close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Un baño helado a las 5 a.m. y una comida al día: la rutina de Jack Dorsey, presidente ejecutivo de Twitter
Algunos lo consideran una rutina "espartana" y otros "de locos". Aquí te contamos cómo es el día a día del presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, que tiene una fortuna estimada en más de US$5.000 millones.
15 de abril, 2019
Comparte

Cuando tienes la fuerza de voluntad para despertarte a las 5 de la mañana y saltar de la cama directo a un baño helado, puedes conseguir todo lo que te propongas.

Al menos así se siente, según el cofundador y presidente ejecutivo de Twitter Jack Dorsey, cuya rutina ha sido calificada de “espartana” pero también de “locos“.

Dorsey desveló parte de su día a día en un programa de podcast especializado en fitness, en el que aseguró que comía una vez al día, ayunaba gran parte del fin de semana y caminaba 8 kilómetros diarios para llegar a su oficina.

El multimillonario, de 42 años, ha destacado también por su actitud respecto a su propio salario en la exitosa compañía que lidera.

A diferencia de otros directores de grandes empresas, el emprendedor decidió al inicio de su exitoso proyecto que no recibiría un sueldo pagado por la empresa.

Una década después de crear Twitter, el multimillonario recibió su primer sueldo: por un monto simbólico de US$1,40 (sí, un dólar y 40 centavos), según un comunicado de la empresa presentado ante las autoridades reguladoras de Estados Unidos.

El monto fue un guiño al límite de caracteres que imponía Twitter al principio de su creación (140), en 2006.

La meditación, una de las claves

Aunque se asemeje en muchos aspectos a otros emprendedores de Silicon Valley, la rutina de Dorsey para mantenerse física y mentalmente en forma es muy distinta a la de la mayoría.

El cofundador de Twitter explicó al programa de podcast Ben Greenfield Fitness que sus rituales diarios empiezan muy pronto: con el cantar de los pájaros.

A primera hora de la mañana, Dorsey se mete en agua helada por periodos de tres minutos, alternando estos con 15 minutos de sauna a 104 grados centígrados.

Tras ello, se pone a meditar durante una hora.

Es una práctica que lleva haciendo desde hace 20 años y considera que es muy beneficiosa.

Dorsey ha defendido las ventajas del mindfulness en diversas ocasiones. En un comentario de Twitter tras un periodo de “retiro espiritual” en Birmania, dijo:

“Durante 10 días, sin aparatos electrónicos, sin leer, escribir, sin ejercicio físico, sin música, sin bebidas alcohólicas, sin carne, sin conversaciones, o incluso sin contacto personal con otras personas. Es gratis: todo te lo proveen meditadores de una organización benéfica”.

En el podcast de una hora de duración, el emprendedor dijo que solo hacía “una gran comida al día”, alrededor de las 6:30 de la tarde, normalmente a base de proteínas y ensalada. Tras ello: fruta y chocolate negro.

Dorsey argumenta que su estilo de vida le hace estar mucho más centrado durante el día y preparado para gestionar las presiones de su trabajo.

Sin problemas financieros

En relación a su salario, Dorsey sí se parece más a otros importantes ejecutivos de Estados Unidos.

Mark Zuckerberg (Facebook) o Larry Page (Google) reciben un sueldo de solo US$1 al año.

También está el caso del fundador de Amazon, Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, que tiene un salario básico de US$81.840 al año, el mismo que recibía en 1998.

La “clave” de sus salarios simbólicos está en que sus ingresos provienen de otras fuentes.

En el caso del presidente ejecutivo de Twitter, su fortuna -valorada en US$5.000 millones, según la revista especializada Forbes- se basa en los beneficios que recibe de sus acciones en Twitter y Square, una firma de pago por celular que cofundó en 2009.

Con más de 300 millones de usuarios por mes, las ganancias de Twitter llegaron a un récord de US$909 millones en el último trimestre de 2018, un aumento del 24%, impulsado parcialmente por los anuncios de video.

Actualmente Dorsey es dueño del 2,3% de las acciones de Twitter, después de que en 2016 le diera un tercio de su participación accionaria a los trabajadores de la firma (por un valor cercano a los US$250 millones).

Y en el caso de Square, el emprendedor tiene cerca de 60 millones de acciones, cuyo valor ha subido desde los US$9 en 2015 a más de US$75.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=e_OhNJWLfz0

https://www.youtube.com/watch?v=86OzIzT-yAY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Cuartoscuro Archivo
UABC evalúa vender terrenos para solventar crisis; universitarios exigen recortar salarios altos
Pese a que el gobierno del Estado ha hecho algunos abonos a su deuda con la Universidad Autónoma de Baja California, la cifra sigue rebasando los 900 millones de pesos
Cuartoscuro Archivo
Comparte

El “deudómetro” de la Universidad Autónoma de Baja California no cede. El monto que el gobierno estatal debe a la universidad se redujo hace tres semanas, con un abono que bajó de 988 a 933 millones de pesos; sin embargo, el tiempo sigue transcurriendo y la deuda regresó al punto de partida, pese a que el Estado realizó un pago más.

Mientras la deuda sigue, el personal de la máxima casa de estudios estatal recorta gastos en telefonía y gasolina, y la Tesorería evalúa cuáles de sus propiedades puede vender para recaudar fondos. 

La deuda del gobierno de Baja California con la universidad estatal es histórica, han señalado sus funcionarios y académicos, pero tuvo un pico en octubre de 2018, cuando el gobierno de Francisco Vega suspendió del todo los pagos presupuestales a la institución, dejándola sin su fuente de ingreso principal y obligándola a echar mano de su Fondo de Emergencias para pagar las nóminas.

Ante esta situación, el rector Daniel Valdez decidió colocar un “deudómetro” que informara públicamente a cuánto asciende la deuda cada día, en su sitio web y en mantas a la entrada de cada plantel.

La tarde del pasado lunes el conteo ascendió a mil 44 millones de pesos, pero ese mismo día el gobierno realizó un depósito de 28 millones y otro de 27 millones el martes, informó a este medio el tesorero de la Universidad, Víctor Alcántar. Con estos abonos, el adeudo regresa a los 988.5 millones con los que inició el “deudómetro”.

El tesorero informó a Animal Político de las nuevas medidas que está tomando la universidad para solventar sus gastos, previendo que el adeudo no sea liquidado en breve.

“Estamos haciendo un análisis de las propiedades que la universidad pudiera someter a la venta, una vez que el patronato universitario lo revise y lo autorice”, confirmó Alcántar Enríquez. Entre los terrenos que podrían vender o subastar, mencionó una reserva territorial para producción agrícola de 96 hectáreas, así como otras seis u ocho propiedades.

Sin embargo, precisó que los terrenos sólo se venderán si reciben una oferta adecuada por ellos, pues hasta el momento no es necesario rematarlos para obtener fondos.

“Nosotros podemos sacar a subasta los bienes y si no se ajustan a un precio mínimo de mercado, no lo subastamos y volveremos a integrar una nueva oferta. No vamos tampoco a malbaratar los bienes de la universidad”, puntualizó.

Aseguró que hasta el momento continúan las labores universitarias gracias a que se han financiado con los ingresos propios, con el Fondo de Emergencias –que ha servido en desastres como el terremoto de 2010- y recortando gastos en áreas no sustantivas, como vales de gasolina y paquetes de telefonía, que tradicionalmente ha financiado la universidad.

Lee: Deuda millonaria pone en riesgo 50% de los espacios en la UABC, advierte el rector

“El rector y todo mundo estamos pagando nuestros celulares, estamos haciendo reuniones virtuales a través de videoconferencias, tratar de abatir nuestras salidas en lo posible para que en estos momentos que son de emergencia gastar únicamente lo muy necesario y justificado”, precisó el tesorero.

Afirmó que las restricciones se han hecho sin afectar la vida académica y de investigación, materiales de laboratorio y bibliotecas; al igual que los pagos a proveedores y acreedores.

“Con ese esfuerzo hemos podido trabajar sin suspender labores ni nuestros compromisos principalmente con las nóminas, que es un tema sagrado”, dijo.

No obstante, el consejero universitario de la UABC, Daniel Jiménez, aseguró a este medio que para el periodo 2019-1 se cancelaron cinco programas que impactan directamente a la formación de los estudiantes: Becas, Programa de Investigación, Programa de Presencia Cultural, Proyecto de Servicio Social y el de repoblación del pez totoaba en el Alto Golfo de California.

“La exigencia de los estudiantes es que se pague el adeudo total, que haya transparencia en el uso de los recursos y que se haga una auditoría para saber dónde quedaron.

Adicionalmente, exigimos que se bajen los altos sueldos, particularmente el rector, los titulares y los mandos medios”, expresó Jiménez Trejo.

El consejo universitario, al que pertenece Daniel Jiménez, tiene una injerencia directa sobre los presupuestos de la universidad, al participar en la aprobación del proyecto anual que se envía al Ejecutivo. La inconformidad estudiantil se deriva del salario del rector Daniel Valdéz, que es de 132 mil pesos mensuales, según la secretaría de Transparencia de la institución.

Una ‘élite dorada’ en medio de la crisis

Los profesores de la UABC rechazan, sin embargo, que la universidad esté haciendo todo lo que puede para sobrellevar esta crisis financiera. Profesores jubilados y en activo entrevistados por Animal Político expresaron que la relación entre el gobierno y las autoridades universitarias es un juego de poder, en el que ambos obtienen beneficios a cambio de no ser fiscalizados o cuestionados.

“Hemos comentado que van a querer cortar el papel del baño, el café, y no el verdadero problema que nos tiene preocupados a muchos, que son los salarios altos de los funcionarios, que se fueron a los cielos”, dijo Laura Treviño, profesora retirada.

De acuerdo con el sitio de Transparencia de la Universidad, los exrectores de la UABC obtienen ingresos netos superiores a 50 mil pesos mensuales, que incluyen prestaciones como el Reconocimiento a la Antigüedad, concepto que ronda los 25 mil pesos; aunque este monto se paga no sólo a los exrectores sino a todo el personal académico y administrativo, según el tesorero, ya que se trata de una obligación contractual.

“Todos los profesores universitarios y todos los trabajadores administrativos tienen una prestación que empieza a generarse a partir del quinto año de trabajo y puede llegar hasta el 65% de quienes llevan 30 o más años de servicio a la universidad, ahí se topa. Esa la tenemos todos, es lo que generamos a lo largo de nuestra trayectoria”, puntualizó Alcántar.

Treviño y otra maestra que solicitó el anonimato porque sigue activa en la universidad, señalaron que existe una “burocracia dorada” conformada por funcionarios activos, el rector y los exrectores, que “indebidamente reciben una serie de privilegios, pensiones elevadas fuera de lo normal, espacios de trabajo, cosas que no deberían darle a los exrectores”.

Los 11 exrectores pertenecen al Centro de Estudios Sobre la Universidad (CESU), un órgano de investigación al que cada exrector ingresa de manera automática al retirarse, y dentro del cual pueden realizar o no proyectos de investigación que les generan altos ingresos.

Para las profesoras consultadas, el nivel de productividad de ese centro no justifica los onerosos gastos, que en el presupuesto 2019 de la Universidad están etiquetados por nueve millones de pesos tan sólo en salarios; mientras que los gastos operativos para todo el año están proyectados en solo 667 mil 551 pesos.

El tesorero de la UABC definió al CESU como un organismo de estudio, de opinión, consulta, orientación y apoyo a las funciones de la universidad, y citó como ejemplo de sus productos el Reglamento de propiedad intelectual de la universidad, que fue “promovido, trabajado y generado por el CESU”.

Explicó que entre los exrectores hay algunos jubilados, a los que la universidad ya no les paga salario, sino que reciben lo que les corresponde del sistema de pensiones de la universidad, “como cualquier profesor cuando se retira”. Y entre los activos, dijo, algunos reciben remuneraciones por proyectos específicos asignados dentro de su facultad, pero no en el CESU.

“Los que cobran algo adicional es porque hacen un trabajo adicional a sus funciones como profesores”, aseguró.

Pero los académicos consideran excesivos y poco transparentes estos pagos, particularmente en el contexto de una crisis financiera derivada de la millonaria deuda del Estado. Refieren que el beneficio mutuo que encuentran el rector y el gobierno es que el gobierno no fiscaliza a la universidad, y ésta no protesta lo suficiente ante la deuda.

“Esa burocracia dorada ha estado defendiendo que no se metan a ver sus números, ellos negocian con el gobierno del Estado y se la llevan suave”, señalaron las profesoras.

Por su parte, el también profesor retirado Daniel Solorio calificó como “suavecito y tibio” el reclamo que está haciendo actualmente el rector Valdez frente al adeudo: instalar lonas con un ‘deudómetro’ mientras por otro lado frena la protesta estudiantil, según su testimonio y el del estudiante Daniel Jiménez.

“El gobierno estatal no recibe reclamos de parte de las autoridades universitarias y estas hacen todo lo que pueden para que tampoco los estudiantes reclamen, por eso son muy pocas las voces estudiantiles y de personal académico que se escuchan a pesar de este problema tan severo”, lamentó el profesor Solorio.

En tanto, este domingo 2 de junio se celebrarán elecciones en Baja California para elegir a su próximo gobernador. El mandatario actual, Francisco ‘Kiko’ Vega, mantiene al estado endeudado con créditos bancarios que no se sabe en qué fueron utilizados, de acuerdo con un informe de la Auditoría Superior de la Federación.

 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.