close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Instagram: el nuevo engaño en la red social que quiere robar tus datos (y cómo no caer)

Los piratas informáticos utilizan todo tipo de técnicas para que caigas en sus trampas y robarte tus datos personales.
28 de septiembre, 2019
Comparte

Los engaños se extienden también a las redes sociales. Entre los últimos, uno que afecta Instagram, según advirtió la firma de ciberseguridad Sophos.

El acceso a nuestros perfiles en las redes sociales es más valioso de lo que podemos pensar, advierten desde esta empresa británica, que describen este tipo de estafas como de ingeniería social“.

“Las entrañas de tus cuentas de redes sociales suelen revelar mucho más sobre ti de lo que los delincuentes podrían descubrir con otro tipo de búsquedas. Y peor aún, los piratas informáticos que consiguen acceso a tu cuenta puede aprovecharlo para poder engañar a tus amigos y familiares, así que no se pone en riesgo una sola cuenta”, explica Sophos en un comunicado.

Imagen ilustrativa

Getty Images
La técnica del “phising” intenta ofrecer un anzuelo al usuario para que ceda datos confidenciales.

El último timo del que advierten en la empresa de seguridad es un nuevo caso de phising. Mediante esta técnica, los estafadores lanzan un anzuelo a sus víctimas con el objetivo de robarle los datos que tiene en la red.

Y esto es precisamente lo que ha ocurrido en Instagram.

En qué consiste

Sophos asegura que ha detectado y recibido denuncias de muchos usuarios que en las últimas semanas aseguran haber recibido un email de Instagram en el que se le informaba de que habían violado la ley de propiedad intelectual de la red social y que se iba proceder al cierre de su cuenta.

Pero la comunicación pronto ofrecía una manera de solucionarlo. Ahí es donde estaba la trampa.

En el mismo correo (con el logo de Instagram) hay un hipervínculo que te dirige a un formulario en el que se expresa la disconformidad del usuario con el cierre de la cuenta.

Cuando pulsas el botón “click”, vas a otra pantalla donde te piden tu contraseña de Instagram y tu fecha de nacimiento. Esto lo hacen para dar una apariencia de autenticidad al dar a entender que se cumplen dos pasos de verificación, aseguran desde Sophos.

Hacker informático

Getty Images
Las redes sociales son un objetivo muy apetitoso para los piratas informáticos porque, entre otras cosas, acceden a tu lista de contactos aumentando la posibilidad de extender el engaño.

Si caes en el error, y además compartes tus contraseñas con otras cuentas y sitios web, habrás dado al atacante la posibilidad de hacerse con más datos.

Cuando hayas introducido la contraseña, la pantalla aparecerá en estado de carga. La operación termina redirigiéndote a la página oficial de Instagram, por lo que se reducen las sospechas de que puedas haber caído en una estafa.

Cómo evitarlo

Las recomendaciones para evitar este u otro tipo de tipo son variadas. Entre las principales, no poner nunca tu contraseña a través de un vínculo que te llega por correo. Observa bien que las páginas a las que te dirige el vínculo no tienen nada sospechoso: no hay faltas de ortografía ni errores gramaticales.

También si el hipervínculo es especialmente largo.

Pantalla de celular

Getty Images
El peligro de que los piratas accedan a nuestros datos aumenta cuando compartimos nuestra contraseña con más cuentas y sitios web.

En este caso además, desde Sophos recomiendan visitar la página oficial de Instagram para conocer cuál es su protocolo de actuación en caso de que un usuario viole presuntamente los derechos de autor de alguna imagen o video.

En este caso, la red social precisa:

“Recibirás una notificación de Instagram que incluye el nombre y la dirección de correo electrónico del propietario de los derechos que realizó la denuncia y los detalles de la misma. Si crees que el contenido no debería haberse eliminado, puedes entrar en contacto con el denunciante y tratar de resolver el problema directamente”.

Como ves, no hay ninguna amenaza de cerrarte la cuenta ni necesidad de poner ninguna contraseña. Además, se ofrecen más datos sobre tu supuesta infracción.

Así que si te encuentras con una alerta parecida, merece la pena visitar la web oficial del sitio en cuestión y leer su protocolo de actuación en caso de infracciones.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=o8u_cuNTP8E

https://www.youtube.com/watch?v=8d_Bfnkb4tw

https://www.youtube.com/watch?v=T8R690L4c0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Amapola Periodismo

Guerrero invirtió en plantas tratadoras que están en desuso y contaminan a las comunidades

En comunidades comunidades de Guerrero existen plantas tratadoras de aguas residuales que se han convertido en elefantes blancos y afectan a los pobladores.
Amapola Periodismo
Por Amapola Periodismo
15 de septiembre, 2019
Comparte

El campesino Ismael Rojas Mosqueda señala con la mano derecha hacia el fondo de una barranca en donde escurren aguas negras y dice: “eso es un mierderío”. Es un camino con maleza y al final un depósito de agua de un olor desagradable.

Lo que está aquí, explica, es lo que el gobierno presentó en el 2008 como una planta tratadora de aguas residuales.

Estamos a la salida de Atliaca, una comunidad nahua del municipio de Tixtla, a 40 minutos de Chilpancingo.

Los olores llegan hasta las escuelas secundaria y primaria, a unos 20 metros de “la planta tratadora”.

Lee más: Pueblo de Edomex sigue sin agua pese a promesa del gobierno por aceptar el aeropuerto de Santa Lucía

“Lo que hicieronaquí fue un fraude. Seguimos esperando que el gobierno, primero investigue a los responsables de esta obra mal hecha y después que esta planta sea rehabilitada”, denuncia el campesino.

En el 2009, el gobernador Zeferino Torreblanca Galindo rindió su cuarto informe de gobierno y reportó concluida, en Atliaca, la red de drenaje y alcantarillado y una planta tratadora de aguas residuales con una inversión de 30 millones de pesos.

Pero en el 2011, la propia Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (Capaseg) dio a conocer las irregularidades en esta obra y prometió una investigación.

“Seguimos esperando el resultado de esas investigaciones, pero vemos que no va a pasar nada”, dice el campesino vestido con una camisa de mangas largas para protegerse de las picaduras de los moscos que aquí abundan, al parecer por el agua sucia que hay alrededor.

Entérate: Falta de dinero y equipo ‘contaminan’ el monitoreo del aire en los estados

Junto a la planta, muy cerca de donde estamos, hay un tubo de drenaje roto de donde salen las aguas negras.

En el 2011, durante la administración del gobierno de Ángel Aguirre Rivero, la Capaseg realizó una inspección en la obra y detectó que habían desaparecido 32 metros de tubería, 12 pozos- caja y el equipo de bombeo. “Ya no hay nada bueno aquí, hasta los cables de energía eléctrica se los robaron”, menciona.

Al igual que Atliaca, en otras 20 localidades, entre comunidades rurales y cabeceras de 15 municipios, existen plantas tratadoras de aguas residuales que se han convertido en elefantes blancos.

En Tierra Caliente, en donde se invirtieron 200 millones de pesos, se construyeron 10 plantas, pero siete, ubicadas en los municipios de Zirándaro, Cutzamala de Pinzón, Pungarabato (dos), Arcelia (dos) y Coyuca de Catalán, están sin funcionar.

Te puede interesar: Detienen a 70 personas vinculadas a grupo delictivo en Guerrero

Las otras tres plantas están en la cabecera de Ajuchitlán del Progreso; Corral Falso, un pueblo del mismo municipio, y en San Miguel Totolapan. Su operación es de un 30 y 80 por ciento.

La versión de las autoridades municipales donde están las plantas es que dejaron de operar por la falta de recursos, porque no tuvieron para darles mantenimiento, menos para pagar el servicio de luz eléctrica a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El alcalde de Cutzamala de Pinzón, Timoteo Arce Solís dice que la planta que se construyó en el 2007 debía tratar 10 litros de aguas negras por segundo, pero nunca operó con esa capacidad por el alto costo de su funcionamiento.

La Capaseg y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) se deslindan de la falta de operatividad de las plantas y endosan esta responsabilidad a los gobiernos municipales.

La Capaseg señala que la tarea que tiene el organismo es construir y proveer de infraestructura para la disponibilidad del agua y el saneamiento, pero la prestación y mantenimiento de los servicios es responsabilidad de los ayuntamientos y juntas locales de administración.

La Capaseg y la Conagua se contradicen con cuántas plantas tratadoras hay en Guerrero y cuántas funcionan.

El organismo estatal señala que hay 102 plantas, pero la Conagua dice que son 76, de las que, nueve no operan.

La Conagua registra que hasta el 20 de agosto pasado se han acumulado 16 millones 36 mil pesos de multas a los municipios (no precisa cuáles) por la falta de tratamiento a las aguas residuales que genera la población.

Lee más: Las claves de por qué el sargazo se ha convertido en la epidemia del Mar Caribe

En la recta final de la administración del gobernador Zeferino Torreblanca Galindo (2005-2011)​se juntó una bolsa entre el gobierno estatal y los ayuntamientos de 134 millones, 534 mil 840 pesos para la operación y mantenimiento de 31 plantas de aguas residuales ubicadas en los municipios de Acapulco, Tixtla, Ajuchitlán del Progreso, Huamuxtitlán, Pungarabato, José Azueta, Tecpan de Galeana, Malinaltepec, Heliodoro Castillo, Quechultenango,Azoyú, Tlacoachistlahuaca, Xochistlahuaca, Juchitán, Ometepec, Arcelia, Zirándaro, Cutzamala de Pinzón, Eduardo Neri y Quechultenango, de acuerdo con un documento oficial del gobierno estatal.

“Sí, se juntó esa bolsa de recursos en el 2011, pero obviamente todo eso desapareció o se acabó el recurso porque supongo que ya no se le dio seguimiento a ese programa”, comenta Eva Leonor Pérez Romero, encargada de la planta tratadora de Huamuxtitlán.

La paralización de estas plantas ha originado problemas de contaminación. Las obras que debían ser generosas con el ambiente terminaron afectándolo más.

La encargada de la planta tratadora de​ Huamuxtitlán cuenta que las aguas negras que llegan a la obra se van a un canal y después corren hacia el río Tlapaneco. Lo contaminan.

Lee el reportaje completo en el sitio de Amapola Periodismo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.