Por qué la pandemia está haciendo que las ratas sean más agresivas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Por qué la pandemia está haciendo que las ratas tengan un comportamiento más agresivo

Entre los múltiples efectos que produce en el mundo la pandemia del coronavirus se encuentra un inusual cambio de los hábitos alimenticios de las ratas. Con menos gente en las calles, los roedores hambrientos exploran nuevos lugares donde conseguir comida.
26 de mayo, 2020
Comparte

Que los restaurantes hayan cerrado y que los humanos se queden en sus casas produce varios efectos, entre ellos el cambio de los hábitos alimenticios y el comportamiento de las ratas.

Según una alerta lanzada la semana pasada por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), los roedores, en busca de comida, pueden presentar un “comportamiento poco común o agresivo”.

Según la alerta la agencia, el cierre de los restaurantes llevó a la disminución en el volumen de alimentos disponibles para las ratas, especialmente en zonas comerciales.

“Los roedores dependen de la comida y de las sobras de esos establecimientos, se lee en el comunicado de los CDC.

Hambrientos, los roedores están buscando nuevas fuentes de comida, lo que ha provocado un aumento en su actividad.

En febrero, el famoso Barrio Francés de Nueva Orleans recibió a millares de visitantes que pasearon por sus calles desbordadas por la música que sale de los clubes de jazz, bares y restaurantes.

Expertos consideran que las ratas son "maestras de la adaptación".

AFP
Expertos consideran que las ratas son “maestras de la adaptación”.

Sin embargo, apenas unas semanas después, casi todos los lugares de entretenimiento de ese histórico sitio turístico del estado de Luisiana, en Estados Unidos, tuvieron que cerrar sus puertas por el coronavirus.

Y las ratas, literalmente, salieron de sus escondites… igual que en otras ciudades de EE.UU. como Nueva York o Washington.

“Los programas de salud ambiental y de control de roedores deben haber registrado un aumento en las solicitudes de servicio relacionadas con roedores e informes de comportamiento inusual o agresivo”, advierten los CDC.

Según Robert Corrigan, uno de los principales especialistas en roedores en Estados Unidos, el comportamiento agresivo no es hacia los humanos, sino hacia otras ratas o incluso propiedades, buscando grietas para poder entrar y encontrar comida.

“No (quiere decir que atacarán) ni morderán a las personas”, dijo Corrigan a BBC News Brasil.

Canibalismo

Los emblemáticos restaurantes y clubes de Nueva Orleans cerraron sus puertas por la pandemia.

Getty Images
Los emblemáticos restaurantes y clubes de Nueva Orleans cerraron sus puertas por la pandemia.

Al menos una tercera parte de los seres humanos han alterado sus comportamientos habituales en los últimos meses debido a la amenaza de la enfermedad covid-19.

En varios países, las cuarentenas que se llevan adelante significan que la basura de la que dependían las ratas ya no esté del todo disponible, y esto obliga a los roedores a adaptarse también.

Desde Reino Unido, la Asociación Nacional de Técnicos de Plagas advirtió a principios de abril que “el cierre de escuelas, pubs, restaurantes, hoteles, atracciones turísticas y otros lugares públicos para hacer cumplir el distanciamiento social tendrá consecuencias no deseadas“.

Si no hay alimentos disponibles, las plagas podrían multiplicarse en edificios vacíos o salir a buscar alimentos envalentonadas por la necesidad, señaló la institución británica.

Basura

BBC
Al haber menos basura las ratas están hambrientas.

Desesperados, los roedores están atacando a otras ratas, incluso dentro de sus propias colonias.

“Una rata hambrienta será muy agresiva con otras ratas”, dice Corrigan, quien se desempeña como consultor especialista en control de roedores para empresas y departamentos de salud en Estados Unidos y en otros países.

Corrigan dice que en áreas donde las ratas solían encontrar comida fácilmente y ahora la comida desapareció, los expertos han visto evidencias de estos ataques y de canibalismo, que son comunes en situaciones de hambre extrema, como la actual.

“Se están atacando, matando y comiendo unas a otras”, dice.

“Maestras de la adaptación”

Las ratas hambrientas “pueden deambular bastante y terminar en un vecindario completamente diferente que no tenía ratas antes”, le dijo en una entrevista anterior Corrigan a la BBC.

El experto señaló que estos roedores son “mamíferos formidables”, muy buenos para detectar fuentes de alimentos y que sus poderosos dientes pueden hacer que las barreras como puertas, plásticos o redes no sirvan de mucho.

“Están en todas partes, y no llegarían a ser completamente globales si no fueran muy hábiles para dominar la adaptación“, indicó.

Aunque ver más ratas no significa que las ciudades serán invadidas.

De hecho, según Corrigan que ahora es el momento perfecto para introducir técnicas nuevas de control.

Rata

Getty Images
Se ve más ratas en horarios y lugares donde antes no aparecían.

¿Por qué las ratas son invitados no deseados?

Un grupo de ratas errantes y hambrientas puede causar estragos, desde daños en los hogares hasta la propagación de enfermedades.

Pueden terminar dentro de la casa, una habitación con niños o dentro de un hogar de ancianos u hospital“, alertó Corrigan.

Las ratas están oficialmente relacionadas con 55 patógenos diferentes, aunque no ha habido informes de ratas portadoras de covid-19.

También pueden roer madera y cables eléctricos, lo que representa un peligro para los incendios domésticos.

Cómo mantener a las ratas fuera de los hogares

Una forma de alejar a las ratas es sellar grietas y agujeros cerca de los cimientos. También tuberías o cualquier otro espacio por donde los roedores puedan entrar.

En interiores, asegúrese de que haya pocos lugares donde puedan esconderse y mantenga las áreas ordenadas.

Es importante mantener la comida en contenedores a prueba de roedores.

Y si se encuentra con ellas dentro de su hogar, Corrigan recomendó llamar a profesionales.

“Si ve ratas de repente en su propiedad como resultado de esta pandemia de coronavirus, deshacerse de ellas no es un trabajo que pueda hacer usted mismo”.

* Esta nota se publicó originalmente en abril de 2020 y fue actualizada con la información proporcionada por los CDC de EE.UU.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

No hay cura para COVID: estos medicamentos no acaban con el virus e incluso pueden dañarte

Hasta ahora no hay evidencia científica de peso para recomendar ningún tratamiento farmacológico específico para el coronavirus.
Cuartoscuro
16 de julio, 2020
Comparte

Autoridades de la Secretaría de Salud reiteraron este miércoles, durante la conferencia diaria sobre coronavirus, que no hay ningún medicamento que cure la COVID-19 e insistieron en que la población no debe automedicarse, sino estar pendientes en caso de tener síntomas de si estos se agravan para acudir a un hospital a recibir de forma oportuna terapia respiratoria.

Entre los fármacos y productos que las autoridades recomendaron no utilizar como tratamientos están desde Oseltamivir e Ivermectina hasta el Factor de transferencia y las Nanomoléculas de cítricos, mismas que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ha dicho que usa para protegerse de COVID y de las que prometió compartirle a Arturo Herrera, secretario de Hacienda para que se mejorara.

“En todos los ámbitos se han venido usando tratamientos contra esta enfermedad sin evidencia científica robusta de que sean efectivos y sin considerar que pueden causar daño”, aseguró Simón Kawa Karasik, director general de Coordinación de los Institutos Nacionales de Salud e integrante del equipo científico del gobierno federal en temas de infectología y salud pública.

Lee: Salud reporta 579 muertes más por COVID-19; van 36 mil defunciones y 317 mil casos

Todos los tratamientos, agregó, deben pasar por una evaluación que considere los beneficios y riesgos de la intervención. “Se trata de que en el balance existan más beneficios, si no tenemos evidencia de esto entonces no hay justificación médica ni ética para usarlos”.

Y no basta, resaltó, considerar cualquier tipo de evidencia para tomar la decisión de usar un medicamento contra una enfermedad, no bastan, por ejemplo, las notas en los medios, ni los estudios de casos. “Se requieren estudios clínicos y una revisión sistemática publicada en revistas científicas y sometida a revisiones de pares (científicos internacionales)”, explicó.

Hasta ahora, afirmó Kawa Karasik , no hay evidencia robusta científica de peso para recomendar ningún tratamiento farmacológico específico para COVID-19. “Para los casos graves y críticos solo se puede recomendar el soporte ventilatorio y hemodinámico”.

La evidencia que existe, de hecho, es sobre tratamientos pero no contra el virus, si no para coadyuvar en este soporte.

“Los médicos, resaltó, tenemos el deber de orientar al paciente para reconocer los síntomas y que sepa qué hacer y  a dónde acudir si su caso se empieza a complicar. Hay que interrogar a los pacientes sobre antecedentes patológicos y el uso de fármacos cotidianos y recalcar la importancia de seguir sus tratamientos para el control de enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión, que son factores de riesgo para agravar COVID-19”.

En este punto, explicó que hay una lista larga de tratamientos que han salido en diferentes partes y de los que no se recomienda su uso, “no sirven” ni en pacientes ambulatorios ni en hospitalizados, así como tampoco para prevenir la enfermedad. “Estos productos incluso tienen el potencial de ocasionar daño y  efectos adversos y no se deben administrar”, señaló Kawa Karasik.

Entre estos están: Arbidol, Oseltamivir, Ivermectina, Azitromicina, Nitazoxanida, Factor de transferencia, Colchicina, Antioxidantes, Nanomoléculas de cítricos, Dióxido de cloro, Inmunoglobulina intravenosa e Interferones.

Existen otros tratamientos farmacológicos de los que se sigue generando evidencia científica, aclaró, que tienen el potencial de generar algún beneficio, pero aún no se cuenta con evidencia robusta para recomendarlos contra COVID. “Siguen los ensayos en pacientes graves para evaluar efectividad y seguridad, están de investigación, antes de que se puedan preescribir”.

En esa lista están: Remdesivir, Favipiravir, Lopinavir/Ritonavir, Cloroquina e Hidroxicloroquina, Baricitinib (combinado con Remdesivir), Tocilizumab, Sarilumab, Anakinra y Plasma convalenciente.

Hay, además, explicó, algunos tratamientos de los que se cuenta con evidencia de beneficios para pacientes hospitalizados y bajo condiciones específicas, como la Dexametasona, que se ha demostrado que a dosis bajas, en pacientes que requieren oxigeno suplementario, puede tener algún beneficio, y lo mismo los anticoagulantes que pueden coadyuvar en el tratamiento de pacientes hospitalizados, pero en ambulatorios su uso no está indicado.

Kawa Karasik señaló que el uso de medicamentos fuera de esto debe ser reportado a las autoridades, “porque hay fármacos con indicaciones claras para otras patologías y que se están preescribiendo para pacientes con COVID y eso está totalmente fuera de la norma, no nos va a ayudar a generar la evidencia científica que necesitamos y ponen en riesgo a los pacientes”.

En lugar de tomar medicamentos que no funcionan y no están avalados, Alethse de la Torre Rosas, directora general del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el Sida y también integrante del equipo científico del gobierno federal en temas de infectológia y salud recomendó a la población seguir tomando los fármacos para controlar enfermedades crónicas.

También aconsejó tener una alimentación saludable, hacer ejercicio, tomar agua, y en caso de tener síntomas de enfermedad respiratoria estar pendiente de que estos no se agraven, si así fuera, “hay que acudir de inmediato a un hospital porque el soporte ventilatorio a tiempo puede hacer la diferencia entre vivir o morir por Covid”, aseguró.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.