close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Los islandeses que se hartaron de los instagramers irrespetuosos

En Islandia muchos se están quejando de "influencers" de Instagram que no tienen respeto cuando visitan su país. Se sientan en glaciares, beben mientras manejan y vuelan drones donde no deben, aseguran.
Getty Images
25 de junio, 2019
Comparte

Con más de 10 millones de imágenes en Instagram, Islandia es un destino popular entre los turistas que buscan la foto perfecta.

El país nórdico se considera desde hace tiempo un “destino instagrameable”, pero ahora muchos residentes dicen que la isla tiene un problema con los influencers desconsiderados.

A principios de este mes, un visitante fue criticado en Islandia por salirse de la carretera con su auto de alquiler y quedarse atrapado en el barro. Fue rescatado por la policía, quien reportó el accidente en su página de Facebook.

Conducir en campo abierto está estrictamente prohibido en Islandia por temor a que pueda dañar la vida silvestre.

La policía de Islandia reportó el accidente en Facebook

Policía de Islandia
La policía de Islandia dijo que este conductor se vio en problemas por conducir en campo abierto cerca de unas aguas termales.

El problema de la falta de respeto por parte de los turistas se ha vuelto tan problemático que existen páginas en Facebook e Instagram de islandeses que documentan malos comportamientos por parte de usuarios de Instagram.

Esas cuentas muestran a influencers bebiendo mientras manejan, sentados en glaciares, caminando sobre musgo, cruzando los perímetros turísticos en sitios populares y volando drones sobre caballos salvajes.

Michalina Okreglicka, una fotógrafa radicada en la capital, Reikiavik​, le dijo a la BBC que muchos influencers que viajan a Islandia “no conocen lo que se debe y no se debe hacer en el país”.

“Me da la sensación de que ahora todo gira en torno a Instagram y a la foto perfecta para la plataforma. Nunca vi tantos comportamientos estúpidos e irresponsables en otros países como en Islandia. Voy a sus perfiles, comento sobre lo que están haciendo y trato de informarles para detener esto”.

La oficina de turismo Visit Iceland ha lanzado varias iniciativas para intentar promocionar el comportamiento responsable de los turistas en el país.

La agencia advierte a los visitantes en videos en su sitio web sobre la importancia y la necesidad de no salirse de las principales carreteras y caminos mientras se conduce en el país.

Turistas en Islandia

EPA
El Gran Geysir, el géiser conocido desde hace más tiempo, es una de las principales atracciones turísticas de Islandia.

También se ha comprometido a obligar a los turistas a que firmen un documento en el aeropuerto por el que se comprometan a dejar los lugares tal y como los encuentran y a dejar de orinar en el campo.

El musgo en Islandia es especialmente frágil y puede morir si se pisotea. Es importante porque ayuda a prevenir la erosión del suelo, retiene el agua y la humedad y aloja muchos microorganismos.

Conducir fuera de la carretera se considera destructivo para el medio ambiente del país. Los veranos en las Tierras Altas de Islandia son cortos y húmedos, lo cual hace que se requiera tiempo para que la vegetación se recupere de los efectos de la conducción todoterreno.

Pararse en un acantilado por un selfie

Pall Jokull Petursson, que se gana la vida mostrando a los turistas la naturaleza única de Islandia, cree que en Instagram hay influencers buenos y malos.

Una fotógrafa en unas montañas de Islandia

Getty Images
No todos los instagramers se comportan igual, pero muchos residentes de Islandia se están quejando.

“Los malos a menudo atraen a malos visitantes al mostrar un comportamiento imprudente y romper las normas, dando a otros la idea de que en Islandia no tienen que seguir las normas, como no salirse de la carretera”, señala.

“He visto todo tipo de comportamientos que son tanto peligrosos como irrespetuosos, como escalar las vallas para colocarse en el borde de un acantilado solamente para la foto de Instagram.

“Los buenos instagramers intentamos mostrar diferentes formas de disfrutar de la naturaleza. No etiquetamos lugares que se salen de los caminos que deben visitarse para protegerlos en la mayor medida de lo posible. Algunos lugares se han convertido en ‘instafamosos’ sin ni siquiera mencionar dónde están, pero al final todo el mundo termina conociéndolos”, añade.

Islandia

Getty Images
Muchos islandeses destacan la importancia de preservar la belleza natural de la isla.

Un destino que se dio a conocer gracias a los turistas es Fjaðrárgljúfur, un cañón en el sureste de la isla que se hizo famoso luego de que el cantante canadiense Justin Bieber filmara allí el video musical de su tema I’ll show you, de 2015.

El gobierno se vio obligado a cerrar la zona durante dos semanas y después optó por vetarla del todo a principios de junio.

“¿Realmente les importa?”

Justin Bieber

Barcroft Media/Getty Images
Justin Bieber grabó el video de su hit “I’ll show you” en un lugar de Islandia que después se hizo conocido.

Aunque al fotógrafo Ben Simon Rehn le encanta Instagram para buscar inspiración y hacer contactos, también ve grandes problemas cuando los visitantes muestran conductas que considera irrespetuosas.

“Algunos instagramers están patrocinados por compañías y no cumplen las normas solo por obtener una foto más espectacular desde un ángulo un poco diferente”.

“Es una pena que se comporten así, sobre todo los fotógrafos de paisajes y aventura, que parecen más cercanos al mundo natural y a quienes les encantan las actividades al aire libre, pero parecen haberse olvidado o fallar a la hora de comprender las normas más simples para proteger la naturaleza”.

“Así que yo siempre me pregunto si realmente se preocupan por el planeta y la naturaleza…. o si solo lo hacen por los likes y por sí mismos“.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fQcI0qFkzwQ

https://www.youtube.com/watch?v=RvYz63RfE8c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Caravana: Centroamérica grita al mundo que está ahogada en violencia y pobreza (capítulo de regalo)

En su cruce por México, los migrantes encontraron frío, hambre y un camino incierto, pero también el apoyo de cientos de mexicanos.
Por Siboney Flores
16 de junio, 2019
Comparte

Caravana cuenta la historia del éxodo centroamericano que en octubre de 2018 decidió salir de San Pedro Sula, Honduras, para emprender su viaje a Estados Unidos por el “sueño americano”.

A través de una investigación del reportero Alberto Pradilla se desmiente la versión oficial de cómo se crea la caravana y se detalla cómo el éxodo centroamericano salió de la clandestinidad.

Lee: Las claves del nuevo plan fronterizo de México

En su cruce por México, los migrantes encontraron frío, hambre y un camino incierto, pero también el apoyo de cientos de mexicanos. Durante mes y medio, Alberto Pradilla no se despegó de la caravana, descubrió sus historias. Desde la “güerita” que salta hacia el río Suchiate, hasta el miedo de los activistas por la respuesta del Gobierno de México ante el cruce de migrantes.

Desde la frontera entre Honduras y Guatemala, hasta casi el último momento en el albergue Benito Juárez de Tijuana, Alberto narra el miedo, las carencias, y el dolor que atraviesan más de siete mil personas que decidieron emprender el viaje.

Para Alberto, el éxodo centroamericano, fue una manera de mostrar Centroamérica al mundo. “Los migrantes estaban ocultos, y cuando aparecen ante los ojos de todos, dicen, necesitamos contar que estamos ahogados en violencia, en pobreza, eso para mí es un momento histórico porque los centroamericanos han sido olvidados por el mundo”.

Lee >> Gobernación estima que 50 mil migrantes esperen su trámite de asilo en México

El autor habla de la extenuación y la enfermedad, el dolor y los temores de madres, hijos, viejos, niños, adolescentes. Describe —y nos lleva a— los malolientes campamentos donde se hacinaron decenas de familias en su camino por México.

Muestra la falta de tacto de las policías fronterizas que gasearon a niños, mujeres embarazadas y ancianos cuando la presión de la multitud quería atravesar las vallas migratorias.

Diego Fonseca, reconocido periodista y editor argentino, menciona en el prólogo de este libro que Alberto tiene la entrega de los viejos reporteros a los que “les gusta revolcarse en el barro de la vida ajena y ensuciarse los zapatos al lado de la gente”.

Alberto Pradilla es un periodista español que ha cubierto migración desde hace diez años. Durante dos años trabajó para el diario Plaza Pública, en Guatemala. Actualmente radica en México y es reportero de Animal Político.

Lee: Bajo la lluvia, migrantes duermen en la calle en espera de asilo en México

El periodista ha contado historias sobre la migración en Europa. De sus trabajos más reconocidos se encuentra la migración de subsaharianos a Melilla, España, una ciudad española ubicada al norte de áfrica.

El próximo jueves 27 de Junio a las 19:00 horas, el autor presentará Caravana en la librería El Sótano, sucursal Coyoacán, en la Casa Rosa, ubicada en la calle Allende número 38, en la colonia Del Carmen. La asistencia es libre y habrá firma de autógrafos.

Animal Político a través de la casa editorial Penguin Random House, te regala un capítulo de Caravana.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.