close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Quiénes son los hijos del Chapo y qué se sabe del poder que tienen

Al menos diez hijos fueron reconocidos por el mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos por narcotráfico. Algunos de ellos han seguido en el negocio ilícito de su padre. Esta es su historia.
20 de octubre, 2019
Comparte

Mientras algunos reclaman ser sus hijos, otros lo niegan. Y aunque abundan las historias de amantes de Joaquín “El Chapo” Guzmán y de posibles descendientes, el exlíder del cartel de Sinaloa ha reconocido a diez hijos de tres mujeres distintas.

Condenado a cadena perpetua y 30 años adicionales en Estados Unidos por narcotráfico, “El Chapo” se casó, en este orden, con Estela Peña, Alejandrina Salazar, Griselda López y Emma Coronel, con quien tuvo gemelas.

Con Alejandrina tuvo cuatro hijos, dando origen al clan de Guadalajara, mientras que con Griselda tuvo otros cuatro, que crecieron en Culiacán, la capital del estado de Sinaloa. Y con su primera esposa, Estela Peña, no tuvo descendientes.

“El Chapo es un hombre con muy poca educación, sus hijos tienen un perfil muy distinto“, le dice a BBC Mundo Francisco Jiménez, doctor en Derecho, investigador e integrante del Observatorio de Seguridad y Justicia de la Universidad de Guadalajara.

“Los hijos que se criaron en Guadalajara tuvieron un mayor acceso a educación e incursionaron en el ámbito empresarial”.

En Culiacán el ambiente era más rudo y la supervivencia había que ganársela día a día. Ahí creció Ovidio Guzmán López, el hijo de “El Chapo” que fue capturado este jueves y rápidamente dejado en libertad por las fuerzas de seguridad en un confuso incidente que mantuvo al país en vilo durante varias horas.

Esto es lo que se sabe de algunos de los hijos del exjefe del cartel de Sinaloa, quien actualmente está preso en Estados Unidos en la Penitenciaría Administrativa de Máxima Seguridad en Florence, Colorado, mejor conocida por sus siglas en inglés de ADX o como el “Alcatraz de las Rocosas”.

“Los chapitos”: Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán

Iván Archivaldo “El Chapito” y Jesús Alfredo “El Alfredillo”, son dos de los cuatro hijos que el narcotraficante tuvo con Alejandrina Salazar.

“Se criaron en Guadalajara y ahí estuvieron protegidos por todo el clan familiar. Tenían un círculo de seguridad”, le dice a BBC Mundo Alejandro Hope, analista de seguridad.

“Ellos no tienen la astucia de su padre, pero crecieron en medio de lecciones de brutalidad que los hicieron formarse dentro de ese mundo.

“Aprendieron la lealtad desde muy temprano”, agrega.

Fuentes consultadas por BBC Mundo señalan que aparentemente ellos se habrían quedado a cargo de una célula del cartel de Sinaloa tras la salida de su padre.

Ficha de la DEA sobre Alfredillo.

DEA
Esta es la ficha de Jesús Alfredo Guzmán elaborada por la DEA, la agencia antidrogas estadounidense.

En documentos judiciales presentados durante el juicio contra “El Chapo”, fueron sindicados como los herederos que tomaron las riendas de las operaciones del imperio criminal.

Sin embargo, otras fuentes señalan que en realidad el verdadero jefe del cartel de Sinaloa es Ismael “El Mayo” Zambada.

“Lo que pasa es que estas organizaciones no son verticales. No funcionan como si se tratara de una dictadura”, explica Hope. “El poder está distribuido”.

En ese contexto, no es fácil determinar hasta dónde llega realmente su verdadero poder. Al respecto, no hay una opinión unánime.

“Los hijos tienen un peso moral, un poder simbólico, pero el que realmente está a cargo es ‘El Mayo'”, le dice a BBC Mundo Luis Carlos Sáenz, periodista mexicano independiente que trabaja en temas de seguridad.

De hecho, existen reportes sobre una lucha de poder entre “El Mayo” y los hijos de Guzmán por el control del cartel de Sinaloa.

Twitter feed of Sinaloa cartel member, Ivan Guzman

Twitter
Iván Archivaldo es conocido por tener un estilo de vida extravagante y por exhibir su fortuna en redes sociales.

Ambos enfrentan cargos en Estados Unidos por actividades presuntamente criminales.

Jesús Alfredo (36 años) está en la lista de los narcotraficantes más buscados por la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos, la DEA.

Mientras que Iván Archivaldo fue detenido en 2005 bajo la acusación de lavado de dinero para el cartel de Sinaloa, pero tras pasar tres años en la cárcel mexicana de máxima seguridad Puente Grande -la misma de la cual escapó su padre años atrás- quedó en libertad por falta de pruebas.

En agosto de 2016 los hermanos fueron secuestrados en el restaurante “La Leche” de Puerto Vallarta y liberados posteriormente. La fiscalía del estado responsabilizó al Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) del plagio.

Los otros dos hijos de “El Chapo” con Alejandrina Salazar son César y Alejandrina Guzmán. Sobre ellos se desconoce con precisión de qué manera podrían estar vinculados a actividades ilegales.

Ovidio “El Ratón” y Joaquín Guzmán, hijos de Griselda

Ovidio y Joaquín son parte del grupo de los hijos más jóvenes que “El Chapo” tuvo con Griselda López en Culiacán.

Ambos enfrentan cargos por tráfico de drogas en Estados Unidos. Mike Vigil, exjefe de operaciones internacionales de la DEA, que pasó casi dos décadas trabajando en México, dijo que estos hijos eran “más tontos que unas rocas”, en declaraciones recogidas por el medio de comunicación estadounidense Vice.

Tienen una reputación de jóvenes impetuosos, excesivamente violentos y sin grandes habilidades estratégicas como las de su padre.

El gobierno estadounidense ha señalado que “El Ratón” estuvo involucrado en la importación a granel de narcóticos desde abril de 2018, cuando su padre ya estaba en una prisión de Manhattan.

Habría sido respaldado por su hermano, Joaquín Guzmán López, quien también se encuentra prófugo.

Este jueves, Ovidio Guzmán fue retenido brevemente por las fuerzas de seguridad mexicanas, pero finalmente quedó libre en medio de una ola de violencia en Culiacán.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE.UU. agregó en 2012 a este hijo en su lista de individuos ligados al crimen organizado internacional, ordenando así congelar sus activos en ese país.

Su hermano Edgar fue asesinado en mayo de 2008 mientras estaba en un centro comercial de Culiacán. La otra hija es Griselda Guadalupe, a quien no se le han formulado cargos.

Finalmente, las gemelas que tuvo “El Chapo” con su actual esposa, Emma Coronel, nacidas en Los Ángeles, California, apenas tienen 7 años. Son las únicas familiares que podrán visitar a su padre una vez al mes.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Solo 40% de las localidades con población indígena tiene cobertura 4G

Hay casos como el del pueblo Cora, donde el 29% de sus localidades se encuentran con un índice de muy alta marginación, en el que solo el 17% de la población cuenta con un teléfono celular.
Cuartoscuro
13 de agosto, 2019
Comparte

En la comunidad de San Francisco, municipio de Altamirano, a siete horas de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, solo había dos puntos de acceso a internet: la escuela, que sirve para dar clases desde primaria hasta telebachillerato y una casa donde vendían “fichas”, papelitos con la clave de acceso para usarla por 10 pesos la hora, aunque la señal no llegaba más allá de cuatro metros a la redonda.

Pero la antena de la casa se descompuso y dejaron por la paz el negocio de las fichas. Solo quedó como punto de acceso la escuela, que no aguanta muchas personas conectadas antes de colapsar. Así que en la comunidad, la mayoría no tiene acceso a internen ni fijo (porque no poseen computadoras) ni móvil.

Lee más: CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, la primera empresa ‘creada’ por AMLO

“De mis alumnos –dice Gladys Hernández, profesora del telebachillerato-, 80% tiene celular, pero solo lo usan para llamadas y mensajes. No se usa para nada más, es difícil bajar videos u otras cosas que tardan mucho en descargarse, más cuando tienes acceso a internet solo por ratos”.

Eso limita mucho el acceso a herramientas que para otros son algo cotidiano, y en el caso de los estudios son un factor de desigualdad que incide en la preparación de los niños y jóvenes. “Mis alumnos siguen estudiando como años atrás estudiaban en las ciudades, aquí no se puede buscar en Google o descargar videos educativos de YouTube”, dice Gladys.

Aunque 82% del total de las localidades con presencia de población indígena cuentan con cobertura móvil en la tecnología 3G; solo 40% tienen acceso a la 4G, de acuerdo al Diagnóstico de Cobertura del Servicio Móvil en los Pueblos Indígenas 2018.

Ese 82% es el promedio general, pero hay casos como el del pueblo Cora, donde el 29% de sus localidades se encuentran con un índice de muy alta marginación, en el que solo 17% de su población cuenta con un teléfono celular, de acuerdo a lo registrado en el mismo reporte.

Te puede interesar: Internet gratis: Gobierno de CDMX publica mapa con los sitios públicos que tienen wifi libre

Además, las redes 3G son buenas solo para voz y datos. En internet esta generación fue pionera en alta velocidad, pero ya no es la red más rápida. 4G LTE ofrece servicios de voz y datos al igual que 3G, sin embargo, la velocidad de descarga puede ser casi dos veces más veloz y llegar más lejos que la red 3G.

Por ejemplo, en el caso de un vídeo en YouTube, en una red 4G la reproducción comenzará en solo un segundo, mientras que en 3G tardará 20 segundos (y posiblemente se interrumpa).

La diferencia entre la red 3G y la 4G o no tener acceso a ellas, para fines prácticos, es la comunicación, y esta es una necesidad vital. Según el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, “todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; […] incluye el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras por cualquier medio de expresión.”

Tal derecho asegura el intercambio de información y el acceso a espacios y medios tecnológicos y sociales, y promueve la participación democrática de las personas para informar y ser informadas.

Los peores casos  

En el diagnóstico, elaborado por el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), se identificaron que hay pueblos indígenas como el Seri (Sonora) y Pame (Querétaro y San Luis Potosí) en los que menos de 30% de su población cuentan con cobertura móvil en al menos una tecnología (2G, 3G o 4G).

En otros casos como los pueblos indígenas Cora (Nayarit), Chatino (Oaxaca), Chontal de Oaxaca (Oaxaca), Mixe (Oaxaca) y Triqui,(Oaxaca), al menos 50% de la población cuenta con cobertura del servicio móvil en alguna opción (2G, 3G o 4G).

Para este reporte, se tomaron en consideración nuevas variables como el índice de marginación, el porcentaje de población indígena que cuenta con un teléfono móvil de conformidad con el Atlas de los Pueblos Indígenas de México del INPI, y el número de proveedores que brindan el servicio en las localidades.

Lee más: “The Cleaners”: los limpiadores digitales que deciden lo que ves (y lo que no ves) en internet

Con la inclusión de estas nuevas variables se pueden realizar análisis puntuales sobre la correlación que existe entre éstas y la disponibilidad del servicio móvil. Si bien existen algunos casos en los que se cuenta con un porcentaje alto de cobertura, se advierte que el porcentaje de población con teléfono móvil es bajo al estar relacionado con el índice de marginación.

En algunos pueblos indígenas con una población de entre 20 mil a 50 mil personas, como el caso del pueblo Yaqui, en el que 4% de sus localidades se encuentran en muy alta marginación, la población con un teléfono celular es de 57%. En el caso del pueblo Cora, donde 29% de sus localidades se encuentran con un índice de muy alta marginación, tan solo el 17% tiene teléfono celular.

Los purépechas, con un rango de población indígena asociada de entre 150 mil a 200 mil , entre quienes el 2% de sus localidades se encuentran en muy alta marginación, solo  34% cuenta con un terminal móvil. En el caso del pueblo Tlapaneco, 25% de las localidades tiene una marginación muy alta, y solo el 15% de su población tiene acceso a un teléfono móvil.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.