close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Levantamiento en Venezuela: las incógnitas que deja el intento de insurrección de Guaidó y López contra Maduro

Los venezolanos fueron sorprendidos este martes por la liberación de Leopoldo López y la decisión de un grupo de militares de apoyar al líder opositor Juan Guaidó en una jornada que dejó muchas preguntas por responder.
Getty Images
1 de mayo, 2019
Comparte

Los venezolanos vivieron este martes un jornada de vértigo que dejó muchas preguntas sin responder.

Poco antes del amanecer, el presidente de la Asamblea Nacional y líder de la oposición, Juan Guaidó, tomó desprevenidos a opositores y oficialistas al anunciar en un video distribuido en redes sociales el inicio de la “Operación Libertad”, una iniciativa que busca impulsar el fin del gobierno del presidente Nicolás Maduro a través de la movilización popular y que originalmente estaba prevista para el 1 de mayo.

Pero había más sorpresas: Guaidó estaba acompañado de efectivos militares y del dirigente opositor Leopoldo López, quien permanecía preso desde 2014 aunque en los últimos dos años gozaba del beneficio de arresto domiciliario bajo custodia del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

En el video, el líder opositor llamaba a los ciudadanos a salir a las calles, indicando que había iniciado el cese definitivo de la “usurpación”, frase con la que alude al gobierno de Maduro e invitando a los militares a sumarse a ese proceso “dentro de la Constitución”.

Los partidarios de Maduro se movilizaron en el centro de Caracas.

Palacio de Miraflores
Los partidarios de Maduro se movilizaron en el centro de Caracas.

El mensaje era transmitido desde los alrededores de la base aérea de La Carlota, en el este de Caracas, y en él aparecían efectivos uniformados, dando la impresión de que era una operación militar de envergadura, una idea reforzada por mensajes de miembros del gobierno de Maduro, como el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, quien en Twitter denunciaba un “movimiento golpista que pretende llenar de violencia al país”.

https://twitter.com/NicolasMaduro/status/1123227500367290368

Mientras miles de opositores salían a las calles en numerosas ciudades del país y, en algunas de ellas, realizaban concentraciones frente a cuarteles e instalaciones militares, el escenario parecía servido para una confrontación.

Al final, sin embargo, la violencia no tomó forma de enfrentamientos entre militares sino principalmente de duros choques entre los manifestantes y efectivos de la Guardia Nacional (GN) que no escatimaron en el uso de bombas lacrimógenas y balas de goma.

En algunos casos, la represión ofreció escenas muy fuertes como la de unas tanquetas en Caracas que arremetían y parecían arrollar a un grupo de personas que protestaban cerca de la base aérea de La Carlota.

Una tanqueta arremetiendo en contra de manifestantes en Caracas.

Reuters
Una tanqueta arremetiendo en contra de manifestantes en Caracas.

A las 8 de la noche se había confirmado la detención de 83 manifestantes, según cifras de la ONG Foro Penal.

Pero, ¿qué había detrás de estos sucesos en Venezuela?

Visiones encontradas

En torno a las 9 de la noche (hora local), Nicolás Maduro apareció en cadena nacional de radio y televisión, luego de más 10 horas de silencio en las que apenas se manifestó mediante mensajes por Twitter. En su intervención en los medios, el mandatario acusó a la oposición de haber buscado un enfrentamiento armado en el país que causara centenares de muertos.

El mandatario dijo que se trató de un “levantamiento” impulsado por un grupo de oposición “de la ultraderecha venezolana, la oligarquía colombiana y el imperialismo estadounidense”.

Guaidó, quien transmitió un mensaje a través de redes sociales poco antes que Maduro, presentó los sucesos del martes como el paso final hacia el “cese de la usurpación”, una meta para la cual él había advertido desde hace meses que se requería el apoyo de los militares.

Así, el líder opositor aprovechó para presentar la jornada como una demostración de que Maduro “no tiene el respaldo ni el respeto de la Fuerza Armada, aunque reconoció que la oposición aún necesita recibir más apoyo de los uniformados.

Las incógnitas que deja la jornada

Pero la incertidumbre con la que se inició la jornada no se despejó al final de la misma.

Muchas preguntas quedaban en el aire, empezando por la propia forma de caracterizar lo ocurrido. ¿Se trató realmente de un intento de golpe de Estado como dijo el oficialismo o de una “rebelión pacífica” como la presentó Guaidó?

¿Por qué la oposición decidió adelantar la jornada de movilizaciones, prevista inicialmente para el 1º de mayo? ¿Intentaba jugar con el factor sorpresa o, por el contrario, como se especulaba al inicio del día, era una reacción para detener los supuestos planes del gobierno de arrestar a Guaidó? Pero hay otras posibilidades.

A este respecto, el analista español Felipe Sahagún se preguntaba si la jugada era causada por la desesperación de Guaidó ante “los pobres resultados conseguidos” desde que en enero pasado se autoproclamó presidente encargado de Venezuela con la voluntad de sacar a Maduro del poder y lograr la convocatoria de elecciones.

Además, ¿cuál era la verdadera implicación de los militares en esta iniciativa y quiénes estaban realmente comprometidos con ella?

Según Maduro, 80% de los que acompañaron a Guaidó habían sido engañados y el número de estos uniformados realmente leales a la oposición se reduciría a una veintena.

Pero, aunque en los sucesos de este martes la oposición recibió el apoyo de un grupo pequeño de militares, lo que resultó más llamativo en realidad fue -por el contrario- la falta de efectivos uniformados en la calle.

Los partidarios de la oposición acogieron y apoyaron a los militares que decidieron respaldar a Guaidó.

Getty Images
Los partidarios de la oposición acogieron y apoyaron a los militares que decidieron respaldar a Guaidó.

Este hecho fue constatado, entre otros, por el reportero de The New York Times en Caracas, Anatoly Kurmanaev, quien señalaba cómo no estaban operando en las vías de la ciudad los usuales controles militares y policiales.

“No hay soldados en la principal autopista. Los soldados no se están uniendo a la protesta, pero tampoco la reprimen. Es la misma actitud de espera de la Fuerza Armada que estoy escuchando de otras partes del país”, señaló.

¿Y el Sebin?

En relación con los militares, la jornada dejó grandes dudas sobre la participación del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

Es posible que miembros de ese cuerpo colaboraron en la liberación de Leopoldo López. Pero, ¿cuál era la implicación del cuerpo?

El martes por la noche, Maduro anunció la sustitución del general que encabezaba ese organismo, Manuel Ricardo Cristopher Figuera, pero en una carta publicada por medios venezolanos y atribuida a este oficial, él reiteraba su lealtad a Maduro y negaba haber participado en lo ocurrido.

Por otra parte, si el gobierno de Maduro estaba tan seguro de la lealtad de las Fuerzas Armadas, ¿por qué Maduro y sus principales ministros -con excepción de Padrino- tardaron tantas horas en aparecer ante las cámaras de televisión?

Otros poderes

Las dudas recaen también sobre otros poderes del Estado.

Algunos análisis apuntan a que lo ocurrido este martes formaba parte de una operación más amplia en la cual no solamente participarían militares sino también miembros de otros poderes.

John Bolton.

Getty Images
Bolton afirmó que había altos funcionarios venezolanos que estaban de acuerdo con la partida de Maduro.

Esa es, por ejemplo, la versión de la periodista y analista Luz Mely Reyes, quien señaló en un artículo en el medio digital Efecto Cocuyo que los planes eran que el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, aprobara una sentencia que abriría el camino para que Padrino y otros altos cargos de la Fuerza Armada le pidieran la renuncia a Maduro.

La tesis de Reyes parece coincidir, al menos parcialmente, con lo dicho por el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, quien sugirió la existencia de un cierto arreglo, al afirmar este martes en una rueda de prensa que Padrino, Moreno y el comandante de la Guardia de Honor Presidencial, general Iván Rafael Hernández Dala, “están de acuerdo en que Maduro debe irse”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, fue aún más lejos y aseguró en una entrevista con CNN que Maduro estaba dispuesto a irse este martes de Venezuela pero que fue frenado por Moscú.

“Tenían un avión en la pista. Hasta donde sabemos, estaba listo para irse esta mañana. Los rusos dijeron que debería quedarse”, dijo Pompeo, quien aseguró que el mandatario tenía previsto irse a Cuba.

Los portavoces del gobierno estadounidense no ofrecieron, sin embargo, ninguna prueba para validar sus afirmaciones que fueron negadas de plano por Maduro durante su comparecencia televisada el martes por la noche.

“Hasta dónde llega la insensatez, la locura y la manipulación. Señor Pompeo, por favor, qué falta de seriedad“, dijo el mandatario, quien presumió de que iba a salir “victorioso” de este trance.

La confianza que muestran tanto Maduro como Guaidó en que, al final, podrán prevalecer, son una de las pocas cosas que tienen en común.

Este miércoles, en cualquier caso, ambos volverán a medir fuerzas en las calles de Venezuela.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=j2IF5Fav0HA

https://www.youtube.com/watch?v=pa__B6ETqpo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Especial

Frente a compañeros, director acusa a niña con problemas de movilidad por demandar a la escuela

El directivo anunció frente a todos que el grupo al que pertenece la menor deberá cambiarse de salón por las quejas de la mamá de una compañera.
Especial
7 de octubre, 2019
Comparte

Elvia, una niña de talla baja y problemas en la columna, la cadera y las rodillas demandó a su escuela, después de intentar por más de un año que el director de la primaria Rodolfo Menéndez de la Peña, en Mérida, Yucatán, donde cursa el quinto grado, accediera a cambiar a su grupo del segundo al primer nivel, para que ella no tuviera que subir escaleras, algo que tiene contraindicado por los médicos. 

La menor padecía ya dolor intenso por el esfuerzo diario de subir escalones, lo que pone en riesgo su salud y sus posibilidades de tener una mejor condición a futuro: Elvia está esperando por una cirugía. Debido a su discapacidad motriz y al hecho de ser un paciente pre-quirúrgico, el trabajo físico que implica dicha actividad puede comprometer su desarrollo físico y las posibilidades de rehabilitación.

La juez Cuarto de Distrito, Miriam de Jesús Cámara, ordenó que mientras se realiza el juicio, derivado de la demanda de Elvia, las autoridades escolares no pueden obligarla a estar en un salón en el segundo piso. El director recibió la notificación de la medida provisional, ahora ya definitiva, el viernes 27 de septiembre. 

Lee: Niña con problemas de movilidad demanda a escuela en Yucatán por no adecuar un salón para ella

El martes 1 de octubre, el grupo de Elvia dejó el segundo piso y se mudó a la biblioteca para tomar ahí sus clases. Ese mismo día, de acuerdo a lo que reportan los abogados de la menor, Ángeles Cruz y Carlos Escoffié, cuando los todos alumnos de la escuela estaban concentrados en la cancha, el director, Jorge Gamboa Escalante, dijo por el micrófono que los del salón de Elvia “por esta ocasión” iban a tomar clases en el primer piso debido a que “una mamita denunció a la escuela”. 

Más tarde, Gamboa Escalante entró al salón y avisó a todos que la niña había demandado a la escuela y que por eso se habían tenido que cambiar de salón.  

El jueves 3 de octubre, el director se dirigió a Elvia para decirle que si quería una silla más corta para estar más cómoda, por su talla baja, su mamá y ella tendrían que cortarla, que él no se iba a encargar de eso, reportan los abogados. 

Escoffié señala que esto podría ser una violación, por parte del director, a la medida cautelar de la juez, quien pidió observar todas las acciones para garantizar la salud de Elvia desde una perspectiva integral, lo que incluye la emocional y afectiva. 

Además, “nos preocupa que el director no actúe para garantizar una medida en pro de la igualdad, que no haya una reflexión a nivel institucional de por qué es importante cumplir con esto, sino que se haga por obligación, sin entender por qué. ¿Qué pasará si entra a la escuela otro niño con discapacidad? ¿También va a requerir una medida constitucional?”, señala Cruz. 

“El director no entiende que esto no es una cuestión personal, no es contra él o la escuela, es para garantizar los derechos de una menor”, dice Escoffié.

Niña con problemas de movilidad

Elvia junto a su mamá

La implementación del marco normativo estatal y federal que ya existe para garantizar los ajustes en los espacios escolares para personas con discapacidad, agrega el abogado, se ve obstaculizado por la falta de interés, de capacitación y de coordinación entre las autoridades educativas. 

No hay que olvidar, subraya, que la madre de Elvia recurrió a USAER (la entidad encargada de apoyar el proceso de integración de alumnos y alumnas con necesidades especiales) y la respuesta fue que la niña tomara clases un grado más abajo del que le corresponde si necesitaba estar en planta baja. Es hasta que se pone la demanda y el caso se hace mediático que hay una respuesta real.

Ante las acciones del director, los abogados de Elvia le solicitaron a la Secretaría de Educación del Estado de Yucatán y al Instituto para la Inclusión de las Personas con Discapacidad del Estado de Yucatán que adopten todas las medidas que consideren necesarias para evitar que el director, y el personal de la escuela, vuelva a dirigirse a Elvia para hacerle cualquier manifestación sobre el juicio u otro comentario que pueda representar una intimidación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.