La matanza de Tlatelolco: qué pasó el 2 de octubre de 1968 en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La matanza de Tlatelolco: qué pasó el 2 de octubre de 1968 en México

Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.
2 de octubre, 2020
Comparte

La historia que derivó en una masacre empezó con una pelea de estudiantes en el centro de Ciudad de México.

El grupo antimotines de la policía capitalina, conocido como Cuerpo de Granaderos, intervino para calmar la riña. Pero lo hizo de manera brutal.

Golpeó a decenas de estudiantes y testigos de la pelea. Persiguió a los jóvenes hasta las escuelas donde buscaron refugio y también allí agredió a alumnos y profesores que impartían clase.

Era el 23 de julio de 1968. En esa época la policía mexicana tenía fama de cometer abusos, pero la agresión a los estudiantes fue excesiva.

Cuatro días después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) organizaron una marcha contra la violencia policial.

Pero la caminata, a la que se sumaron miembros del Partido Comunista Mexicano, fue reprimida por los granaderos.

A partir de ese momento empezó un movimiento estudiantil que en pocas semanas creció rápidamente. La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

Las autoridades reportaron autobuses quemados y el estallido de artefactos explosivos. Decenas de jóvenes fueron detenidos y en el Zócalo, la plaza central del país, se desplegaron tanquetas y decenas de militares.

Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

Colección Justina Lori
Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

El Ejército ocupó las instalaciones de la UNAM y el IPN, pero no logró contener el movimiento agrupado en el Consejo Nacional de Huelga (CNH).

El rector de la Universidad Nacional, Javier Barros Sierra, renunció en protesta por la invasión a la autonomía universitaria.

El movimiento sólo fue contenido hasta la tarde del 2 de octubre. Ese día se había convocado una nueva marcha de protesta que partiría de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

Cientos de soldados rodearon el sitio. Cuando los estudiantes anunciaban que se cancelaba la caminata para evitar violencia, inició una balacera contra la multitud.

Cincuenta años después, aún no está claro dónde empezaron los disparos. Tampoco se sabe realmente cuántas personas murieron o fueron heridas.

Pero el ataque se convirtió en un parteaguas en la historia del país. Desde el 2 de octubre de 1968 México fue otro, social y políticamente distinto al del día anterior.

La década anterior

Plaza de las tres culturas

Getty Images
La masacre tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de la Ciudad de México

Esta es la historia que se recuerda cada año durante el aniversario de la masacre.

Pero se habla poco del entorno social y político que había en el país por esos años, que motivó el acelerado crecimiento del movimiento estudiantil de 1968.

Un momento que explica también la fuerte reacción del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Desde los años 50 y en la siguiente década, en el país se registró una serie de movimiento de médicos, ferrocarrileros, electricistas, campesinos y estudiantes.

En todos los casos, las protestas fueron disueltas por policías y militares.

Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como "alegre, creativo".

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como “alegre, creativo”.

Las movilizaciones estudiantiles de 1968 fueron consecuencia de ese largo proceso, explica Gilberto Guevara Niebla, uno de los fundadores del CNH.

“El movimiento de 68 no se comprendería si no se considera que en esa época existía un régimen autoritario y represivo”, le dice a BBC Mundo.

“Sobre todo en los años 60 hubo una sucesión de intervenciones militares en las universidades, que fue creando un ambiente de descontento y de malestar entre la juventud”.

Ese 1956, por ejemplo, los estudiantes del IPN protagonizaron una huelga que terminó con la ocupación militar de sus instalaciones. La vigilancia de los soldados permaneció durante un año.

Otro caso fue la huelga de 1963 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, también disuelta por el Ejército.

Tlateloco

Colección Justina Lori
El rector de la UNAM en 1968, Javier Barrios Sierra.

Dos años más tarde, hubo una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras en demanda de mejor salario. A las protestas se sumaron también estudiantes de la carrera de medicina.

Esos acontecimientos estaban muy presentes en el ánimo de los estudiantes en 1968, recuerda Rolando Cordera quien fue consejero por la Escuela de Economía ante el CNH.

Tlateloco

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

“En algunos que se convirtieron en dirigentes de la movilización existía algún tipo de memoria”, le dice a BBC Mundo.

“Antes de nosotros hubo otros mexicanos que habían reclamado más o menos lo mismo: cumplimiento de la ley, respeto a los derechos y la Constitución”.

“Vivíamos un mar de estímulos”

Pero el enojo por las intervenciones militares y la decisión de las autoridades para disolver las protestas son una parte de la historia tras el movimiento de 1968.

Ese año en Europa ocurrió una serie de protestas estudiantiles, sobre todo en Francia. Un elemento que influyó en México, pero su impacto fue menor a lo que sucedía en Estados Unidos, recuerda Guevara Niebla.

En ese país había una intensa oleada de protestas contra la guerra en Vietnam, la lucha por los derechos civiles de algunas minorías así como un creciente proceso de liberalización sexual y feminismo.

“Coincidieron muchos factores”, recuerda el fundador del CNH. “A través de la televisión sabíamos lo que ocurría en Estados Unidos y con los jóvenes de Francia”.

Manifestación de estudiantes en julio de 1968.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
“Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”, dijo Rolando Cordera.

“Los estudiantes de México vivíamos en un mar de estímulos que jugaron un papel decisivo para explicar la revuelta estudiantil”.

Rolando Cordera recuerda. “Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”.

“En el caso nuestro era un orden muy autoritario, que no respetaba las movilizaciones de reclamo social”.

Con tal escenario el movimiento estudiantil creció en poco tiempo. A las primeras manifestaciones, en julio de ese año, acudieron cientos de jóvenes.

Al paso de los meses aumentó el número de asistentes. En la llamada Marcha del Silencio, el 13 de septiembre, participaron más de 150.000 personas.

Tlatelolco

Getty Images
La matanza fue un parteaguas en la historia de México.

No todos eran estudiantes. El movimiento logró el respaldo de sindicatos, grupos de vecinos y hasta amas de casa. Las protestas se extendieron por varias ciudades del país.

Las demandas del CNH también cambiaron. Al inicio era la disolución del cuerpo de granaderos, eliminar de las leyes el delito de disolución social y castigo a los responsables de agredir estudiantes.

Luego el pliego petitorio incluyó la liberación de todos los presos políticos, y un diálogo público y abierto del Consejo Nacional con el gobierno federal.

Juegos Olímpicos

Más allá de la creciente inconformidad, ¿por qué ocurrió la masacre en Tlatelolco?

Hubo varios elementos, coinciden algunos historiadores. Ese 1968 México era sede de los Juegos de la XIX Olimpiada, programada para empezar el 12 de octubre de ese año.

Semanas antes del evento llegaron periodistas enviados por medios internacionales. Además sería la primera vez que los Juegos Olímpicos se transmitirían por satélite a todo el mundo.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.

Para ese momento, las protestas estudiantiles eran más intensas. Muchos periodistas empezaron a cubrir las movilizaciones.

No era la imagen de país que pretendía enviar el gobierno de Díaz Ordaz. Además, el presidente estaba convencido que los estudiantes formaban parte de una especie de conjura comunista en contra de los juegos.

La decisión fue enviar un mensaje contundente para terminar con la rebeldía de varios años, señala Guevara Niebla.

“Después de 1968, Díaz Ordaz declaró que al enfrentar el conflicto se habían agotado los recursos políticos y se tuvo que acudir a la fuerza”, recuerda.

“Lo que se quería era destruir de un solo golpe el movimiento estudiantil para dar paso a las Olimpiadas. La represión tuvo lugar diez días antes de que empezaran, estaban obligados a sofocar las protestas, pero lo hicieron de una manera brutal”.

Soldados en la UNAM.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
La represión fue brutal.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

La denuncia de Lozoya en frases: alianzas, odios y extorsiones entre políticos

En la denuncia del exdirector de Pemex se revelan las diferencias entre políticos, así como algunos de los lujos del entonces presidente Enrique Peña Nieto.
Cuartoscuro Archivo
20 de agosto, 2020
Comparte

La denuncia de Emilio Lozoya Austin difundida este miércoles no solo cuenta cómo, según el exfuncionario, se repartieron sobornos para la campaña de Enrique Peña Nieto y para la aprobación de su reforma energética. 

El relato de Lozoya también narra rivalidades y alianzas, presuntas extorsiones y los lujos de integrantes de una parte de la clase política mexicana.

Estos son algunos fragmentos de la denuncia filtrada. 

El dinero de Odebrecht en la campaña de 2012

En un evento durante la campaña (electoral de 2012), Luis Weyll, director de Odebrecht en México, y Roberto Bishop, director general de Braskem México, le dijeron a Peña Nieto “estamos con usted y cuente con nosotros”. A lo que Peña Nieto les contestó “muchas gracias por el apoyo que nos han dado”. Ese diálogo era más que suficiente para entender que Enrique Peña Nieto estaba perfectamente enterado de las aportaciones que darían.

El dinero para medios

Pregunté a Luis Videgaray Caso cómo hacía para mantener una prensa favorable, me dijo: “tú no sabes usar el poder. Yo tengo una lista de periodistas, como Lourdes Mendoza, a quienes mantengo contentos con cañonazos de 50 mil a 100 mil pesos mensuales. Es la única forma de poderle ganar a Osorio Chong, que me quiere desplazar”. 

Me puso como ejemplo el caso del grupo de medios El Financiero. Dicho grupo acudió a Luis Videgaray Caso para conseguir un crédito con NAFIN de 100 millones de dólares, ya que estaba a punto de quebrar. Debido a que NAFIN negó el crédito, él “se calentó”, según me dijo, y estuvo a punto de remover a Jacques Rogozinski. Sin embargo, sí consiguió que Bancomext hiciera el préstamo. 

Entérate: Videgaray responde: Es venganza política, Lozoya y yo teníamos mala relación

‘Amarrar la reforma’

Mediante llamada telefónica le informé que el proceso de entrega de los sobornos adicionales estaba por concluir de cara a “amarrar la reforma”, a lo que contestó “muy bien campeón, vamos con todo”. 

En el marco de este ambiente de abuso de poder y corrupción -como si se tratase de crimen organizado-, Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray Caso instrumentaron diversos métodos para conseguir recursos.

La ‘extorsión’ panista

Los recursos aportados por Odebrecht sirvieron para cubrir parte de las pretensiones del grupo parlamentario del PAN. Sin embargo, la extorsión era constante: pedían cita, se presentaban en mi despacho y exigían más dinero y extorsionaban con el argumento de que ‘echarían abajo la reforma energética’. Recuerdo específicamente los casos de Francisco Cabeza de Vaca, Ricardo Anaya y Francisco Domínguez, cuya actitud era exagerada. 

***

En el caso específico de Francisco Dominguez Servin las exigencias de dinero llegaron al nivel de que, encontrándonos en un evento en Estados Unidos y encontrándose dicho legislador en estado de ebriedad, tomó la bandera de México y la lanzó, gritando que “esto era una traición porque no le cumplían con la entrega del monto pactado”. Esto sucedió en un evento denominado CERAWEEK en Houston, en el mes de marzo de 2014.

***

La actitud de los panistas en obtener recursos era brutal. Por ejemplo, además de extorsionarme, presionaban y extorsionaban a los grupos gasolineros y diversos contratistas de Pemex (…) yo no daba crédito el hecho de que, cuando salió a los medios de comunicación el escándalo de Odebrecht y se decía que me habían dado dinero, todos los panistas, incluyendo a Ricardo Anaya pedían castigo…

***

Las exigencias del Grupo Parlamentario del PAN habían sido, originalmente, hasta de 50 millones de dólares americanos para conceder su voto a favor de la reforma energética. Las instrucciones que recibí de Luis Videgaray consistieron en entregarles (…) los fondos otorgados por Odebrecht de manera gradual y según avanzaran los proyectos y dictámenes. 

Los portafolios

Por instrucciones de Luis Videgaray se entregaron el 15 de septiembre de 2014 recursos que sumaron 8,390,000.00 millones de pesos a los siguientes funcionarios: José Antongio González Anaya 4 millones 390 mil pesos, y a José Antonio Meade Kuribeña 4 millones de pesos. Entre el 17 y el 20 de septiembre de 2014 se entregaron 4 millones de pesos a Carlos Treviño Medina. En estos tres casos, la instrucción precisa de Luis Videgaray era que se debían de entregar en un portafolio de trabajo dichas cantidades antes referidas y que se les tenía que decir, por parte de Norberto Gallardo de forma expresa, que dichas entregas de dinero eran de parte de Luis Videgaray. 

Lee: Todos se deslindan: así reaccionaron políticos señalados en denuncia de Lozoya

Odio al contrincante panista

Por separado, Luis Videgaray Caso me instruyó recibir a Ricardo Anaya Cortés en las oficinas de Pemex y a Ernesto Cordero Arroyo, con quien desayuné en el Hotel Four Seasons. En específico, Luis Videgaray Caso me instruyó a entregarle 6 millones 800 mil pesos a Ricardo Anaya Cortés, quien había estado insistiendo en reunirse conmigo.

En dicha reunión él me comento que aspiraciones a ser gobernador de Querétaro y que odiaba a su contrincante, el senador Francisco Domínguez por corrupto, pero que él había negociado con Luis Videgaray Caso que se le apoyara para llegar a dicha gubernatura. 

Favores para familiares

Luis Videgaray me instruyó recibir al senador Miguel Ángel Barbosa Huerta y atender su petición, la cual consistía en trasladar a su hermano, trabajador de Pemex, de una terminal de almacenamiento en Guerrero a las oficinas centrales de la Ciudad de México. Dicha petición ya me la había adelantado Luis Videgaray y su visión era que, a cambio de esto, el senador Barbosa no armaría una revuelta por parte del PRD para la aprobación de la reforma energética.

Consiguiendo recursos

En septiembre de 2013 me volví a reunir con Luis Videgaray en las mismas oficinas. Le informé que no había avanzado en la obtención de recursos ilegales, alegando que estábamos recortando costos en todas las líneas de contratación (…). Él, molesto, dijo que conseguiría hasta 10 millones de dólares adicionales -tomándolos, según dijo, de partidas federales y/o de empresas- y los enviaría a la que era la oficina, en Montes Urales, donde se organizaba la entrega de los sobornos a legisladores. 

En total, se otorgaron 10 millones de dólares adicionales en sobornos. Para no dejar tanto dinero en las oficinas, las entregas eran puestas a disposición del grupo del PAN el mismo día o un par de días después. 

Grupo Higa, el favorito de Peña

En el sector de la construcción impulsaron a Grupo Higa en la adjudicación de proyectos de ingeniería y obra. Esto funcionó hasta que estalló el escándalo de la Casa Blanca. 

Después de la Casa Blanca, Juan Armando Hinojosa se dedicó a intermediar entre empresas de construcción, SCT y Pemex. Es de mi conocimiento -por voz propia de Juan Armando Hinojosa-, que recibía este tipo de comisiones que, normalmente, oscilaban entre el 2 y el 5% del total del costo final de las obras. Dichos montos eran entregados en efectivo a Juan Armando Hinojosa y éste, a su vez, los compartió -también en efectivo- con Enrique Peña Nieto. 

La presión que ejercía Juan Armando Hinojosa era indecente, siempre afirmando que era un acuerdo con su socio, el presidente Peña Nieto. 

***

Hinojosa me refería en las reuniones que él había salvado el pellejo a Luis Videgaray, ya que para pagar la adquisición de la casa de Malinalco, las obras de arte que había dado en pago Videgaray se las había proporcionado también él. Esto lo mencionaba para ejercer presión sobre mí, mostrando su poder, debido a la cercanía con Enrique Peña Nieto. 

***

(…) De forma asombrosa, el presidente decidió cancelar el proyecto del tren México-Querétaro. Antes de dicho anuncio me llamó el presidente a su habitación para informarme sobre el inminente anuncio. Yo le dije que eso significaba destruir relaciones entre ambos países, por lo emblemático del proyecto para el gobierno chino. Al preguntarle la razón de la cancelación me dijo: “es que tenemos un problema Videgaray y yo porque Higa le facilitó la casa de Malinalco a Luis y a mí me está apoyando con otra casa”. 

Ante esto, yo le sugerí simplemente excluir a grupo Higa del proyecto, pero él prefirió sacrificar el proyecto y la relación con China, para intentar esconder el tema de las casas. 

El regalo del ‘góber’

En el marco de las celebraciones del Día de la Marina en Veracruz, el entonces gobernador Javier Duarte se le acercó en las escalinatas del avión presidencial y le entregó una carpeta al presidente. Yo sabía de la relación estrecha entre ambos, pues hacía tiempo que Videgaray me había instruido ‘facilitar’ diversos tipos de combustible al gobierno de Duarte.

(…). Al subir al avión presidencial, Enrique Peña Nieto nos dijo: ‘Miren lo que me regaló el góber’, mostrándonos en esos momentos la parte inferior de la carpeta. Ahí aparecían las fotos de un Ferrari con el texto: ‘Este Ferrari perteneció al presidente López Mateos’ y a un lado estaban las llaves del auto. 

Enrique Peña Nieto le pidió al mesero de a bordo abrir un par de botellas de Vega Sicilia “para celebrar esta exitosa gira”. 

El fotógrafo del presidente

Al inicio de la gestión de Peña Nieto como presidente de la República, éste me instruyó a coordinarme con el secretario técnico del gabinete, de nombre Roberto Pradilla Domínguez, de cara a que Pemex contratara los servicios de un fotógrafo. Durante la reunión con Pradilla, éste me comentó que se iniciaría la construcción de una casa, ubicada en el Estado de México, para cuando el presidente concluyera su mandato, y que ésta contaría con un ‘Museo del Presidente’, de tal forma que el fotógrafo se encargaría de tomar las fotografías de los eventos relevantes. 

(…) El contrato del fotógrafo sería por un monto de entre dos y tres millones de pesos mensuales. (…) Pemex continuó pagando los honorarios del fotógrafo, hasta que fuimos observados por contraloría y ya no era sostenible. 

(…) En el marco de una cena en Los Pinos, y encontrándose Antero Rodarte en estado de ebriedad, me dijo que ‘estaba hasta la madre de lo poco que le pagaban, en comparación con las maletas llenas de fajos de billetes que él tenía que resguardar en la bodega del ‘Museo de Peña’. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.