close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Risperdal, el fármaco por el que Johnson & Johnson deberá pagar millones a un joven a quien le crecieron los pechos

Un jurado en EE.UU. determinó que la farmacéutica deberá pagar US$8.000 millones a un hombre de 26 años a quien le crecieron los senos tras tomar un fármaco comercializado por una de sus subsidiarias.
9 de octubre, 2019
Comparte

La farmacéutica Johnson & Johnson fue sentenciada a pagar US$8.000 millones en concepto de daños a un hombre que la acusó de no advertir que uno de sus fármacos antipsicóticos podía provocar un aumento en el tamaño de los pechos en hombres.

El jurado de una corte de Filadelfia, en Estados Unidos, falló a favor de Nicholas Murray, de 26 años, cuyo caso es uno de miles de ese tipo aún pendientes en dicho estado.

Los abogados del joven argumentaron que Janssen Pharmaceuticals, una subsidiaria de J&J, había priorizado sus ganancias por encima de la salud de los pacientes en la promoción de su medicamento Risperdal, cuyo compuesto activo es al risperidona.

J&J dijo que apelará el fallo, que considera “extremadamente desproporcionado”.

La farmacéutica también ha sido llevada ante la justicia por sus implantes de mallas vaginales y por su talco para bebés, que de acuerdo a miles de demandas contendría asbestos, algo que la empresa niega.

Esto se suma a la batalla legal que también enfrenta por su rol en la crisis de adicción a los opioides en el país.

A principios de este año, la multinacional fue ordenada a pagar US$572 por su participación en la intensificación de la crisis de adicción a los opioides en Oklahoma.

Y, recientemente, la empresa llegó a un acuerdo por el que se comprometió a pagar US$20,4 millones en dos condados en el estado de Ohio por el mismo tema.

Efectos colaterales adversos

De acuerdo a la demanda presentada por Murray, el joven desarrolló pechos después de que sus médicos le recetaran la droga en 2003.

Esta condición se conoce como ginecomastia.

Johnson y Johnson

Getty Images
No es la primera vez que la empresa se enfrenta a la Justicia por uno de sus productos.

Un psicólogo le prescribió este medicamente tras diagnosticar al niño con un trastorno del espectro autista.

El Risperdal está aprobado para el tratamiento de la esquizofrenia y el desorden bipolar, pero los médicos pueden prescribirlo legalmente para cualquier condición que vean conveniente.

La compañía dice que confía en que el fallo será revocado, y señala que la corte evitó que su equipo legal presentara “evidencia clave” sobre el etiquetado del medicamento.

J&J está enfrentando una serie de demandas en cortes estatales por no advertir de forma adecuada sobre los efectos colaterales del Risperdal, incluyendo los tribunales de Pensilvania, California y Misuri.

Un jurado le otorgó a Murray US$1,75 millones en compensaciones en 2015 después de determinar que la compañía fue negligente al no advertir a los consumidores sobre los riesgos.

Una corte de apelaciones respaldó el veredicto el año pasado, pero redujo el monto de la indemnización a US$680,000.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0erzbX0Kg3k&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=pVg29BThB0s

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Google Maps

Familia de becario que sufrió accidente pide a AMLO revisar cómo opera Jóvenes Construyendo el Futuro

Su padre señala que por ahora estará en terapia intensiva donde lo van a estabilizar para después proceder a nuevos estudios. El señor pide al presidente supervisar el programa.
Google Maps
3 de diciembre, 2019
Comparte

Pedro Lezama, el becario del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, a quien los médicos ya habían desahuciado, ingresó este 3 de diciembre al Centro Médico La Raza, del IMSS, para su revaloración; en tanto, su familia pidió al presidente López Obrador revisar cómo opera el programa, para evitar casos similares.  

Aunque los médicos le habían dicho a sus padres que no viviría más de 48 horas después del accidente que sufrió el 19 de noviembre pasado, cuando cumplía con una tarea que no estaba dentro de sus funciones, Pedro ha sobrevivido 14 días, contra todos los pronósticos de los especialistas. 

El sábado pasado una tomografía le dio a su familia esperanzas. Les habían dicho que el intestino delgado de Pedro estaba muerto. Pero la imagen mostró que “había fluido intestinal. Probablemente no todo su intestino delgado tiene necrosis”, explica Alejandro Lezama. Eso abriría nuevas posibilidades. 

Frente a los resultados del estudio, una especialista solicitó el traslado del joven del Hospital de Traumatología y Ortopedia de Lomas Verdes, enfocado solo en trauma, al Centro Médico Nacional La Raza, una institución con múltiples especialidades, donde podían revalorarlo mejor. 

Lee: AMLO dice que becarios de programas sociales son empleos, pero ni el gobierno los clasifica así

Pero La Raza negó el traslado, hasta este 3 de diciembre, cuando finalmente recibieron a Pedro, alrededor de la 1 de la tarde. “Ingresó a terapia intensiva. Nos dicen que lo van a estabilizar y que debemos esperar. Aquí le harán nuevos estudios y en base a eso determinarán qué hacer”, cuenta su padre Alejandro Lezama. 

Pedro sufrió un accidente el 19 de noviembre pasado cuando en el Ayuntamiento de Tuxtepec, Oaxaca, donde se estaba capacitando como parte del programa del gobierno federal, lo enviaron, fuera de sus funciones y horario laboral, a la Expoferia a cargar láminas en un vehículo para después llevarlas a repartir a diferentes colonias, como parte de un programa de vivienda.

En uno de los traslados, el joven sufrió un accidente. Iba en la batea de un camión, junto con otros jóvenes, cuando pasaron un tope y las láminas se le fueron encima. Le lesionarían la cavidad abdominal. 

Los médicos les dijeron a sus padres que tenía el intestino delgado con necrosis, es decir muerto, y que la opción para salvarlo sería un transplante de ese órgano, algo que no se ha hecho nunca. Las esperanzas de vida para Pedro eran nulas. Incluso los médicos del Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca les sugirieron desconectarlo, pero la familia se negó. 

“Por ahora vamos a esperar a ver cómo van las cosas con Pedro aquí en La Raza. Pero le pido –dice el padre de Pedro– al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que vuelva la cara al caso de mi hijo para que supervisen este programa, ninguna otra familia debe pasar por esto”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.