Qué es el 'ayuno de dopamina' que está de moda en Silicon Valley - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Qué es el 'ayuno de dopamina' que está de moda en Silicon Valley

Abstenerse de estímulos externos es una de las nuevas prácticas de moda en el centro mundial de la innovación tecnológica. Algunos cuestionan sus atributos, otros los ven como una vieja usanza de la meditación. Te explicamos.
6 de enero, 2020
Comparte

Cuando James Sinka hace su ayuno de dopamina, se abstiene de todos los estímulos externos que pueda: deja de comer y solo toma agua para mantenerse hidratado; ignora su teléfono, su computadora, su televisor; incluso evita interactuar con personas.

“Tengo la suerte de tener amigos, familiares y socios extremadamente solidarios”, dice el empresario en tecnología de Silicon Valley.

“Les digo con anticipación: ‘Reservo el 17 de noviembre para un ayuno de dopamina; lo siento, no tendrán noticias mías. No es que no los quiera, es que tengo que hacer esto por mí mismo’. En un principio les parecía un poco ridículo, pero ahora están acostumbrados. Se ríen y lo entienden”, agrega.

Sinka, de 24 años, es una de las muchas personas en el centro mundial de la tecnología que están adoptando el ayuno de dopamina. Es la última moda en este barrio del futuro conocido por adoptar nuevas iniciativas de bienestar.

Pero ¿es un ayuno de dopamina una forma de meditación antigua ya conocido? ¿Hay alguna ciencia que respalde la teoría?

Empleado de Silicon Valley

AFP
La gente de Silicon Valley es famosa por el uso de prácticas novedosas para mejorar el bienestar.

“Restrictivo pero vale la pena”

La dopamina es un neurotransmisor, o un mensajero químico del cerebro, relacionado con las motivaciones que sentimos para hacer las cosas. Se le ha denominado, incorrectamente, el “químico del placer”.

“La liberación de dopamina puede ser provocada por una variedad de estímulos externos, especialmente eventos sobresalientes e inesperados”, dice Joshua Berke, profesor de neurología y psiquiatría en la Universidad de California, en San Francisco.

“Estos pueden variar y van desde repentinos ruidos desagradables hasta estímulos que, a través de la experiencia previa, se han asociado con la recompensa”, apunta.

Los promotores del ayuno de dopamina creen que los seres humanos nos sobreestimulamos por los “golpes” de dopamina que proveen las redes sociales, la tecnología y la comida.

Dicen que evitando deliberadamente estos estimulantes, que vemos como actividades placenteras, podemos disminuir la cantidad de dopamina en nuestro cerebro. Luego, después del ayuno, cuando volvemos a involucrarnos con estos estimulantes, los disfrutamos más y nuestras vidas son mejores.

Sinka cree que los “golpes” rápidos y regulares de dopamina nos hacen “adormecernos de la misma manera que alguien que consume cocaína y desarrolla tolerancia“.

Pero con el ayuno, señala, “estás tratando de deshacer esa tolerancia desarrollada. Eso te permite reflexionar y ver las cosas con una perspectiva más grande, reevaluar. Cuando te vuelves a involucrar con esos estímulos, resultan más atractivos de lo que fueron en un principio”.

El doctor Cameron Sepah, un psicólogo que trata a muchas personas en Silicon Valley, dice que el ayuno de dopamina se basa en una técnica de terapia conductual llamada “control de estímulos” que puede ayudar a los adictos a eliminar los propulsores. Lo describe como una forma de optimizar la salud y el desempeño de los ejecutivos y capitalistas de riesgo con los que trabaja.

Empleado

AFP
La idea del ayuno de dopamina es erradicar la costumbre a estar, entre otras, siempre al frente de una pantalla.

“Dada la naturaleza siempre activa y de alto estrés de sus trabajos, son propensos a comportamientos adictivos para suprimir el estrés y las emociones negativas”, explica.

Pero abstenerse por completo de cosas como las redes sociales y la tecnología sería un suicidio profesional, por lo que sugiere una abstención a corto plazo para reequilibrar sus vidas. Sepah dice que sus pacientes reportan mejoras en estado de ánimo, capacidad de concentración y productividad, porque tienen más tiempo libre para otras conductas saludables.

Sinka recuerda su primer ayuno -accidental- cuando niño; estar enfermo durante tres días y finalmente sentirse lo suficientemente bien como para morder un durazno. “Se sintió absolutamente increíble y la sensación de recompensa de la comida fue fenomenal, se me quedó grabada en la mente“.

En la universidad se metió en el ayuno intermitente de comida y ahora incorpora la práctica a su rutina mensual. Se aleja de la tecnología regularmente y, en el último año, ha hecho un ayuno de dopamina cada trimestre.

“Un ayuno de dopamina para mí es solo una síntesis de otros tipos de ayuno que he hecho en mi vida”, dice.

Cuando ayuna, se enfoca en reducir los estímulos de tres áreas diferentes: el ambiente, su comportamiento y los efectos químicos. No escucha música, ni usa aparatos electrónicos, ni habla con nadie. Evita la luz artificial, deja de comer y prescinde de las drogas o los suplementos.

La parte más difícil es encontrar tiempo para hacerlo en medio de las demandas relacionadas con su trabajo.

“Eso significa que no atienda llamadas telefónicas, no me reúna con inversores y reprograme reuniones”, explica. Pero él cree que el ayuno es una inversión que vale la pena hacer. “Es difícil y restrictivo, pero los beneficios lo valen”, dice.

Empleado de Silicon Valley

AFP
Algunos se preguntan si las modas que salen de Silicon Valley son exitosas per se o simplemente exitosas porque salen de ahí.

¿Meditación de moda o antigua?

No todos están tan convencidos del valor del ayuno de dopamina o de sus beneficios.

“Tenga en cuenta que la dopamina no tiene una relación directa con el ‘placer’ o la ‘felicidad'”, explica Berke, quien dice que “no está al tanto de ninguna evidencia” de la afirmación hecha por los ayunadores de que evitar la tecnología y los alimentos puede reducir los niveles de dopamina en el cerebro.

“Esto es una moda, no un estudio controlado”, dice. “Ciertamente suena plausible que tomar un descanso de revisar obsesivamente tu cuenta de redes sociales y salir de fiesta todas las noches es bueno para ti. simplemente poco probable que tenga mucho que ver con la dopamina per se”.

Por definición, puede ser relajante tomarse un descanso de actividades emocionantes o estresantes, y también bastante sensato“, agrega. “Pero eso no es lo mismo que negarse a tener una conversación con un amigo porque estás en un ‘ayuno de dopamina'”.

Amy Milton, catedrática de psicología y estudiante de neurociencia en la Universidad de Cambridge, insiste en este punto de vista. “No estoy segura de que se esté haciendo algo al sistema de dopamina, o reiniciarlo como la gente dice que lo hace (…) Lo que no quiere decir que sea una mala idea mirar ocasionalmente los hábitos que tienes y hacerlo”.

El ayuno también suena como otro método para mantener el bienestar que ha existido durante muchos años: la meditación Vipassana, uno de los dos principios básicos de la meditación budista, que se remonta a más de 2.500 años.

A los meditadores de Vipassana se les pide “abstenerse de matar, robar, actividad sexual, hablar falsamente e intoxicantes” antes de meditar.

Ese último requisito -evitar la intoxicación, que muchos ven como no solo alcohol o drogas, sino productos contenidos en los alimentos- hace que, además de la austeridad, se establezcan paralelismos entre el ayuno y la Vipassana.

Algunos observadores sugieren que el ayuno de dopamina es simplemente meditación Vipassana rebautizada como un lifehack del mundo de la tecnología.

Budistas

AFP
La meditación tiene 2.500 años. Y algunos creen que el principio es el mismo del ayuno de dopamina.

“Existe la idea de reetiquetar las cosas”, dice Dan Lyons, periodista tecnológico, autor y guionista de la serie de televisión de HBO Silicon Valley. “El año pasado era la microdosificación” de marihuana para poder trabajar drogado, algo que hacían en los años 60.

El enamoramiento público con las tendencias de Silicon Valley, y nuestra percepción de que los emprendedores están a la vanguardia del desarrollo, también puede significar que estamos más interesados y quizás damos más credibilidad a las iniciativas de bienestar que surgen de allí, incluso si los expertos dicen que la ciencia no está probada.

“De alguna manera, todos aceptamos esta noción de que estas personas son más inteligentes que el resto de nosotros”, dice Lyons. “Que viven en el futuro, que ven todos los ángulos, todos estos clichés. Lo compramos y lo venden… Si esta moda surgiera ahora de la industria automotriz en Detroit, ¿alguno de nosotros estaría prestando atención?”

El machismo también puede desempeñar un papel. “Miren la ridiculización que se hace, y con razón, de Gwyneth Paltrow por (su portal) Goop”, dice Lyons. “Parte de esto (el auge del ayuno de dopamina) se debe a que estos son hombres ricos y blancos”

Persona lee Facebook

AFP
Las redes sociales son otros de los estimulantes que los expertos creen reducen nuestra capacidad de sorpresa.

“Comportamientos de abordaje”

Sinka cree que lo que está haciendo es una versión moderna de la meditación Vipassana, adaptada para el mundo del siglo XXI. Él dice que los críticos se burlan de lo que no entienden, pero para él el ayuno de dopamina hace que las cosas cotidianas sean más atractivas nuevamente.

“Todos los días estamos sobreestimulados, ahogados en el ruido de estas cosas, y ahora podemos dar un paso atrás, reflexionar y volver a involucrarnos de la manera que queremos, no de la forma en que hemos estado entrenados”.

Quizá no haya que llamarlo ayuno de dopamina, argumentan algunos expertos. Milton, quien lo describe como una “idea interesante”, sugiere que los beneficios reales pueden provenir de sentir que tienes el control.

“Nos gusta tener el control de nuestro entorno y lo que hacemos. Si sientes que has adquirido control sobre tus comportamientos y estás tomando medidas positivas para lidiar con cosas que son problemáticas, esto te hará sentir mejor”, dice ella.


Puedes leer la nota original en inglés aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M

https://www.youtube.com/watch?v=mQckRZL-Gho

https://www.youtube.com/watch?v=bvQq8iw2ghM&t=7s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

IMSS perdió juicios millonarios por falta de abogados en primer año de AMLO

Los juicios fueron por más de 4 mil millones de pesos de cuotas obrero-patronales que el Instituto falló en recuperar.
Cuartoscuro Archivo
Por Manu Ureste, Zedryck Raziel, Nayeli Roldán y Arturo Ángel
13 de octubre, 2020
Comparte

Por obstáculos burocráticos para contratar abogados en 2019, el IMSS perdió juicios fiscales que significaron un boquete de más de 4 mil millones de pesos de cuotas obrero-patronales que el instituto falló en recuperar.

Además, ese año también aumentó el número de juicios laborales, fiscales y administrativos contra el Seguro Social, y se disparó un 36% el dinero reclamado a la institución ante la justicia.

Durante el primer año del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el IMSS sufrió un “cuello de botella” que obstruyó la contratación de más de 500 abogados, lo que mermó las armas de defensa legal de la institución. El problema se originó en la  ‘pelea’ burocrática entre mandos del Seguro Social y la Secretaría de Hacienda por hacerse con el control del presupuesto y la administración del Instituto.

Entérate: Disputa entre Hacienda y el IMSS agravó crisis del Instituto y afectó atención médica en 2019

Oficios internos en poder de Animal Político documentan que la dirección Jurídica del IMSS solicitó desde el arranque de la nueva administración, en diciembre de 2018, la contratación urgente de 564 abogados por honorarios para evitar, precisamente, la acumulación de demandas y de sentencias en contra del Seguro Social.

Las solicitudes fueron dirigidas a la Oficialía Mayor de Hacienda –por la que debían pasar todas las solicitudes de contratación con la nueva política de centralización de compras y contrataciones del gobierno–, así como a la dirección Administrativa y a la unidad de Personal del IMSS, ambas dependientes de Flavio Cienfuegos.

Sin embargo, aunque la Oficial Mayor, entonces Raquel Buenrostro, dio el visto bueno desde febrero de 2019 a estas contrataciones, en mayo los abogados aún no habían sido contratados en su totalidad, y los que lograron ingresar al instituto trabajaron un tiempo sin paga, a pesar de que desde 2018 el Consejo Técnico aprobó casi 200 millones de pesos para estas contrataciones por honorarios.

Ante esta situación, el 20 de mayo de 2019, la dirección Jurídica del IMSS denunció ante el Órgano Interno de Control y la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a la titular de la unidad de Personal, Laura Gabriela Sánchez Achetigue, y a su superior Flavio Cienfuegos, el director Administrativo del Seguro. Ambos fueron acusados de ejercicio indebido del servicio público por, presuntamente, entorpecer la contratación de los 564 abogados.

En un informe enviado en mayo de 2019 al Congreso y al Ejecutivo, la dirección Administrativa del IMSS que dirigía Flavio Cienfuegos se defendió argumentando que las contrataciones de abogados no se habían llevado a cabo en su totalidad porque la dirección Jurídica mandó las solicitudes con múltiples “inconsistencias”, como documentación ilegible, datos fiscales con errores, o comprobantes de domicilios inexistentes de los aspirantes.

Cienfuegos enfrenta otra acusación penal de la Fiscalía General de la República (FGR) por haber cometido presuntas omisiones que afectaron la adquisición y abasto de insumos médicos. Acusaciones que su defensa rechaza, ya que asegura contar con todas las evidencias para demostrar su inocencia ante la justicia.

Las cifras

Las estadísticas oficiales reflejan que, a la par del pleito burocrático por la contratación de abogados, en el año 2019 aumentaron los juicios fiscales perdidos por el instituto, el dinero reclamado en demandas y los juicios acumulados en su contra.

Según consta en los informes trimestrales de 2019 del avance financiero en el IMSS, el Seguro perdió ese año 7 mil 813 juicios fiscales, 741 más que el año previo, un alza del 10.5%.

Los juicios fiscales son aquellos promovidos por patrones en contra de adeudos por falta de pago de cuotas obrero-patronales.

Por esos 7 mil 813 juicios fiscales perdidos, el instituto dejó de ingresar 4 mil 197 millones de pesos. Esta cifra es un 53% superior a los 2 mil 745 millones que dejó de ingresar en 2018.

Ese 2019 también bajó la cifra de juicios fiscales ganados: 6 mil 486 en total, 52 menos que el año previo. Por estos pleitos, el IMSS ganó 4 mil 050 millones de pesos, 216 millones menos que en 2019, una caída del 5%.

Por otra parte, de acuerdo con el informe que el IMSS presentó al Congreso y al Ejecutivo con los datos y actuaciones más relevantes de 2019, ese año se acumularon 238 mil 967 juicios laborales, civiles, fiscales y administrativos en contra del IMSS, un 13.6% más que el año previo.

Dentro de esta cifra destaca el aumento del 27.4% de juicios fiscales y administrativos en trámite. Los juicios laborales acumulados también subieron 13%.

En cuanto al monto reclamado al IMSS por todos los juicios en trámite, la cifra ascendió en 2019 hasta los 52 mil 788 millones de pesos, 13 mil 928 millones más que en 2018, un alza del 36%.

En este apartado destaca el aumento del monto reclamado por los juicios administrativos en trámite: se pasó de 7 mil 977 millones de pesos reclamados al IMSS en 2018, a 17 mil 283 millones en 2019, hasta un 117% más.

En lo que sí hubo un descenso fue en las averiguaciones previas, carpetas de investigación y procesos penales en trámite contra el IMSS: de 107 en 2018 se pasó a 19; una caída del 82% en 2019.

La batalla de los oficios

Desde diciembre de 2018, con el arranque del nuevo gobierno, la dirección Jurídica del IMSS solicitó la contratación urgente de 564 abogados con la advertencia de que, de no concretarse, se corría el riesgo de que aumentaran las sentencias contra el instituto, lo que a la postre confirmaron las cifras oficiales arriba expuestas.

Según consta en el oficio número 0952174000/379, el 20 de diciembre de 2018, la dirección Jurídica, a través de su titular, Armando Pérez Contreras, hizo la primera solicitud de 564 contrataciones por honorarios de abogados a la dirección de Administración, en ese entonces dirigida por Pedro Zenteno Santaella, quien antecedió en el cargo a Flavio Cienfuegos.

Debido a que las contrataciones solicitadas no avanzaron, dos meses después, el 12 de febrero, la dirección Jurídica dirigió un correo institucional con la solicitud a la jefa de Personal, Laura Gabriela Sánchez Achetigue, que para entonces ya estaba bajo las órdenes del nuevo Administrador Cienfuegos.

El 14 de febrero, Raquel Buenrostro envió a la unidad de Personal del IMSS el oficio 700.2019.415-III, en el que señaló que “no tiene inconveniente” con que se gestione la contratación de los abogados. Pero las contrataciones siguieron estancadas.

La dirección Jurídica volvió a insistir y señaló a la jefa de Personal la “inminente necesidad” de contar ya con la contratación de los abogados para atender los servicios jurídicos de atención al derechohabiente y en materia de quejas médicas.

“Se ha vuelto un tema contingente a nivel nacional, que está poniendo en riesgo legal y económico al instituto”, le advirtió, sin éxito, mediante un correo.

El 26 de abril, en un oficio enviado a la coordinación de Presupuesto -que depende de la dirección de Administración-, el área Jurídica expuso que, por el retraso en la contratación de los abogados, en el primer trimestre de 2019 “hubo un incremento sustancial de la carga de trabajo” y “rezagos en el cumplimiento de defensa legal, atención al derechohabiente y quejas médicas”.

“Existen miles de juicios que podrían ver en riesgo su viabilidad en caso de que estas personas (los abogados por honorarios) no sean contratadas, derivando en la pérdida de millones de pesos que afectarían a las finanzas del IMSS y generando un daño patrimonial”, advirtió en el oficio 0952174010/619/2019.

En mayo, ya casi en la mitad del año, las contrataciones de abogados por honorarios seguían sin realizarse en su totalidad, y las que se habían hecho llevaban desde el 1 de abril sin goce de sueldo, tal y como señaló la dirección Jurídica del IMSS en el oficio 095217400/141 que presentó ante el Órgano Interno de Control del instituto.

Retrasos fueron por inconsistencias en las solicitudes

Animal Político buscó a Flavio Cienfuegos para conocer su postura sobre estos señalamientos de la dirección Jurídica en su contra.

Por medio de su defensa legal, el ya exfuncionario -salió del IMSS el 15 de junio del año pasado- aseguró que cuenta con toda la documentación para probar que no entorpeció las contrataciones de abogados ni de personal administrativo, aunque explicó que no podía profundizar más en el tema para no entorpecer el debido proceso en su causa penal.

Donde sí dio un punto de vista de por qué se retrasaron estas contrataciones fue en un informe que publicó en mayo de 2019, aun cuando era funcionario, la dirección de Administración que dirigía.

En este documento público, la dirección de Administración expuso que, en efecto, recibió por medio de oficios y correos, la “preocupación” de la dirección Jurídica por el retraso en la contratación de los abogados por honorarios.

Y, ante esa preocupación, la dirección de Administración respondió que, a mayo de ese año, 227 solicitudes ya tenían folio “para formalizar el contrato”, aunque precisó que tendrían una vigencia de 5 meses, a partir del 1 de abril, a pesar de que las solicitudes de la dirección Jurídica eran para todo 2019.

Añadió que los otros 298 casos se encontraban “en revisión”. Y aquí es donde señaló que los retrasos se debieron a que la documentación presentada por la dirección Jurídica para solicitar las contrataciones presentaban múltiples “inconsistencias”, como “documentación ilegible, datos fiscales con errores, comprobantes de domicilios no recientes, y cédulas profesionales con datos inexactos”.

“Utilizan oficios para decir que impedimos las contrataciones”

Animal Político también buscó a la exoficial mayor de Hacienda, Raquel Buenrostro, para preguntarle sobre el retraso en la contratación de los abogados en el Seguro Social. La ahora jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT) rechazó tener responsabilidad en el caso con el argumento de que la Oficialía Mayor no tenía injerencia en asuntos de recursos humanos del IMSS.

“Fue un tema que no tiene nada que ver con la Oficialía Mayor porque la Oficialía no ve temas de recursos humanos. Nuestra tarea, básicamente, era la consolidación de las compras y el control presupuestario en materia de compras consolidadas. La parte de servicios personales, históricamente, se lleva en la subsecretaría de Egresos de Hacienda”, afirmó.

-Pero hay un oficio del 14 de febrero de 2019 en el que usted personalmente dijo que no tenía inconveniente en la contratación de los abogados. ¿Por qué no se llevó a cabo, al menos hasta mayo de ese año? -se le cuestionó-.

-Sí, pero es una opinión técnica. Al principio, muchas de esas opiniones se daban porque yo metía oficios donde decía que autorizar tal contratación no era competencia de la Oficialía Mayor. Y, entonces, los que estaban en contra, o denostaban el nuevo modelo de gobierno de consolidar las compras (de medicamentos), pues esa opinión técnica, esos oficios, los utilizaban para decir que estábamos impidiendo las contrataciones. Es decir, yo opinaba, pero como puedo opinar sobre si jugó mal el América, porque no tenía las atribuciones legales (para autorizar contrataciones de personal), de ahí que estas opiniones no tenían vinculación jurídica.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.