Neil Parker, el senderista que arrastró su pierna rota durante 2 días antes de ser rescatado - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Neil Parker, el senderista que arrastró su pierna rota durante 2 días antes de ser rescatado

El australiano de 54 años caminaba solo por un bosque cuando resbaló y se precipitó por una cascada de seis metros, fracturándose la pierna y la muñeca. Como se le había perdido el teléfono, pensó que su mejor opción era gatear hasta un claro.
18 de septiembre, 2019
Comparte

Tras precipitarse por una cascada de seis metros, Neil Parker tuvo que arrastrar su pierna fracturada durate dos días, hasta que fue rescatado.

Le ocurrió cuando caminaba solo por un bosque de Brisbane, una ciudad del oeste de Australia, el domingo.

El senderista de 54 años resbaló y se rompió, además de la pierna, una de sus muñecas.

Durante la caída perdió su teléfono, por lo que pensó que pensó que sería más probable que lo rescataran si caminaba hasta un claro del bosque.

Después de una lenta y angustiante travesía, logró llegar a un descampado y fue avistado por los rescatistas.

“Avanzaba como un metro o metro y medio, y tenía que parar y descansar”, le dijo a reporteros desde la cama del hospital en el que se recupera.

“No podía creerlo. Fueron solo tres kilómetros, pero dos días recorrerlos. Pensé que nunca llegaría”.

Estrategia para un autorrescate

Parker había planificado una excursión de tres horas por el monte Nebo cuando las rocas sobre las que caminaba se desplomaron ocasionando su caída cascada abajo.

“Resbalé por unos 20 metros, luego rodé hasta estrellarme contra una roca y aterricé en el fondo de la catarata”, dijo.

“Luego pensé que la única forma de ser rescatado era autorrescatándome”.

Map

BBC

Como senderista experimentado, Parker llevaba consigo un kit de primeros auxilios que incluía vendas, que uso junto con sus bastones de montañismo para entablillarse la pierna rota.

También tenía analgésicos y agua, pero poca comida: apenas unos fruto secos y una barra energética.

El excursionista gateó y arrastró la pierna “pulgada a pulgada” para llegar al descampado.

“Tuve que cargar con mi pierna —y las piernas son muy pesadas cuando el hueso está cercenado— sobre las rocas, apoyándome en el brazo sano y en el codo del otro (ya que tenía una muñeca rota). Fue una lucha constante”, dijo.

Pensar en su familia fue lo que le dio fuerzas para continuar. “Quiero estar presente para mis hijos”.

Parker fue finalmente divisado por un helicóptero que lo elevó hasta un lugar seguro el martes. Luego fue trasladado a un hospital en Brisbane.

La cirujana ortopédica Nicola Ward le dijo a la cadena de televisión Australian Broadcastin Corporation que Parker estaba recuperándose “muy bien”.

“Nunca había escuchado de un esfuerzo como este para sobrevivir con dos miembros fracturados”, reconoció la especialista, y agregó que le quedan al menos ocho semanas de recuperación.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Q1lQs-2WzNY

https://www.youtube.com/watch?v=tuYURBKMZzc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Archivo / Cuartoscuro

"Eres un foco de infección": habitantes de un pueblo en Nayarit impiden a enfermera entrar a su casa

La enfermera pidió ayuda a policías municipales, pero éstos apoyaron a los habitantes y solo la escoltaron para que sacara sus cosas.
Archivo / Cuartoscuro
10 de abril, 2020
Comparte

Habitantes del pueblo de Lo de Marcos, en Nayarit, prohibieron el paso a una enfermera que labora en el Hospital General de San Francisco y la obligaron a abandonar su casa bajo el argumento de que puede contagiarlos de COVID-19.

Mel Morado Ro, como aparece en Facebook, acusó que cuando salió del hospital y estaba por llegar a su casa para descansar, los habitantes de Lo de Marcos le impidieron la entrada en una forma agresiva diciéndole que era “un foco de infección”.

Lo de Marcos, es un pequeño poblado perteneciente al municipio de Bahía de Banderas.    

En su publicación, la enfermera señala que desde hace días las personas de Lo de Marcos y pueblos aledaños realizan cercos para evitar la entrada de turistas extranjeros, pero nunca imaginó que también actuarían contra el personal de salud.

Lee: Sin visitas, insumos ni sana distancia: el panorama de la cárceles frente al COVID-19

“Me dijeron: ‘Si entras ya no sales, ¡hazle como quieras!’ ‘Lo siento “mijita” pero al pueblo no entras, o entras pero ya no sales y si es al Hospital de San Pancho ¡menos!’”, se lee en el relato de la enfermera. 

Además le dijeron que era una persona peligrosa para el pueblo, al mismo tiempo que se alejaban de ella.

Ante esto, la enfermera pidió ayuda a unos oficiales municipales, quienes según ella, apoyaron a los pobladores y le dijeron que no podían ayudarla y que se tendría que ir del lugar e incluso solo le ofrecieron escoltarla hasta su casa pero para sacar sus cosas. 

Desesperada, llamó a una de sus compañeras en el hospital, quien acudió al lugar, grabó un poco de lo sucedido y llamó a más colegas para apoyarla.

En el video se observa a uno de los pobladores diciendo a la enfermera: “Si puedes entrar, entras y te quedas ahí”, y argumentando que su reacción es por miedo y preocupación. 


Finalmente, la enfermera decidió entrar al pueblo para sacar sus cosas y retirarse ya que “en esa situación, ¿cómo iba a quedarme tranquila en casa?, ¿cómo iba a pasar la noche sin pensar en que no podrían hacer algo para agredirme después de todo lo sucedido?”.

La enfermera lamenta que sucedan este tipo de actos cuando ellos solo trabajan para hacer el bien sin importar de qué poblado vengan los pacientes o la enfermedad que padezcan.

“Me duele horrible, me da mucha impotencia e incluso me hicieron caer en las lágrimas por el hecho de saber que no podemos portar nuestro uniforme para llegar a nuestros centros de trabajo porque ya es motivo para que alguien nos agreda”, expresó.

Horas después, el presidente municipal de Bahía de Banderas, Jaime Cuevas, pidió a la población no actuar de esta forma contra el personal de Salud.

En un video grabado en el Hospital de San Francisco, Cuevas aseguró todos los trabajadores de esta unidad cuentan con el equipo de seguridad necesario para evitar algún contagio.

“Ellos son los únicos que te van a defender si tienes una enfermedad (…) también tienen familia y también quieren quedarse e casa, sin embargo están asumiendo ese riesgo para atenderte y cuidarte (…) por favor sé respetuoso con el personal de salud”, señaló Cuevas.

Otro caso en Mérida

En la ciudad de Mérida, una mujer denunció que un sujeto tiró café hirviendo contra su mamá cuando salía del hospital donde trabaja como enfermera.

Lola Tun, como se identifica en Facebook, señaló que el agresor tiró la bebida caliente en la espala de su mamá mientras le gritaba que los contagiaría a todos.

Lee: COVID-19: Personal médico se aísla de su propia familia para atender a pacientes y evitar contagios

La mujer acompañó la publicación con fotografías de la espalda de su mamá donde se ve la zona donde fue vaciado el café.

Además acusó que su madre y otros profesionales de la Salud hacen frente a esta contingencia “sin tener lo necesario” para su protección e incluso “dando de su dinero para comprar” el equipo necesario. 

La mujer resaltó que su mamá lleva años trabajando como enfermera y que fue de las pocas que decidió seguir trabajando en dos instituciones “a pesar de estar enferma y tomando inmunosupresores y ¿es así cómo le agradecen?”.

También se dijo frustrada por este tipo de actos y contó que su madre “llegó muy asustada a casa” después del ataque.

Sobre el agresor detalló que escapó pues aventó el café sin bajarse de su automóvil.

“Ver a mi madre devastada emocionalmente, cansada de las humillaciones que recibe del pueblo por el que ella está peleando. La sociedad yucateca está podrida (…) está lastimando a los profesionales de la salud que están en la batalla en estos momentos atendiendo enfermos”, finalizó.

Apenas hace unos días, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) ser empáticos y solidarios con el personal de salud que labora en instituciones públicas y privadas.

Mónica Maccise Duayhe, titular de Conapred, señaló el personal médico es el segundo grupo, después de los pacientes con COVID-19, en ser víctimas de acciones concretas de violencia y rechazo.

“Esto es muy delicado porque ellos están haciendo un esfuerzo enorme para poder trabajar en cualquier condición en esta contingencia y merecen todo nuestro reconocimiento y toda nuestra reciprocidad”, señaló Maccise Duayhe.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts