Migrantes en Texas: 'Honramos a personas cuyas familias no saben que murieron'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Migrantes en Texas: 'Estamos honrando a personas cuyas familias aún no saben que han muerto'

San Antonio, una ciudad del sur de Texas cercana a la frontera con México, la migración está muy presente. Y muchos sienten como propia la tragedia de las 53 personas que murieron de calor en el remolque de un camión abandonado.
30 de junio, 2022
Comparte

“Mírenme: ¿a ustedes les parezco estadounidense? ¿Saben la de veces que me llamaron come-frijoles en el colegio? ¿Cómo vi a mi madre esclavizarse para conseguir unos papeles? Y me preguntan por qué estoy tan afectada”.

En la vigilia para recordar a los migrantes hallados sin vida el lunes en un camión abandonado en el suroeste de San Antonio, Texas, y a los que fallecieron después en hospitales de la ciudad —40 hombres y 13 mujeres, 53 en total—, Wanda Pérez Torrescano no puede ocultar su enojo.

“Es que estamos honrando a personas cuyas familias aún no saben que han muerto, que siguen esperando esa llamada que diga: ‘Mami, llegué a la frontera, estoy bien'”, dice enérgica, micrófono en mano, ante las decenas de congregados este miércoles en el céntrico parque Travis.

“Y lo sé porque yo he estado del otro lado del teléfono”.

Nacida en Ciudad de México y criada en San Antonio, no es la única que siente como propia la mayor tragedia migratoria que se recuerde en suelo estadounidense.

En un acto solemne similar, el día anterior, la hondureña Jessica recordó cómo ella misma estuvo en su día en la piel de los migrantes que ahora dejaron sin agua ni aire acondicionado en un remolque con una temperatura exterior de 40 grados.

“Yo vine aquí a los 14 años, también en un tráiler (18 wheeler) y perdí el conocimiento por el calor”, dijo con emoción durante la vigilia. Preguntada después si quería contar su historia a BBC Mundo, contestó: “Me sigue desencadenando muchas emociones. Aún tengo mucho que procesar y no me siento preparada para dar detalles”.

Mujer sostiene cartel durante vigilia.

Getty Images

Mientras eso ocurría en el casco histórico de San Antonio, otros honraban a los muertos en el mismo lugar en el que fue hallado el camión: un polvoriento camino entre un almacén de madera y la vía del tren, en un paisaje salpicado de ventas de autopartes.

Las primeras dos cruces —bien coloridas— las colocaron allí el martes Angelita Olvera, hija de un potosino, y Debra Ponce, quien advierte que “hay que tener un ojo en Texas, porque se van a cambiar los derechos civiles tal como los conocemos”.

Desde entonces, aquella esquina desangelada se ha llenado de flores y velas, como las depositadas por la hondureña Gabriela y sus dos hijas, y de carteles llamando al respeto y a la solidaridad. El artista Roberto Márquez, quien él mismo cruzó desde Tijuana a EE.UU. hace ya 40 años, pinta un mural que se da cierto aire al Guernica de Picasso.

Y es que la migración está muy presente en esta ciudad situada a apenas 250 kilómetros al norte de la frontera con México.

Señalización en la calle que en la que se encontró el camión.

Getty Images
Señalización en la calle que en la que se encontró el camión.

Ciudad clave en el tránsito migratorio

Expertos y organizaciones que BBC Mundo consultó para este artículo y funcionarios que pidieron no publicar su nombre describen a la urbe de 2,5 millones de habitantes como un “centro de tránsito”, un lugar estratégico en el que confluyen varias rutas migrantes, rodeado de autopistas que cruzan el país de norte a sur y de este a oeste.

Edward Reyna, un empleado de seguridad de la empresa maderera situada a escasos metros de donde fue dejado el camión, ya perdió la cuenta de las veces que ha visto a mexicanos y centroamericanos, entre gente de otras nacionalidades, saltar del tren que pasa por ahí mismo.

“Ya sabía que tarde o temprano alguien saldría lastimado”, le dijo a la BBC. “A los carteles que los traen no les importan nada”.

Los que él se encuentra durante sus guardias son los que no han sido interceptados por las autoridades migratorias.

En mayo la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) registró casi 240.000 “encuentros”, un tercio más que el mismo mes el año anterior.

Eso a pesar de que el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, lanzara en marzo de 2021 la Operación Lone Star y ese mayo emitiera una “declaración de desastre” que le permite desplegar la Guardia Nacional en la frontera y ahora cubre 53 condados. Todo ello para tratar de frenar el aumento de los cruces fronterizos, que él atribuye a las políticas migratorias del presidente Joe Biden.

La policía investiga un camión en el que fueron hallados 46 personas muertas.

Getty Images
San Antonio queda aproxidamente a 250 km de la frontera con México.

Pero los migrantes siguen llegando y transitando por el estado, algunos ocultos en camiones, un modus operandi muy específico —aunque no exclusivo— de esta zona fronteriza, le dice a BBC Mundo Guadalupe Correa-Cabrera.

Profesora de la Universidad George Mason de Faixfax, Correra-Cabrera lleva años estudiando las rutas migratorias, incluida la que transita desde Nuevo Laredo, en México, hasta Laredo, en EE.UU., a través de la aduana terrestre para mercancías más importante del hemisferio.

Eso mismo hace que sea imposible revisar toda la carga que cruza a diario por ese puente, explica la experta. “No hay cifras oficiales, pero se calcula que es menos del 5% lo que se llega a verificar”.

Aunque aclara que el tráfico de migrantes en tráilers no necesariamente arranca en México. En base a testimonios recopilados por ella misma, cuenta que en algunos casos los traficantes los recogen en camiones ya del lado texano.

Es lo que los investigadores del Departamento de Seguridad Nacional que lideran las indagatorias creen que ocurrió en el caso del camión abandonado el lunes, según le dijo a la agencia AP el congresista Henry Cuellar.

Niña deja flores en el lugar en el que se encontró el camión.

Getty Images

Los que se van, los que quedan

Vengan por la vía que vengan, por el medio de transporte que sea, gran parte de los migrantes que llegan a San Antonio suelen estar de paso, le confirman a BBC Mundo las autoridades migratorias. Suelen hacer noche en un espacio facilitado por distintas organizaciones que los apoyan o en el aeropuerto o la estación de autobuses.

Aunque hay quienes se quedan, como Lemi, un cubano que llegó hace cuatro años y trabaja de taxista en la ciudad. Su plan es, en algún momento del año que viene, irse con su mujer y su hijo de 11 meses a Florida.

O su compatriota Jose, quien tras pasar penurias en la selva del Darién, en Ecuador y otros países por los que transitó, cruzó a EE.UU. y se entregó a Migración el 25 de mayo, al día siguiente del tiroteo que dejó 21 muertos en una escuela primaria de Uvalde —una localidad a poco más de hora y media por carretera de la frontera—.

Nada más ser liberado se subió a un bus de la empresa Greyhound —en el que me contó su historia— dirección a la estación de San Antonio.

También se quedó en la ciudad, al menos de momento, Carlos, un emigrante venezolano de 34 años que, tras atravesar varios países, cuando llegó a la frontera sur de México decidió que la mejor manera de dirigirse al norte era en moto.

“En Monclova (en el estado norteño de Coahuila, que limita con EE.UU.) tuve un accidente, me operaron y ahora llevo una placa aquí”, dice señalando el muslo izquierdo.

Mientras recupera fuerzas en la pierna para poder trabajar, aguarda en la Posada Guadalupe, que gestiona el padre Phil Ley.

Originario de Indiana, instaló el primer albergue para migrantes en San Antonio hace 16 años. “Empecé a recibir a personas enviadas de hospitales, porque estaban lesionadas o eran diabéticas y necesitaban diálisis. Hasta que un abogado (especializado en migración) me pidió permiso para albergar a un cliente que acababa de cumplir los 18 años y ya no podía estar en el Centro de Detención para menores del ICE”, recuerda para BBC Mundo.

“Así se corrió la voz entre otros abogados”, dice, y el suyo terminó siendo una casa de acogida especialmente para migrantes jóvenes. Este miércoles tenía a 21. “Mañana llega otro, y el sábado uno más”, cuenta.

Preguntado por lo ocurrido con el camión abandonado con los migrantes dentro, dice que es una desgracia que lo “entristece y enfurece al mismo tiempo”.

Son los mismos sentimientos que compartía Wanda Pérez con los asistentes a la vigilia este miércoles, los que sienten la tragedia como propia, los que expresaron todos aquellos que hablaron con BBC Mundo para este reportaje y describieron el suceso como un “asesinato en masa”.

“Tragedias como esta visibilizan el problema, mientras nos hacen pensar en cuán sofisticadas son estas redes, cuánta gente y dinero mueven, y qué poco sabemos de ellas”, cierra la investigadora Correra-Cabrera.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Iw8YMJx_rSM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
DIF Veracruz

En pandemia y con escuelas cerradas, Sinaloa, Veracruz y SLP compraron miles de desayunos escolares sin tener cómo distribuirlos

La mayoría de los alimentos adquiridos en Sinaloa, Veracruz y San Luis Potosí llegaban tarde, a punto de caducar o nadie podía entregarlos.
DIF Veracruz
Por Zedryk Raziel, Nayeli Roldán, Belem Angulo y Marcela del Muro
23 de mayo, 2022
Comparte

Los DIF de Sinaloa, San Luis Potosí y Veracruz gastaron mil 770 millones de pesos en la compra de desayunos escolares durante 2020 y 2021, aún cuando la pandemia de COVID-19 obligó a los alumnos a tener clases virtuales.

Con las escuelas cerradas, el proceso de distribución fue afectado y en algunos casos los maestros y padres de familia lo resolvieron con sus propios medios, pero en otros, los artículos nunca llegaron a los niños o los recibieron caducos; otros más fueron entregados a beneficiarios de distintos programas, eran vendidos en redes sociales e incluso terminaron como alimento para animales.

Se trató de la compra de 336 millones de artículos para desayunos escolares como bricks de leche, galletas, fruta deshidratada, barras de cereales, que conforman los ‘desayunos fríos’; y atún, sardina, harina, granos e incluso frutas, carnes y verduras para los ‘desayunos calientes’ que se sirven en los comedores escolares. 

Sin embargo, ni el gobierno federal ni los estatales previeron un mecanismo que asegurara la distribución de los alimentos mientras las escuelas estaban cerradas, pese a que ese era el punto final de entrega, ni para que el programa cumpliera con el objetivo de brindar alimentación a alumnos de educación básica, prioritariamente en zonas rurales y de alta marginación.

 Aunque este medio solicitó entrevistas con Diconsa y los DIF estatales al respecto, no hubo respuesta. 

Animal Político revisó cientos de documentos –contratos y órdenes de compra, facturas y actas de entrega-recepción en almacenes– y recogió decenas de testimonios tanto de padres de familia y maestros de las escuelas beneficiarias como de funcionarios estatales en Sinaloa, San Luis Potosí y Veracruz, que demuestran la pérdida de control gubernamental sobre la distribución y supervisión del programa en un periodo en el que los alumnos y los maestros se encontraban en confinamiento.

Los mayores contratos para la compra de desayunos fueron suscritos por Veracruz, que en los dos años de la pandemia adquirió 209.8 millones de productos por un monto de 1 mil 366.9 millones de pesos.

Le siguió San Luis Potosí, que firmó con Diconsa contratos por 221.2 millones en el mismo periodo para comprar, al menos, 24.4 millones de artículos de desayunos escolares. Por último, Sinaloa pagó 182.6 millones de pesos para la adquisición de 102.5 millones de productos.

Durante el ciclo escolar habitual, antes de la pandemia, los desayunos eran entregados por el proveedor en los almacenes estatales del DIF. Desde ahí eran distribuidos a las escuelas donde los directores y las asociaciones de padres de familia se encargaban de recibirlos, cotejar que su contenido estuviera completo y en buen estado, firmar las actas, distribuirlos y recabar los 50 centavos que los padres debían pagar por cada desayuno y entregarlos al DIF. 

Durante la pandemia, millones de artículos fueron entregados en los almacenes municipales del DIF, pero a partir de ese punto, las comunidades tuvieron que resolver la distribución con sus propios medios y la autoridad perdió el control de quiénes recibían los artículos.  

En una escuela del centro del municipio de Nogales, Veracruz, el director del plantel explicó que padres de familia tuvieron que cooperar para alquilar un flete por 800 pesos, pero cuando recogieron los productos, la leche en polvo -que forma parte de los desayunos escolares calientes- estaba caduca. Decidieron usarla como alimento para cerdos. 

“Cuando me entregaban tenía que darme a la tarea de conseguir un flete, porque ¿dónde iba a meter tantas cajas? Ese era el primer reto: conseguir el transporte para llevar (los desayunos) del ayuntamiento a la escuela. Tenía ese fin de semana para organizar, con la sociedad de padres de familia, la entrega de los productos”, comentó el director que solicitó hablar a condición de anonimato.

“De 46 cajas de leche en polvo que nos dieron (en 2020), fueron como 16 piezas las que ya estaban caducadas. Se les mencionó a los papás que esas bolsas de leche estaban caducas, entonces hubo uno que otro papá, que tienen animales, que dijeron que ellos así las podían ocupar; y entonces se les otorgaron. Nos dijeron que les servía mucho a los cochinos y que también a los animales de granja, y hubo varios papás que así se los llevaban”, detalló.

Sin una estrategia para atender específicamente a la población objetivo del programa, el 24 de marzo de 2020, la directora de Atención a Población Vulnerable, Nytzia Guerrero, envió un oficio a los directores de los DIF municipales para que los desayunos escolares fueran distribuidos a beneficiarios del programa de adultos mayores y personas con discapacidad, contraviniendo las Reglas de Operación, y sin que las autoridades supervisaran que el reparto de los bienes fuera neutral y sin fines proselitistas, máxime cuando estaba en curso el proceso electoral local 2020-2021.

 De hecho, en otro oficio de abril de 2020, el Ejecutivo estatal, a través de la directora del DIF, Rebeca Quintanar, pidió a los diputados de Morena “apoyar” en la distribución de los programas alimentarios en sus distritos electorales. Esta política emergente propició acusaciones de que los legisladores morenistas dieron un uso proselitista a los programas para promocionar su imagen. El órgano electoral local validó algunos señalamientos y ordenó medidas cautelares contra varios diputados.

En tanto en San Luis Potosí, se desperdiciaron más productos: 6 mil 500 kilogramos de harina caduca y 13 mil litros de leche, a días de descomponerse, terminaron en un almacén del DIF estatal ubicado en Periférico Norte número 5015, según consta en un acta de entrega-recepción firmada por la encargada municipal del programa de desayunos escolares obtenida por este medio vía transparencia. 

Aún con el mismo volumen de compra que antes de pandemia, en  Guasave, Sinaloa, cinco escuelas multigrado, donde un maestro atiende a alumnos de diferentes grados, no tuvieron desayunos en 2020 y 2021, pese a que el programa es una necesidad apremiante en esos ejidos, según aseguraron los directores entrevistados. 

“Aquí no nos llegó nada. Esta es una comunidad pequeña, con mucha marginación y los desayunos son una necesidad casi casi básica. El 60% de los alumnos no viene desayunado, sus padres son gente que trabaja en el campo, son jornaleros, ese es el único empleo”, dice uno de los profesores que pidió no publicar su nombre.  

Además, la pérdida de desayunos escolares no sólo ocurrió en los estados, sino también a nivel federal.

En 2020, el primer año de la pandemia, 2.8 millones de bricks de leche de 250 ml. caducaron almacenados en la planta Metropolitana Sur de Liconsa, en Valle de Chalco, según registró la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la auditoría de cumplimiento forense 330-DE.

Desayunos escolares: En Veracruz la verdura venía toda podrida

En junio 2019, al comienzo del gobierno del morenista Cuitláhuac García en Veracruz, el DIF Estatal suscribió un convenio marco mediante el que acordó que, por adjudicación directa, Diconsa sería su principal proveedor de productos para diversos programas alimentarios.

 Con base en dicho convenio, en junio y julio de 2020 -durante el primer pico de la pandemia- se firmaron dos contratos para la compra de desayunos fríos y calientes, el AD-009.20 y el AD-014.20, respectivamente, por un monto de 702.5 millones de pesos. 

 En abril de 2021 se suscribieron dos nuevos contratos, el AD-05.21 y el AD-07.21, por un monto de 664.2 millones de pesos. Meses después de la firma de estos contratos, en la entidad se implementó un modelo híbrido de retorno a clases presenciales.

 Los desayunos fríos contenían un brick de leche de 250 ml. y complementos como cereales, frutas y galletas. La modalidad caliente incluía carne de pollo, res y cerdo, verduras como ejote, zanahoria, chícharo y nopales, así como pastas, harina, arroz, frijol, atún y sardina en lata, aceite, leche en polvo y avena. 

En total, durante los dos años de pandemia, el gobierno de Veracruz adquirió 209.8 millones unidades de estos productos como parte del programa que debía beneficiar a estudiantes de educación básica, prioritariamente de zonas marginadas, de acuerdo con las Reglas de Operación publicadas en la Gaceta Oficial del Estado.

Ese mandato no se cumplió en todas las escuelas. 

Autoridades municipales detectaron la venta de paquetes de desayunos escolares a través de redes sociales, por lo que el DIF de Xalapa emitió un exhorto en agosto de 2020 “para reportar el uso incorrecto de este beneficio que debe llegar a niñas y niños”.  

En el preescolar Carlos Pereyra, del municipio de Ixtacozquitlán, maestros denunciaron que los productos perecederos que integran los desayunos -frutas, verduras y carnes- les llegaron descompuestos, por lo que tuvieron que tirarlos a la basura.

“En la semana que nos entregaban las despensas, era en esa misma semana que se tenían que repartir. Las mamás se tenían que organizar de inmediato, se quedaban ese día a separar los productos y al día siguiente entregaban. Luego (los productos) ya tenían para caducar unos ochos días, unos 15 días. La verdura nos la entregaban y se checaba que ya se estaba pudriendo, el rábano ya venía todo podrido. Luego nos mandaban cosas enlatadas, chícharo, zanahoria, eso igual ya venía echado a perder y se tiraba lo que se tenía que tirar y lo poco que se podía rescatar, se entregaba”, expuso una maestra de dicho plantel.

 “Había cosas que de plano ya no servían. Luego la carne que nos mandaban en sobre ya veía abierta y eso hacía que se apestara. Obviamente eso sí se tenía que desechar completamente”.

La docente relató que los padres de familia tenían que cooperarse para pagar hasta 250 pesos por un flete para que recogiera las despensas al DIF municipal, un gasto que resultaba innecesario tomando en cuenta que muchos productos tenían que ser desechados.

 La directora de una primaria ubicada en la comunidad de Sierra de Agua, en Nogales, Veracruz, relató que en 2020 y 2021 únicamente se les entregaron paquetes de desayunos en una ocasión cada año. Refirió que las autoridades encargadas del programa en el ayuntamiento decidieron almacenarlas y acumularlas para repartirlas en una sola entrega, lo que provocó que los productos fueran recibidos a punto de descomponerse. Los mismos padres de familia tuvieron que organizarse y usar sus propios vehículos para acudir por los alimentos.

“Lo que hicieron (los funcionarios) fue juntarlos y los tenían en una bodega. Me avisaron y convoqué a la sociedad de padres de mi escuela y ellos bajaron en una camioneta de batea, porque la verdad sí era bastante y ya estaban a punto de caducar las despensas que les dan, las leches, galletas, avena”, describió la docente, quien pidió no dar a conocer su nombre.

 “La encargada del DIF me llamó y me dijo que urgía que los papás fueran a recoger porque ya estaban por llegar más despensas y ya no tenían lugar donde acomodarlas y que también ya estaban por caducar las que tenían”.

 La directora afirmó que los productos no estaban almacenados en una bodega del DIF, sino en un domicilio particular cerca del palacio municipal.

“Ahí fuimos a recoger los desayunos. Los encargados del municipio de los desayunos escolares nos llevaron ahí”, dijo.

Sinaloa: pagos completos, entregas esporádicas

El DIF de Sinaloa hizo al menos cinco convenios con Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) para la compra de 102 millones de productos que conforman los desayunos escolares.

El volumen de los artículos comprados fue el mismo que en años previos y, según las actas, fueron entregados en los almacenes y las facturas fueron pagadas, pero al verificar la recepción en las escuelas, en algunos municipios no los recibieron durante toda la pandemia, o de forma esporádica. 

Aunque también hubo escuelas donde las entregas fueron en tiempo y forma, ni siquiera la autoridad supo si la totalidad de productos llegaron a las manos de los alumnos, como habitualmente ocurría con las escuelas abiertas. 

Concepción Zazueta Castro, directora de DIF Sinaloa 2017-2021 y actual diputada local por el PRI, explicó que mantuvieron los convenios con Diconsa e hicieron el mismo volumen de compra porque “el DIF nacional nos pedía ese padrón, entonces el padrón lo enviamos nosotros, en base al padrón que existía nosotros estábamos haciendo las compras aun estando la pandemia y aun no habiendo clases, ¿por qué? porque estaban identificadas las niñas y los niños que eran beneficiados”. 

El pago total por al menos cinco convenios ascendió a 182 millones 611 mil pesos. El primero fue el número CE-COL-320-2020, firmado el 24 de marzo de 2020 con un monto previsto de 8 millones 381 mil pesos por la compra de fruta y verdura fresca hasta el 31 de diciembre de ese año. Este fue el único convenio que “solo se surtió el mes de marzo de 2020, por cierre de escuelas por la pandemia de COVID-19”, advierte el documento de pago.

Sin embargo, el mes siguiente, en abril de 2020, cuando los estudiantes ya estaban en confinamiento, el DIF de Sinaloa hizo otro convenio, el CE/COL/386/2020, para la compra de mini galleta integral sabor vainilla, polvorón sabor naranja, fruta deshidratada y cereal de trigo, con vigencia hasta diciembre, por un monto de 37 millones 592 mil pesos y que fueron pagados según consta en las facturas.

El más oneroso, con número CCV/221/2021, fue por 107 millones de pesos, con vigencia del 8 de marzo al 31 de diciembre de 2020, por la adquisición de los mismos insumos de desayunos, más bricks de leche que sumaron 29 millones 218 mil productos.

Empleados de siete almacenes municipales aseguraron que los productos llegaron de manera habitual, salvo retrasos de un par de semanas en algunas ocasiones, y con el mismo volumen que antes de la pandemia. Sin embargo, en el municipio de Salvador Alvarado, al inicio del confinamiento, los maestros no querían hacerse cargo de los productos con las escuelas cerradas, hasta que el DIF presionó a los supervisores de zona para convencer a los directores de recibirlos. En Ahome, incluso, entregaron en los domicilios de los profesores, relatan.

Aunque las compras se hicieron de forma habitual, en cinco escuelas de Guasave no recibieron desayunos ni una sola vez entre 2020 y 2021. Así lo narraron maestros de las primarias Fernando Montes de Oca, Agustín Ramírez, 21 de Febrero y Cinco de Mayo. 

En el preescolar Francisco Gabilondo Soler de Culiacán, la directora Tania Beltrán aseguró que a veces hubo retrasos en las entregas o les llevaban lo acumulado en algunas ocasiones, pero en otras solo recibían lo correspondiente al bimestre. Mientras que los desayunos que “sobraban” porque los padres no iban a recogerlos, los vendían a personas externas para no desperdiciarlos.

En la primaria Bicentenario de Culiacán solo se entregaron cada tres meses, aunque la entrega habitual era bimensual, informó la directora Carmen Núñez, y el preescolar Belisario Domínguez solo recibió cada seis meses, dijo la directora Gisela Machado.  

Otras 10 escuelas consultadas de Mazatlán, Culiacán, Navolato y Ahome, aseguraron haber recibido desayunos durante 2020 y 2021 sin contratiempos cada dos meses y todas las familias los recogieron en las escuelas, citándolos en diferentes horarios.

SLP: “Regalé las galletas antes de descomponerse”

En San Luis Potosí, hacia el final de la administración del priista Juan Manuel Carreras, el DIF Estatal suscribió en 2020 y 2021 dos contratos con Diconsa para la compra de desayunos escolares fríos y calientes.

 El 13 de abril de 2020, apenas dos semanas después de declarada la emergencia sanitaria y ordenado el cierre de todas las escuelas por la pandemia de COVID-19, el gobierno estatal firmó el contrato CCV/444/2020, mediante el que pagó 152.4 millones de pesos para la adquisición de 24.4 millones de productos alimenticios del programa de desayunos fríos y calientes.

Los desayunos fríos incluyen 1 litro de leche descremada, barra de avena, cereal integral, granola con avena y barra de amaranto con fruta. El desayuno caliente -que se entrega a planteles con comedores- está integrado por leche, harina de maíz, arroz, frijol, pasta para sopa, atún y sardina en lata, avena y aceite vegetal.

 El 25 de marzo de 2021, cuando estaba en curso la tercera ola de COVID y las escuelas del estado continuaban cerradas, el gobierno potosino suscribió un nuevo contrato (el Co04-DIF-CAASPE-AD-01-2021) para adquirir desayunos escolares fríos por 68.8 millones de pesos.

Facturas obtenidas a través de solicitudes de transparencia confirman que el DIF Estatal hizo a Diconsa todos los pagos correspondientes a los contratos. También fueron recibidos los productos en los almacenes de los DIF municipales, aunque en algunos se registraron faltantes de los productos y alimentos a punto de caducar.

Por ejemplo, en el acta de entrega-recepción del 17 de junio de 2020, en el almacén de Moctezuma, se consignó la falta de 3 mil litros de leche descremada.

Además, en centros comunitarios que atienden a colonias de la periferia de San Luis Potosí se entregaron cantidades desproporcionadas de desayunos, equivalentes a lo que se distribuyó en municipios completos para decenas de escuelas.

Tan sólo en el Centro Comunitario Simón Díaz, en agosto de 2020, se repartieron 13 mil bricks de leche y 53 mil complementos alimenticios, equivalentes a lo repartido a todo el municipio de Matehuala.

En noviembre, en el Centro Comunitario Jacarandas y en la bodega del DIF capitalino en Periférico Norte 5015, fueron distribuidos, en cada punto, 63 mil bricks de leche y 252 mil complementos, lo doble de lo que se entregó a municipios completos como Ébano, Tamasopo o Ciudad Valles. En esta última bodega es donde se almacenaron miles de productos caducos, según la documentación obtenida.

De hecho, en 2021, durante el proceso electoral estatal, partidos políticos denunciaron el uso proselitista de programas sociales en Jacarandas y en Periférico Norte. Sin embargo, Óscar Valle Portilla, exdirector de Desarrollo Social del ayuntamiento en el trienio 2019-2021, aseguró que dichos almacenes se eligieron como puntos estratégicos de distribución, y dijo que el reparto de productos se hizo “casa por casa” y sin fines políticos.

 “Nos hicieron un video burlándose: ‘mira, se están robando los desayunos porque no hay clases’. Ajá, sí, y la gente desesperada en sus casas. (…) Lo que se les olvida es que nunca dejó de haber clases: había clases en las casas. Al final del día, las mamás tenían que darle de comer a los niños ¿no?”, declaró.

Mientras los paquetes de desayunos escolares se agolpaban en las bodegas y los Centros Comunitarios, los alumnos recibían productos a punto de caducar, como en el Centro de Atención Múltiple de Axtla de Terrazas, en la capital de San Luis Potosí, donde sólo recibieron una entrega en 2020 y otra en 2021.

“A mi hijo le daban desayunos fríos. Solo nos dieron dos veces en pandemia. Y nos citaban en las escuelas a las mamás para que pudiéramos recibir los desayunos. Era un paquete y medio de leches, como 18 leches (de un litro), y cereales, era como una bolsa de mano. Algunos (productos) ya estaban muy próximos a caducar. Las leches como quiera se consumen rápido, pero las galletas no. Yo las tuve que regalar a otros niños para que se pudieran aprovechar”, relató Nallely, madre de un niño en preescolar.

En las dos ocasiones que recibieron el apoyo en esta escuela en toda la pandemia, los maestros, con sus propios recursos, se encargaron de llevar los alimentos a los niños en las visitas que hacían a las comunidades para dar seguimiento al desempeño estudiantil, declaró una docente del plantel.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.