close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo la obsesión por dormir bien puede perjudicar tu sueño

Cada vez son más las personas que se preocupan en exceso por la calidad, duración y detalles de su descanso diario, muchas veces insuficiente. Pero obsesionarse con el sueño perfecto no es la solución, dicen los expertos.
22 de junio, 2019
Comparte

Calcular cuánto descansas realmente cada noche, si hablas o te mueves mientras duermes, cuándo es tu sueño ligero o profundo, si roncas, si los ruidos te alteran, cuál es el momento idóneo para despertarte…

La calidad del sueño de depende de tantas cosas que puedes medir hoy en día gracias a las nuevas tecnologías que resulta difícil pensar que, aún así, uno pueda descansar mal. Sin embargo, ocurre.

De hecho, analizar todos esos parámetros puede perjudicar tu sueño y convertirse en una verdadera obsesión que los especialistas llaman “ortosomnia”, un término que proviene de “orto” -del griego orthos, que significa correcto- y “somnia”, sueño.

Según se lee en un estudio publicado en el Journal of Clinical Sleep Medicine, una revista mensual de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASM, por sus siglas en inglés), algunas personas “están llevando la ‘autocuantificación’ (de los parámetros para dormir bien) demasiado lejos”.

Pero ¿cómo puede perjudicar la búsqueda del sueño perfecto a tu propio descanso?

En busca del sueño ideal

Un adulto debería dormir al menos siete horas, pero pocos cumplen la pauta, y cada vez son más quienes usan la tecnología para tratar de lograrlo.

“El uso de dispositivos de seguimiento del sueño se está expandiendo rápidamente y proporciona una oportunidad para que los individuos se involucren en el monitoreo de sus patrones de sueño”, explican Nancy Jao, Rebecca Mullen y otras tres especialistas de la Northwestern University, en Illinois, en el informe.

Hombre durmiendo con reloj inteligente

Getty Images
Los médicos son cautelosos a la hora de confirmar la eficacia de las aplicaciones.

“Pero hay un número creciente de pacientes que buscan tratamiento para trastornos del sueño autodiagnosticados, como la duración insuficiente o el insomnio por periodos de descanso ligero o sueño agitado que observan en los datos de sus aplicaciones”, añaden.

Esa “búsqueda perfeccionista del sueño ideal” puede resultar en un incremento del cansancio diurno ya que los dispositivos que se usan para medir todo tipo de constantes sobre el sueño pueden aumentar la ansiedad en algunos pacientes, explican.

Además, advierten que hay varios estudios que dicen que los dispositivos que se usan para medir el sueño son “poco precisos” y que la “falta de transparencia” de esos aparatos imposibilita saber hasta qué punto son fiables.

Un ejemplo de cómo las aplicaciones que monitorean el sueño -como Sleep Cycle, Pillow o Sleep Time– pueden ser contraproducentes es que a veces nos empujan a pasar demasiado tiempo en la cama para tratar de aumentar la duración del sueño que reporta la app, “lo cual puede exacerbar el insomnio”, advierten.

“Puesto que esos dispositivos tienen a sobreestimar el sueño, pueden servir para reforzar los malos hábitos animando a prolongar el tiempo que pasamos en la cama”.

sleep tracker

Getty Images
Los llamados “sleep trackers” o aplicaciones y dispositivos para medir el sueño analizan todo tipo de parámentros.

Quienes sufren ortosomnia a menudo padecen irritabilidad, problemas de concentración y apatía cuando al despertar comprueban en la aplicación que sus horas de sueño no fueron todo lo buenas que deberían.

Los expertos analizaron el uso de dispositivos para medir la calidad del sueño en Estados Unidos y concluyeron que los utilizan un 10% de la población en ese país y en torno al 50% considera comprarse uno. Existen cientos de aplicaciones, pero las marcas más usadas son Fitbit, Apple Watch, Nike o Jawbone.

Su uso no se limita a EE.UU.; se está extendiendo por el mundo.

Las pulseras y relojes inteligentes, y las aplicaciones que para medir el sueño prometen un análisis profundo del descanso.

“Si utilizas un dispositivo Fitbit para monitorizar el sueño, verás un registro de las fases por las que pasas durante la noche”, dicen los fabricantes de la pulsera de actividad. En el sitio web de Apple Watch se lee que puedes usarlo para “hacer un seguimiento de las horas de sueño en el iPhone” e incluso registrar un historial.

Sleep Cycle promete un “análisis del sueño patentado” y hacer que despertar te resulte “muy sencillo” para que te sientas “descansado y lleno de energía”. Y Sleep Time, de Apple, permite evaluar tendencias “a largo plazo” o analizar tus ciclos de sueño.

Sin embargo, “a pesar de su interés creciente entre los consumidores, los profesionales del sueño han sido muy cautelosos a la hora de incluir estos dispositivos en un tratamiento por su poca concordancia con la polisomnografía y la actigrafía (los aparatos médicos que se usan para medir el sueño)”, dice el estudio.

La duración y calidad del sueño son los factores que más preocupan a la gente, según los científicos.

elementos para dormir bien

BBC
la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM, por sus siglas en inglés) dice que hay una epidemia global de sueño.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que la falta de descanso es un problema global, por eso cada vez se le da más importancia en la salud pública.

Pero a eso se suma que la mayoría de quienes padecen problemas de sueño no buscan ayuda profesional.

La falta de sueño puede convertirse en un problema grave para la salud, pero obsesionarse con lograr el descanso perfecto puede ser una fuente de estrés. Por eso los médicos del sueño prefieren recetar cambios de rutinas que aplicaciones.

joven despierta

Getty Images
Es recomendable alejar de tu dormitorio los celulares, computadoras y otros aparatos para dormir bien.

Consejos para dormir bien

según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos:

  • Ajústate a un horario de sueño: acuéstate y levántate a la misma hora cada día.
  • Evita la cafeína y la nicotina.
  • No hagas ejercicio muy tarde durante el día.
  • Evita las bebidas alcohólicas antes de acostarte.
  • Evita comidas y bebidas abundantes a altas horas de la noche.
  • No duermas una siesta después de las 3:00 pm.
  • Relájate antes de acostarte; por ejemplo, no tomes un baño caliente.
  • Crea un ambiente apropiado para dormir.
  • Deshazte de las distracciones que tengas en la habitación: ruidos, luces brillantes, una cama incómoda, un televisor o una computadora.
  • Visita a tu médico si continúas teniendo problemas para dormir.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OPBtbIkRIUc

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Mi pesadilla es quedarme sin medicamentos: personas portadoras de VIH denuncian desabasto

Aunque las autoridades niegan el desabasto de antirretrovirales, usuarios afectados por la falta de estas medicinas se manifestaron este jueves frente a la Secretaría de Salud para demostrar que el problema es real y que su vida está en riesgo.
Cuartoscuro
3 de mayo, 2019
Comparte

En 2011, Josué pesaba 42 kilos, tenía anemia y contrajo neumonía. Estuvo hospitalizado durante cuatro días y necesitó una transfusión de sangre. Dice que pudo haberse quedado hasta 15 días en el hospital, pero que su recuperación fue rápida porque se mentalizó que debía ponerse bien. “Todo el tiempo me decía no me quiero morir, no me quiero morir, no me voy a morir”, dice.

Y ahora cuenta que justo por eso vino a la protesta que este 2 de mayo se organizó enfrente de la Secretaría de Salud del gobierno federal, en la Estela de Luz, en la CDMX, porque no se quiere morir, y sabe que su salud se complicará sin los fármacos que toma.

Josué, quien se dedica a la publicidad por Facebook, vino desde Tamaulipas junto con otra decena de personas afectadas por el desabasto en el Seguro Popular de medicinas para combatir el VIH. Los manifestantes cuentan que hace dos meses que no hay los fármacos necesarios.

El joven dice que solo podrá tomar su tratamiento, con Atripla, hasta este viernes 3 de mayo. Después de eso no tiene más pastillas. Ya se agotó hasta su reserva. “Fui a consulta y el médico me dijo que no hay medicamento y que no saben cuándo llegará. Lo único que hizo fue checarme para ver cómo estoy y me dijo que estoy bien, pero eso es relativo porque estoy bajo de defensas, estoy en 323 cuando el nivel óptimo es 500”.

Para quienes viven con VIH tener el tratamiento adecuado y adaptarse no es sencillo. “Después de que estuve en el hospital y me diagnosticaron con Sida, me dieron un tratamiento que no me funcionó muy bien. Estuve año y medio con ese esquema y no iba bien, así que me lo cambiaron al que tengo hasta ahora y con ese me estabilicé. He estado bien, he seguido mi vida normal. Aunque siempre hay efectos secundarios. Yo me mareaba, tenía etapas de depresión y pesadillas, pero ya me acostumbré. Mis pesadillas nocturnas ya me dan risa. Mi verdadera pesadilla ahora es ésta, quedarme sin mis medicamentos”, afirma Josué.

El publicista dice que la población con VIH en Tamaulipas está llegando a la desesperación. “Hemos estado preguntando entre las redes de amigos si saben de alguna persona fallecida por VIH que haya dejado medicamento para ver si la familia lo dona. A ese grado estamos ya. Igual entre amigos nos habíamos estado prestando tres pastillitas, cuatro pastillitas, pero ahorita ya nadie quiere prestar”.

El medicamento que toma Josué y que no le están suministrando en el Seguro Popular cuesta alrededor de 16 mil pesos. “Eso por una caja para un mes, es algo que no puedo costear, además de que tampoco es que se pueda conseguir fácil en las farmacias de por allá”.

Roban antirretrovirales para pacientes con VIH en hospital del IMSS en CDMX

En la misma situación está Ana Karen, que también vino desde Tamaulipas a manifestarse. A ella no le han dado uno de los tres medicamentos que debe tomar, Truvada, que cuesta alrededor de 7 mil 500 pesos. Ella dice que toma un tratamiento que consta de tres fármacos, pero si no toma uno de los tres, no tiene caso que tome los otros dos. “Estos tratamientos son así, si no consumes alguno solo abres la puerta para que el virus cree resistencia”.

Ana Karen, que se ha vuelto una de las cabezas de la lucha por los derechos de las personas que viven con VIH en Tamaulipas, señala que en ese estado hay cinco Centros Ambulatorios para la Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS), operados por el Seguro Popular, en los que se atiende a 4 mil 100, usuarios.

“Ya la mayoría está sufriendo el desabasto. El CAPASITS más grande es el de Tampico, tiene 1200 usuarios, la mayoría ahí ya está padeciendo por falta de medicinas, aunque el mayor problema lo tienen los que toman Atripla, unas 600 personas solo en ese centro”.

La activista asegura que varias personas están entrando en crisis. “Yo recibo llamadas todos los días de gente que está desesperada porque no le han dado el medicamento y eso es una presión más para mí, porque no puedo hacer nada, las autoridades parece que no escuchan, que no entienden, hasta niegan que el desabasto exista, pero es real y aquí estamos para probarlo, pero el secretario de Salud ni nos da la cara”.

Ana Karen dice que todo es una simulación. “Las autoridades federales aquí dicen que no hay desabasto y los médicos allá nos dicen que no pasa nada si no tomamos el medicamento unos meses, imagínate, ¿cómo nos pueden decir eso? Se pasaron años diciéndonos que era vital tener apego al tratamiento, llevarlo al pie de la letra, no dejar nunca los fármacos, ¿y ahora nos quieren convencer de que no pasa nada?”.

El mayor temor de los afectados por el desabasto es llegar a lo que se conoce como proceso de Sida, cuando cualquier infección oportunista puede atacarlos. “A mí ya me pasó eso. Hace 25 años que vivo con VIH, y en 2004 me quedé sin trabajo, sin Seguro Social y sin tratamiento. Me dio herpes en la cara y una tos que me envió al hospital. Me estaba muriendo. Me salvé porque me hospitalizaron y por medio del Seguro Social volví a tener los fármacos. No quiero volver a eso, no quiero volver al proceso de Sida”.

La activista asegura que ese escenario sería ahora mucho peor, “porque en Tamaulipas no tienen ahorita fármacos para atacar esas infecciones oportunistas. Lo sabemos. De hecho hay cuatro personas hospitalizadas, en el Hospital Canseco, en la zona sur del estado, que apenas fueron diagnosticadas con Sida a las que están dejando morir”.

Diversos activistas han denunciado que desde hace al menos dos meses hay escasez de medicamentos para controlar el VIH en el Seguro Popular, en Tijuana, Baja California; en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en Tamaulipas y “en la CDMX les están empezando a cambiar los esquemas de fármacos, lo que atenta contra la salud de las personas porque los tratamientos no se pueden cambiar así, sin estudios previos, sin una razón médica”, afirma Adrian Quiroz, del Movimiento Nacional de Lucha contra el VIH.

Organizaciones y pacientes con VIH Sida de cinco estados denuncian nuevo desabasto de antirretrovirales

Otros grupos como AHF México y el Grupo Multisectorial en VIH/Sida e ITS del Estado de Veracruz aseguraron que han documentado que existe desabasto en Oaxaca, Chihuahua, Tabasco y Veracruz.

En el Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención de SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS) de Ciudad Juárez, el desabasto se reporta desde el 25 de marzo. No se cuenta con 20 de los 26 medicamentos con los que se da tratamiento a los usuarios.

Quiroz asegura que el desabasto se debe a que las compras debieron ya haberse hecho desde abril, pero se han retrasado por los ajustes en los procesos de licitación para la compra de los fármacos y el involucramiento de la Secretaría de Hacienda. “Nosotros estamos muy de acuerdo en que se combata la corrupción, apoyamos eso, pero no entendemos por qué se tiene que afectar así a la gente, por qué no se prevé hacerlo sin dejar a las personas sin medicamentos que necesitan para vivir”.

El activista señala que en el IMSS, del que él es derechohabiente, las compras para tener abasto se hicieron desde el año pasado, “por eso en esa parte del sector salud nos siguen dando el medicamento”.

Leer: Pacientes con VIH Sida advierten sobre falta de medicinas; Salud asegura que hay abasto suficiente

Consultada sobre lo que está sucediendo en estados como Tamaulipas con los medicamentos antiretrovirales, la Secretaría de Salud respondió a Animal Político a través de su oficina de comunicación social que no existe tal desabasto.

“Hay insumos suficientes hasta junio, cuando podría empezar a bajar la reserva de medicamentos que se tiene, pero para entonces ya estará llegando la nueva compra que está en proceso y con curso normal, si acaso ha tomado algo más dé tiempo porque Hacienda tiene una participación directa y está revisando todo minuciosamente, lo que antes no se hacía, pero no hay desabasto y no lo habrá en ningún lado”.

Cuando se les pidió corroborar que en estados como Tamaulipas no hay desabasto y se les mencionó que este medio había recogido las historias de usuarios que afirmaban haber hecho el viaje a la CDMX para demostrar en la misma sede de la Secretaría de Salud, y con recetas en mano, que no les habían dado sus fármacos, la oficina de comunicación dijo que revisaría el tema, pero no hubo mayor respuesta.

AMLO hará excepción para comprar antirretrovirales 

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo este viernes en conferencia de prensa que una de las tres empresas señaladas de acaparar la venta de medicamentos, es la única que vende el producto para combatir el VIH en el país, por lo que se decidió seguir comprándoselo.

“Como se trataba de un asunto delicadísimo, humano, se hizo una excepción, pero al mismo tiempo estamos buscando en el extranjero”, dijo.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.