close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Qué es la temida falla de San Andrés (y por qué preocupa tanto tras los sismos en California)

La que más preocupa a los científicos es la sección sur de la falla, en la que no se ha producido un sismo en cerca de 300 años,
6 de julio, 2019
Comparte

Cada vez que tiembla en California, la pregunta se repite: ¿está más cerca el “Big One”?

Con el “Big One” se refieren a un terremoto catastrófico que, según los sismólogos, ya debió haber ocurrido.

Los temores volvieron a desatarse esta semana. Un terremoto de magnitud 7,1 sacudió la noche de este viernes la región sur de California.

Este sismo se registró tan solo un día después del de magnitud 6,4 en la misma zona.

California es propensa a los terremotos, ya que se ubica sobre una serie de fallas, es decir, regiones donde las placas tectónicas se unen.

La mayor de ellas -y la potencialmente más peligrosa- es la falla de San Andrés, que atraviesa el Estado de norte a sur y se extiende a lo largo de 1.300 kilómetros.

La falla delimita la placa norteamericana de la placa del Pacífico y es una de las más estudiadas del planeta, ya que en su práctica totalidad se encuentra sobre la superficie terrestre.

Sobre ella se asientan los enormes centros urbanos de Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de EE.UU., y San Diego, y 38 millones de personas que viven en sus inmediaciones.

Cuestión de tiempo

La parte media de la falla se rompió hace unos 160 años y la parte norte en 1906, provocando el devastador terremoto de 7,8 grados que destruyó gran parte de San Francisco en 1906 y dejó más de 3.000 muertos.

Terremoto de San Francisco 1906.

Getty Images
Un terremoto de 7,8 grados destruyó gran parte de San Francisco en 1906.

Pero la que más preocupa a los científicos es la sección sur de la falla, en la que no se ha producido un sismo en cerca de 300 años, pese a que los registros geológicos indican que es la causante de un gran terremoto con una periodicidad de unos 150 años, y en todo ese tiempo ha ido acumulando tensión.

El último gran terremoto que hubo en esa zona data del año 1700, pero no se tienen detalles de cómo ocurrió al carecer de registros en esa época.

En la Conferencia Nacional de Terremotos celebrada en California en 2016, los científicos que participaron ya advirtieron que la sección sur de la falla de San Andrés está “cargada y lista” para provocar un gran temblor.

Un gran riesgo

Sismólogos del Geological Survey de Estados Unidos simularon los efectos de un gran terremoto en California para un programa de estudio.

Uno de sus modelos de computadora asume que el próximo gran evento en la falla de San Andrés será de magnitud 7,8, que iniciará una ruptura en el sur de California cerca del Mar Salton y luego se disparará hacia el norte a lo largo de la falla para golpear a Los Ángeles.

Vista de Los Ángeles.

Getty Images
Un terremoto en la sección sur de la falla de San Andrés tendría un impacto directo en Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de EE.UU.

Los cálculos más conservadores apuntan a que, de producirse un temblor de esa magnitud en esa sección, cerca de 2.000 personas morirían y habría más de 50.000 heridos.

Alrededor del 1% de los edificios en un área de 10 millones de personas colapsarían y alrededor de la mitad de las construcciones en la zona tendrían que ser abandonadas.

Los daños materiales superarían los US$200.000 millones.

Sistema de alerta

La viabilidad de las comunidades después de un evento así depende de la preparación.

En California, gran parte del enfoque en la planificación se ha reflejado en las normas de construcción.

Simulacro de un terremoto.

Getty Images
California estrenó este año un sistema de alerta temprana de terremotos.

Tras el terremoto de San Francisco en el norte de California se introdujeron nuevas regulaciones, obligando a que se reforzaran estructuras construidas con concreto, muchas de las cuales albergan escuelas y hospitales.

En 2014, la alcaldía de Los Ángeles propuso una normativa similar.

A principios de este año comenzó a funcionar ShakeAlert LA, un sistema de alerta temprana de terremotos similar al que existe en países con alta actividad sísmica como Japón o México.

Se trata de una aplicación móvil que avisa a los residentes del condado de Los Ángeles hasta 40 segundos antes de que se produzca un temblor de magnitud 5 o superior. Esto no solo ayuda a alertar a la población, sino también a las autoridades.

Para los expertos, la cuestión no es si la falla de San Andrés se quebrará en el sur de California, sino cuándo lo hará.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PRfp4J8710k

https://www.youtube.com/watch?v=68zn7xpQYWM

https://www.youtube.com/watch?v=blMd5zpa3gE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Exoficinas para promover el turismo en México ahora son de Hacienda y Radiodifusión

Desde que ganó la presidencia, Andrés Manuel López Obrador criticó que las oficinas turísticas eran un derroche de dinero y anunció que desaparecerían.
18 de agosto, 2019
Comparte

Aún se ve desde lejos el colorido letrero de “ProMéxico” en el edificio de 13 pisos de cristal que era su sede central, en Periférico Sur y Camino de Santa Teresa. Pero en su interior ya no queda casi personal del antiguo organismo, extinto por decreto del presidente Andrés Manuel López Obrador, y las oficinas han comenzado a ser ocupadas por personal del Sistema Público de Radiodifusión (SPR), que dirige Jenaro Villamil.

No son las únicas oficinas de promoción de México en el extranjero que han sido desocupadas y entregadas a otra dependencia. Sobre Viaducto y Patriotismo, otro edificio todavía anuncia en su entrada ser el Consejo de Promoción Turística de México, con las mismas letras coloridas, pero en la recepción, las hojas de registro de personal ya tienen otras siglas: SHCP, es decir, Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dirigida por Arturo Herrera.

Lee: El consejo que promociona el turismo en México desaparecerá; esos recursos irán al Tren Maya

Desde que ganó la presidencia, López Obrador criticó que las oficinas turísticas eran un derroche de dinero y anunció que desaparecerían. No fue así de inmediato, pero al paso de los meses han dejado de funcionar.

Al iniciar el año, todavía se le dio presupuesto al Consejo de Promoción, una empresa paraestatal adscrita a la Secretaría de Turismo (Sectur) que tenía como misión promover los viajes tanto entre extranjeros como entre nacionales.

El 24 de abril de 2019, la Cámara de Diputados aprobó la disolución y liquidación del Consejo, en medio de reclamos de la oposición. Morena, el partido del presidente y con mayoría legislativa, justificó la decisión en que se destinaran millones de pesos de dinero público a promover espectáculos como el Cirque Du Soleil, la NFL, la Fórmula 1 y tianguis turísticos, mientras que las ganancias se quedaban en la iniciativa privada.

El Consejo ejerció el año pasado 5 mil 607.5 millones de pesos, de los cuales, 421.1 millones (el 7.5%) fueron en el extranjero. Para 2019, se le asignaron en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 582.6 millones. Al segundo semestre del año, se reportó un gasto de solo 143.2 millones, el 28.4% de lo etiquetado.

Animal Político acudió a las oficinas para tratar de conocer la situación, pero la secretaria particular de la dirección pidió que se dejara un teléfono para comunicarse posteriormente, lo cual no ocurrió. Un trabajador que iba entrando dijo que no podía dar información, ya que solo iba a entregar unos papeles. Otro señaló que ya quedan menos de 50 personas trabajando ahí, mientras que el resto del personal fue despedido o reasignado a las oficinas centrales de Turismo.

Te puede interesar: Funcionario que cobró sin trabajar en Proméxico, sin experiencia en cargos públicos

Esta secretaría reporta en general un subejercicio de 51.6%, es decir, poco más de la mitad de su presupuesto aprobado este año, de 15 mil millones de pesos.

En lo que tiene el gasto más bajo es en el rubro Proyectos de Infraestructura de Turismo, con solo 13.7 millones invertidos de los 69.1 programados, lo que representa tan solo el 19.8%.

También hay una falta de gasto importante en Promoción de México como Destino Turístico: solo se aplicaron 132.3 millones de 491.8 etiquetados para eso en el primer y segundo trimestre del año, apenas el 26.9%.

Comunicación Social de Turismo no atendió las solicitudes de este medio para conocer las razones de los subejercicios o ahorros en el ramo.

ProMéxico, también desaparecido

ProMéxico era un fideicomiso público considerado entidad paraestatal para promover el comercio exterior y la inversión extranjera en el país, pero no estaba vinculado a Sectur sino a la Secretaría de Economía (SE). Fue creado en 2007, durante el gobierno de Felipe Calderón, y contaba con 46 oficinas en todo el mundo.

Sin embargo, López Obrador criticó poco después de ganar las elecciones que este organismo solo servía para pagar favores y mantenía una burocracia dorada, por lo que iba a desaparecerlo al asumir la presidencia.

En el PEF 2019 aún se le asignaron 909.7 millones de pesos (contra los mil 325.3 que había ejercido en 2018), pero el 3 de mayo de 2019 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto que lo extinguió oficialmente, con el argumento de que “el Fideicomiso Público ya no resulta conveniente desde el punto de vista de la economía nacional ni del interés público”.

La instrucción dada fue que con ese presupuesto se liquidaría el organismo. Además, que las tareas de promoción de comercio exterior y atracción de inversiones recaerían en la Secretaría de Economía y en coordinación con la de Relaciones Exteriores (SRE), a las que también se transferirían los recursos humanos necesarios para esas labores.

Sin embargo, en las oficinas del sur de la Ciudad de México no hay rastro de estas dependencias. Personal del lugar informó que ahora las están ocupando trabajadores de canal 11 y canal 14, y el Sistema Público de Radiodifusión ya anuncia en su página web como su dirección oficial este edificio que todavía no muestra sus siglas en ninguna parte.

De los 450 trabajadores que había, quedan alrededor de 30, que ya solo están haciendo papeleo administrativo hasta este mes. En los que eran los teléfonos de ProMéxico aún contesta un conmutador, pero después no hay nadie que tome el teléfono; según informaron en otra extensión, porque a ellos ya les quitaron hasta las líneas y equipos de cómputo.

Animal Político solicitó a Economía saber qué destino han tenido el personal y las oficinas del extinto ProMéxico, pero no hubo respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.