El estudio que afirma que los incas construyeron Machu Picchu sobre fallas geológicas a propósito - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El estudio que afirma que los incas construyeron Machu Picchu sobre fallas geológicas a propósito

Machu Picchu, la gran obra maestra de la arquitectura construida por los incas en Perú, aún guarda muchos secretos. A los científicos les sigue intrigando por qué fue erigida en un lugar casi inaccesible, pero un nuevo estudio revela pistas que ayudarían a encontrar una explicación.
25 de septiembre, 2019
Comparte

La imponencia de Machu Picchu sigue intacta casi seis siglos después de su construcción, una hazaña arquitectónica que podría ser aún mayor, según los resultados de una nueva investigación geológica.

El sentido común diría que el lugar indicado para levantar una ciudad sagrada, símbolo del poderío de un imperio, sería un terreno plano y estable que ofreciera cimientos firmes.

Un nuevo estudio publicado por la Sociedad Geológica de Estados Unidos, sin embargo, sugiere que los incas decidieron construir este santuario justo en un lugar donde se encuentran varias fallas geológicas.

“La ubicación de Machu Picchu no es una coincidencia“, dijo en un comunicado Rualdo Menegat, geólogo de la Universidad Federal Rio Grande do Sul de Brasil y autor de la investigación.

¿Cómo llegó Menegat a esta conclusión y por qué cree que explica la grandeza de Machu Picchu?

Machu Picchu

Getty
Machu Picchu fue declarada Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad por la Unesco.

Una red de fallas

En medio del Valle Sagrado de los Incas, Machu Picchu se alza entre los Andes a una altura de 2.430 metros sobre el nivel del mar.

Y esa es una pregunta que siempre ha intrigado a los investigadores: ¿por qué los incas construyeron esta joya arquitectónica en un lugar casi inaccesible?

Para buscar pistas, Menegat utilizó imágenes satelitales y mediciones en campo, con las cuales mapeó un densa red de fallas y fracturas en el terreno sobre el cual se levantó la ciudad.

Los datos de Menegat muestran que estas fallas varían desde grietas en algunas piedras, hasta líneas de 175 km de largo que demarcan algunos de los valles de los ríos que rodena la zona.

Machu Picchu

Getty
Según la investigación de Menegat, Machu Picchu está construida sobre una matriz de fallas y fracturas geológicas.

Varias de estas fracturas coinciden con las principales fallas que dieron origen a las montañas de los Andes centrales durante los pasados 8 millones de años.

Algunas de las fallas van en sentido noreste-suroeste y otras tienden a ir de noroeste a sureste, formando una X en cuyo centro está Machu Picchu.

Los análisis de Menegat muestran que varios edificios, escaleras y sectores urbanos de Machu Picchu, así como los campos de agricultura que la rodean, se construyeron siguiendo la orientación de estas fallas en X.

“El diseño claramente refleja la matriz de fracturas que subyace la ciudad”, dice Menegat. Este patrón también se ha observado en otras antiguas ciudades incas como Ollantaytambo, Pisac y Cusco.

Machu Picchu

Rualdo Menegat
Las piedras que están integradas a las construcciones de Machu Picchu son muestras de las fallas que rodean el lugar.

Rocas fracturadas

Debido a las fallas, el terreno ofrecía a los incas grandes cantidades de rocas fracturadas que se desplazaban luego de un terremoto.

Eso, según Menegat, les facilitó el trabajo, pues las piedras ya estaban debilitadas y era más fácil tallarlas.

Hoy en Machu Picchu se pueden apreciar piedras que están encajadas de manera tan precisa que es imposible insertar una tarjeta de crédito entre ellas.

Pero esa no fue la única ventaja que las fallas y las fracturas le trajeron a los incas.

Según Menegat, la red de fisuras también sirvió como un suministro de agua.

“Las fallas tectónicas del área canalizaron agua de deshielo y agua de lluvia directamente hacia la ciudadela”, dice el geólogo.

Machu Picchu

Getty
“La civilización inca era un imperio de rocas fracturadas”, dice Menegat.

En tiempos de lluvia, las fracturas servían para drenar el lugar.

Menegat explica que las fracturas preexistentes ahorraron esfuerzos en la construcción de canales .

Otros expertos en la cultura Inca sostienen que la ubicación de Machu Picchu está relacionada con sus creencias religiosas, así como la necesidad de ubicarse en una zona alta que los protegiera de enemigos guerreros.

El gran centro administrativo, político y espiritual de los incas aún guarda muchos misterios, pero para Menegat por lo menos hay uno que ya está resuelto.

“Machu Picchu nos muestra claramente que la civilización inca era un imperio de rocas fracturadas“, concluye el geólogo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=KD1_rWvZnzg

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

https://www.youtube.com/watch?v=-NSjnc3NL2k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Salud mental, nutrición y resiliencia: así puede afectar el encierro a niños en México

Para expertos en psicología, nutrición y pedagogía, el confinamiento que ha traído consigo la propagación del COVID-19 tendrá un impacto positivo y negativo a nivel emocional, físico y social en los niños.
Cuartoscuro
18 de abril, 2020
Comparte

El festejo del cumpleaños número 8 de Laura será inolvidable para ella y sus siete invitadas: se disfrazaron, jugaron y cantaron Las Mañanitas mientras la festejada soplaba las velas de su pastel. Lo peculiar de esta fiesta es que fue en línea. Cada una de las niñas celebraba detrás de la pantalla y se reunieron con la plataforma zoom, tan de moda en estos días de pandemia.

Te puede interesar: ¿Cómo explicarle la cuarentena por COVID-19 a los niños y prepararse para pasarla en casa?

Al finalizar la fiesta, Ana, una de las invitadas, se echó a llorar. “Ya quiero que esto se acabe, quiero ver de verdad a mis amigas, quiero que todo sea normal otra vez”.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Educación Pública, son cerca de 26 millones los niños menores de 16 años que llevan ya casi un mes sin ir a la escuela y con la recomendación oficial de no salir de sus casas ahora hasta finales de mayo. Muchos, sobre todo los que asisten a una escuela privada, han podido tomar clases en línea, otros se enfrentan a tareas interminables, algunos más han visto la contingencia como unas vacaciones largas en las que se pueden levantar tarde, disfrutar a sus papás todo el día y comer más postres.

Para expertos en psicología, nutrición y pedagogía, el confinamiento que ha traído consigo la propagación del coronavirus COVID-19 tendrá un impacto positivo y negativo a nivel emocional, físico y social en los niños, resultado del permanecer en su casa muchas más horas de lo acostumbrado, no realizar actividad física, cambiar sus rutinas e incluso su alimentación.

Un primer ejemplo: a diferencia de los adultos, el peso y la salud de un niño depende en un 80% de la actividad física que realiza, por lo que el confinamiento necesariamente repercutirá en este aspecto, afirma la nutrióloga Mariana Hinojosa.

“Va a tener un impacto importante en ellos porque no van a tener la misma actividad que va desde el párate, ve a la escuela, todo el movimiento del día a día, los juegos en los recreos y porque no tienen las clases de actividad física.

“Además, los papás están haciendo home office, entonces están ocupados y los van a estar callando porque cada vez vivimos en espacios más pequeños, eso puede hacer que los niños coman un poco más por la ansiedad, además que para tener a los niños entretenidos los papás les van a estar dando comida, y comida no saludable porque la economía tampoco está tan bien”, señala.

A ello se suma la falta de exposición a la luz solar, que impacta en sus niveles de vitamina D, que a su vez influye incluso en el estado de ánimo, advierte.

Entérate: Elmo y sus amigos de Plaza Sésamo dan consejos a niñas y niños para enfrentar la pandemia

Para Xóchitl Castañeda, directora del centro especializado “Psicología para Niños”, las principales afectaciones que pueden vivir los niños en estos tiempos de confinamiento son la falta de socialización, sobre todo en edad escolar, quienes expresan con mayor frecuencia cuánto extrañan convivir con sus amigos, además de que muchas escuelas han incrementado la carga académica, lo que les puede generar más ansiedad.

En los preescolares en cambio, señala por su parte Fabiola Estévez, psicóloga y directora técnica del Kínder Tots, de la Colonia del Valle, los papás podrán ver a sus niños irritables y confundidos, pues por su edad todavía no pueden comprender la razón por la que no pueden salir de sus casas y pueden vivir esta etapa como un castigo.

“Está muy delicada la situación porque si para un adulto es difícil comprenderlo, al menos tenemos la oportunidad de ponerlo en palabras a diferencia de los niños y sobre todo a los menores de 6 años les cuesta mucho trabajo entender lo que es un riesgo porque es algo que no están viendo, y poder entender que la causa de este confinamiento es consecuencia de este riesgo es muy complejo para ellos y desata sentimientos que no pueden procesar. A esta edad tienen poca empatía y les cuesta entender que hay otros niños en la misma situación que ellos”, plantea.

Para Castañeda, es posible que en los meses posteriores al levantamiento de la contingencia se encuentren casos de estrés postraumático en los menores a causa de lo vivido en esta etapa, el cual se puede manifestar principalmente en cambios en su comportamiento e irritabilidad.

A ello se suma la ansiedad que perciben en sus padres, o incluso la violencia entre ellos, debido a que los adultos también viven la epidemia como una situación nueva, llena de incertidumbre.

“Yo veo a los niños en general tranquilos pero algunos angustiados por qué va a pasar, pues los papás a veces no les saben aclarar la situación porque nadie la ha vivido”, relata por su parte Grisel de León, maestra de primero de primaria en el Colegio Suizo de la Ciudad de México.

De León considera que si bien la parte académica no está entre las preocupaciones de los menores, el no ir a clases puede afectarles en cuanto a sus habilidades motrices, su socialización e incluso por la ausencia de rutinas claras, aunque también confía en que sea la oportunidad para desarrollar nuevas competencias.

Sección informativa de la Secretaría de Salud para niñas y niños por COVID-19 

En el mismo sentido, Castañeda destaca que esta etapa debe ser aprovechada para trabajar una de las partes más vulnerables en la pandemia: la salud mental, pues ni los padres ni las escuelas están acostumbrados a atender este tema en los niños.

“Creo que después de cuidar la salud física -estamos lavándonos las manos, no saliendo-  lo que sigue en orden de prioridades es cuidar la salud mental, no solo es que me centro y se me quita la ansiedad, sino de buscar ayuda, ahorita toda la gente debería de tener sesiones de grupo al menos una vez a la semana o a la quincena en donde hablar de cómo nos estamos sintiendo porque estamos acostumbrados a desviar nuestras emociones. 

“En lugar de estar enseñando matemáticas, las escuelas deberían de poner a los psicólogos escolares a hacer grupos con niños, ponerlos a interactuar y hablar de sus emociones en lugar de que solo hagan la tarea juntos”, propone.

A pesar de este escenario, todas las especialistas consultadas coinciden en que el confinamiento puede representar también una oportunidad para los niños: no solo para convivir de una manera diferente con sus papás, llevar una vida más relajada lejos de las prisas y las presiones cotidianas, sino también para desarrollar su tolerancia a la frustración y su capacidad de resiliencia.

“La resiliencia es precisamente sacar un aprendizaje positivo de una situación difícil, algo que a mí me pareció muy liberador como mamá y como maestra es el dejar de sentirme abrumada porque sentir que yo tengo la responsabilidad de hacer que la pasaran lo mejor posible y al depositarla en ellos, y hacerlo compartido, ha sido más llevadero el proceso, porque también aprenden a resolver un problema, a adaptarse y encontrar el lado positivo de la situación. Eso los vuelve resilientes, dentro de toda esta oscuridad está esa brecha de luz y es algo muy importante.

“Sí pueden quedar marcados pero depende cómo aprovechemos el momento, si fue el evento traumático que estuvo de la patada donde nos la pasamos peléandonos, o decidir que lo logramos superar como familia, donde cada quien se hace cargo de su propio aburrimiento y eso baja la tensión y algo bien importante y necesario que hagamos las mamás es aprender a identificar los estados de ánimo de nuestros hijos y ayudarlos a ponerlos en palabras, sobre todo en este momento, si de pronto los ves come y come, entonces les digas que se sienten ansiosos por estar encerrados, y es necesario para entender lo que está pasando”, apunta Estévez.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts