Miles salen a las calles de Cuba al grito de 'abajo la dictadura'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Protestas en Cuba: miles salen a las calles en una manifestación masiva al grito de 'abajo la dictadura'

Luego de que las protestas se extendieran por toda la isla, el presidente Díaz-Canel llamó a sus seguidores "a que salgan a las calles y vayan a los lugares donde vayan a ocurrir estas provocaciones".
AFP
11 de julio, 2021
Comparte

A gritos de “libertad”, “abajo la dictadura” y “patria y vida” miles se lanzaron a las calles de Cuba este domingo en varias provincias, en la mayor protesta ocurrida en la isla en los últimos 60 años y que está siendo reprimida en varios lugares.

Al extenderse la manifestación, el presidente Miguel Díaz Canel convocó a los seguidores del gobierno a salir a las calles a “enfrentarlas” y varios videos en redes sociales y fotografías mostraron a militares y agentes de civil golpear a los manifestantes.

“Estamos convocando a todos los revolucionarios del país, a todos los comunistas, a que salgan a las calles y vayan a los lugares donde vayan a ocurrir estas provocaciones, hoy, desde ahora y en todos estos días”, dijo el mandatario en un inusual mensaje que se trasmitió por todas las cadenas de radio y televisión de la isla.

A través de redes sociales, numerosos cubanos trasmitieron en vivo las marchas que se iniciaron en la ciudad de San Antonio de los Baños, en el suroeste de La Habana, y luego se extendió a otras, desde Santiago de Cuba, en el oriente, hasta Pinar del Río, en el occidente.

En las transmisiones se veía a un numeroso grupo de personas gritando consignas contra el gobierno, contra el presidente Díaz-Canel y pidiendo cambios.

Según contó Selvia, una de las participantes en San Antonio de los Baños, la protesta inicial fue organizada el sábado a través de las redes sociales para este domingo a las 11:30 AM (hora local).

“Nos reunimos frente a la plaza de la iglesia y seguimos toda una marcha por toda la Calle Real y seguimos hasta el gobierno y la policía”, dijo en diálogo telefónico con BBC Mundo.

“Esto es por la libertad del pueblo, ya no aguantamos más. No tenemos miedo. Queremos un cambio, no queremos más dictadura”, dijo.

Las manifestaciones tienen lugar en el peor momento de la pandemia en el país, con denuncias de centros de salud colapsados y tras meses de escasez de alimentos, medicinas y prácticamente todos los productos de primera necesidad.

Qué ha dicho el gobierno

BBC Mundo contactó con el Centro de Prensa Internacional, la única institución del gobierno autorizada a dar declaraciones a medios extranjeros para conocer su posición, pero no tuvo respuesta inmediata.

En la transmisión televisada Díaz-Canel dijo que en su gobierno estaban “dispuestos a todo y estaremos en la calle combatiendo”.

“La orden de combate está dada: a la calle los revolucionarios”, afirmó.

“Sabemos que en estos momentos hay masa revolucionaria en las calles haciendo frente a esto”, dijo el mandatario, quien fue designado para el cargo en 2018 luego de que Raúl Castro anunciara que no continuaría en el poder.

cuba

AFP

“No vamos a admitir que ningún contrarrevolucionario, ningún mercenario, ningún vendido al gobierno de EE.UU., vendido al imperio, recibiendo dinero de las agencias, dejándose llevar por todas estrategias de subversión ideológica van a crear desestabilización en nuestro país”, agregó.

El gobierno cubano generalmente acusa a sus opositores de ser mercenarios o agentes al servicio de Estados Unidos.

https://twitter.com/norges14/status/1414361022723461122

“Habrá una respuesta revolucionaria”, dijo Díaz-Canel, a la vez que pidió a los “comunistas”, enfrentar las protestas con “decisión, firmeza y valentía”.

El llamado del presidente cubano provocó cuestionamientos entre opositores y en las redes sociales, quienes le señalaron de estar “llamando a una guerra civil”.

“Qué irresponsabilidad… esto es el llamado a una guerra civil: ´La orden de combate está dada, a la calle los revolucionarios´, amenaza Miguel Díaz-Canel”, escribió en Twitter la reconocida opositora Yoani Sánchez.

Julie Chung, subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE.UU. dijo que su gobierno estaba “muy preocupado por los ´llamados a combatir´ en Cuba”.

“Apoyamos el derecho a las protestas pacíficas del pueblo de Cuba. Llamamos a la calma y condenamos cualquier violencia”, dijo en Twitter.

Las protestas

Según el sitio de investigación independiente cubano Inventario, se reportaron más de una veintena de focos de protestas por toda la isla.

protestas

@inventario
Los lugares donde se han registrado protestas según el sitio de investigación @inventario.

En La Habana, la capital del país, los manifestantes tomaron algunas de las principales avenidas a la vez que se enfrentaban o eran reprimidos por la policía.

“Hay mucha gente por Galeano y por Malecón. Han parado el tráfico y todo”, contó vía telefónica a BBC Mundo Mairelis, desde Centro Habana.

Alejandro, uno de los que participó en la protesta en Pinar del Río, contó a BBC Mundo que decenas de personas se ubicaron frente a uno de los parques de la ciudad y luego marcharon por una calle principal.

“Vimos la protesta en San Antonio y la gente empezó a salir. Este es el día, ya no aguantamos más”, dijo el joven vía telefónica.

“No hay comida, no hay medicinas, no hay libertad. No nos dejan vivir. Ya nos cansamos”, agregó.

cuba

AFP
Policías y agentes de civil reprimieron a manifestantes.

Tres personas que participaron en la protesta en Pinar del Río, La Habana y San Antonio aseguraron a BBC Mundo que las manifestaciones habrían sido reprimidas por la policía.

“Mandaron a las tropas especiales, estaban dando palo duro en Galeano (una céntrica calle de La Habana)”, contó Carlos Alberto, otro manifestante desde La Habana que asegura se retiró luego que se reprimiera la manifestación.

protesta

Facebook
Imágenes de policías haciendo frente a los manifestantes abundaron en las redes sociales.

Varios videos y fotos publicados en redes sociales también muestran lo que parecen ser agentes de tropas especializadas deteniendo a varios manifestantes.

En otras transmisiones en redes sociales se ve a un numeroso grupo de personas romper vidrieras y saquear algunas de las llamadas tiendas por moneda convertible (divisas extranjeras), que se han vuelto la única forma para muchos cubanos de acceder a productos de primera necesidad.

Cuba

Facebook/Yoan de la Cruz
La protesta es una de las mayores ocurridas en Cuba en los últimos 60 años.

También hay reportes de que ha habido cortes intermitentes de internet en diversos lugares del país.

“Nos están quitando la conexión. No podemos ni hacer llamadas nacionales”, dijo Selvia.

Cuba

AFP

Contexto

Durante el fin de semana, las redes sociales de la isla se llenaron de mensajes bajo las etiquetas #SOSCuba y #SOSMatanzas para pedir ayuda ante la crítica situación con el coronavirus en la isla, donde, según las denuncias, muchos hospitales han colapsado ante el creciente número de casos.

BBC Mundo conversó en días anteriores con varios cubanos que aseguran que sus familiares murieron en sus casas sin recibir cuidados médicos o en los hospitales por carencias de medicamentos.

Con el turismo prácticamente paralizado, el coronavirus ha tenido un profundo impacto en la vida económica y social de la isla, a lo que se ha unido la emergencia de una creciente inflación, apagones, escasez de comida, medicamentos y productos básicos.

El gobierno cubano atribuye la situación al embargo de EE.UU. y ha cuestionado #SOSCuba y #SOSMatanzas como una “campaña mediática” para “sacar provecho” en una situación de crisis de salud.

Las redes sociales han servido en los últimos tiempos para que los cubanos expresen su malestar contra el gobierno.

Las protestas en Cuba son muy inusuales y, cuando ocurren, son reprimidas.

Antes de la de este domingo, la mayor manifestación que ocurrió en Cuba desde 1959 tuvo lugar en 1994 frente al Malecón de La Habana, pero se limitó a la capital y solo participaron algunos cientos de personas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HIx6dQmYtPo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Pixabay

Aprender inglés sin escuchar: Alumno con discapacidad de la Universidad de Q. Roo denuncia discriminación

El joven señala que la institución no adapta el curso de inglés ni le da alternativas. Ya ha reprobado dos veces la misma materia y teme no poder continuar sus estudios.
Pixabay
23 de julio, 2021
Comparte

Joezer Miguel Alpuche tiene una discapacidad auditiva y está por concluir la carrera de administración hotelera en la Universidad de Quintana Roo, campus Cancún; sin embargo, su avancé se frenó debido a que en dos ocasiones le asignaron una calificación reprobatoria en la materia de inglés post intermedio.

El tener hipoacusia (sordera parcial) no lo ha limitado para cursar una licenciatura, aunque algunas materias le cuesten más trabajo como el inglés; por ejemplo, los ejercicios y pruebas en las que tiene que escuchar y hablar en ese idioma (listening y speaking).

Lee: Las personas con discapacidad, siempre ‘para después’

Joezer asegura que la Universidad no ha adaptado las pruebas y sus técnicas de aprendizaje a su discapacidad y que los docentes desconocen sobre la enseñanza del idioma inglés a estudiantes con problemas auditivos, por lo que se inconformó antes las autoridades escolares por esta situación.

El joven no quiere que le regalen la calificación o que simplemente lo aprueben por ser una persona hipoacúsica. Lo que él pide es apoyarlo en su formación y ajustar los criterios para aprender este idioma y evaluarlo tomando en cuenta su discapacidad.

“La discapacidad no debiera ser una condición de discriminación para mi permanencia y egreso en la universidad. Se debe respetar mi derecho a aprender”, dice.

Lee: En blanco y negro: la discapacidad en Latinoamérica, según el BID

Al enterarse de su calificación, Joezer pidió conocer cuáles fueron los criterios bajo los cuales fue evaluado y pidió apoyo a su extutor, el profesor José Manuel Jiménez García, con quien logró forjar un vínculo de confianza y apoyo a pesar de que ya no labora en la universidad.

Su extutor redactó un correo y solicitó a las autoridades universitarias se revisará su situación. Recordó que el alumno ya había pedido ajustes curriculares y de evaluación. “Joezer aunque quisiera no podrá pronunciar, ni hablar inglés (por la discapacidad auditiva no es posible que desarrolle esta competencia)”, señaló.

La respuesta llegó 10 días después, pero no respondía a los cuestionamientos de Joezer y solo se limitaron a decirle que tenía que repetir el curso, con la recomendación de que fuera en otro campus para que “el alumno se sienta más cómodo” y porque el profesor es el mismo que ya lo reprobó dos veces.

La responsable de idiomas de la unidad Cancún asegura que se siguió el reglamento universitario y se formó una comisión revisadora de su evaluación final con varios profesores.

“La evidencia es contundente al mostrar las adaptaciones que el profesor realizó de manera especial a la evaluación del alumno, no tomando la producción oral del lenguaje y sustituyéndolo por producción escrita, así como otras consideraciones”, respondió la responsable del área tras informar que la calificación se mantenía.

Pero a Joezer seguían sin explicarle o mostrarle “la evidencia contundente” para tomar esa decisión. Es más, el correo ni siquiera iba dirigida a él sino a su actual tutora escolar.

Lee: La desigualdad en personas con discapacidad auditiva

Por toda esta situación, Joezer decidió interponer una queja por discriminación ante la Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo.

La Red de Instituciones de Educación Superior Mexicanas por la Discapacidad y la no Discriminación se pronunció sobre su caso señalando que el profesor de la asignatura no cuenta con conocimientos sobre la enseñanza del idioma inglés a un estudiante con hipoacusia, “razón por la que los criterios que plantea son de acuerdo a sus necesidades y no del estudiante”.

También destacó que los responsables del área de idiomas emitieron una respuesta a Joezer sin siquiera preguntarle cuáles son sus requerimientos y necesidades para apoyar en su formación.

“La aplicación de criterios confusos, adaptados desde la perspectiva de las autoridades, no contribuye a la formación e inclusión de Joezer en la universidad. La asignación de tareas, aplicación de exámenes en línea y respuestas dada a Joezer por WhatsApp, son evidencias del desconocimiento de profesores y autoridades”, destaca la Red.

José Manuel Jiménez García, integrante de esta Red de Instituciones, señala que cuando conoció a Joezer tampoco sabía cómo dar clases a una persona sorda, pero aprendió, estudió lengua de señas, se asesoró y buscó como adaptar sus clases.

“La universidad también puede reconocer ‘no sé cómo enseñarle o cómo evaluarlo’, y aprender. Hay expertos, organizaciones, casos, métodos que usan otras universidades, profesores con experiencia que pueden dar una asesoría, el punto es que lo atienda”, dice en entrevista.

“No se está respetando el derecho a aprender de Joezer, y la universidad no está cumpliendo con su obligación de garantizar la educación. Su respuesta es desde la opinión de compañeros docentes que pueden ser muy buenos maestros, pero que desconocen sobre la enseñanza del idioma inglés a estudiantes con discapacidad auditiva”, asegura Jiménez García.

Joezer está desanimado ante la situación, la pandemia y la clase de inglés a distancia todo lo ha hecho más difícil: la clase debería estar subtitulada debido a su discapacidad, pero no ocurre. Dice que su profesor no le responde por el WhatsApp porque es obligatorio que cualquier mensaje esté en inglés y él a veces pregunta en español.

En clases a distancia Joezer requiere además de subtitulado, por ejemplo, visualización de videos en inglés, transcripción de pronunciación, material de apoyo visual, explicación detallada hasta que se comprenda la lección, interpretación de significados para explicar vocabulario y que no se hagan pruebas o ejercicio de listening como a sus compañeros.

El joven piensa que no va a poder terminar la carrera ni continuar con su servicio social.

Dice que hasta se siente “utilizado” debido a que la universidad dice ser incluyente y hace un tiempo le pidieron participar en un mensaje en lengua de señas, pero ahora no lo escuchan.

El artículo 3 de la Constitución establece que la educación considera un criterio inclusivo, al tomar en cuenta las diversas capacidades, circunstancias y necesidades de los educandos. “Se establece que con base en el principio de accesibilidad se realizarán ajustes razonables y se implementarán medidas específicas con el objetivo de eliminar las barreras para el aprendizaje y la participación”.

Además, el artículo 47 de la Ley General de la Educación señala que las autoridades educativas, en el ámbito de sus competencias, establecerán políticas para fomentar la inclusión, continuidad y egreso oportuno de los estudiantes inscritos en el nivel superior.

Lee: Las mujeres con discapacidad, invisibilizadas en las políticas para contener la COVID-19

La universidad asegura que no existen violaciones de derechos humanos en contra del estudiante y que sí se hicieron los ajustes y adecuaciones necesarias al paquete didáctico y que su discapacidad en ningún momento fue el parámetro por el cual se le calificó.

“No se consideró para su evaluación la fluidez, ni el body language en el desarrollo de las actividades, esto con el objeto de llevar a cabo una evaluación lo más ajustada posible a las condiciones que el estudiante manifestó e incentivar su desempeño; no obstante, lo anterior, el estudiante no acreditó contar con las competencias necesarias que determinan el dominio básico de la asignatura”, señaló la universidad en su primera respuesta al organismo estatal de derechos humanos.

Animal Político buscó a las autoridades universitarias para conocer qué adecuaciones se hicieron al método de aprendizaje y evaluación de Joezer, y qué cambió y cómo se adaptaron sus clases a distancia debido a la pandemia.

También se solicitó conocer con quién y cómo se capacitan los docentes y la universidad para diseñar planes escolares de alumnos con alguna discapacidad auditiva; y cuántas veces se han reunido o platicado con el alumno después de que reprobó la primera vez.

Sin embargo, la universidad solo se limitó a responder que “en todo momento ha brindado la atención oportuna a las necesidades del estudiantado y la comunidad universitaria en general a través de los canales internos conducentes y al mismo tiempo dando certeza y legalidad a todo procedimiento”.

“Cabe precisar que la Universidad, en apego al marco normativo y de conformidad a sus programas educativos, ha cubierto las necesidades particulares de cada estudiante incluyendo a éste (Joezer), por lo que, en caso de existir, se acatarían las disposiciones emitidas por las instancias correspondientes”, respondió.

Joezer solo pide adecuaciones para su aprendizaje y su evaluación, que ningún tipo de discapacidad sea motivo para discriminar y que se siga avanzando en la inclusión para otros estudiantes con alguna discapacidad.

En México hay 20 millones 838 mil 108 de personas con algún tipo de discapacidad, limitación en la actividad cotidiana o con algún problema o condición mental (16% de la población nacional), según datos del Censo 2020 del Inegi.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS 2014), dos de cada diez personas con discapacidad no saben leer ni escribir. Además, menos de la mitad de ellas terminan la primaria y solo el 7% concluye sus estudios superiores.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.