Qué son los ‘bonos de guerra’ y cómo pueden ayudar a Kiev ante el ataque ruso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Rusia invade Ucrania: qué son los ‘bonos de guerra’ y cómo pueden ayudar a Kiev ante el ataque ruso

El gobierno ucraniano está recurriendo a este viejo ejercicio de recaudación para financiar las operaciones militares ante la ofensiva de Rusia.
2 de marzo, 2022
Comparte

A medida que avanza la invasión rusa sobre Ucrania, el gobierno de Volodymyr Zelensky está buscando a contrarreloj la forma de financiar a sus Fuerzas Armadas y la costosa defensa de su país.

El escenario es complejo: después de una importante inversión y modernización del poderío militar de Rusia, los ucranianos son superados en armas y en número de soldados, sin contar la capacidad aérea ucraniana, que es muchísimo menor a la rusa.

Además, su economía está paralizada por la guerra, con escasa capacidad de recaudación y precios disparados como el del petróleo.

En ese contexto, el Ministerio de Finanzas ucraniano anunció esta semana que recurrirán a un viejo instrumento financiero para apoyar a sus tropas: el llamado “bono de guerra”.

“En un momento de agresión militar de la Federación Rusa, el Ministerio de Finanzas ofrece a los ciudadanos, empresas e inversores extranjeros apoyar el presupuesto de Ucrania invirtiendo en bonos del gobierno militar”, explicó el ministerio a través de su cuenta de Twitter.

https://twitter.com/ua_minfin/status/1498319436633329666

Según especificó el gobierno de Zelensky, cada bono tendrá un valor nominal de 1.000 grivnas ucranianas (US$33) y la tasa de interés “se determinará en la subasta”.

“Los ingresos de los bonos se utilizarán para satisfacer las necesidades de las Fuerzas Armadas de Ucrania”, agregó.

En una reunión con inversionistas extranjeros, la cartera de finanzas también dio señales de tranquilidad al mercado, asegurando que no incumplirán con sus deudas existentes.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky.

Getty Images

Y es que a los inversionistas les preocupa que la invasión por parte de Rusia empuje a Kiev a dejar de pagar su deuda. Por lo mismo, en los últimos días ha habido una fuerte caída en los precios de los bonos de circulación de Ucrania.

Ante esta difícil situación, los “bonos de guerra” parecen ser una buena salida (o, al menos, un respiro) para financiar su defensa. La recaudación —que comenzó este martes—logró recaudar en un día aproximadamente U$270 millones.

Pero ¿qué son realmente estos bonos y cuándo se ha recurrido a ellos en la historia reciente?

¿Qué són?

Los bonos de guerra —similar a otros instrumentos de deuda—, son deudas que un determinado Estado adquiere con inversionistas (particular o institucionales), la cual se compromete a devolverle en un plazo determinado con los intereses correspondientes.

En estos casos, el dinero se emplea específicamente para financiar las operaciones militares durante un período de conflicto bélico.

Los "bonos de guerra" son para financiar las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Getty Images
Los “bonos de guerra” son para financiar a las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Normalmente, este ejercicio de recaudación ofrece un tipo de rendimiento por debajo de la media y con un alto porcentaje de riesgo pues, si se pierde la guerra, es posible que también el dinero invertido.

Así, se suele atraer a los inversionistas apelando al patriotismo y a las emociones de los ciudadanos que quieran ayudar en la defensa de un país.

Ucrania, por ejemplo, ha llamado a apoyar a su nación “en tiempos difíciles”.

Los bonos de guerra también son un medio para controlar la inflación al sacar dinero de circulación de una economía estimulada en medio de los conflictos bélicos.

¿En qué otros momentos de la historia se ha recurrido a ellos?

Esta no es la primera vez en la historia que se recurre a este instrumento financiero para apoyar a las Fuerzas Armadas de un determinado país en momentos de guerra.

Estados Unidos también emitió este tipo de bonos para financiar parte del gasto en su defensa durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Propaganda estadounidense 1917.

Getty Images

Entre 1917 y 1918, el gobierno estadounidense emitió los llamados “Liberty Bonds”, creando una campaña masiva con el fin de popularizar los bonos a través de llamados patrióticos. En la campaña incluso participaron artistas famosos, entre ellos, Charles Chaplin y la actriz Ethel Barrymore.

Hoy se cree que esta herramienta de financiamiento fue vital para la recaudación de fondos en la defensa del país.

Luego, en 1940, se repitió la historia.

A pesar de que se evaluó la posibilidad de cobrar impuestos para el financiamiento de las Fuerzas Armadas, finalmente se recurrió nuevamente a los bonos —esta vez se les llamó “War Bonds” o “Victory Bonds”— tras el ataque japonés a Pearl Habour en 1941.

Un llamado a comprar bonos de guerra en Times Square, en la ciudad de Nueva York, en 1940.

Getty Images
Un llamado a comprar bonos de guerra en Times Square, en la ciudad de Nueva York, en 1940.

Reino Unido también emitió bonos de guerra en 1917.

La frase propagandística para atraer este tipo de inversión decía: “Si no puede luchar, puede ayudar a su país invirtiendo todo lo que pueda en Bonos del Tesoro Público al 5%… A diferencia del soldado, el inversionista no corre ningún riesgo”.

Los medios de comunicación de ese país también se unieron a las peticiones de recaudación.

En su momento, la revista política británica The Spectator, escribió: “Es el pueblo de Gran Bretaña quien debe proporcionar el efectivo para financiar la guerra”.

Propaganda estadounidense de 1943.

Getty Images
Propaganda estadounidense de 1943.

Canadá también adoptó los bonos de guerra como una forma de inyectarle recursos a su defensa durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

El país logró involucrar a millones de canadienses a través de agresivas campañas con voluntarios que ofrecían los llamados “bonos de la victoria” de puerta en puerta y a corporaciones privadas.

“Los bonos de la victoria ayudarán a detener esto” o “trae a casa con el bono de la victoria” eran algunos de los sloganes de la época.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Shareni Guzmán

Un completo desatino, pero no sorprende: familiares de desaparecidos sobre vallas en Glorieta de la Palma

Jorge Verástegui, de FUNDEM y FUUNDEC, califica estas acciones como una afrenta contra las personas desaparecidas y sus familiares por parte del gobierno de la Ciudad de México.
Shareni Guzmán
Por Marcela Nochebuena
11 de mayo, 2022
Comparte

Como un completo desatino que, sin embargo, no sorprende, y una afrenta contra las personas desaparecidas y sus familiares califican integrantes de los colectivos Hasta Encontrarles Ciudad de México, Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México (FUNDEM) y Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (FUUNDEC) la colocación de vallas en torno a la ex Glorieta de la Palma y el retiro de fotografías.

Mitzi Elizabeth Robles Rodríguez, integrante de Hasta Encontrarles Ciudad de México, recordó que como colectivo, siempre se han pronunciado ante las autoridades sobre la importancia de los gestos políticos frente a un problema como la desaparición de personas en el país.

“Claramente, muestra una total insensibilidad, por un lado, frente a la grave emergencia humanitaria que estamos viviendo en México en materia de desaparición y crisis forense, pero también una total falta de comprensión de lo que, para familias de personas desaparecidas, en México y en la Ciudad de México en particular, representa la construcción de un símbolo de memoria”, señala Robles Rodríguez.

El impacto y la función de los antimonumentos, añade, es construir esa memoria y recordar que son fundamentales los procesos sociales y políticos de sensibilización, no solamente ante las autoridades responsables de dar respuesta y solución, sino también frente al resto de la sociedad: “En ese sentido, nos parece un completo desatino, dice mucho de la poca sensibilidad y comprensión que el Gobierno de la Ciudad de México tiene frente al problema”.

Sin embargo, aclara que al colectivo Hasta Encontrarles CDMX no le sorprende esta actitud, pues este martes una de las respuestas de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, fue que entendía el problema y atendía a familias y colectivos, incluso como un gesto de aprobación al trabajo de la Fiscalía local, cuando las familias se han enfrentado a “una actitud completamente indolente y contradictoria”.

Lee: Madres exigen que Glorieta de la Palma sea espacio para memorial de las personas desaparecidas

En el contexto de las conversaciones que tienen desde 2020, Robles Rodríguez asegura que, en la última reunión, Sheinbaum se declaró incompetente ante la autonomía de la FGJCDMX, y las demandas y exigencias que las familias han manifestado una y otra vez respecto a la fiscalía especializada en materia de desaparición, de cuya titular solicitaron su destitución en marzo de este año.

“Dice que la única responsabilidad que tiene ella es atender las demandas que correspondan a las comisiones de Búsqueda y de Víctimas”, comenta la integrante de Hasta Encontrarles CDMX, mientras que la primera no ha tenido un papel sobresaliente en materia de búsqueda, por la falta de apoyo y atención del gobierno al tema, y la segunda se ha mostrado negligente y dilatante en el apoyo integral al que tienen derecho las víctimas indirectas.

“El proyecto económico y político de la ciudad de México obviamente no es compatible con una realidad de violencia que se está viviendo en esta ciudad, y los dichos y acciones de las autoridades locales reafirman lo que venimos diciendo: que hay una práctica de invisibilización del fenómeno de desaparición en la ciudad con la retórica de que en la capital se defienden y se protegen los derechos de las personas”, añade.

Recuerda también la lucha ardua y constante para visibilizar el problema de la desaparición no solo en la Ciudad de México, sino también la importancia de dar voz a las familias y colectivos organizados en el resto del país.

“Después de tantos años, es insultante que se tengan este tipo de actitudes y gestos ante la grave desatención que está teniendo el problema en el país. Es insultante, una vez más, demostrar que a las familias, a las víctimas de desaparición, no solamente se les desoye, sino que además se les estigmatiza, porque amurallar la Glorieta significa de manera simbólica continuar con la estigmatización que han sufrido las víctimas directas e indirectas en materia de desaparición”, reclama.

Mitzi Robles menciona que basta una mirada al Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPNDO) para saber que el mayor número de desapariciones en la capital se han reportado en esta administración.

De acuerdo con el RNPNDO, en la Ciudad de México hay 4 mil 25 personas desaparecidas y no localizadas, de las cuales 2 mil 603, poco más de la mitad, corresponden al periodo del 1 de diciembre de 2018 a la fecha. Por rango de edad, los grupos mayoritarios en este lapso son mujeres y hombres de entre 15 y 19 años.

Lee: Madres en la lucha: marchan en la CDMX para exigir la búsqueda de sus hijas e hijos

En tanto, Jorge Verástegui, de las Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México (FUNDEM) y las Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (FUUNDEC), califica estas acciones como una afrenta contra las personas desaparecidas y sus familiares por parte del Gobierno de la Ciudad de México.

“También nos parece que de forma indirecta ha colocado un símbolo de lo que representa su gobierno: un espacio vacío, amurallado, que creo que es muy simbólico. Tiene aspiraciones de ser presidenta de un país que tiene casi 100 mil personas desaparecidas y que la respuesta, desde el inicio, hacia los familiares, sea usar la clandestinidad de la noche para quitar y desaparecer nuestras fotos, y ahora amurallar un lugar que está vacío, porque no hay nada adentro, es muy simbólico el mensaje y las acciones de la jefa de Gobierno”, afirma.

Para él, que lleva 13 años buscando a su hermano y su sobrino, Antonio Verástegui González y Antonio de Jesús Verástegui Escobedo, desaparecidos en Coahuila, la administración capitalina está utilizando las prácticas de cualquier gobierno al salir públicamente y decir que dialogarán y valorarán, mientras violan los derechos humanos: “Nosotros partimos desde el derecho a la protesta, a la reivindicación, a nombrar a nuestros familiares”.

Apunta que también podría responder a la desinformación de no saber que el país se encuentra en una gran crisis de personas desaparecidas, a pesar de que este martes se realizó la XI Marcha de la Dignidad Nacional precisamente en la Ciudad de México. “Pareciera que la jefa de Gobierno no se da cuenta del país que quiere gobernar, del país en el que vive, que está sumido en desapariciones, en fosas clandestinas y en asesinatos”, lamenta.

“Parecería que está ya muy centrada en hacer campaña, qué le reditúa políticamente, y este es un tema que no puede tocar o que no a va sacar votos de ahí; ya no es una jefa de Gobierno, sino una candidata y como lo hemos visto, los candidatos no tocan el tema de personas desaparecidas e incluso intentan ocultarlo, decir que no existe, taparlo, y parecería que ya está en esa posición, con acciones y discursos muy lamentables”, añade.

La consulta que se hizo, precisa Verástegui, fue a modo, porque nunca se preguntó más que si se instalaba un árbol, y además, por internet: “Es cuestionable también desde dónde habla de participación ciudadana, para decir que los familiares no podemos estar por encima de su imaginario de participación ciudadana”.

Las acciones en torno a la ex Glorieta de la Palma hablan también, para los familiares, de un desconocimiento de las protestas, las luchas sociales y de las reivindicaciones.

“Es interesante porque se supone que la jefa de Gobierno se identifica como de izquierda, y llama la atención que, al autonombrarse de izquierda, tome acciones de derecha y desconozca los procesos sociales, las manifestaciones, y sobre todo un tema que no es nuevo para México, que venimos arrastrando desde los 60; la protesta tampoco es nueva, ni la toma y resignificación de lugares.

“Creo que en su ignorancia, piensa que los familiares de desaparecidos nos vamos a quedar con los brazos cruzados ante las acciones del estado; en su ignorancia, no se da cuenta que en México los familiares hace muchos años salimos a las calles a buscar a nuestros familiares porque el estado no lo pudo o no lo quiso hacer”, señala.

Lee: Madres de migrantes desaparecidos, las primeras en acudir a la toma de muestras referenciales para poder identificarlos

El integrante de FUNDEM y FUUNDEC asegura que están valorando las siguientes acciones y si es pertinente o no una reunión propuesta para esta semana, que estaba por confirmarse, pero ante lo ocurrido, tendrán que definir si vale la pena sentarse a dialogar con alguien que, a su juicio, parecería que no escucha y no le interesa escuchar. También comenta que posiblemente las vallas puedan ser útiles para que, ahora, se coloquen de manera más visible las fotografías.

“La plaza es nuestra, la plaza es de nuestros familiares, y no necesitamos pedirle permiso ni a ella ni a su gobierno, ni a ningún otro gobierno, para tomarla”, remarca.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.