Los países de América Latina en los que la gente tiene más posibilidades de prosperar - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los países de América Latina en los que la gente tiene más posibilidades de prosperar

El Foro Económico Mundial presentó esta semana en Davos, Suiza, un ranking de movilidad social que evalúa a los países por las opciones que tienen sus ciudadanos de tener una calidad de vida mejor que la de sus padres.
24 de enero, 2020
Comparte

Hoy por hoy se necesitan dos generaciones para que una familia pobre de Dinamarca alcance el ingreso medio del país. En Francia son seis, y en Brasil nueve.

Esto es, quienes nacieron familias de bajos recursos tienen más opciones de comprar una casa, obtener buena educación y experimentar una vida mejor que la de sus padres si lo hicieron en el país nórdico.

Eso lo señala el Índice de Movilidad Social Global del Foro Económico Mundial, presentado esta semana en la ciudad suiza de Davos, y que clasifica a 82 países según la capacidad de sus ciudadanos para alcanzar su mayor potencial, independientemente de sus antecedentes socioeconómicos.

El estudio evalúa el estado actual de la movilidad social, teniendo en cuenta factores como el acceso a la salud, la educación, la protección social, el acceso a la tecnología, los salarios y las oportunidades de empleo.

Y concluye que 17 de las 20 sociedades con mayor movilidad social están en Europa, mientras que Estados Unidos ocupa el lugar 27, China el 45, México el 58 y Brasil el 60.

En América Latina el país con mayor movilidad social es Uruguay.

Movilidad social . América Latina. .

Y a nivel global, el ranking está liderado por Dinamarca.

Países con la mayor movilidad social del mundo. . .

“Hay poca movilidad social en Latinoamérica”, dice Thierry Geiger, jefe de Análisis Comparativo del Foro Económico Mundial, en conversación con BBC Mundo desde Davos.

“Esa falta de movilidad está relacionada con los altos niveles de desigualdad que hay en la región”.

Sin embargo, países como Uruguay o Costa Rica tienen una mejor posición en relación a sus vecinos.

“La educación en Costa Rica es relativamente buena y hay más oportunidades de trabajo que en otros países de Latinoamérica”, apunta Geiger.

“Pero la distribución de la riqueza sigue siendo un problema”, agrega, dado que la desigualdad ha aumentado en Latinoamérica, como también lo ha hecho en otras partes del mundo.

Movilidad social en el mundo

La mayor parte de las economías han fallado en proveer las condiciones para que su población pueda prosperar, explica el experto.

Es por eso que las oportunidades de una persona suelen estar directamente relacionadas con su estatus socioeconómico al momento de nacer.

Trabajador danés

Getty Images
Dinamarca lidera el ranking mundial de movilidad social.

“Históricamente se ha prestado poca atención a que el crecimiento económico sea inclusivo”, apunta.

“El sistema económico global tiende a reproducir las desigualdades. Por eso en muchos países las circunstancias en las que naciste y no tus talentos determinan tu futuro”.

En ese sentido, argumenta, es necesario igualar las oportunidades.

Un tema que sigue estando en el centro del debate, dado que el desarrollo tecnológico ha polarizado las desigualdades que existen en las sociedades al reducir la demanda por trabajadores con baja calificación.

En ese sentido, el informe plantea que la división digital ha sido exacerbada por las llamadas “empresas superestrella”, que son las firmas con altos márgenes de ganancias y poca utilización de mano de obra.

¿Qué proponen?

El Foro Económico Mundial propone algunas medidas para que los gobiernos promuevan un mayor nivel de movilidad social:

  • Mejorar la progresividad fiscal (que paguen más impuestos los que tienen más recursos).
  • Disminuir la concentración de la riqueza
  • Cambiar el balance de las fuentes impositivas
  • Estimular el gasto social con fondos públicos e incentivos
  • Aumentar el apoyo a la educación y el aprendizaje a lo largo de la vida con financiamiento público y privado
  • Aumentar la protección social de los trabajadores
Monedas

Getty Images
El Foro Económico Mundial propone impuestos más progresivos, es decir, que paguen más lo que tienen más recursos.

Y en el caso de las empresas, el estudio sugiere ciertas prácticas que pueden agregar aceite al engranaje de la movilidad en las sociedades:

  • Promover una cultura de la meritocracia en las contrataciones
  • Proveer educación profesional
  • Reentrenar y mejorar las habilidades de su fuerza laboral
  • Pagar salarios justos
  • Crear planes para reducir desigualdades históricas en cada sector económico

¿Por qué las empresas deberían interesarse en promover estas medidas?

El estudio señala que existe evidencia de que las empresas que ponen un propósito por sobre las ganancias obtienen mejores resultados a largo plazo.

Wall Street

Getty Images
“Pagar salarios justos y eliminar la brecha salarial de género es crucial”, dice el informe.

Las empresas, agrega, se están dando cuenta de que enfrentan riesgos provenientes de los desafíos sociales no resueltos, como por ejemplo, la desigualdad.

La visión que está presente en el estudio es que si las sociedades son más equitativas, las bases de consumidores crecen, los entornos operativos se vuelven más estables y existe una mayor confianza entre los clientes y las partes que participan en el negocio.

“Pagar sueldos justos y eliminar la brecha salarial de género también será crucial para impulsar la movilidad social”, apunta la publicación.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Eg7XV4pFy_Q&t=5s

https://www.youtube.com/watch?v=cBoiJt8Ruko

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

El caso de Eric Andrade no es aislado, pasantes de medicina narran las violencias que viven

Es frecuente que se reporten casos en los que escuchan las balaceras y lo único que pueden hacer es encerrarse en las clínicas.
Cuartoscuro
22 de julio, 2022
Comparte

Eric Andrade Ramírez, pasante de medicina de 24 años, fue asesinado el viernes pasado, 15 de julio, mientras atendía a dos pacientes en una clínica de Pueblo Nuevo, en el estado de Durango. Esto no es un hecho aislado, dicen estudiantes de medicina en servicio social de diferentes estados, quienes han vivido violencias y luchan ahora por integrar un movimiento nacional que las visibilice y genere una mejora en las condiciones en las que realizan sus pasantías. 

“Queremos que la población sepa que el caso del compañero Eric no es un caso aislado. Solo que es muy difícil denunciar. Hay miedo a los grupos criminales, pero también a las autoridades porque nos amenazan con que no nos vamos a titular. Hasta de reportar acoso de pobladores o de los pacientes hay temor, porque después si no te mueven del lugar, te quedas en mucho riesgo”, dice una pasante de Durango, que prefiere que no se haga público su nombre. 

Sin embargo, la médica en formación afirma que a raíz del asesinato de su compañero Eric Andrade se han intensificado los reportes de violencia por parte de los pasantes y que están tratando de integrar un movimiento con otros estados para visibilizar esto. 

El mismo incrementó en las denuncias verbales y los casos de riesgo señalan Eva Pizzolato, representante de la Asamblea Nacional de Médicos Pasantes, y Andrés Castañeda, coordinador del Colectivo de Médicos en Formación. 

“Hemos recibido reportes por violencia en estados no solo del norte, también en Michoacán, por ejemplo, donde hay compañeros que reportan que llegan integrantes de grupos criminales a tomar los lugares y hasta se meten a sus casas. También hay casos en los que los secuestran por atender a policías a los que el crimen organizado quiere eliminar o para atender a sus propios compañeros”, señala Castañeda. 

Leer más | Prácticas de pasantes de medicina no se pueden cancelar: Alcocer tras asesinato de estudiante en Durango

También es frecuente, dice, que se reporten casos en los que los pasantes escuchan las balaceras y lo único que pueden hacer es encerrarse en las clínicas. 

Eso justo le pasó a una médica en servicio social, a quien llamaremos Martha. Ella realiza su pasantía en una comunidad de Michoacán, en la parte donde empieza tierra caliente. “Yo estoy en la cabecera municipal, pero a unos 20 minutos hay un pueblito. Hace unos meses, un día en la mañana estaba yo en la clínica, salí por un paciente y vi mucho humo. Lo primero que pensé fue que era un incendio, pero los mismos pobladores me dijeron, no, doctora, ya llegaron los malos”. 

Martha dice que en esos hechos, grupos del crimen organizado asesinaron a personas y saquearon y quemaron casas. “Al rato de que vimos el humo, empezaron a pasar helicópteros de la Guardia Nacional y por la tarde, la familia de una compañera nos confirmó que los malos habían quemado casas y matado a personas”. 

La pasante habló con el responsable de la clínica, preocupada sobre todo por las guardias nocturnas que le toca hacer. “Yo me quedo los fines de semana en la noche, le dije que qué iba a hacer si un día llegaba a tocarme gente armada para que los atendiera, me dijo que no pasaba nada, que solo me encerrara y ya”. 

La joven acudió entonces a la jurisdicción sanitaria para quejarse, pero solo encontró como respuesta que así era el servicio social, riesgoso, y que si pretendía que la cambiaran a otro lugar, no era solución porque en muchos lados estaba igual. 

“Yo ni siquiera quería que me cambiara de lugar, solo pedía que equiparan bien la clínica, porque si llega gente armada a pedir el servicio y no hay con que atenderlos, se enojan y nos ponemos en mucho riesgo”. 

Ese es el mismo temor de otra pasante, a quien llamaremos Laura. Ella dice que también le tocaba hacer guardias los fines de semana en la noche, cuando se quedaba sola con el pasante o la pasante de enfermería y el personal de farmacia. “Una vez empezamos a escuchar detonaciones como a las 10 de la noche, duraron unos 10 minutos, se calmaron media hora y volvieron a empezar. Vimos pasar muchas patrullas. Optamos por solo encerrarnos. Al rato llegó gente herida a tocar. No le abrimos porque ni tenemos con qué atenderlos. Por suerte se fueron”, cuenta. 

Pero al día siguiente, otra vez hubo balacera. “Yo le dije al director de la clínica que por lo menos me quitara las guardias de fines de semana en la cabecera municipal, donde estaban los balazos. Me dijo que no me podía quitar las guardias. Tuve que meter muchos escritos a la jurisdicción para lograr no estar en la clínica los fines de semana en la noche, cuando más había balaceras”. 

Pizzolato comenta que hay compañeras pasantes en mucho riesgo, justo porque están solas en las clínicas y la infraestructura para mantenerlas a salvo es deficiente. “Tenemos el reporte de una pasante que nos dice que la chapa de la puerta del cuarto donde debe dormir no tiene chapa, solo un alambre, así que prefiere dormir en la clínica, donde por lo menos hay cerradura”. 

Al tener que vivir en las comunidades, porque están lejanas de sus casas o en lugares con transporte poco accesible, muchos pasantes quedan a disposición de la gente las 24 horas del día, todos los días de la semana y eso también los pone en alto riesgo. 

“Llega la gente con una emergencia y llegan desesperados. Los pasantes no tienen material o insumos para atenderlos y se enojan. Eso ha pasado siempre, solo que ahora la gente está armada y los pasantes están en mucho peligro, no solo frente a los integrantes del crimen organizado, también frente a los pobladores”, asegura Castañeda. 

Y es que, además, hay casos en los que las y los pasantes están solos en las clínicas, sin un personal médico titulado que los guíe. “Los usan para suplir los puestos que deberían ser de un médico general adscrito. Se ahorran esos sueldos porque les pagan muy poco de beca. Y no hay nadie que los guíe. En el servicio social, los pasantes aprenden a costa de la gente de menores recursos”, dice el coordinador del Colectivo de Médicos en Formación. 

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, en 2021, en 1,586 clínicas del país de esta dependencia (11% del total, que son 14 mil 216), ubicadas en las comunidades más pobres y alejadas, todo el personal médico eran pasantes, no se contaba con médicos titulados.

El movimiento para lograr un cambio

A raíz del homicidio de su compañero Eric Andrade —a quien le dispararon después de que llegara un grupo de hombres a la clínica de Pueblo Nuevo, Durango, a pedir atención médica para dos jóvenes que presuntamente estaban intoxicados con alcohol y drogas y empezaran a pelear entre ellos— y con todo lo que enfrentan en el servicio social, los pasantes han empezado a organizarse. 

No solo ha habido marchas y protestas en Durango. Junto con pasantes de otras entidades, como Coahuila, Zacatecas, Veracruz, Oaxaca y Ciudad de México, los compañeros de Andrade están levantando la voz. 

“Estamos en charlas, intercambiando información, diseñando pliegos petitorios. Nos está apoyando la Asamblea de Médicos Pasantes y el Colectivo de Médicos en Formación para generar un movimiento nacional. Queremos que la gente sepa que no es que no queramos atenderlos en las comunidades alejadas, es que ni tenemos con qué, muchas veces no hay ni material de sutura para quienes trabajan en el campo y llegan con una herida por alguna herramienta”, dice la pasante de Durango. 

Y agrega: “sabemos que se requieren muchos cambios y que algunos van a implicar tiempo porque incluso habría que cambiar la legislación, pero por lo pronto pedimos que se retire a los pasantes de las clínicas que no están bien equipadas y no tienen una infraestructura adecuada, a veces no hay ni cerraduras en las puertas y las bardas con un brinco se saltan”. 

Pero la pasante dice que sobre todo piden justo que esas clínicas se equipen bien, para que ellos puedan realizar su labor. “No pedimos solo seguridad para nosotros, también atención digna para la gente”. 

Pizzolato también dice que se está pidiendo que se contrate a personal titulado en todas las clínicas y para todos los turnos, en lugar de usar a los pasantes para llenar estos espacios. Otra demanda es que se reduzca el tiempo de servicios social. “Los médicos hacemos un año de servicio cuando en todas las otras profesiones solo dura seis meses”. 

Una petición más es el aumento en las becas, que van de los 2 mil 200 a los 3 mil 500 al mes, dependiendo de que tan alejada y marginada esté la comunidad donde se realiza la pasantía. 

“Lo que se les está pidiendo a los médicos pasantes es que elaboren un pliego petitorio por estado y lo lleven a las autoridades educativas y de salud. A nivel federal pretendemos contactar con la Secretaría de Salud, ya con todas las exigencias recabadas, también con la Secretaría de Educación y con el poder legislativo para que se inicien los procesos necesarios para mejorar las pasantías”, precisa Pizzolato.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.