Colombia o México 'no tienen alternativa' a seguir con la guerra antidrogas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Países como Colombia o México 'no tienen alternativa' a seguir con la guerra contra las drogas: expresidente Rafael Pardo

El colombiano Rafael Pardo fue uno de los políticos que tuvo que lidiar con la lucha contra el tráfico de narcóticos, una guerra dirigida por Estados Unidos que, según él, países como Colombia o México no tienen otra opción que acoger.
21 de junio, 2021
Comparte

Han pasado 50 años y la guerra contra las drogas sigue sin ganarse.

Este mes se cumple medio siglo desde que el entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, declarara una lucha frontal contra el tráfico ilegal de estupefacientes.

Una política interna de Washington que marcó profundamente a Colombia, México y otros países de América Latina.

El político colombiano Rafael Pardo es quizá una de las personas que más de cerca vivió esa guerra en la región.

Con 30 años entró al gobierno como consejero de paz y entre 1991 y 1994 fue ministro de Defensa durante el gobierno de César Gaviria.

Desde ahí tuvo que enfrentar al poderoso cartel de Medellín, al mando de Pablo Escobar. En esos años el narco fue detenido como parte de una amnistía, se escapó de la cárcel y mantuvo una lucha violenta contra el Estado que dejó cientos de víctimas y terminó con su muerte en 1993.

Rafael Pardo

AFP
Rafael Pardo ha sido miembros del establecimiento político durante décadas en Colombia, pero además ha sido escritor de varios libros, entre ellos “La guerra sin fin”.

Pardo luego fue periodista, candidato a la presidencia y a la alcaldía de Bogotá, ministro de Trabajo y ficha clave del proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Su libro “Guerra sin fin” sobre el tráfico de narcóticos se publicó el año pasado por la editorial Planeta.

A propósito del aniversario del anuncio de Nixon, Pardo habló con BBC Mundo.


Usted hizo parte fundamental del establecimiento político que luchó contra el narco durante décadas. ¿Cree que se equivocaron en algo?

En los años 80 ya había pasado el boom de la marihuana y empezaba el de la cocaína. Los carteles estaban en auge. Hoy ya no existen. Pablo Escobar y su cartel de Medellín ya no están y el cartel de Cali fue extraditado.

Cuando era ministro de Defensa, entre el 91 y el 94, fumigamos la amapola y Colombia hoy es un productor marginal de ese producto base para la producción de heroína.

La prioridad era librarnos de narcoterrorismo y nos libramos.

¿Tenían o tienen países como Colombia o México una opción distinta a seguir y apoyar la política antidrogas de Washington?

Nuestros países no tenían ni tienen alternativa a seguir con la guerra contra las drogas.

Es clave, antes y ahora, estar en sintonía con Estados Unidos, porque su influencia nos marca en todo sentido: económico, militar y político.

Y en este gobierno (de Estados Unidos) de Joe Biden no se muestra ningún signo de cambio.

¿Qué impacto tuvo el narcotráfico en la economía colombiana?

La revaluación del peso es uno, y eso le restó competitividad a la economía legal, porque quitó los incentivos para exportar. Colombia sería un país más próspero si no hubiera narcotráfico.

El dólar callejero está tradicionalmente más bajo que el dólar en las casas de cambio o en los bancos.

Pero además hay un efecto cultural. La riqueza fácil, la idea de que todo vale para enriquecerse, marcó a este país. Hasta en los colegios hay cierta admiración por los narcos.

El narcotráfico ha sido una desgracia para Colombia.

Campesino cocalero

AFP

Sabemos que no solo en Colombia, sino en Perú y México, importantes dirigentes políticos recibieron dinero de esa industria. ¿Hasta qué punto el narcotráfico se convirtió en un eje de la política?

Hay un ejemplo en Colombia que prefiero no nombrar. Mejor sí lo nombro: Ernesto Samper (presidente entre el 94 y el 98 cuya campaña presidencial recibió dineros del narco).

¿Quién se ha beneficiado de la guerra contra las drogas?

Los narcos y las agencias antidrogas.

En Colombia se han intentado todo tipo de estrategias para sustituir cultivos ilegales por legales. Pero ¿tiene sentido seguir insistiendo en esas estrategias mientras las drogas sean el negocio más rentable para un campesino?

Sustituir es la opción más sostenible para los campesinos, que son el eslabón más débil, el que menos gana. No hay un solo campesino rico. Solo sobreviven.

Las ganancias no están ahí, sino en los intermediarios.

Pero ¿sustituir es mejor opción que legalizar?

No es tan sencillo. Hay que atacar los problemas que sustentan las actividades de drogas: pobreza, informalidad, exclusión.

Luego romper el prohibicionismo con políticas de descriminalización a pequeñas dosis y de salud pública que ataquen la adicción.

Eso debe ir de la mano de cooperación internacional, porque un país productor no supera este trauma solo.

Guerra contra las drogas

AFP

¿Cuánta responsabilidad se le puede atribuir al narcotráfico en la persistencia de problemáticas como la criminalidad, la sobrepoblación carcelaria o la corrupción en América Latina?

La criminalidad está altamente relacionada con la droga.

La sobrepoblación carcelaria tiene que ver con jóvenes que en su mayoría son acusados de tráfico de drogas.

La corrupción en sentido estricto no tiene que ver con drogas, pero la cultura del “todo vale” es un incentivo para la corrupción.

¿Qué opina de la iniciativa del gobierno de Iván Duque de volver a hacer aspersiones con glifosato para erradicar cultivos de coca?

Estoy a favor de la aspersión para el cultivo de amapola, que es una mata más débil. Pero la coca es más fuerte. La amapola requiere de una aspersión mientras que la coca requiere múltiples aspersiones.

Estados Unidos, que ha estado 19 años en Afganistán, no ha fumigado nunca. Probablemente en Afganistán no tienen en cuenta los efectos cancerígenos, sino que reconocen que la efectividad no está probada.

Considerando los afectos cancerígenos del glifosato, el proyecto de Duque es una locura.

Primero porque su efectividad es nula. Segundo porque va a generar una agitación social en las zonas productoras.

Y tercero porque va a repercutir en costosas demandas legales al presidente, al ministro de Defensa y, en últimas, al Estado.

Es más fácil y más barato sustituir.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=W8JQbeOpsvY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Andrea Vega

Afuera de módulos de vacunación piden firmas para "ratificación" de mandato de AMLO

Personas con playeras de Morena o sin logos de partidos se acerca a quienes acaban de recibir la tercera dosis de la vacuna contra COVID y los invitan a participar en la consulta para la revocación de mandato.
Andrea Vega
15 de diciembre, 2021
Comparte

A la salida del macro módulo, en la Preparatoria 5 José Vasconcelos, en la Ciudad de México, ubicado para aplicar la tercera dosis de la vacuna COVID a los adultos mayores de 60 años, personas con camisetas de Morena, o sin vestir la de ningún partido, piden a quienes acaban de recibir la inmunización que participen, firmando, en la consulta para hacer realidad la “ratificación” de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Señoras en grupo o solas se acercan, equipadas con un celular o solo con hojas, a quienes salen del módulo de vacunación. Les piden que firmen para que, el próximo 10 de abril, se realice la jornada de la ratificación de mandato del presidente, ejercicio para el que se requiere recabar las firmas equivalentes al 3% del padrón electoral del país, de al menos 17 entidades.

Lee: CDMX y Tabasco: únicos estados que tienen el apoyo necesario para la revocación de mandato

Afuera del módulo de vacunación en la Prepa 5, en la alcaldía Coyoacán, las mujeres promoventes de la consulta, que cierra el 25 de diciembre, entregan folletos con la fotografía del presidente López Obrador y la leyenda #QueSigaAMLO ¡Firma para hacer realidad la ratificación de mandato!, e invitan a la gente a firmar.

De quienes acceden, las promoventes de la consulta toman primero una fotografía de su credencial de elector por los dos lados, después del rostro de la persona, y luego le piden que firme en una app, trazando su firma con el dedo, o en una hoja.

Fotos: Andrea Vega

De acuerdo con la página de información del INE, la revocación de mandato es un instrumento de participación solicitado por la ciudadanía (para esto se hace la consulta previa) para determinar la conclusión anticipada en el desempeño de la persona titular de la Presidencia de la República, a partir de la pérdida de la confianza.

Este ejercicio es una de las promesas que el primer mandatario hizo desde su campaña, bajo el argumento de que el pueblo pone, el pueblo quita, López Obrador aseguró que lo promovería para que la gente rarificara su mandato o lo quitara como presidente.

El Congreso, con mayoría del partido del primer mandatario: Morena y sus aliados, aprobó la creación de la Ley de Revocación de Mandato, que se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 14 de septiembre de 2021.

La ciudadanía que quisiera constituirse como promovente de la consulta para decidir si se hace el ejercicio para la revocación debió dar aviso de intención al INE entre el 1 y el 15 de octubre de 2021. Los promotores de la consulta pueden ser personas física o grupos de ciudadanas y ciudadanos constituidos en una organización o asociación civil. Aunque las de Prepa 5 traían en su mayoría camisetas de un partido político: Morena.

No todos los que salen de vacunarse en el módulo de la Prepa 5 se detienen a tomar el folleto de promoción de la consulta que les extienden las promoventes, otros lo agarran y siguen su marcha, algunos apresuran el paso mientras dicen: ya firmé, ya firmé”, unos más sí se detienen, ponen su firma y permiten que les tomen una fotografía a su rostro y su credencial de elector. En una hora, una de las señoras promoventes de la consulta logra recabar al menos diez firmas.

En otro de los centros de vacunación, ubicados en la capital del país, en el Centro Cultural Jaime Torres Bodet, en el IPN, no hay nadie pidiendo firmas para la consulta, pero en la Prepa 5 sí.

Te puede interesar: Es revocación y no ratificación de mandato, como promueve Morena

Quienes son abordados por las mujeres que promueven ahí la consulta dicen que adentro, en el módulo de vacunación, no les condicionan la dosis a que firmen para que se haga la revocación de mandato, quienes firman lo hacen porque quieren, aunque hay quien no tiene muy claro para qué está poniendo su firma.

“Me dijeron que si quería poner mi firma para que el 10 de abril se quede el mismo presidente, y sí firmé para que con mi voto gane el presidente”, dice la señora Emma Gómez.

Otra señora cuenta que le dijeron que la firma es para que el presidente López Obrador se quede otros tres años, “pero no te obligan a firmar ni te condicionan la vacuna, de hecho fue acá saliendo donde me pidieron mi firma y la fotografía de mi credencial de elector”.

La señora Rosa Ancira Jiménez dice que adentro, en el módulo de vacunación, no le dijeron nada de la firma para la ratificación de mandato. “Afuera sí están invitando, pero ya depende de uno. Me invitaron que si podía firmar para el mandato, si sigue Obrador o no sigue, y sí di mi firma, porque en los otros mandatos no veía nada, pero este año sí. A mí ha ido bien. Yo no tengo tarjeta de ayuda ni nada, pero mi mamá la tiene y de ahí me convida de su ayuda, despensa, por eso me ha ido bien”.

Úrsula, otra señora que acudió a vacunarse y que accede a la entrevista, dice también que adentro no dicen nada de la consulta para la revocación de mandato, pero a la salida sí invitan a la gente a poner su firma y permitir que le tomen una fotografía a su credencial de elector. “Allá adentro no piden eso. Acá afuera nos pararon para eso, y yo sí firmé”.

También la semana pasada, en la entrega de la pensión para adultos mayores, en el módulo instalado para esto en el Teatro Algarabía, en la explanada del Palacio Municipal de Tlalnepantla, en el Estado de México, personas vestidas con playeras de Morena o con ropa sin logos de partidos pedían a las personas, que salían después de cobrar su pensión, participar, poniendo su firma, en la consulta para la revocación de mandato.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.