El pueblo de Estados Unidos que los mexicanos salvaron de la pobreza - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El pueblo de Estados Unidos que los mexicanos salvaron de la pobreza

Una pequeña población en el interior de Estados Unidos estaba en decadencia económica. Hace más de una década llegó una oleada migratoria latina. Hoy el pueblo, en buena medida, habla español, y progresa más que sus vecinos.
1 de diciembre, 2019
Comparte

Si no fuera por los mexicanos, la ciudad de Guymon, en Oklahoma, estaría camino de ser un pueblo fantasma.

Vivir en esta minúscula población de poco más de 10.000 habitantes en el interior de Estados Unidos no es fácil.

La región en la que se encuentra ostenta el dudoso título de ser la capital mundial de los tornados. Los inviernos son brutales. El paisaje es árido, plano y monótono. Y muchos de sus habitantes son los primeros en reconocer que la arquitectura del lugar no es particularmente atractiva.

Y sin embargo, este pueblo ha vivido en las últimas dos décadas un milagro económico en el que los inmigrantes latinos, especialmente mexicanos, han sido inesperados protagonistas.

https://www.youtube.com/watch?v=bvQq8iw2ghM

Oasis de prosperidad

Una parte sustancial de las llamadas Grandes Praderas en el centro-oeste estadounidense se está muriendo, demográficamente hablando.

Heather, habitante de Guymon

BBC
Heather es empleada de un restaurante propiedad de mexicanos. Toma pedidos en inglés y español.

Sus pequeñas ciudades han sido diezmadas por la emigración de los jóvenes hacia las grandes urbes en busca de más oportunidades.

Pero Guymon es distinto. Es un oasis de prosperidad en medio de la decadencia económica que afecta a otras poblaciones.

Un enorme matadero industrial de cerdos instalado ahí hace poco más de dos décadas atrajo al lugar a cientos de trabajadores, primero latinos, y después de todo el mundo.

Eran empleos duros que solo los inmigrantes querían.

Mercado en Oklahoma

BBC
En los mercados de Guymon se consiguen toda clase de productos latinos.

Pero la llegada de la fábrica cambió por completo la personalidad del pueblo,cuya población es hoy en día de origen latino en más de un 60%.

Y en la medida en que muchos de estos trabajadores se independizaron, instalaron sus pequeños negocios en la calle principal del pueblo, que hoy cuenta con relucientes vitrinas, muchas de ellas con letreros español.

Los mexicanos le dieron trabajo

Heather, al igual que muchos habitantes de Guymon, trabaja en uno de los varios restaurantes mexicanos en la avenida principal. Pero lo novedoso es que ella es una estadounidense blanca a la que le dieron trabajo los mexicanos.

Guymon Oklahoma

BBC
Guymon es un pueblo en una zona deprimida de Oklahoma, que ha prosperado a medida que se vuelve más multicultural.

“No debería decir esto, pero a los hispanos les importa más la gente, les importan más sus empleados. Ellos te cuidan”, explica Heather a BBC Mundo.

Trabajando conoció a su marido, quien es mexicano.

Heather nos atiende mientras toma pedidos de enchiladas, mole y otros platos típicos mexicanos en inglés y español.

Está ahorrando para poner ella misma su propio negocio, un carrito de tacos, que planea bautizar como “La Gabacha” (una expresión coloquial que se asemeja a “La Gringa”)

Tensiones

El caso de Heather es inusual pero no único en Guymon, una ciudad en la que los latinos no son una carga económica para la comunidad, sino que generan sus propios empleos e incluso ofrecen trabajo a un puñado de anglosajones.

Aún así, la llegada de los mexicanos a Guymon no fue fácil.

Mercado en Oklahoma

BBC
La calle principal de Guymon está llena de negocios latino.

Oklahoma es uno de los lugares políticamente más conservadores del país. Fue uno dos únicos estados en los que Donald Trump ganó en absolutamente todos los condados en las elecciones de 2016, incluyendo Guymon.

Cuando los mexicanos empezaron a llegar, era un lugar abrumadoramente blanco.

“Al principio hubo resistencia”, dice Teri Mora, una anglosajona casada con un mexicano que trabaja como profesora en la escuela de secundaria de Guymon.

La gente local tenía desconfianza frente a los recién llegados.

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

Una de las soluciones impulsadas por Mora para mejorar las relaciones entre las comunidades fue crear un grupo de danzas folclóricas mexicanas para los estudiantes de la secundaria, que veinte años después se ha convertido en un embajador cultural no solo de los latinos, sino de todo Guymon.

En sus comienzos, los padres de la comunidad vendían tamales para comprar los vestidos típicos que requerían sus hijos para sus bailes. Hoy los muchachos atienden invitaciones para presentar su espectáculo en varios estados de todo el país.

Un trabajo lento

Bomberos de Guymon

BBC
El emblema del cuerpo de bomberos de la ciudad está escrito en los dos idiomas.

La integración de esta comunidad también ha sido lenta.

Pese a los esfuerzos iniciales por buscar la armonía, muchos anglosajones veían con recelo la transformación que experimentaba el pueblo y que los convertía en minoría.

“A la gente no le gusta el cambio. Somos una comunidad rural”, nos dice Melyn Johnson, la presidenta de “Main Street Guymon”, una organización cívica del pueblo que ayudó a lograr una armonización entre ambas comunidades.

Hoy reconoce que algunas tensiones persisten.

Planta en Guymon

BBC
La llegada de una enorme fábrica de procesamiento de alimentos a Guymon creó mucha prosperidad y atrajo a muchos inmigrantes.

Pero también insiste en que muchos de los ciudadanos de origen anglosajón se han dado cuenta de que si la fábrica no hubiese aparecido, junto con todos los trabajadores mexicanos, cubanos y de otros lugares, el destino de Guymon hubiera sido otro.

“En Guymon nos salvamos de los locales vacíos con los que se quedaron otros pueblos de la región”.

Stan Ralstin es funcionario de la oficina de desarrollo económico del gobierno del estado de Oklahoma. No duda en reiterar que la llegada de la fábrica y de la inmigración que esta atrajo, ayudó a salvar el pueblo.

“No veo como Guymon hubiera podido seguir creciendo”.

Hoy en cambio, “casi no se consigue un local vacío en la calle principal de Guymon” indica.

Soluciones prácticas

Bombero Jesús Uribe

BBC
Jesús Uribe está orgulloso de su trabajo como bombero.

Jesús Uribe, de ancestros mexicanos, entró a formar parte de una institución que por mucho tiempo fue casi exclusivamente blanca: el cuerpo municipal de bomberos.

Cuenta que inicialmente en muchos hogares latinos los miraban con recelo por el uniforme ya que pensaban que eran policías. La solución fue práctica: cambiaron el logo que los identificaba, para incluir en letras grandes, la inscripción en español: Bomberos.

Maria Sabalza es dueña del Vallarta, uno de los muchos restaurantes mexicanos de Guymon. Le gusta vivir aquí, y no en una ciudad grande como Houston o Los Ángeles. “Los pueblos chicos son muy agradecidos”, le dice a BBC Mundo.

Creció en un pueblo en su Jalisco natal y ahora cría a sus hijos en otro pueblo a 800 kilómetros de la frontera con México, en el que la cultura latina se siente en todos los rincones.

División cultural

Muchos insisten en dividir a Estados Unidos en dos: en su visión simplista del país, las grandes ciudades costeras son cosmopolitas, progresistas y multiculturales, mientras que el interior de la nación es conservador, excluyente y hostil a las minorías étnicas.

Guymon es un buen ejemplo de que la experiencia latina en Estados Unidos, y el país mismo, son mucho más complejos que eso.

Este pueblito del interior tiene una proporción de latinos similar a la de Miami, y un porcentaje mayor de minorías étnicas que el que tiene la ciudad de Nueva York.

Los latinos de aquí son trabajadores y empresarios y están orgullosos de haber ayudado a salvar a su comunidad adoptiva de un precipicio económico que parecía inevitable.

En Guymon se habla mucho español y eso ha sido un buen negocio para todos.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10158129017419665


* Esta nota es parte de la serie “¿Hablas español?”, un viaje de BBC Mundo por Estados Unidos para mostrar el poder de nuestro idioma en la era de Trump.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=wdeCiZtTwgI

https://www.youtube.com/watch?v=K5Yw1fdnWXc

https://www.youtube.com/watch?v=C8aesqi_RDY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

#RentaJusta: Inquilinos en CDMX piden ley para impedir que los desalojen durante la epidemia

La propuesta señala que el Estado debe asumir un rol central de regulación y mediación equilibrada entre arrendadores e inquilinos, de manera que la ayuda a una de las partes no afecte indebidamente a los propietarios.
Cuartoscuro
25 de junio, 2020
Comparte

Activistas que habitan la Ciudad de México urgieron la aprobación de una “Ley Inquilinaria” que garantice que ninguna persona sea desalojada de su vivienda por falta del pago de renta durante la pandemia de coronavirus COVID-19 y facilite mecanismos de negociación entre arrendadores y arrendatarios.

La iniciativa #RentaJusta es impulsada por el Observatorio Vecinal 06600 de la Colonia Juárez. La numeración en el nombre del colectivo es un código postal y alude a la arraigo de los vecinos que iniciaron el movimiento, explica Sergio González, líder del colectivo.

Te puede interesar | ‘Voy a tener que dejar mi departamento’: la crisis que golpea a inquilinos y caseros

La organización propone que, de manera urgente, el gobierno de la Ciudad de México prohíba los desalojos de personas que no puedan continuar pagando el alquiler de su vivienda por desempleo o por la reducción de sus ingresos.

La propuesta señala que el Estado debe asumir un rol central de regulación y mediación equilibrada entre arrendadores e inquilinos, de manera que la ayuda a una de las partes no afecte indebidamente a los propietarios.

“Es necesario que existan previsiones legales que permitan paralizar, reducir o suspender y prorrogar, sin ninguna penalización, pagos de rentas de inmuebles usados para viviendas o micro y pequeños negocios familiares a solicitud de la persona que compruebe su situación de necesidad. El Estado deberá facilitar el acuerdo entre las partes, e incluso establecer un organismo de mediación entre ellas. El propietario de una vivienda que pueda demostrar que depende del alquiler para satisfacer sus necesidades básicas y que no ha cobrado el mismo por las razones antes señaladas deberá recibir un apoyo por parte del Estado para que la medida sea equilibrada y no perjudique a ninguna de las partes”, señala la propuesta.

Animal Político dio a conocer testimonios de personas que manifestaron tener dificultades para seguir pagando el alquiler de sus departamentos o establecimientos debido a la caída de sus ingresos durante la pandemia, y también historias de pequeños propietarios que, si bien accedieron de buena fe a negociar con sus inquilinos y a bajar el monto de la renta, manifestaron estar llegando al límite de sus posibilidades.

Lee: Desalojos violentos, corrupción y acoso inmobiliario dejan a familias sin casa en CDMX

“Nos interesa proteger al arrendador y también al arrendatario, y creemos que el gobierno tendría que construir una serie de estímulos para el pequeño arrendatario, porque también hay lo que se llama el gran tenedor, que renta edificios enteros para vivienda y oficinas, y consideramos que la ley no le debe dar el mismo trato que a una persona o una familia que tiene una propiedad de la cual depende la totalidad de su economía, de la renta de ese bien inmueble, que puede ser un local comercial o un lugar de vivienda”, explica González.

Detalla que, con ayuda de la Coalición Internacional del Hábitat (HIC, por sus siglas en inglés) y de académicos de la UNAM y del ITAM, el Observatorio Vecinal levantó en mayo una encuesta entre 2 mil personas que arriendan en la Ciudad de México y el área metropolitana para conocer sus dificultades en el pago de la renta por la crisis sanitaria.

El informe de resultados señala que 256 personas resultaron afectadas por desalojos en plena emergencia de COVID-19. También indica que el 63% de las personas que rentan su vivienda enfrenta dificultades para pagar, y el 61.5% adelantó que no podrá cubrir el pago durante los próximos tres meses.

“Desarrollamos una encuesta que nos permitiera tener datos duros para demostrarle al gobierno de la CDMX la crisis que está por venir: que es que mucha gente va a terminar declarándose insolvente de las rentas que pagan”, advierte González.

Otros elementos de la iniciativa ciudadana del Observatorio Vecinal son que el Estado regule el mercado de precios inmobiliarios para evitar que estos aumenten durante la pandemia; que se creen mecanismos de vigilancia de la relación contractual entre inquilinos y arrendadores para sancionar abusos de alguna de las partes, y que se habiliten refugios temporales para personas sin vivienda, con acceso a todos los servicios para evitar que se vuelvan focos de infección del nuevo coronavirus.

González sostiene que una legislación como esta —que ya ha sido presentada a diputados locales de Morena— no solo garantizaría a cientos de familias el acceso al derecho a la vivienda digna, sino que, al procurar la larga permanencia de las familias en un mismo lugar, también contribuiría al fortalecimiento del tejido social y al combate a la inseguridad.

“Buscamos que se legisle para garantizar el derecho a la vivienda adecuada y evitar la destrucción del tejido social y el desplazamiento forzado de personas que pierden su arraigo a un territorio, que la mayoría de ellos termina yéndose a zonas conurbadas, perdiendo su derecho a la centralidad. Se tiene que garantizar la prevalencia de las personas en su casa, en su edificio, en su barrio, con su comunidad, y reconocerlas como constructoras del tejido social y por ende abonadoras a un entorno seguro para habitar un espacio”, explica el activista.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.