close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Eka Wulandari

"Esto no es Marte": las imágenes del cielo rojo en Indonesia por los incendios forestales

Las fotos y videos de este extraño fenómeno se hicieron virales en las redes sociales durante el fin de semana. Los incendios llevan semanas generando una densa bruma y las autoridades locales han instado a los residentes a usar máscaras.
Eka Wulandari
23 de septiembre, 2019
Comparte

El cielo de Indonesia se tiñó de rojo durante el fin de semana por efecto de los incendios forestales que se extienden por grandes áreas del país.

Una residente de la provincia de Jambi, en la parte oriental de la isla de Sumatra, capturó al mediodía del sábado unas impresionantes imágenes del cielo completamente rojo.

Eka Wulandari, la autora de las fotos, dijo que ese día la bruma había sido “especialmente densa” y que “le hirió los ojos y la garganta”.

Cada año, los incendios en Indonesia crean una neblina tóxica que puede terminar cubriendo toda la región del Sudeste Asiático.

Un experto en meteorología le contó a la BBC que este inusual aspecto del cielo es causado por un fenómeno llamado dispersión de Rayleigh.

Pueblo de Mekar Sari, en Jambi

Eka Wulandari
Ese día la bruma era especialmente densa, dijo la mujer que tomó las fotos.

Wulandari, de 21 años, publicó las fotos en Facebook. Desde entonces han sido compartidas más de 34.000 veces.

En declaraciones al servicio indonesio de la BBC dijo que muchos en internet dudaban de la autenticidad de las imágenes.

“Pero es cierto. La foto y el video son reales, los tomé con mi celular“, explicó, añadiendo que el humo seguía denso este lunes.

Pueblo de Mekar Sari, en Jambi

Eka Wulandari
El pueblo de Mekar Sari se tiñó de un rojo profundo.

En Twitter, otra persona publicó un video mostrando el cielo del mismo tono rojizo.

“Esto no es Marte. Es Jambi”, dijo Zuni Shofi Yatun Nisa. “Los humanos necesitamos aire limpio, no humo”.

https://twitter.com/zunishofiyn/status/1175361000062607360


¿Qué es la dispersión de Rayleigh?

La agencia meteorológica de Indonesia, BMKG, dijo que las imágenes satelitales revelaron numerosos puntos calientes y una “distribución de humo espeso” en la zona de la región de Jambi.

El catedrático Koh Tieh Yong, de la Universidad de Ciencias Sociales de Singapur, dice que el fenómeno -la dispersión de Rayleigh- tiene que ver con ciertos tipos de partículas que están presentes durante el periodo de neblina.

“Durante los periodos de brumas, las partículas más abundantes tienen el tamaño aproximado de un micrómetro (una milésima de milímetro), pero estas partículas no cambian el color de la luz que vemos”, le contó a la BBC.

“También hay partículas más pequeñas, de unos 0,05 micrómetros o menos, que no generan mucha neblina, pero que son de cierto modo más abundantes durante un periodo de brumas (que cuando no las hay). Eso basta para que se dé una tendencia mayor a dispersar más la luz roja que la luz azul hacia adelante y hacia atrás, y por eso ves más rojo que azul”.

incendios en Indonesia, 9 de septiembre

WAHYUDI/Getty Images
Esta imagen de los incendios en Indonesia fue tomada el 9 de septiembre.

También dijo que el hecho de que las fotos se hubieran tomado a mediodía pudo haber hecho que el cielo se viera más rojo.

“Si el Sol está sobre tu cabeza y miras hacia arriba en su dirección, parecerá (aun) más que el cielo está rojo”.

El profesor Koh dice que este fenómeno no modifica la temperatura del aire.

Este año los niveles de humo son peores que los de otros años.

¿A quién se culpa?

La neblina es causada por los fuegos, que se extienden (en menor medida) hasta algunas partes de Malasia.

Normalmente, alcanzan su punto máximo entre julio y octubre, durante la temporada seca de Indonesia.

Según la agencia de desastres nacionales del país, 328.724 hectáreas se quemaron en los primeros ocho meses del año.

Parte de la responsabilidad se atribuye a grandes corporaciones y a pequeños agricultores, que se aprovechan de las condiciones secas para limpiar la vegetación de las plantaciones de aceite de palma, pulpa y papel con talas y quemas.

Tala en Sumatra, 2006

Getty Images
La tala y quema de bosques explica la situación.

Esta técnica es usada en muchas regiones y es la forma más fácil de los agricultores para librarse de muchas enfermedades que afectan a sus cultivos.

Sin embargo, estos fuegos a menudo se descontrolan, extendiéndose a áreas forestales protegidas.

La tala y quema es ilegal en Indonesia pero lleva años permitiéndose. Algunos expertos lo atribuyen a la corrupción y a una gobernanza ineficiente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Animal Político

'No hay prestaciones ni seguro social, y pagan poco': así trabajan los adultos mayores en el Metro

Animal Político hizo un recorrido por las 12 líneas del Metro para conocer las condiciones en las que trabajan quienes hacen la limpieza en las instalaciones y documentó diversas violaciones a la Ley Federal del Trabajo y a los derechos humanos de los afanadores.
Animal Político
19 de septiembre, 2019
Comparte

“Me quieren matar”, dice Rafael. “Me están observando”. Tiene 65 años de edad y trabaja como personal de limpieza en la estación del Metro Morelos, de la Línea B. Padece un trastorno mental, por eso lo angustian esos pensamientos. A pesar de eso, no tiene seguridad social y no recibe la atención médica adecuada.

Está subcontratado bajo el modelo conocido como outsourcing, por la empresa Consorcio Multigreen, una de las dos que presta el servicio de limpia en el Servicio de Transporte Colectivo (STC) Metro. La otra es Tecnolimpieza Ecotec S. A. de C. V.

Es sábado. Faltan 15 minutos para las 3 de la tarde. Rafael espera en la entrada de la estación Morelos. Su brazo derecho tiembla. Le cuesta sostener el envase de refresco a medio llenar que lo acompaña. En unos minutos más empezará su turno y deberá limpiar las escaleras y los andenes, hasta las 9 y media o 10 de la noche.

Entérate: Adultos mayores trabajan por bajos sueldos y reciben pensiones precarias

Dice que no se cansa, que no le duele nada, que está acostumbrado al trabajo duro. Pero que regularmente debe ir a un hospital psiquiátrico porque le hicieron un mal en su cabeza, cuando tenía 18 años.

“Voy al Fray Bernardino, en Tlalpan, pero me dicen que ya no me van a atender. No sé por qué. Voy a ver si hablo con el director. Seguro social no tengo. Dicen aquí (en su trabajo) que me lo van a dar, pero todavía no”.

Cuenta también que vive con su hermana, que no tiene más entrada de dinero que los 1,540 pesos quincenales que le pagan por limpiar.

Paupérrimas condiciones

Rafael es el caso más extremo de entre 12 historias que Animal Político pudo conocer en un recorrido por las 12 líneas del Sistema de Transporte Colectivo (STC) de la Ciudad de México para entrevistar a los adultos mayores que limpian y que, con más de 65 años, trabajan para este organismo público, aunque subcontratados por una empresa, sin seguridad social pese a tener variados padecimientos, con salarios bajos y jornadas de ocho horas durante seis días a la semana.

De acuerdo a lo que dice la Ley Federal del Trabajo, respecto al régimen de subcontratación, en los artículos del 15 al 15D, la empresa contratante deberá cerciorarse al momento de celebrar el contrato que la contratista cuenta con la documentación y los elementos propios suficientes, para cumplir con las obligaciones que deriven de las relaciones con sus trabajadores y con las disposiciones aplicables en materia de seguridad, salud y medio ambiente en el trabajo.

La ley es muy clara, dice el abogado Raúl Padilla, aunque los trabajadores estén subcontratados o estén contratados por outsourcing, como se le conoce, deben tener seguridad social.

“No hay ningún hueco en la ley que exima de eso a las contratistas, ni ninguna excusa posible. Todo trabajador debe tenerla y las empresas o instituciones que contratan servicios terciarizados deben vigilar que así sea.

“Los adultos mayores son los que más requieren esa seguridad: están enfermos y si van a trabajar, sobre todo en algo como limpiar en el Metro, están muy expuestos a tener un accidente, su cuerpo ya no responde igual y están en las escaleras, andan en los andenes, es algo riesgoso para ellos. Si algún día les sucede algo, ¿quién se va a hacer responsable? El calvario va a ser para las familias”, advierte el abogado.

De acuerdo con los contratos que celebran el STC y las empresas que prestan el servicio de limpieza, todos los trabajadores subcontratados, como Rafael, deben estar asegurados por ley.

Las empresas están obligadas a entregar mensualmente la relación actualizada de los empleados, con fecha y número de alta en el IMSS. También se estipula que los afanadores deben portar en lugar visible sus credenciales con nombre, fotografía y número de seguridad social. Pero eso no sucede.

En el recorrido de Animal Político se pudo constatar que, además de no tener seguridad social, los trabajadores no portan el gafete correspondiente en un lugar visible, aunque los entrevistados aseguraron que sí lo tienen, pero deben dejarlo con el jefe de estación cuando llegan y recogerlo al salir. Solo dos lo traían metido entre la camisola de su uniforme, y en este no tenían registrados sus respectivos números de seguro social.

En los contratos entre las empresas y el Metro se señala que en caso de incumplimiento el organismo público puede rescindirlos. Pero el STC no lo ha hecho, pese a que una auditoría en 2018, de su mismo órgano interno de control a los servicios de limpieza, encontró que los trabajadores no estaban afiliados ni al IMSS ni a ninguna institución de salud por parte de las compañías de limpia.

La auditoría analizó los contratos de limpieza formalizados durante el ejercicio 2018 entre el STC y las tres empresas que entonces prestaban el servicio, y que involucraron un monto máximo autorizado de 325 millones de pesos, adjudicados directamente.

En referencia a los servicios realizados en estaciones, se detectó durante la auditoría que había falta de personal, de materiales y herramientas de limpieza en general. También se encontraron irregularidades como cobros en exceso, ante un servicio deficiente prestado con un menor número de personal que el estipulado en los contratos.

No sólo eso. Se detectó que no existe una falta de control en el registro y emisión de credenciales a los trabajadores de limpieza. En el caso de la empresa Ecotec señaló que la coordinación del STC no tuvo control al expedir y autorizar las identificaciones. “Al autorizar la credencial no se controlan ni revisan los números de registros de afiliación al IMSS”, señala el informe final.

De 195 trabajadores asignados en los turnos matutino y vespertino, se verificaron físicamente las credenciales de identificación de 169 de ellos, y se encontró que 5 eran pensionados de otras empresas y por eso cuentan con IMSS, 60 no tenían número de registro en sus credenciales y 104 sí tenían registro de seguridad social.

Sin embargo, señala el informe de la auditoría del órgano interno de control en el SCT, “al hacer la conciliación de los nombres y números de afiliación de los 169, no se encontraron las cédulas de determinación de cuotas del IMSS de febrero y marzo de 2018 que presentó la compañía Ecotec, lo que constata que ninguno está afiliado al seguro social o a otra institución de salud por parte de la empresa”.

La auditoría detectó también otros abusos de las tres empresas con sus trabajadores. En encuestas realizadas a los afanadores se encontró que a 25% se les depositaba el pago de su quincena de forma extemporánea, 18% reportó descuentos injustificados y a 7.5% se le solicitó quedarse a trabajar más tiempo de su jornada sin pago extra.

Respecto a esas fallas, la auditoría solo emitió observaciones preventivas y correctivas, como: “reforzar el control interno en la relación de credenciales emitidas para el personal de limpieza, incluyendo el número de afiliación del seguro social vigente y previamente verificado y el folio de emisión correspondiente”.

Pero pese a su incumplimiento, la compañía Ecotec pasó de tener el servicio de limpia en cinco líneas del Metro en 2018 a tener nueve en 2019. Mientras que a Consorcio Multigreen se le asignó una más, para quedar en tres. Todos los contratos fueron por adjudicación directa.

Son desechables

Eusebio Alonso Olguín, de 72 años, dice que trabaja en la limpieza del Metro porque ya no lo emplean en otro lado por su edad, y si le pueden dar trabajo le piden muchos requisitos. Cuenta que hay otras empresas de limpieza que dan servicio a bancos, o corporativos donde pagan mejor y sí dan prestaciones, pero piden hasta cartas de recomendación.

“Antes de entrar al Metro fui al INAPAM (Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, donde se opera una bolsa de trabajo), de ahí me mandaron a una de estas empresas, me iban a pagar 2 mil pesos a la quincena y a darme seguro social, pero me tardé en juntar los documentos y el lugar se ocupó”.

En cambio, las compañías que ofrecen personal para el metro piden sólo acta de nacimiento, credencial del INE, comprobante de domicilio y tres fotografías. “Es fácil entrar. Hay muchas vacantes, porque mucha gente se va rápido, como no hay prestaciones ni seguro social, pagan poco, luego ni pagan y además maltratan a los trabajadores, pues los que pueden se van, aquí la gente no dura”, cuenta Eusebio.

Alonso Olguín dice que a él, por ejemplo, le deben una quincena. Tiene poco más de dos meses limpiando en la estación Zapata, de la Línea 3 del Metro, la que va de Indios Verdes a Universidad. Se supone que la empresa de outsourcing Tecnolimpieza Ecotec debe pagarle los días 5 y los 20 de cada mes.

“Pero la quincena del 5 no me la pagaron. La cabo (supervisora de cuatro estaciones) me dijo que no le había yo recordado que tenía que pagarme y que por eso no habían hecho el depósito, como si no fuera obligación de ella saber a quién deben depositarle, y hasta ahorita (23 de agosto) no me han liquidado lo de esas dos semanas”.

Arnulfo Pérez Hernández tiene 69 años y hace poco más de dos meses trabaja en limpieza en el Metro. Estuvo dos meses en la Línea 7, la que corre de Rosario a Barranca del Muerto, y ahora está en la 6, del Rosario a Martín Carrera, en la estación Norte 45. Trabaja ahí porque no tiene una mejor opción.

Pero el señor dice que no le pagan completo. “Muchas veces nos descuentan. A mí la primera quincena de agosto me dieron solo 700 pesos, de los 1,450 que me deben pagar, que porque falté cuatro días. No es verdad. Solo falté una vez para acompañar a mi hijo a un trámite de su preparatoria. Pero de ahí se agarraron, y eso que diario firmamos asistencia, pero según ellos que falté y estamos todavía en el alegato de si me reponen el dinero o no”.

¿Qué permite que esto pase?

En México existe la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores. En esta se estipula que tienen derecho a gozar de igualdad de oportunidades en el acceso al trabajo o de otras opciones que les permitan un ingreso propio, y a desempeñarse en forma productiva tanto tiempo como lo deseen, así como a recibir protección de las disposiciones de la Ley Federal del Trabajo y de otros ordenamientos de carácter laboral.

En esta legislación se establece que el INAPAM es el organismo público rector de la política nacional a favor de las personas adultas mayores. El Instituto, dice la ley, procurará su desarrollo humano integral, lo que incluye brindar a este sector de la población empleo u ocupación, retribuciones justas, asistencia y las oportunidades necesarias para alcanzar niveles de bienestar y alta calidad de vida.

Sin embargo, esta ley carece de reglamento y en la práctica no se aplica, como lo subraya Verónica Montes de Oca, coordinadora del Seminario Universitario Interdisciplinario sobre Envejecimiento y Vejez de la UNAM.

“No hay una ley secundaria que vea por los derechos de las personas mayores y tenemos un serio problema con el cumplimento. A eso hay que sumarle la precarización general del trabajo que permitió la legalización del outsourcing, que afecta a toda la población”.

Montes de Oca señala a varios responsables de la vulneración de derechos de las personas mayores que trabajan en el STC: primero la Secretaria del Trabajo, por permitir la figura de la subcontratación y encima no regularla; también el INAPAM, aunque asegura que ahora esto es causa del golpeo del gobierno federal en su contra. Además le pone responsabilidad al Sindicato del Metro, por permitir esta figura de subcontratados en la institución.

El abogado Raúl Padilla, experto en derecho laboral, señala también al IMSS, por no verificar el cumplimento de la ley, en cuanto a la afiliación de los trabajadores.

Padilla dice que, además, en la reciente reforma a la Ley Federal del Trabajo (la del 1 de mayo de 2019), el gobierno federal no quiso entrarle al tema del outsourcing porque tenía prisa por sacarla debido al T-MEC, el acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá que sustituyó al TLCAN y que tenía como uno de sus puntos sensibles las condiciones laborales de los trabajadores.

“Como el tema iba a generar conflicto con el sector patronal, porque ellos no quieren que se quite o se regule la subcontratación, mejor no le entraron, no tenían tiempo. Se supone que lo harán en el segundo periodo legislativo, pero no, ¿cómo le va a entrar el gobierno? Si ellos hacen lo mismo. Ellos tienen gente subcontratada en todos lados”.

Animal Político solicitó una entrevista con Florencia Serranía, directora general del STC, pero al cierre de esta edición no obtuvo respuesta. Lo mismo sucedió con la solicitud para entrevistar a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Para el caso del STC Metro corresponde a la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo de la CDMX vigilar el cumplimiento de la reglamentación laboral. Soledad Aragón, titular de la dependencia en la capital del país, confirma que uno de los grandes problemas con estas empresas de outsourcing es la falta de seguridad social de sus trabajadores.

“Estas empresas simulan el cumplimiento de esa obligación cuando se hacen los contratos con las dependencias de gobierno, entregan la documentación donde supuestamente prueban que sus trabajadores están asegurados, pero luego resulta que tienen prácticas incorrectas”.

Aragón asegura que, frente a esto, la Secretaría del Trabajo capitalina está diseñando un protocolo de inspección laboral que se aplicará en conjunto con el IMSS. “El protocolo ya está prácticamente terminado, en breve se empezará a ejecutar y en caso de incumplimiento se va a proceder como lo marca la ley”.

La funcionaria explica que habrá sanciones económicas pero también se hará un seguimiento de los casos para confirmar que estas empresas aseguren a sus trabajadores. Aragón también subraya que el STC estará obligado a rescindir los contratos si no se cumple con los derechos laborales.

“Si hay una violación y si amerita sanción, a través de la recomendación que haremos como parte de la inspección del trabajo, el STC estará obligado a rescindir los contratos con estas empresas. La idea es que las sanciones sean ejemplares”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.