El país que crecerá 14 veces más rápido que China en 2020 y el impacto que tendrá en Venezuela - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

El país que crecerá 14 veces más rápido que China en 2020 y el impacto que tendrá en Venezuela

Una olvidada nación del continente está a punto de convertirse en un importante productor petrolero con una bonanza que puede cambiar la vida de su pequeña población y tendrá un impacto sobre sus vecinos venezolanos.
Getty Images
14 de enero, 2020
Comparte

Guyana se ganó la lotería y está a punto de cobrar el cheque de su premio. Sus vecinos, especialmente en Venezuela, esperan intrigados por saber en qué se lo va a gastar.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía de esta olvidada nación sudamericana de casi 800.000 habitantes crecerá en 2020 a la espectacular tasa del 86% anual, o sea 14 veces más rápido que la economía china. Casi sobra decir que será la economía de mayor crecimiento en el mundo.

También podría convertirse rápidamente en una de las naciones más prósperas per cápita en el hemisferio e incluso en el mundo, por cuenta del petróleo que está empezando a brotar del subsuelo guyanés.

Pero muchos temen que, al igual que hay quien recibe el premio gordo de la lotería y se lo gasta en una fiesta épica y un año después está más pobre que al comienzo, Guyana podría tener dificultades para convertir ese enorme influjo de dinero en un bienestar económico estable para su pueblo.

Crudo y más crudo

Guyana encontró petróleo y en 2020 empieza a exportarlo al mundo. No es que sea tanto, si se compara con otros grandes productores mundiales.

Georgetown Guyana

Getty Images
La población del país apena llega a 800.000 personas.

“Eventualmente podría llegar a ser entre 700.000 y un millón barriles de petróleo diarios,” le dice a BBC Mundo Marcelo de Assis, experto de la consultora internacional en el sector petrolero Wood Mackenzie. Es el equivalente a lo que vende al exterior un exportador intermedio como Colombia, para mencionar un ejemplo.

Sin embargo, al dividirlo por el número de habitantes empieza a entenderse el efecto avasallador que puede tener en la economía de Guyana, un país 50 veces menos poblado que Colombia.

Un reciente informe de la cadena estadounidense CNBC estimaba que Guyana podría ser el país con el mayor número de barriles de petróleo por habitante en el mundo.

Malas experiencias

Las experiencias recientes de países similarmente pequeños con bonanzas petroleras súbitas no son alentadoras, le dice a BBC Mundo el profesor Michael Ross, de la Universidad de California en Los Ángeles, quien ha estudiado el fenómeno.

En las bonanzas petroleras, el dinero llega directamente al Estado, que se convierte en cada vez más poderoso, y potencialmente puede aislarse de las exigencias democráticas de sus ciudadanos. Es también, evidentemente, un caldo de cultivo para la corrupción en estados pequeños que cuentan con instituciones débiles”, indica Ross.

Parlamento de Guyana

Getty Images
El gobierno de Guyana ha anunciado grandes inversiones sociales.

“Timor del Este y Guinea Ecuatorial son ejemplos recientes de países que recibieron aumentos masivos de ingresos per cápita. En ambos casos esa influencia de dinero creó tensiones locales significativas. En Guinea Ecuatorial, especialmente, el dinero se quedó muchas veces en manos de altos funcionarios del gobierno, y el país se ha vuelto menos democrático y más corrupto”, añade el académico.

Hay pocos ejemplos de países que hayan manejado bien estas bonanzas, y tienden a ser naciones que recibieron estos ingresos a un paso más gradual, asegura Ross.

“En Guyana el dinero va a llegar como un tsunami. Si Guyana consigue manejar ese dinero bien y limitar la corrupción, manteniendo la rendición democrática de cuentas por parte del gobierno, será un caso excepcional en el mundo, que ninguna otra nación en situación similar ha podido lograr”, le asegura Ross a BBC Mundo.

Planes de inversión

Thomas Singh, profesor de economía de la Universidad de Guyana, le dice a BBC Mundo que la bonanza petrolera puede llevar a su país “al paraíso, o directamente en la dirección contraria”.

Advierte que “con instituciones débiles, una cultura de corrupción, baja confianza y una severa escasez de capital humano… sería inocente esperar que Guyana pueda de alguna manera sobrepasar todas las dificultades para convertirse en una de las pocas naciones petroleras en desarrollo que logre su transformación económica y social con la riqueza que ha encontrado de repente”.

Niñas guyanesas.

Getty Images
Los guyaneses esperan que la bonanza petrolera cambie su vida.

Por el momento, recuerda Singh, la plataforma electoral de los dos principales partidos políticos, el PNC del actual presidente David Granger, y el PPP encabezado por el dirigente Irfaan Ali, compitiendo en las elecciones programadas para marzo de 2020, ya prometen a la ciudadanía educación gratuita, expansión de la infraestructura y otras áreas de inversión pública.

Singh describe su país como caracterizado por profundas divisiones políticas y culturales.

Su población está fragmentado entre personas de ancestro africano y otras de ancestro asiático que llegaron durante la época colonial británica.

A lo largo de su corta historia desde la independencia en 1966, el país ha tenido un crecimiento económico modesto basado especialmente en la industria azucarera y minera.

Asegura que las instituciones políticas de su país no han sido conducentes al desarrollo.

“Parece un poco improbable que Guyana, solo con una bonanza petrolera, pueda superar las tremendas dificultades que parecen erguirse contra su transformación económica y social”, asegura Singh.

BBC Mundo intentó comunicarse por vía escrita con la Comisión Guyanesa de Minería y Geología para conocer la posición del gobierno guyanés frente a sus planes de desarrollo petrolero, pero hasta el momento no ha obtenido respuesta.

La situación con Venezuela

Otra arista de la situación en Guyana es su ubicación, al lado de Venezuela, la nación con las mayores reservas de hidrocarburos del planeta, pero cuya industria petrolera está de capa caída.

“No es que Guyana le vaya a competir a Venezuela por recursos de inversión en la industria petrolera, porque estos de todos modos no están dirigiéndose a la industria venezolana. Prácticamente no hay inversión extranjera en el petróleo venezolano en este momento”, dice Marcelo D´Assis a BBC Mundo.

Pero más que el capital, las personas podrían cruzar la extensa y poco vigilada frontera entre Venezuela y Guyana.

En particular Venezuela cuenta todavía con una mano de obra calificada experta en el sector petrolero, pero que hoy enfrenta en su país “el salario mínimo más bajo de América Latina y posiblemente del mundo”, le advierte a BBC Mundo José Manuel Puente, investigador asociado al Instituto de Estudios Superiores de Administración IESA, en Caracas.

Por lo que los expertos ven probable un éxodo a Guyana de personal calificado que dejaría en peor estado a la ya gravemente afectada industria petrolera venezolana.

Trabajadores de la industria petrolera instalando equipos en Guyana.

BBC
El descubrimiento de enormes reservas de petróleo en Guyana podría cambiar el futuro del país.

Si la nación guyanesa consolida la riqueza que muchos esperan florezca allá, también se crearía otro tipo de empleo, puestos en el sector de servicios que requerirían menos calificación y que serían de menor remuneración.

“Potencialmente puede ser una situación compleja. Varios países pequeños que han experimentado estas bonanzas petroleras, por ejemplo en el golfo Pérsico, se han convertido en destinos para migrantes de naciones vecinas“, le recuerda a BBC Mundo Ross, profesor de la Universidad de California.

“Pero esas naciones tienen en general un sistema elaborado para administrar esa migración. Va a ser más complejo en Guyana”, apunta Ross, quien advierte que en varias naciones esos flujos migratorios han generado tensiones políticas internas.

Venezuela y Guyana tienen un largo historial de diferendos limítrofes. Si a eso se le añaden potenciales tensiones por el aumento de migrantes, las relaciones entre los dos países estarían a las puertas de nuevas dificultades.

Los retos

Este año, según dice Marcelo de Assis a BBC Mundo, la producción petrolera guyanesa va a llegar a cerca de 300.000 barriles diarios, la cuota inicial de una cascada de dinero que va a hacer que el mundo se fije mucho más en esa nación sudamericana.

“Si me pidieran que pronostique cómo va a ser Guyana en 10 años, diría que las áreas urbanas van a ser irreconocibles por su masivo desarrollo económico”, le dice Michael Ross a BBC Mundo.

“La pregunta clave es si el pueblo podrá mantener sus instituciones democráticas y si resistirá las tentaciones de la corrupción”, concluye.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

https://www.youtube.com/watch?v=vBlOELSWjFI

https://www.youtube.com/watch?v=YZ3PN5ytEy0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Archivo Cuartoscuro

Crean ventilador de bajo costo, pero se atora su aprobación en Conacyt

Aunque el Conacyt recibió el prototipo desde hace dos meses y medio para su revisión, la Dirección de Desarrollo Tecnológico argumentó que “toma un poco de tiempo la evaluación considerando la carga de trabajo”.
Archivo Cuartoscuro
1 de agosto, 2020
Comparte

La empresa mexicana Med Evolution desarrolló un prototipo de ventilador mecánico invasivo para atender a pacientes críticos de COVID-19 que costaría alrededor de 20 o 30 mil pesos y se distribuiría sin fines de lucro, de acuerdo con su director, Kurt Nyssen.

Pero el proceso para materializar su creación está atorado en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que desde hace dos meses y medio recibió el prototipo para su evaluación y no ha dado una respuesta, ni favorable ni adversa.

La validación de Conacyt es apenas la primera de tres necesarias, de acuerdo con el “Diagrama de flujo para aprobación de ventiladores invasivos en México durante la contingencia COVID-19”, aunque el mismo documento aclara que los flujos pueden correr en paralelo para acelerar el resultado ante la emergencia sanitaria.

El segundo organismo involucrado es el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, donde hay que hacer pruebas de funcionamiento en un pulmón artificial y en porcinos.

Lee: Ventiladores mecánicos: ¿qué debe tener para mantener con vida a un paciente?

Aunque desde el 22 de junio Med Evolution hizo estas pruebas con resultados satisfactorios y apoyo del Instituto e insistió en Conacyt, la respuesta de la Dirección de Desarrollo Tecnológico fue que “toma un poco de tiempo la evaluación considerando la carga de trabajo”, de acuerdo con un correo electrónico al que Animal Político tuvo acceso. Según Nyssen, el primer mes y medio ni siquiera habían respondido sus correos, hasta que empezaron a presionar directamente en las oficinas del organismo.

Sin esa evaluación del prototipo, no puede llegar al paso final, que es el permiso temporal para su producción y comercialización, de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Se preguntó a Conacyt el porqué de este retraso y la primera respuesta fue que la autorización depende de Cofepris pero se revisaría el tema, aunque después ya no hubo más comentarios.

Hace dos semanas, Conacyt presentó dos ventiladores, con los nombres Ehécatl 4T y Gätsi, cuyo desarrollo coordinó y presentó como “los primeros ventiladores 100% mexicanos”, aunque llegaron dos meses tarde de la meta de tenerlos listos el 15 de mayo, como se había anunciado un mes antes en la conferencia vespertina sobre la pandemia de coronavirus.

En el lanzamiento, la directora María Elena Álvarez-Buylla deslindó al Conacyt de ser quien autoriza los prototipos y dijo que es atribución absoluta de Cofepris, a pesar de esta participación en la primera etapa de evaluación que está marcada en documentos oficiales del gobierno.

Ventilador de válvulas a 20 mil pesos

Los ventiladores para atender la emergencia de enfermos de COVID-19 se han comprado hasta en 1.5 millones de pesos a la empresa de León Manuel Bartlett Álvarez, hijo del director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, y en otros casos costaron alrededor de 800 mil pesos.

Nyssen asegura en entrevista que los precios reales incluso son más bajos, pero la industria se ha aprovechado de la urgencia, y el modelo que su empresa desarrolla sería mucho más barato y podrían fabricarse hasta 300 en una semana.

“Más o menos un ventilador con las mismas funciones que tiene este ventilador ronda entre los 600 y 400 mil pesos. Nosotros tenemos planeado que sea un proyecto sin fines de lucro. Toda la tecnología, la ingeniería la puso Flex, que es una empresa americana, nosotros hemos invertido mucho en el desarrollo, temas administrativos, tenemos un equipo completo que está trabajando, y nuestro ventilador va a costar 20 veces más barato que los de las firmas comerciales, digamos. Y dicho por el Instituto de Nutrición, este ventilador tiene muchas más capacidades que otros”, afirma.

Lee: Hacienda y Conacyt acuerdan no aplicar recortes al presupuesto de centros de investigación

La fabricación se haría en una planta de la empresa Flex en Aguascalientes, aunque todo el trabajo para desarrollarlo se hizo en Jalisco. Ahí surgió la idea, explica Nyssen, en las reuniones del comité formado por el gobierno local para atender la pandemia, en el que participan tanto sector público como privado y académico.

“Una de las plantas de la empresa que ayudó para el desarrollo está ahí, y Jalisco quiere mil ventiladores y los vamos a dar al costo. Entonces es un abismo a lo que se venderían. Nosotros sí tenemos otros contratos con gobierno, pero estamos poniendo un granito de arena”, dijo.

Se trata de un ventilador invasivo de válvulas (otros pueden ser de pistones, como uno de los que presentó Conacyt, de turbina, o de un modelo llamado Ambu), lo cual ha arrojado mejores resultados para su uso en adultos o niños.

Están a punto de conseguir también el certificado FDA que da Estados Unidos y permitiría su comercialización en varios países del mundo, mientras en México siguen esperando la evaluación del Conacyt.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.