close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los países de América Latina donde más ha crecido la obesidad

Los hombres de Argentina, Uruguay y Chile se sitúan en lo más alto del ranking en cuanto a porcentaje de obesos. Les sigue muy de cerca México.
14 de mayo, 2019
Comparte

Un fantasma recorre Latinoamérica. Es la epidemia de obesidad.

Llega, como en cualquier otro rincón del mundo, de la mano de la alimentación de baja calidad, los productos procesados y el estilo de vida sedentario.

Además, dicen los expertos, está muy vinculada al perfil socioeconómico de cada país.

Y, en contra de lo que se creyó durante mucho tiempo, los datos demuestran que la obesidad avanza más rápido en las poblaciones rurales que en las ciudades.

No es un problema exclusivamente regional: de media, la población mundial ha engordado entre 5 y 6 kilos por personaen los últimos 31 años, según un estudio del Imperial College de Londres que analizó el peso de más de 112 millones de personas en 200 países del mundo entre 1985 y 2016.

Los investigadores esperan que sus hallazgos ayuden a orientar las políticas públicas de lucha contra la obesidad, cuyas consecuencias van desde cáncer, diabetes, enfermedades respiratorias crónicas y problemas cardiovasculares de todo tipo.

Gente obesa

Getty Images
Uno de cada cuatro hombres en Argentina, Uruguay, Chile o México es obeso.

Una persona obesa se define como alguien con una alta proporción de grasa corporal y un índice de masa corporal (BMI) de más de 30.

Y varios países de América Latina figuran entre aquellos que han registrado un mayor aumento del índice de masa corporal de sus habitantes, así como en el porcentaje de obesos.

Obesidad en los hombres

Si analizamos los datos país por país, los hombres de Argentina, Uruguay y Chile se sitúan en lo más alto del ranking en cuanto a porcentaje de obesos.

Les sigue muy de cerca México.

Evolución de la tasa de obesidad de los hombres en los últimos 31 años. En Latinoamérica. Los países están ordenados de mayor a menor tasa de obesidad en la actualidad.

Efectivamente, mientras el porcentaje de hombres obesos sobre el total de la población masculina es del 28,2% en Argentina, en Uruguay es del 25,8%, del 25,7% en Chile y del 25,1% en México.

En otras palabras, al menos un cuarto de los hombres en estos países son obesos.

“Chile, Argentina, Paraguay y México comparten un patrón: su obesidad se da tanto en las zonas rurales como en las urbanas y tanto en mujeres como en hombres”, destaca además Jaime Miranda, profesor investigador de la Universidad Cayetano Heredia en Perú.

Hombre obeso

Getty Images
En Costa Rica, República Dominicana y Haití es donde la obesidad entre hombres ha avanzado más rápidamente.

En el otro lado de esta lista, se encuentran los hombres de Guatemala, Ecuador y Bolivia, que cierran la tabla.

Mayor aumento

Los países donde la obesidad en los hombres ha avanzado con mayor rapidez en los últimos 31 años, sin embargo, son, por ese orden, Costa Rica, República Dominicana y Haití.

El porcentaje de hombres obesos ha aumentado más en esos 3 países que en el resto de la región, aunque seguidos muy de cerca por México y Argentina.

Y República Dominicana comparte con Perú el dudoso honor de ser uno de los países del mundo con mayor aumento del índice de grasa corporal entre los hombres: más de 3,1 kg/m2.

(Perú, sin embargo, registra el menor aumento en porcentaje de obsesos del continente).

Países en los que la obesidad de los hombres ha crecido más . . Aumento del porcentaje de hombres obesos sobre el total de la población masculina.

Obesidad en mujeres

En el caso de las mujeres, el mayor porcentaje de obesas con respecto al total de la población femenina se encuentra en República Dominicana y México, con un 35,4% y un 34% respectivamente.

Pero lo llamativo de estos datos, es que de los 20 países de la región, en 9 de ellos, una de cada tres mujeres ya supera un peso que los médicos consideran obesidad.

Esa cifra equivales a un tercio de la población femenina.

Chile, Uruguay, Cuba y Costa Rica se sitúan en un segundo escalón de este ranking con porcentajes de obesidad femenina que van del 32 al 31,2%.

En el otro espectro de la tabla encontramos a Ecuador, Perú y Paraguay con un 25,6%, 25,1% y 24,4% respectivamente.

Evolución de la tasa de obesidad de las mujeres en los últimos 31 años. En Latinoamérica. Los países están ordenados de mayor a menor tasa de obesidad en la actualidad.

Mayor aumento

Por su parte, los países donde la obesidad en las mujeres ha avanzado con mayor rapidez en los últimos 31 años son, por este orden, Haití, República Dominicana, Costa Rica, Salvador y Honduras.

Este último país es, junto a Egipto, aquel en el que las mujeres han aumentado más su índice de masa corporal: 5 kg/m2.

Y en casi todos una constante es que se ha pasado de malnutrición a un consumo intensivo de alimentos no saludables.

“Estamos hablando de la comida procesada”, puntualiza a BBC Mariachiara Di Cesare, profesora del Imperial College que participó en el estudio.

De hecho, lo más chocante es que la obesidad convive con la desnutrición en extensas áreas de la región.

Países en los que la obesidad de las mujeres ha crecido más . . Aumento del porcentaje de mujeres obesas sobre el total de la población femenina.

En América Latina, la diferencia entre las tasas de obesidad en el campo y en la ciudad también se está reduciendo a ritmos veloces, pero este es un fenómeno que se da sobre todo entre las mujeres.

“En este tema puede haber algunas cuestiones de género, pero no podemos afirmar nada con seguridad. Habría profundizar en este fenómeno con más estudios y análisis”, reconoce Di Cesare.

Las principales causas

Para la profesora Di Cesare, es probable que esto se deba a que “desarrollo económico en las áreas rurales ha reducido el gasto energético de las mujeres”.

“Hoy la tasa de obesidad es más alta en las zonas rurales que en las urbanas y esto se debe en primer lugar a la irrupción de los alimentos procesados, listos para consumir, que son altamente sabrosos y aportan gran cantidad de calorías”, explica por su parte Catterina Ferreccio, profesora titular de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Alimentos procesados

Getty Images
Los alimentos procesados son ricos en azúcares y grasas.

Estos alimentos son ricos en azúcares refinadas que provocan adicción y además, dice, son fáciles de digerir para niños y adultos, satisfacen el apetito con menor costo y esfuerzo que lo que se requiere para una dieta saludable.

Y en su análisis sobre el terreno, Ferreccio observó que con la llegada de los supermercados y las cadenas de proveedores han ido cerrando los pequeños almacenes de verduras y frutas y las pescaderías que estaban cerca de la población.

Cree que esos supermercados están dominados por alimentos altamente procesados, ricos en azúcares y grasas.

“Este nuevo ambiente alimentario prevalece en los barrios de bajo nivel socioeconómico de América Latina, tanto en zonas urbanas como en pequeñas ciudades o zonas rurales, y es el primer determinante del desbalance calórico que explica la obesidad”, dice.

Mujeres en Perú

Getty Images
Las mujeres en las zonas rurales también están haciendo menor actividad física.

El segundo factor que está espoleando la obesidad en América Latina es la mecanización de la mayoría de los sistemas productivos y el aumento de los vehículos motorizados.

“Esto disminuye el uso de calorías a través de la actividad física, agravando aún el desbalance calórico”, dice a BBC Mundo la profesora Ferreccio.

“Los retos que se vienen para la región van a ser grandes. Estamos hablando de vivir con cáncer, con diabetes, con hipertensión o infartos cerebrales a edades más tempranas“, advierte Miranda.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pXpSgVrh0_0

https://www.youtube.com/watch?v=ZEX-s3z3Vp8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

Discriminación, maltratos e incertidumbre: las quejas de policías federales ante CNDH

Advierten que son tratados en condiciones desfavorables por los militares, pese a que ellos sí cuentan con formación policial. Entre los afectados hay un grupo de agentes con discapacidad.
Cuartoscuro Archivo
12 de julio, 2019
Comparte

La crisis por la desaparición de la Policía Federal (PF) llegó a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Un grupo de agentes presentó una queja formal ante dicho organismo, en la que alertan sobre múltiples violaciones a sus garantías individuales: desde tratos discriminatorios, pasando por inseguridad legal, hasta incertidumbre laboral.

En la denuncia se responsabiliza de dichas irregularidades a autoridades de tres dependencias: la propia Policía Federal, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, y la Secretaría de la Defensa Nacional.

La queja se presentó luego de dos semanas de manifestaciones de los agentes, por las condiciones en que el gobierno ha operado la transición de esta corporación a la Guardia Nacional.

Tras varias mesas de negociaciones el gobierno federal ha propuesto a los inconformes irse a otras dependencias, e incluso pagarles una liquidación si no quieren continuar en el servicio público.

Leer: Falta de uniformes, malas condiciones y baja de prestaciones, las causas de la protesta de policías federales

Pero la representante legal de los policías federales inconformes, Reyna Velasco, advirtió que se trata, en el mejor de los casos, de una solución temporal e insuficiente para cubrir una realidad: que más de 30 mil personas están perdiendo su fuente de trabajo, sin que haya un plan bien elaborado y no improvisado para dos ellos.

“En este momento estamos hablando solo de una división, que es la que se ha opuesto abiertamente a la transferencia  a la Guardia Nacional, pero recordemos que la PF tiene otras divisiones y que la transferencia como la misma ley y decreto lo marcan, se hará de forma paulatina, entonces ¿qué pasará con la divisiones que sigue? No hay certidumbre del proceso por lo que es indispensable que la CNDH intervenga”, dijo Velasco en entrevista.

Las violaciones, según la queja

En el escrito de queja de 12 páginas, presentado ante la Oficialía de Partes de la CNDH, los agentes afectados detallan las difíciles condiciones que han padecido este año, y particularmente en las últimas semanas, a partir de que se aprobó la Ley de Guardia Nacional que ordena el traslado a la misma de toda la estructura de Policía Federal.

Leer: De la detención de migrantes al espionaje: Esto es lo que podrá hacer la Guardia Nacional

De acuerdo con los agentes, las situaciones que han padecido se dividen en tres grandes rubros de violaciones. A continuación se detallan los argumentos clave de cada uno:

Violación al derecho de igualdad y no discriminación

Los policías sostienen que aun cuando la Guardia Nacional es de naturaleza civil, la condición en que se les intenta incorporar dista mucho del procedimiento que se está llevando a cabo con los policías militares y navales, que también se están incorporando.

Indicaron que mientras a los policías federales se les ha obligado a tomar un curso que ya conocen, y a ser sometidos a procesos de control de confianza, a los militares se les ha dado un pase prácticamente automático la Guardia Nacional, pese a su nula formación en materia policial, lo que evidencia que no hay igualdad de circunstancias.

“Esta desigualdad tan visible en nuestros casos se agrava con el hecho de que hicimos los exámenes médicos y físicos en las instalaciones militares y por militares, a pesar de que se supone que la Guardia Nacional es una institución de carácter meramente civil, con funciones policiales”, indican los agentes.

En ese contexto, sostienen que son los policías federales los que cumplían mejor con el perfil requerido, pues ya son policías civiles, mientras que los militares no lo son. De hecho los federales cuentan ya con el Certificado único Policial que se requiere para la Guardia. Pese a todo eso, el tratamiento que se les ha dado a los militares ha sido preferencial, acusan.

“Por lo anterior esta CNDH debe advertir que fuimos discriminados al momento de iniciar con el procedimiento de transición a Guardia Nacional”,  indican los policías.

Violaciones a los derechos de seguridad jurídica, legalidad y debido proceso

Los agentes federales acusan que los procedimientos implementados para la transición a la Guardia han sido arbitrarios y carentes de justificación  jurídica, pues la ley aprobada en la materia contemplaba la incorporación directa de los elementos.

En vez de ello, dicen, se han inventado formatos y requisitos de evaluación sin, al menos, la debida supervisión y control civil. En dichos procedimientos es dondese  ha determinado que muchos policías federales no son aptos para ir a la Guardia, pese a que, se insiste, cuentan con todos los requisitos para desempeñarse como policías.

“De hecho, la manera en que nos participaron que no éramos aptos fue de viva voz, por los elementos castrenses que nos sometieron a las pruebas, a pesar de que tales funcionarios no tienen nada que ver con nuestra institución, tampoco están facultados para hacerlo, ni existe normatividad alguna que así lo disponga”, señalan los agentes.

A ello se suma la supuesta promesa de liquidaciones para los policías federales que prefieran renunciar y que, según los agentes, en realidad no es legal. Esto ya que de acuerdo con la Constitución y la ley, los policías no son considerados trabajadores sino servidores públicos, por lo que una renuncia voluntaria no daría efecto a ninguna liquidación.

“Confiar entonces en que habría una liquidación es creer en una promesa de palabra pero sin sustento legal”, señaló la representante legal de los agentes.

Violación a la protección a la salud

La denuncia destaca una condición aún más complicada para los elementos de la Policía Federal que presentan algún tipo de condición de discapacidad motriz. A ellos, además de los derechos anteriores, también se les está vulnerando su derecho a la salud, ya que no se garantiza que podrán continuar con su labor en alguna área especial, como si se hacía en Policía Federal.

“En este momento de transición a la Guardia Nacional no existen garantías sociales que les garanticen la protección a la salud, y la sola mención de que los quieran meter a estudios diversos y que se verá afectada la seguridad administrativa en la que se encontraban, supedita su estado de ánimo. Se deben establecer protocolos que garanticen la estabilidad laboral y por ende de salud para los agentes que están en su condición”, dice el documento de queja.

PF, sin dinero para cumplir lo que promete

Reyna Velasco, representante legal de los agentes, advirtió que las autoridades federales están actuando sobre la marcha para resolver la crisis en la Policía Federal, con soluciones que carecen de sustento o que, de plano, no dan garantías de ser creíbles.

Prueba de ello es la supuesta intención de pagar finiquitos a todos los agentes que prefieran retirarse del servicio público.

“Recordemos que la PF dijo que no tiene dinero, entonces si renuncias porque no te quieres ir a la Guardia Nacional o a otra dependencia, cómo tendrás la certeza de que efectivamente te darán una liquidación, si no han podido cumplir con las obligaciones de pago derivados de los procesos jurisdiccionales”, dijo la abogada.

Animal Político ha documentado que, en efecto, la Policía Federal enfrenta adeudos que no puede solventar. Este año reportó deudas por 2 mil 500 millones de pesos derivado de diversos conceptos, entre ellos indemnizaciones de policías que fueron despedidos ilegalmente en años anteriores.

En este contexto la abogada consideró urgente que la CNDH intervenga de fondo en el caso, que se emitan medidas precautorias y que se pueda generar una recomendación que salvaguarde la posición de policías federales, que hoy se encuentran en un estado claro de indefensión del que no son responsables.

“Recordemos que si bien los policías constitucionalmente se encuentran en régimen de excepción, también lo es que los derechos humanos no son excluyentes, y que desde esa perspectiva se debe reconocer que sus derechos son vulnerados (…) se tiene que garantizar que  la transferencia de los elementos de PF se realizará bajo un contexto de igualdad, respeto a sus derechos laborales”, trato digno e indiscriminado.

El jueves cerca de un centenar de los policías inconformes se manifestaron en las instalaciones de la CNDH, para acompañar el inicio de la queja y denunciar la situación que han padecido en los últimos meses. En la Comisión se admitió a trámite la queja de los agentes y será turnada a una visitaduría para su análisis. 

Hace unos días la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se pronunció en el tema de Guardia Nacional  para anunciar la presentación de impugnaciones en contra de su ley, por lo que consideran son omisiones y riesgos de violaciones a garantías individuales. Esto generó la molestia del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien incluso acusó a la CNDH de no tener “autoridad moral” para hablar del caso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.