Qué es el "cisne verde" que alarma a los economistas y por qué podría desencadenar una crisis financiera - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Qué es el "cisne verde" que alarma a los economistas y por qué podría desencadenar una crisis financiera

Por primera vez los expertos en el mundo de las finanzas globales están hablando de la existencia de cisnes verdes. BBC Mundo te cuentan qué son y por qué representan una amenaza.
11 de febrero, 2020
Comparte

Cuando el dinero corría a raudales por los pasillos de Wall Street y la fiesta parecía inagotable, pocos advirtieron que se venía una brutal crisis financiera cuyos efectos dejarían huellas profundas en el resto del mundo.

Después de la Gran Crisis de 2008, la urgencia por tratar de anticiparse a la aparición de este tipo de eventos creció tanto como el temor a que vuelvan a repetirse.

Fue por ese entonces que los economistas comenzaron a utilizar el concepto de “cisne negro” para referirse a los eventos raros que tienen un fuerte impacto negativo o catastrófico.

La semana pasada, el Bank for International Settlements (BIS), conocido como “el banco de los bancos centrales”, con sede en Basel, Suiza, publicó el libro “El Cisne Verde”, una investigación hecha por Patrick Bolton, Morgan Despres, Luiz Pereira da Silva, Frédéric Samama y Romain Svartzma.

Tomando la figura del cisne negro, los autores crearon la metáfora de un cisne verde para referirse a una crisis financiera provocada por el cambio climático.

“Los cisnes verdes son eventos con un potencial extremadamente perturbador desde el punto de vista financiero”, le dice a BBC Mundo Luiz Pereira da Silva, director general adjunto del BIS y coautor del estudio.

El efecto cascada

El experto explica que los fenómenos meteorológicos extremos, como los incendios en Australia o los huracanes en el Caribe han aumentado su frecuencia y magnitud, provocando grandes costos financieros.

Esos costos, asociados a recortes en la producción, alzas repentinas de precios o destrucción física de centros productivos, pueden tener un impacto directo tanto en el crecimiento económico de un país, como en la salud financiera de empresas e instituciones financieras.

Huracán Dorian Bahamas

Getty Images
Un cisne verde es un evento raro, asociado al cambio climático, que provoca un fuerte impacto negativo o catastrófico y puede desestibilizar el sistema financiero.

“Si hay un efecto cascada en la economía, otros (sectores) también sufrirán pérdidas. Todo esto podría terminar en una crisis financiera“, dice Pereira da Silva.

A ese escenario se suman otros riesgos que el experto llama “riesgos de transición”, los cuales son altamente peligrosos.

Estos ocurren cuando, por ejemplo, hay un cambio abrupto en las regulaciones, como podría ser una repentina prohibición para extraer combustibles fósiles.

O si se produce un cambio inesperado en la percepción del mercado y, por ejemplo, los dueños de ciertos activos financieros deciden deshacerse de ellos repentinamente.

En este caso, si produce un efecto cascada, el pánico contagia a otros inversores que terminan tirando activos a la basura.

Todos estos riesgos están en la mira de los bancos centrales y los reguladores del sistema financiero para tratar de encontrar alguna forma de anticipar o prepararse ante la llegada de un cisne verde.

¿Cómo enfrentar la llegada de un cisne verde?

Lo cierto es que en los círculos financieros no hay una respuesta. Los autores del libro advierten que los modelos predictivos del pasado no están diseñados para responder a esta nueva amenaza climática.

Por eso urgen a los expertos para que desarrollen nuevas fórmulas que permitan enfrentar los riesgos asociados a eventos climáticos extremos.

Ilustración de un huracán de dólares

Getty Images
Un evento climático catastrófico puede provocar un “efecto cascada” en el sistema financiero.

Pero más allá de eso, los autores advierten que si se produce una crisis financiera como ocurrió en 2008, los bancos centrales ya no tendrían cómo “salvar al mundo”.

En esa oportunidad, los bancos centrales jugaron un rol vital para contener una catástrofe económica bajando las tasas de interés a niveles históricamente mínimos.

Pero más de una década después, las tasas aún están bajas, lo que no les deja poco espacio de maniobra para estimular las economías y empujar el crecimiento económico.

El libro también plantea que las regulaciones actuales que le exigen a los bancos contar con niveles mínimos de capital acumulado para enfrentar crisis, no serían suficientes para mitigar los efectos de un cisne verde en el sistema financiero.

“Estamos al borde de un cambio fundamental del sistema financiero”

El tema ha traspasado ampliamente el debate técnico.

Larry Fink, director ejecutivo de BlackRock, el mayor fondo de administración de activos del mundo, advirtió a mediados de enero que el cambio climático está a punto de desencadenar una gran reforma.

“Estamos al borde de un cambio fundamental del sistema financiero”, escribió Fink en su carta anual a los accionistas.

Wall Street

Getty Images
El director ejecutivo de BlackRock advirtió que el cambio climático está a punto de provocar un cambio fundamental en el sistema financiero.

En ella explica que “el cambio climático se ha convertido en un factor determinante en las perspectivas a largo plazo de las empresas” y anticipa que tendrá lugar una importante reasignación de capital “antes de lo previsto”.

“El cambio climático es casi siempre el tema principal que los clientes de todo el mundo le plantean a BlackRock. Desde Europa a Australia, América del Sur a China, Florida a Oregón, los inversores preguntan cómo deberían modificar sus carteras de inversión”, agregó.

Y aunque Fink no es una autoridad política ni monetaria, su empresa administra activos valorados en casi US$7 billones. Por eso, cuando habla, es escuchadocon atención.

Incendio en el pueblo de Moyura, en Nueva Gales del Sur, Australia.

Getty Images
Eventos meteorológicos extremos, como los incendios en Australia, han aumentado su frecuencia y magnitud.

“Durante los 40 años de mi carrera en finanzas, he sido testigo de una serie de crisis y desafíos financieros: las alzas de inflación de los años 70 y principios de los 80, la crisis monetaria asiática en 1997, la burbuja puntocom y la crisis financiera mundial “, apuntó.

“Incluso cuando estos episodios duraron muchos años, todos fueron, en un amplio sentido, de corto plazo en su naturaleza. El cambio climático es diferente“.

5 grandes riesgos

En el “Cisne Verde”, los autores identifican cinco tipos de riesgos asociados al cambio climático que pueden contribuir a que se produzca una crisis financiera.

  • Riesgo crediticio: el cambio climático puede inducir un deterioro en la capacidad de los deudores para pagar sus compromisos. Además, la posible depreciación de los activos utilizados como garantía de los préstamos, también puede contribuir a aumentar los riesgos crediticios.
  • Riesgo de mercados: si hay un cambio brusco en la percepción de rentabilidad de los inversores, pueden producirse ventas rápidas de activos (liquidaciones a precios bajos), lo que podría desencadenar una crisis financiera.
  • Riesgo de liquidez: el riesgo de liquidez también podría afectar a los bancos y a las instituciones financieras no bancarias. si no logran refinanciarse a corto plazo, algo que podría conducir a…
  • Riesgo operativo: se produce cuando, producto de un evento climático extremo, las oficinas, los sistemas informáticos o los centros de datos pueden verse afectados.
  • Riesgo de cobertura: en el sector de las aseguradoras, podría desencadenarse una cantidad de reclamos mayor a la esperada, poniendo en jaque a las empresas.

El tema de los efectos financieros y económicos del cambio climático ocupó un lugar destacado en el Foro Económico Mundial de Davos de este año, donde se reúne la élite empresarial y política del mundo.

Trump en el Foro Económico de Davos, Suiza.

EPA
Trump insistió en Davos en que los activistas climáticos son “profetas de la fatalidad”.

Ahí se encontraron el presidente de Estados Unidos Donald Trump y la activista sueca Greta Thunberg, dos de los rostros que simbolizan las visiones opuestas sobre el cambio climático.

Pese a las advertencias de científicos, economistas y una extensa bibliografía de la cual forma parte el “Cisne Verde”, Trump reiteró una vez más su postura frente al tema, argumentando que hay “profetas de la fatalidad” durante su discurso.

Pidió un rechazo a las “predicciones del apocalipsis” y dijo que Estados Unidos defendería su economía.

A los activistas climáticos los llamó “alarmistas que siempre exigen lo mismo: poder absoluto para dominar, transformar y controlar cada aspecto de nuestras vidas”.

Son “los herederos de los tontos adivinos del pasado”.

Al igual que Trump, hay otros gobernantes como el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que tampoco ven en el cambio climático una amenaza global y rechazan las advertencias de los grandes fondos que administran las fortunas del mundo como BlackRock, o de expertos que representan la visión de los bancos centrales como los autores del “Cisne Verde”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

https://www.youtube.com/watch?v=tiaxz0q_LpA&t=9s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

Estafa Maestra: juez confirma prisión a Robles; “es una injusticia, soy la única en prisión por el caso”, dice ella

“Me queda claro que esto es así porque me llamo Rosario Robles. A dos años, la Fiscalía no ha podido demostrar mi responsabilidad en este caso”, dijo la extitular de Sedesol.
Cuartoscuro Archivo
31 de diciembre, 2021
Comparte

Habían pasado apenas unos minutos de la audiencia, cuando la exsecretaria de Estado, Rosario Robles, comenzó a mover la cabeza de un lado a otro, incrédula, negando los primeros argumentos que daba el juez Ganther Alejandro Villar Ceballos. Desde ese momento supo que su suerte estaría echada y no cambiaría la medida cautelar de prisión preventiva que la mantiene recluida en Santa Martha Acatitla desde agosto de 2019. Tres horas y media después, el juzgador lo hizo oficial.

En la audiencia de este jueves 30 de diciembre, Robles parecía estar cerca de conseguir la libertad, o al menos, de tener una medida cautelar menos severa como prisión domiciliaria o uso de brazalete electrónico, como el que le concedieron por más de un año a Emilio Lozoya, acusado de diversos actos de corrupción en su gestión como director de Pemex.

Pero ella, “no esperaba otra cosa” dijo, durante su única intervención en la audiencia. “Me queda claro que esto es así porque me llamo Rosario Robles. A dos años, la Fiscalía no ha podido demostrar mi responsabilidad en este caso, mientras que otros están libres. (…)  Entiendo de qué se trata, de que mi hija no tiene una fábrica chocolates, ni me han encontrado cuentas en dólares en el extranjero, ni me han demostrado el desvío de recursos a través de universidades públicas. Por eso estoy tranquila. Si usted me quiere en Santa Martha Acatitla, me voy, pero sí le digo que esta es una enorme injusticia: soy la única que está en la cárcel por este caso”.

Efectivamente, Robles es la única exsecretaria de Estado acusada penalmente por La Estafa Maestra, el mecanismo ocurrido en 11 dependencias de gobierno –como Banobras, dirigida por el actual gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo; en Pemex, por Lozoya; o Sagarpa, encabezada por Enrique Martínez, quien luego fue embajador en Cuba– que hicieron convenios con universidades públicas para supuestos servicios, y éstas subcontrataron empresas fantasmas, por lo que el dinero desapareció.

La extitular de la Sedesol y de Sedatu había conseguido apenas el martes un amparo para “dejar sin efecto las sentencias de la prisión preventiva” concedido por el juez de amparo Augusto Mejía Ojeda y para eso era esta audiencia, el juez Villar Ceballos debía revisar los argumentos que habían llevado a Robles a prisión, aún cuando su juicio no ha iniciado, y mucho menos llegado a una sentencia, y además, acusada de ejercicio indebido de la función pública, delito que no amerita seguir el proceso desde una cárcel.

Lee: Familia de Rosario Robles hará marcha, ayuno y jornada de oraciones para exigir su libertad

Esto le daba esperanza a su defensa, pero sobre todo a su familia. Su hija, Mariana Moguel, declaró antes de entrar a la audiencia que si la justicia existía, ese mismo día estaría abrazando a su madre, por eso ya tenía lista su recámara y su comida favorita: sopa de pasta, carne asada y plátanos fritos.

Rosario Robles había llegado al juzgado del Reclusorio Sur minutos antes de las 14:00 horas y tres elementos de la Guardia Nacional la escoltaron hasta la sala donde se realizaría la audiencia. Vestía pantalón, blusa de cuello de tortuga y una gruesa chamarra, todo en beige, el color del uniforme para las reclusas. Ese atuendo no se parecía a los vestidos que acentuaban su cintura que acostumbraba usar, y los tenis blancos no le aumentaban centímetros de estatura como lo hacían las sandalias con plataformas que tenía en diferentes colores. Llevaba un cubrebocas de tela negra con estampado de flores de colores, un poco de maquillaje y el cabello recogido en una coleta, muy distinto al estilo corto y asimétrico que usaba al final del sexenio y que le daba un toque jovial.

El buen ánimo con el que llegó se diluyó a los pocos minutos, en cuanto el juez abrió la sesión y precisó que “a mí me dieron la orden de explicar el por qué de la prisión de preventiva, no me dieron la orden de eliminarla, no me dieron la orden de cambiarla”, en referencia al amparo que Robles ganó dos días antes.

Ella lo escuchaba negando con la cabeza, igual que su hija Mariana Moguel sentada metros a su espalda. La exfuncionaria intentó interrumpir al juez en tres ocasiones después y en la última, logró colarle una pregunta.

– ¿Ya leyó, señor juez el amparo? –dijo Robles.

– Le pido que no me interrumpa, es preciso que me ayude a que no haya más intervenciones para continuar con la audiencia. –respondió el juez.

También pidió a Robles, y a personas del público (en referencia a Mariana Moguel) que dejaran de hacer movimientos bruscos, porque lo distraían.

Después de tres horas explicando lo mismo una y otra vez, el juez Villar Ceballos resolvió mantener la prisión preventiva justificada, porque “no resulta viable cambiarla por resguardo domiciliario. Continúa prevaleciendo el riesgo de sustracción de la justicia”. Además, dijo, los problemas de salud como la hipertensión y la edad no eran motivo para sacarla de la cárcel, “sobre todo porque sus padecimientos han sido atendidos por las autoridades penitenciarias”.

Al escuchar, Robles volteó a ver a su familia, hizo el ademán con la mano, indicándoles calma. Además de su hija, también estaba su hermano mayor, Francisco Robles, quien semanas antes también encabezó los actos de “resistencia civil pacífica” en protesta por la situación de su hermana, siempre fue el más politizado entre los hermanos desde muy joven, participante en la manifestación estudiantil de 1971 y quien –junto con su padre– fue una fuerte influencia en la ideología de izquierda en Rosario cuando era adolescente, según relató ella en su libro “Con todo el corazón”.

Después de su resolución, el juez le preguntó si quería tomar la palabra, y ella por supuesto, aceptó.

“Yo estaba en el extranjero. Si no hubiera querido venir, no me hubiera presentado, pero presenté los boletos de ese viaje. Estuve en costa Rica, nunca mentí, nunca dije que había ido a un curso”.

Justamente ese fue uno de los elementos que demostraba el ‘riesgo de fuga’: haber mentido en el motivo de su viaje –según el juez Delgadillo Padierna y en lo que ha insistido Ganther Villar– pues mientras ella había asegurado que se encontraba fuera del país al momento de la notificación de audiencia por vacaciones, su defensa de entonces dijo que estaba en un curso.

Aunque ella ha insistido en que más allá del motivo del viaje, regresó al país para presentarse a la audiencia, lo que debería considerarse como prueba fehaciente de que no pretendía sustraerse de la justicia. “Usted me está castigando por lo que hicieron mis abogados, que por cierto, ya no son”, dijo Robles durante su intervención.

Otro de los motivos de la medida cautelar de prisión preventiva se basó en una licencia de conducir presentada por el Centro de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI) durante la audiencia de agosto de 2019 con un domicilio distinto al que Robles había registrado ante la Fiscalía. Esto, dijo entonces el juez de control, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, era prueba de que la exfuncionaria mentía en su lugar de residencia.

Sin embargo, en la audiencia de este jueves, el juez Villar Ceballos reconoció que se había comprobado que dicho documento no había sido tramitado por Robles, pero requería el documento original para determinar que se trataba de una licencia falsa, pero el plástico como tal, debería estar en la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México, por lo que sus abogados no tienen acceso.

Lee: La Estafa Maestra: subsecretario de Sedatu enfrenta segundo proceso por acusación de Emilio Zebadúa

Por eso es que Robles cuestionó: ¿por qué la Fiscalía no presentó las dos licencias?”. Y dirigiendo la mirada hacia los fiscales que han llevado su caso todo este tiempo, Mónica Martell y Mario Maceda, advirtió: “Ahí hay un delito más grave”, enseguida preguntó al juez ¿por qué no cuestiona actitudes procesales de la otra parte?”.

Más tarde, su hija Mariana acusó que la licencia falsa se trató de una “fabricación de pruebas” y consideró como ‘avance’ que el juez hubiera reconocido que el documento no fue tramitado por su madre.

Otro elemento para la prisión preventiva fue la supuesta falsedad en el domicilio, pues ella había asegurado que toda su vida había vivido en Los Reyes, Coyoacán, pero durante otras intervenciones durante la audiencia explicó que había vivido en otros dos domicilios. Esto, según los jueces, comprueba una “falta de arraigo”.

Robles también hizo referencia a ese aspecto: “Nunca mentí en mi domicilio. Cómo poner en duda mi residencia si he sido Jefa de Gobierno, presidenta del PRD, mi declaración de impuestos están aquí, fui secretaria de Estado, soy residente”.

“Pero mi ánimo de regresar ahora eso se juega en mi contra. Hubiera dicho: ‘no hay vuelos’ cuando estaba en Costa Rica, pero me dije ‘el que nada debe nada teme’ porque parto del principio de que soy inocente. La acusación de la Fiscalía es contradictoria, estoy acusada de ejercicio indebido de la función pública, no se me acusa de que me robé 5 mil millones de pesos, pero que se castigue a quien sí lo hizo. Después va a venir el sobreseimiento y van a decir ‘ya estuvo aquí 10 años, usted disculpe’”.

Recordó que como secretaria de Estado acompañó al presidente Enrique Peña Nieto a inaugurar el nuevo sistema de justicia penal y “nunca me imaginé que esta figura se utilizar con fines políticos. Se lo dejo para su consideración. Ojalá vayan a las cárceles y vayan a ver lo que implica las decisiones que toman ustedes”. También le pidió que si hubiese otra audiencia, no la hiciera ir al juzgado desde Santa Martha Acatitla, pues, dijo, no tenía caso escuchar los mismos argumentos.

El juez Villa Ceballos respondió que él no la vinculó, “yo no di órdenes, yo no la vinculé a usted. No he tenido otros asuntos vinculados a esta investigación. Ni he sostenido que es culpable, me ajusto al debate de abril de 2020”, la audiencia donde confirmaron la medida cautelar.

Al terminar la audiencia, el juez le indicó que tenía permiso para acercarse a sus familiares, “con límite de tiempo y la custodia de los policías”.

Fue una de las pocas veces en que pudo ver a más de dos familiares al mismo tiempo desde hace dos años y cuatro meses, porque en el penal de Santa Martha Acatitla solo permiten la entrada de dos visitas y, durante la pandemia, lo limitaron a uno.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.