Chernihiv, la ciudad ucraniana clave para demostrar crímenes de guerra
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Rusia y Ucrania: Chernihiv, la ciudad ucraniana que podría ser clave para demostrar crímenes de guerra

Un equipo de investigación de Reality Check de la BBC analiza tres ataques en la ciudad de Chernihiv para encontrar claves de las tácticas de Putin en Ucrania y evidencia de posibles crímenes de guerra.
11 de abril, 2022
Comparte

Ha habido llamados urgentes para investigar las acusaciones de crímenes de guerra en regiones anteriormente ocupadas por Rusia en Ucrania, después de las impactantes imágenes que surgieron de civiles asesinados.

Pero hay interrogantes mucho más amplios sobre si los ataques generalizados de Rusia contra objetivos civiles equivalen a crímenes de guerra.

Hemos estado analizando una serie de ataques en una ciudad en particular-Chernihiv- para ver si estos son consistentes con las tácticas rusas utilizadas a lo largo y ancho de Ucrania y si revelan algo de su estrategia.

El siguiente informe contiene detalles gráficos.

1: Ataques directos a civiles

“Nos estaban disparando con todo lo que tenían”, afirma Diana, de 20 años. Después de unos minutos de encontrarse frente a tanques rusos, la mitad de su familia estaba muerta.

Diana, su madre Irina, su compañero Sasha y su hermano menor Maxim huían de Chernihivy, el 9 de marzo, tras soportar semanas de ataques de artillería. Tenían una meta simple -alcanzar un lugar seguro en el occidente del país, donde sus parientes los aguardaban.

Pero a sólo minutos de abandonar la ciudad y dirigirse hacia el sur, se vieron en peligro.

A medida que conducían su Volkswagen Golf por la aldea de Kolychivka, Sasha vio tanques rusos. Uno les disparó inmediatamente. Pisó el acelerador, esperando salir rápidamente de la zona de peligro, pero el auto se varó.

Mientras los disparos continuaban, Sasha les gritó para que salieran del auto, pero Maxim, de 15 años, ya había recibido un tiro. Tenía un hueco en el pecho y sangre le salía de la boca.

Diana, Sasha e Irina se arrastraron hasta unos arbustos, pero los soldados se acercaban, gritando entre ellos, preguntando dónde se escondía la familia. Los chasquidos de las balas sonaban en dirección a ellos.

El pie de Diana estaba gravemente lesionado. Sasha intentó vendarlo, pero cuando se volteó a ayudar a Irina, el horror empeoró.

“Irina abrió su chaqueta para darse cuenta de que no había nada para vendar”, contó Diana a BBC News. “Una parte de su abdomen e intestinos habían sido volados de un disparo”.

Oyeron más tiros y Diana miró a Sasha creyendo que esos serían sus minutos finales.

“Alcanzamos a decirnos que nos amábamos”, dijo. “Le pregunté a Saha, ‘¿Vamos a morir aquí?’ El respondió, ‘Probablemente'”.

“Mi mamá se arrastró con nosotros un poco más. Yo le seguía diciendo, ‘Mamá, arrástrate, por favor, por favor’. Ella decía, ‘Sí, sí’. Y luego se tendió en el suelo. Allí murió”.

Diana continuó moviéndose a gatas, siguiendo a Sasha a medida que abría paso entre la maleza. Atravesaron un campo en llamas y luego un bosque.

Diana y Sasha sobrevivieron y ella pudo llegar a un hospital. Había perdido cuatro dedos del pie izquierdo.

Diana no tienen duda de que los atacantes eran rusos por sus acentos, uniformes y el símbolo Z pintado en uno de los tanques.

El equipo de verificación de la BBC no ha encontrado evidencia alguna de que hubiese objetivos militares legítimos cerca del lugar del ataque.


Otros ataques contra civiles en autos

  • Las autoridades regionales dicen que por lo menos 25 civiles, incluyendo seis niños, han muerto en ataques contra automóviles intentando escapar de Chernihiv, o atacados en espacios públicos, desde el inicio del conflicto
  • Imágenes filmadas por un dron ucraniano en la región de Kiev mostraron la matanza de un hombre que salía de su auto con las manos arriba. Su esposa fue acribillada dentro del auto
  • En la región de Jersón, una familia de cinco fue asesinada por soldados rusos en un retén, según parientes

2: Corte de servicios básicos

El agua es la más básica de las necesidades humanas y hay evidencia de que los rusos han atacado deliberadamente los suministros en Chernihiv.

Una estación de bombeo en las afueras de la ciudad fue atacada el 14 de marzo.

Imagen satelital muestra destrucción de estación de bombeo de agua

BBC

El ataque averió severamente una presa de agua y destruyó una sala de control, según el director de la empresa de acueducto de Chernihiv, Serhiy Malyavko, que añadió que un trabajador de la planta -y tres miembros de su familia- murieron. La familia había tomado refugio allí después de que su casa fuera destruida por artillería.

Las imágenes satelitales muestran los daños a la planta, ubicada por el usuario de Twitter @obretix en una zona boscosa, alejada de otros edificios.

Las fotos publicadas por la empresa del acueducto mostraban un tanque de tratamiento severamente dañado con pequeños cráteres alrededor en el suelo. Impactos que parecen huecos de metralla salpican los edificios.

La secuencia de cráteres visibles en una imagen satelital sugiere ataques lanzados desde tierra, explica Wim Zwijnenburg, un investigador de armas de Pax, una organización a favor de la paz de Países Bajos.

“Los impactos de metralla y la dirección de las explosiones parecen indicar que los misiles fueron disparados desde el lado occidental de la instalación del acueducto, lo que corresponde con la presencia de tropas rusas desplazándose en el occidente, según registros públicos de su ubicación”.

Sin poder tener acceso a la zona propia, los expertos con quienes hemos hablado indican que no es posible ser precisos sobre las armas que se usaron. En lugar de misiles, los daños pueden haber sido causados por armas pesadas o morteros.

Un misil si explotar enterrado en el suelo de una planta de tratamiento de agua

Empresa de Acueducto de Chernihiv
La compañía de acueducto de Chernihiv distribuyó fotos de otros sitios que habían sido atacados.

El director de la empresa de acueducto dice que el lugar fue atacado tres días seguidos.

“No había un objetivo militar. Estos 100% seguro de que las tropas rusas han estado destruyendo la infraestructura de la ciudad para que no haya suministros de gas, ni electricidad ni agua en la ciudad”, expresó Malyavko a la BBC.

Aseguró que otras dos instalaciones en diferentes sitios también fueron destruidas, cortando el agua a la mayoría de la población de la ciudad.

Las reglas de la guerra prohíben ataques premeditados contra objetivos que son indispensables para la vida civil, como el suministro de agua.

“Esto se ha hecho para hacer que la población entre en pánico”, declaró Malyavko. “Y Rusia probablemente espera que si hay una catástrofe humanitaria, las autoridades locales estarán de acuerdo con empezar a negociar, y que la ciudad se rinda”.


Otros ataques contra el acueducto

  • El concejo municipal de Mariúpol dice que las fuerzas rusas intencionalmente atacaron estaciones de bombeo y la tubería principal de una presa allí
  • El gobierno de Ucrania ha reportado severos daños a otras instalaciones de agua y plantas de tratamiento de residuos por todo el país

3: Negar responsabilidad

Era la mañana del 16 de marzo, y la periodista ucraniana Alina Klimenko recibió la noticia de una muy necesitada distribución de pan en la ciudad. Su padre, Vitalii, se apresuró a pararse en la fila.

Pero un poco tiempo después se retiró cuando una casa cercana fue atacada. Otros, ya acostumbrados al sonido de artillería en la ciudad, se quedaron.

Y luego, la misma fila fue atacada.

Alina salió corriendo a filmar las secuelas. Sus imágenes mostraban cuerpos tendidos en el suelo y las ambulancias llegando rápido la escena.

Imágenes borrosas de víctimas civiles en una calle de Chernihiv

BBC

Por lo menos 14 civiles murieron, de acuerdo a las autoridades ucranianas.

Hemos confirmado la autenticidad del video de Alina y lo hemos ubicado en una zona residencial de la ciudad.

El padre de Alina, que tiene experiencia militar, dice que el fuego venía del noreste, consistente con un ataque lanzado por unidades que operaban varios kilómetros al norte de Chernihiv, según el equipo de mapeo del Instituto para el Estudio de Guerra.

El experto en armas Mark Cancian examinó la investigación de la BBC. Dijo que el daño era consistente con el impacto de un misil con un alcance de hasta 30 kilómetros.

La imagen satelital del 16 de marzo muestra a las fuerzas rusas con este tipo de armas 14 kilómetros al noreste de la ciudad.

Imagen satelital que muestra la distancia entre el puesto de artillería ruso y la fila de pan que fue atacada

BBC

La embajada de Estados Unidos en Kiev erróneamente reportó al inicio que las fuerzas rusas en la ciudad habían acribillado a los civiles.

Eso fue rápidamente negado por Moscú que dijo que no había tropas rusas presentes en la ciudad. Pero lo rusos fueron más allá, diciendo que el evento había sido montado, o que los muertos fueron víctimas de “nacionalistas ucranianos”.

Ha habido varios ejemplos de este tipo de negación de parte del gobierno ruso.


Otras veces que Rusia ha negado responsabilidad

  • El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, declaró que las imágenes de cuerpos en Bucha fueron un “montaje” después de que los rusos se habían retirado. Las imágenes satelitales contradicen esa afirmación y la BBC desmintió otras afirmaciones hechas por funcionarios rusos
  • La embajada de Rusia en Londres declaró falsamente que el bombardeo de un hospital de maternidad en Mariúpol en Marzo había sido un montaje. La BBC encontró evidencia que desmiente las afirmaciones
  • Se estima que unas 300 personas murieron en un ataque contra un teatro que refugiaba civiles en Mariúpol. Rusia negó haber realizado el ataque, que ha sido ampliamente condenado

¿Evidencia de crímenes de guerra?

Un factor crucial en cualquier juicio por crímenes de guerra es obtener evidencia clara de un intento deliberado de atacar civiles.

Las imágenes y las declaraciones de testigos pueden ser un punto de partida, dice el profesor Alex Whiting, un antiguo coordinador de investigaciones del Tribunal Penal Internacional.

Pero los investigadores tendrían después que resolver una serie de preguntas básicas:

  • ¿Hay alguna manera de que estos objetivos pudieron haber sido percibidos como militares?
  • ¿Había objetivos militares en la zona?
  • ¿Pudo el ataque haber sido consecuencia de fallas de inteligencia o inclusive un error con el armamento?
Foto del Hotel Ucrania destruido al lado de la imagen satelital del estadio de Chernihiv con un gran cráter de bomba en la cancha

Reuters, Maxar
Un hotel y un estadio de fútbol fueron blanco de ataques en Chernihiv.

A lo largo del conflicto, los servicios de inteligencia ucranianos han divulgado supuestas conversaciones interceptadas de las fuerzas rusas.

En una, se puede escuchar a un hombre con acento ruso dando la orden de disparar contra un automóvil civil.

La veracidad de estas conversaciones no ha sido verificada por la BBC.

Pero construyendo una retrato de patrones consistentes de comportamiento, el caso para los fiscales se fortalece.

Sareta Ashraph, una experta en derecho humanitario, explica que los investigadores estarán buscando establecer estos patrones de comportamiento por todo el país -ya sean instalaciones de acueducto, hospitales o supermercados que hayan sido atacados regularmente- para armar un retrato de la estrategia militar.

“Eso puede mostrar evidencia de ataques deliberados, donde la intención es doblegar a la población civil se vuelve mucho más clara”, dice.

A medida que la guerra continúa, Ashraph dice que le recuerda las tácticas rusas de conflictos anteriores.

“Yo diría que las acciones de Rusia en Ucrania contienen algunas similitudes muy oscuras con las acciones en Siria”, señaló.

La BBC se comunicó con el Ministerio de Defensa de Rusia en relación a todos los casos documentados en este artículo. Todavía no hemos recibido una respuesta.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=tvqrGD4ytjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Oscar Guerrero / Amapola Periodismo

María, la niña me’ phaa a quien la Secretaría de Salud de Guerrero intentó convencer de no abortar

Viridiana Gutiérrez, coordinadora del Observatorio Ciudadano de la Violencia hacia las Mujeres de Guerrero, documentó en 2021 por lo menos ocho casos en cuatro hospitales donde se negaron a interrumpir el embarazo a niñas, adolescentes y mujeres que fueron violadas.
Oscar Guerrero / Amapola Periodismo
Por Arturo de Dios Palma / Amapola Periodismo
22 de febrero, 2022
Comparte

La nombraremos María. Es una niña de nueve años que el 14 de febrero llegó junto con una familiar al hospital general de Chilpancingo, Raymundo Abarca Alarcón, a solicitar la interrupción del embarazo.

María fue violada.

La solicitud la hicieron conforme al artículo 159 del Código Penal del estado: con una denuncia penal por el delito de violación sexual y con la autorización expresa del Ministerio Público para la interrupción.

En el hospital se negaron, incluso, intentaron convencerla para que continuara el embarazo. El caso trascendió a los medios de comunicación y obligó a que las autoridades de Guerrero reconsideraran la negativa.

Tres días después, en otro hospital, el de la Madre y el Niño Guerrerense, le interrumpieron el embarazo a María.

Este no es el único caso, en los hospitales de Guerrero es constante la resistencia por interrumpir embarazos productos de violación sexual.

Contexto: Tras exigencia, la Secretaría de Salud de Guerrero interrumpe embarazo a niña me’ phaa víctima de abuso

Viridiana Gutiérrez Sotelo, coordinadora del Observatorio Ciudadano de la Violencia hacia las Mujeres de Guerrero y promotora de la segunda Alerta de Violencia de Género por agravio comparado, documentó en 2021 por lo menos ocho casos en cuatro hospitales donde se negaron a interrumpir el embarazo a niñas, adolescentes y mujeres que fueron violadas.

Gutiérrez Sotelo hace el recuento. En julio, al hospital de Chilpancingo llegó una joven me’phaa que fue violada sexualmente a solicitar la interrupción del embarazo y se lo negaron. Le dieron largas hasta que una médica, por su cuenta, le dio una pastilla.

Dos meses después, al hospital de Iguala llegó una niña de 14 años embarazada. Fue violada y presentó su denuncia ante el MP; sin embargo, personal del DIF municipal la convenció para que continuara con el embarazo.

En octubre, en Ayutla, una adolescente de 17 años solicitó la interrupción del embarazo, tras haber sido violada por su novio. En el hospital de ese municipio le negaron el servicio y organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres la acompañaron a la Ciudad de México a practicarse el aborto.

Ese mismo mes, llegó una niña de 13 años al hospital de Chilpancingo, después de que le negaran la interrupción del embarazo en un centro de salud en el municipio de Juan R. Escudero. Hubo resistencia y después de días, por la presión de organizaciones, accedieron a practicar el aborto.

En noviembre, una niña de 13 años que fue violada por su hermanastro, llegó al hospital de Taxco con la denuncia y la autorización del MP para la interrupción del embarazo. Se lo negaron. Al final accedieron, pero la enviaron a un centro de salud.

“Accedieron porque intervenimos, pero con mucha violencia. El director la envió al centro de salud a tomar el medicamento pues no quería que mancharan su hospital”, recuerda Gutiérrez Sotelo.

En diciembre, una mujer de 30 años con discapacidad cognitiva, solicitó la interrupción del embarazo en el hospital de Iguala. Fue violada por un vecino, un hombre de 70 años. Se lo negaron pero por la intervención de organizaciones practicaron el aborto.

La resistencia no es sólo del sector salud, sino también en los MP. Gutiérrez Sotelo recuerda el caso de una chica que a los 16 años fue violada por el amigo de su hermano en el municipio de Ometepec.

La chica decidió abortar y junto con sus padres y Viridiana, asistieron al MP a denunciar y a obtener la autorización para la interrupción del embarazo.

La agente trató de convencerla y después puso muchos obstáculos, incluso, ofreció adoptar al niño si decidía tenerlo, luego la hostigó. Amenazó con encarcelarla si descubría que no fue violada. Al final autorizó la interrupción pero envió patrullas al domicilio de la joven hasta que le practicaron el aborto.

Lee: Menor indígena es encarcelada en Guerrero luego de huir para evitar matrimonio forzado

En Guerrero se han declarado dos Alertas de Violencia de Género, la segunda por agravio comparado, que ordena homologar el Código Penal con la Norma 046 para garantizar que niñas, adolescentes y mujeres víctimas de violación sexual accedan a la interrupción del embarazo sin interponer una denuncia penal y, menos, tener la autorización de un MP.

Hace un mes, en el Congreso local diputadas de Morena presentaron una iniciativa para despenalizar el aborto. Es la tercera en la última década.

Como en las otras dos iniciativas, hay resistencia de diputados y grupos religiosos para que se despanalice el aborto, pero de igual forma existe la exigencia para que se legisle.

A días de la nueva iniciativa, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) llamó al Congreso de Guerrero a que modifique el Código Penal para despenalizar la interrupción del embarazo durante las primeras 12 semanas de gestación.

“En el tema de la interrupción legal del embarazo, el Estado mexicano tiene diversas observaciones de organismos internacionales que lo han instado a armonizar su marco jurídico a nivel nacional y subnacional conforme a los más altos estándares internacionales de los derechos humanos de las mujeres y con los que México se ha comprometido” dijo Inmujeres.

El caso de María hizo que volviera el tema de la despenalización del aborto al Congreso y mostró el nivel del debate. La diputada del PRI, Julieta Fernández Márquez dijo:

“Entonces no sabemos exactamente qué fue lo que le sucedió a esta niña, pero creo que esta historia es desgraciadamente el caso de muchas otras niñas que empiezan su vida sexual y reproductiva a los 10 años y que definitivamente por causa de violación o por causa de que así acostumbran en usos y costumbres, a casarse a muy temprana edad o a juntarse a muy temprana edad, y que tienen más de siete hijos por mujer”.

La primera vez que María y su familia solicitaron la interrupción del embarazo fue en el hospital básico comunitario de su pueblo ubicado en un recodo de la Montaña de Guerrero, de donde la remitieron directamente a Chilpancingo.

El hospital de su pueblo apenas cuenta con lo esencial; no tiene la infraestructura ni el personal especializado para atender un caso como el de María: una niña de nueve años, con pérdida de peso y de alto riesgo.

Eso no sólo ocurre en el pueblo de María sino en toda la Montaña, ninguno de los siete hospitales básicos, ni el general de Tlapa, tienen la infraestructura, ni cuentan con personal especializado.

En esta región, no sólo se trata de la resistencia permanente del personal médico por interrumpir el embarazo, el problema es estructural: son tantas carencias que no permiten hacerlo de forma segura.

Neil Arias Vitinio es abogada del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan. Atiende cotidianamente a niñas, adolescentes y mujeres que sufren las diversas violencias a las que son sometidas en la Montaña: los matrimonios forzados, las violaciones sexuales y la más extrema, el feminicidio.

Arias Vitinio ha acompañado varios casos de niñas y adolescentes que fueron violadas y que intentaron interrumpir el embarazo pero se toparon con las carencias de los hospitales, la negligencia en los MP y la asfixiante impunidad.

“Las autoridades de salud y los ministerios públicos no están a la altura para atender este tipo de casos y lo único que pasa es que ponen en riesgo la vida de estas niñas”, dice Arias Vitinio.

Estos son cuatro de los casos que ha documentado Arias Vitinio.

Hace dos años, una niña de 13 años de un pueblo de Cochoapa El Grande fue violada sexualmente por su cuñado, el esposo de su hermana. Cuando la niña tenía cinco meses de embarazo solicitó la interrupción.

Por el tiempo, superaba las 12 semanas que marca el Código Penal del estado para interrumpir el embarazo pero sobre todo por el riesgo, Tlachinollan pidió la intervención de la organización Católicas por el derecho a decidir para que la interrupción se practicara en la Ciudad de México.

“Esa vez nos pareció que por el riesgo que corría la niña era mejor que se lo hiciera en la Ciudad de México donde hay una atención más especializada, acá en la Montaña no hay forma”, explica la abogada.

Arias Vitinio fue testigo directo de la resistencia que existe también en los MP. Hace unos tres años acompañó a dos jóvenes a presentar la denuncia por violación y la autorización para la interrupción del embarazo.

El primer caso fue el de una joven que fue violada por el chofer de una camioneta cuando viajaba hacia el municipio de Alcozauca. Le dieron la autorización un mes después, es decir el embarazo avanzó cuatro semanas.

También: Despenalización del aborto en Oaxaca: solo dos clínicas y sin atención a mujeres indígenas

Cuando llegó al hospital hubo resistencia del personal médico.

“La atendieron porque hicimos un escrito explicando que está la Norma 046 para atender a las mujeres en estos casos de violación”, dice.

Al final aceptaron pero se toparon con la precaria condición de los hospitales de la Montaña: la joven tuvo que pagar, en clínicas particulares, los ultrasonidos porque le exigían dar con exactitud el tiempo de gestación. Luego le informaron que la interrupción la haría un médico general, porque no contaban con un ginecólogo. Tampoco recibió atención psicológica, ni de prevención para evitar una enfermedad de trasmisión sexual. Nada.

Arias Vitinio también acompañó a otra mujer que fue violada mientras iba a trabajar al campo en el municipio de Atlixtac. Interpuso la denuncia penal pero el MP tardó dos meses para autorizar la interrupción del embarazo.

“En este caso la mujer decidió seguir con el embarazo, cuando le entregaron la autorización ya había pasado el plazo y ya había gastado mucho en tanta vuelta”, dice la abogada.

Arias Vitinio documentó otro caso: en 2020 en un pueblo de Acatepec una niña de 12 años fue violada sexualmente por un hombre de 42. Era su vecino. La familia se enteró hasta que el embarazo fue evidente: tenía cinco meses.

El vecino amenazó a la niña, le advirtió que si decía algo asesinaría a su mamá y a su papá. La menor guardó silencio hasta que su vientre se lo permitió.

A este hombre, quien era un funcionario público municipal en ese momento, la familia lo denunció penalmente por la violación. En ese caso no ha pasado nada: el agresor está libre y la niña, ahora de 14 años, es madre.

“A la familia se le informó sobre la interrupción del embarazo, pero no quisieron, nos dijeron que no podían hacerlo por sus creencias: ‘somos pobres pero podremos sacarla adelante’”, explica.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.