Cómo el COVID-19 provocó un aumento de la demanda cirugías plásticas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo el COVID-19 provocó un aumento de la demanda cirugías plásticas en algunos países

Más gente está sometiéndose a cirugías plásticas gracias a que pueden trabajar desde casa mientras se recuperan y esconderse detrás de las mascarillas.
11 de julio, 2020
Comparte

Una consecuencia inesperada de los confinamientos y el distanciamiento social que nos ha traído la pandemia de coronavirus lo podemos encontrar en las clínicas de cirugía plástica de algunos países.

Y es que no son pocos los que han decidido someterse a una operación de estética gracias a que se ha extendido el trabajo desde casa y el uso de mascarillas por la pandemia de covid-19.

Es cierto que el virus está cerrando negocios en todo el mundo, pero también que otros han visto aumentar su clientela: y entre ellas algunas clínicas de cirugía estética, eso sí, adoptando medidas sanitarias estrictas como la aplicación de pruebas de covid-19 y la limpieza más frecuente.

Centros en EE.UU., Japón, Corea del Sur y Australia han registrado un incremento de pacientes que buscan tratamientos como rellenos labiales, bótox, estiramientos faciales y rinoplastias.

“Decidí hacerme los procedimientos durante la cuarentena porque me permitía sanar a mi propio ritmo”, dijo a la BBC Aarón Hernández, que se puso rellenos labiales y se eliminó grasa de las mejillas en Los Ángeles.

“Operarse los labios no es algo que los hombres tiendan a hacer, por lo que para algunas personas puede ser algo diferente. Por lo tanto, preferí quedarme en casa y recuperarme por completo y que la gente no supiera qué operación me había hecho una vez que estuviera fuera”, cuenta.

La última vez que se hizo el procedimiento antes de la cuarentena, dijo, tuvo que salir a trabajar en público y sus labios estaban “extremadamente hinchados y magullados”.

Rod J. Rohrich, cirujano plástico de Texas, dijo que estaba atendiendo a muchos más pacientes. “Más de lo normal. Probablemente podríamos operar seis días a la semana si quisiéramos. Es bastante sorprendente”, contó a la BBC.

El cirujano dijo que, por lo general, las personas tendrían que tomar en cuenta el periodo de recuperación en el hogar al considerar la cirugía, pero ahora que muchas trabajan desde su casa, esto no necesita ser considerado.

“De hecho, pueden recuperarse en casa y también pueden usar una mascarilla cuando salen a la calle después de una rinoplastia o una cirugía estética. La gente quiere reanudar su vida normal y parte de eso consiste en verse tan bien como se sienten”, dijo.

Pero no solo EE.UU. está registrando un aumento de pacientes estéticos durante el brote.

Descuentos para los nacionales

Corea del Sur, conocida por su oferta de cirugía estética, fue uno de los primeros países en registrar casos de covid-19.

En lugar de imponer un bloqueo nacional, aplicó un plan de distanciamiento social y alentó a la gente a trabajar desde casa.

Aunque han disminuido los pacientes extranjeros, los locales han seguido yendo a las clínicas cosméticas.

Varias de estas optaron por ofrecerles descuentos.

Posters para cirugía plástica en Seúl.

Getty Images
La cirugía cosmética es increíblemente popular en Corea del Sur.

Un maestro de secundaria de 54 años que se sometió a una cirugía de párpados en febrero le dijo al periódico Joongang Daily que todas las clínicas de cirugía plástica que visitó “estaban llenas”.

El Hospital BK en Seúl le dijo a la BBC que al comienzo de la pandemia, la gente estaba nerviosa, pero que luego comenzaron a ir cada vez más a las clínicas.

“Los pacientes comenzaron a sentirse seguros y cómodos para someterse a una cirugía, a pesar del covid-19. El número de pacientes aumenta continuamente”, dijo el portavoz de BK.

“A pesar del coronavirus, se estima que el número de pacientes aumentará en 50% en comparación con la misma temporada del año pasado”, añadió.

Las consultas de pacientes extranjeros y las que se hacen en línea también han aumentado, dijo el vocero.

Aumento en Japón

Japón no aplicó un cierre oficial, sin embargo, el primer ministro, Shinzo Abe, decretó un estado de emergencia que duró hasta el 31 de mayo y le pidió a la gente que se quedara en casa.

Gente en Tokio con mascarilla.

EPA
Japón decretó un estado de emergencia hasta fines de mayo.

A pesar de esto, las clínicas estéticas también registraron un aumento de pacientes.

El incremento provocó que la Asociación de Medicina Estética de Japón advirtiera que los tratamientos cosméticos “no eran esenciales para muchas personas” y pidiera que se mantuvieran alejadas de las cirugías para “evitar una mayor propagación del virus”.

“Como clínica ambulatoria de cirugía plástica equipada para realizar procedimientos el mismo día, definitivamente hemos visto una afluencia de pacientes que quieren recibir tratamientos durante este período”, dijo Michelle Tajiri, coordinadora de la clínica en Bliss Clinic en Fukuoka, en el sur de Japón.

“Las razones principales son que están fuera del trabajo y el tiempo de inactividad no es un problema, así como el hecho de que todos usan máscaras y, por lo tanto, cualquier procedimiento facial puede disfrazarse fácilmente”, añadió.

Para Hernández, en EE.UU., el brote fue el momento perfecto para someterse a cirugía. “Definitivamente tuve más tiempo para sanar. Pude tomar medicamentos que probablemente no habría podido tomar si hubiera tenido que conducir y pude poner más hielo en el área de mis labios y cara”, contó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=K3Ul81J5oEU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Tras el contagio, la culpa: la otra secuela que deja la COVID en los mexicanos

Además de los contagios y las pérdidas, el dolor y la culpa se han convertido en algunas de las secuelas más comunes entre los mexicanos.
Cuartoscuro
Por AFP
15 de febrero, 2021
Comparte

¿Cómo se infectó? ¿Por imprudencia? ¿Hicimos lo correcto? Entre las secuelas de la COVID-19, una menos visible mortifica a enfermos y familiares: la culpa, que se ha hecho más patente en México con el repunte dramático de las muertes.

El país está pagando una cuenta letal alimentada, entre otras causas, por una docena de celebraciones de fin y comienzo de año.

Enero fue el mes más mortífero en casi un año de pandemia, con 32 mil 729 fallecidos. Las autoridades aseguran que el 60% de los contagios ocurrieron en reuniones caseras.

México, de 126 millones de habitantes, acumula casi 174 mil decesos, una espiral que sigue creciendo en febrero con cerca de 15 mil víctimas.

Te puede interesar: Pandemia deja 2.4 millones de empleos perdidos en 2020; restaurantes y hoteles, los más afectados

Aunque dolorida por la muerte de su hermana, una maestra jubilada intenta que la familia olvide los resentimientos.  

Creen que fue contagiada por una persona que se arriesgó a ir a una fiesta de Año Nuevo mientras esperaba los resultados de una prueba. 

“Eran pocos, pero una (de las invitadas) era caso sospechoso, se hizo la prueba y esperaba los resultados para enero. Pero por no quedarse sola, no dijo nada. Contagió a todos”, relató la mujer a la AFP bajo anonimato.

“Yo le digo a mi sobrina (adolescente) que olvide rencores, que nada le devolverá a su madre, que mire hacia adelante“, añade.

Caso Manzanero 

En su consulta, Francesca Caregnato, psicoterapeuta y tanatóloga, ha encontrado que la culpa a veces se convierte en una agobiante carga.

Con el contagio o la muerte se abre un abanico de cuestionamientos, reproches y búsqueda de responsables. ¿Quién trajo el virus? ¿Era necesario que saliera? 

“Cuando hay una pérdida es complicado para la familia no señalar o señalarse. Es una culpa muy pesada, pero señalar no ayuda en el proceso de duelo”, asegura.

Lee también: 📷Adultos mayores, los primeros vacunados contra la COVID en CDMX y Edomex

El pasado 28 de diciembre, el afamado bolerista mexicano Armando Manzanero murió tras contagiarse en su fiesta de cumpleaños. Su edad, 86 años, y la diabetes agravaron la enfermedad.

“Veo la foto con 30 personas, sin cubrebocas y digo: ¡’Qué cosa tan irresponsable’! (…) A todos ahí les dio COVID”, contó Juan Pablo Manzanero, hijo del artista, al diario Reforma.

Caregnato sugiere no perder la perspectiva en casos donde el virus solo es un “detonante” de muertes por avanzada edad o males crónicos. 

El desahogo 

El remordimiento también acosa fuera del ámbito familiar.

“Me voy muy triste porque siento que tuve la culpa”, dice la nota que dejó en la madrugada una empleada doméstica, tras enterarse que los cinco miembros de la familia para la que trabajaba se habían contagiado.

Ella se había infectado tras visitar en Año Nuevo a su padre, enfermo por el virus.

“Sé que no fue intencional, que a veces no sabes ni cómo te contagias, pero sí, me dio coraje, esto del COVID lo hablé mucho con ella”, dice Penélope Gutiérrez, abogada de 36 años para la que trabajaba esa empleada doméstica. 

“Le pagaba extra para que no usara transporte público, le dije que si ella o alguien de su familia se sentían mal, no viniera, que le seguía pagando”, recuerda Gutiérrez, quien pasó una semana hospitalizada con su mamá.

Relacionado a esto: México supera las 174 mil muertes por COVID; hay 64 mil 477 casos activos

Otra familia, que perdió al abuelo y a una mujer, y en la que resultaron contagiadas cinco personas más, aún se pregunta si fue correcto llevarla a ella a un hospital público, desbordado de pacientes.

El anciano falleció un día después de presentar síntomas. “No sufrió”, dice un hijo. 

Pero la mujer pasó un mes intubada hasta que el corazón no resistió. “Se agravó por una infección intrahospitalaria. Mi hermano (viudo) se pregunta: ‘¿Y si hubiera ido con su doctor de siempre?'”, añade. 

Hablar de la pérdida ayuda a sanar la culpa, bien con personas cercanas o en una terapia, explica Caregnato. 

“Es un desahogo, permite conectar con las emociones y las acciones que se han tomado. Y en terapia, a través de las preguntas que hago, la idea es que el otro pueda encontrar respuestas”, señala.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.