, en referencia a la situación crítica que atravesó Reino Unido. “Nos relajamos y volvimos al confinamiento otra vez”.

“El virus aún está presente. Hay mucho virus en circulación. No estamos hablando de unos pocos cientos de casos al día como en julio del año pasado. Estamos viendo entre 5.000 y 10.000 al día en Reino Unido”, recuerda Tang.

“Si flexibilizas todo, tendrás otro aumento marcado. Puede que no se vean tantas muertes y hospitalizaciones, porque las personas mayores y más vulnerables están ahora mejor protegidas, pero verás un aumento entre la gente joven y en los casos de covid de larga duración“.

Esa mentalidad, concluye Tang, “es la que nos llevó a estar en un problema tan grande en los últimos doce meses”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=snPpsQj8Wk4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto ilustrativa Cuartoscuro

“Estamos desbordados, pacientes con COVID esperan horas por una cama”: personal de salud del Valle de México

Los hospitales de esta área del país están haciendo lo posible por recibir al mayor número de pacientes, pero eso implica saturar los espacios y dividir la atención del personal.
Foto ilustrativa Cuartoscuro
15 de enero, 2021
Comparte

“En el hospital se han reconvertido áreas para atender COVID y aún así siguen siendo insuficientes. Ayer en un área donde caben 48 personas recibimos a 74. Tenemos la indicación de rechazar a los menos posibles, pero entonces los pacientes se quedan sentados en sillas, en lapsos que pueden ir de dos hasta 12 horas, porque no hay lugares disponibles, necesitamos esperar que alguno se desocupe”, cuenta un enfermero del Hospital General Regional (HGR) 1 Carlos Mac Gregor del IMSS, en la Ciudad de México. 

El enfermero resume la situación con la frase: “estamos desbordados”. Es lo mismo que dicen otros tres integrantes del personal de salud, de diferentes hospitales, a quienes Animal Político consultó. La misma palabra, desbordados, aparece en todas las entrevistas. 

Este 12 de enero, la Zona Metropolitana del Valle de México rebasó el peor escenario en número de hospitalizaciones, al sumar 9 mil 565 personas ingresadas por COVID. El 28 de diciembre pasado, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que se habían modelado diversos escenarios, el peor era de 9 mil 512 personas hospitalizadas. 

Lee: El Valle de México supera su peor escenario de hospitalizaciones por COVID con 9 mil 565 pacientes

Solo la CDMX reportó 7 mil 013 pacientes hospitalizados: 5 mil 231 en camas de hospitalización general, para una disponibilidad de solo 11.4% y mil 782 en terapia intensiva, con un porcentaje de camas libres de solo 10.8%. 

En su conferencia de prensa de este jueves 14 de enero, Sheinbaum aseguró que entre el 15 de diciembre y el 12 de enero, la capacidad hospitalaria creció en 38% en la CDMX, pasó de 5 mil 492 camas a 7 mil 570, “y va a seguir creciendo”. 

El IMSS, se informó, va a incorporar 211 camas más; el ISSSTE, 150 camas en el Hospital General de Tláhuac; Sedena, 20 camas; Pemex, 20 camas y se espera que el Hospital de Topilejo ya esté funcionando a finales de este mes. 

“El problema al incrementar el número de camas es la logística, es el número de personal médico, de enfermería, de camilleria disponible para atender a los pacientes. Somos casi los mismos con más camas”, dice un médico del Hospital Regional de Zona 72 del IMSS, en Tlalnepantla, Estado de México. 

En general, describe, los equipos de atención COVID están integrados por dos líderes (especialistas en urgencias o medicina interna) que tienen a cargo 25 pacientes cada uno, entre cuatro a seis de ellos intubados, más cinco médicos (de otras especialidades o generales) de soporte que se encargan de tomar muestras de sangre, y revisar a los menos graves.

Hay además, dice el médico de la 72 del IMSS, unas ocho enfermeras por piso, para unos 50 pacientes. Los seis pisos de este hospital están trabajando en esas condiciones. 

Antes, dice el médico, se tenían tres o cuatro camas disponibles, por piso, para recibir pacientes, así no se rezagaba la atención, ahora son pisos llenos con pacientes muy graves. “Y el problema con COVID –señala– es que las personas pueden llegar caminando, con poca dificultad respiratoria y al día siguiente empeoran tanto que requieren intubación”. 

Un médico del Hospital de Especialidades Dr. Belisario Domínguez de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, dice que, al menos en este hospital, el problema es que no hay suficientes urgenciólogos o internistas para estar a la cabeza de los equipos COVID, sobre todo en el turno de la noche o los fines de semana, y el resto de los médicos de especialidades diferentes no quieren entrar a estas áreas, así que en los pisos de hospitalización muchas veces quienes se quedan atendiendo a los pacientes graves son médicos generales. 

Lee: Hospitalizaciones por COVID-19 no dejan de crecer en CDMX, suben 62% en el último mes

“En promedio debe haber unos 30 pacientes por piso, de ellos entre seis y 12 están intubados. Por turno, una enfermera atiende de siete a 10 pacientes, dos o tres con soporte ventilatorio, y hay dos médicos, a veces uno, para 40 o 50 enfermos”. 

Frente a estas declaraciones, fuentes de Sedesa aseguraron a Animal Político que hay suficiente personal en los hospitales, no en niveles óptimos, pero sí en niveles que permiten dar una buena atención. También afirmaron que en efecto, en el país, hay escases de especialistas, pero a todos los médicos que trabajan en el Hospital Belisario Domínguez se les capacitó y con los meses que llevan trabajando en COVID han adquirido la suficiente pericia para atender de manera correcta a los enfermos. 

Antes partos ahora COVID

En el Hospital General de Zona 47, del IMSS, en Iztapalapa, en la Ciudad de México, una de las enfermeras cuenta que hay dos áreas de urgencias COVID. En una que es para seis o siete camas hay 10 pacientes, todos con ventilador o mascarilla. En la otra, con capacidad para solo 15, hay hasta 25 personas internadas. 

Una enfermera en área COVID atiende hasta siete pacientes en un turno, varios de ellos graves. En condiciones normales cada una atiende a cuatro o cinco, pero mucho más estables que con esta enfermedad.

Para hospitalización, dice la enfermera de la 47, apenas abrieron un área nueva destinada a COVID con 26 camas, antes ahí era alojamiento conjunto (post parto o cesárea). “Eso se abrió la semana pasada, así es como están ampliando la capacidad de los hospitales, casi con el mismo personal”, señala la enfermera. 

Sobre la Operación Chapultepec, con la que se trajo personal de salud de entidades del país que están en verde o amarillo, asegura que los médicos y enfermeras que vienen en estos grupos tienen horarios y actividades limitadas. “Se supone que están de 8:30 de la mañana a 6:30 de la tarde, pero vienen llegando al hospital a las 9 o 9:30 y hay actividades que no quieren hacer, que porque son de apoyo, voluntarios en apoyo, así que si no quieren hacer algo, no lo hacen”.

De nuevas contrataciones, asegura que apenas el lunes 4 de enero llegaron unas 30 personas nuevas, “pero hay que capacitarlos. En el pico pasado contrataron también, pero después los movieron de unidad, y ahorita trajeron nuevos otra vez. Así es; los contratan, los dejan tres meses, los mueven de unidad y vuelven a contratar, les dan contratos eventuales, y hay que volver a capacitarlos cuando estamos en medio de una emergencia”. 

Animal Político consultó al IMSS para saber si es verdad que sus hospitales están sobre saturando áreas con pacientes graves por COVID, hasta el cierre de esta edición la respuesta fue que en la Zona Metropolitana del Valle de México, el instituto tiene, en 36 unidades, 4 mil 321 camas destinadas a atención de las personas afectadas por esta enfermedad. De estas, 890 con para intubación y 3, 431 generales. 

Hay, informó el IMSS, 4 mil 131 camas ocupadas, 775 con pacientes intubados y 3 mil 356 con no intubados. Quedan disponibles 115 camas para soporte ventilatorio y 75 generales. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.