COVID-19: Vigilo a mis empleados con un programa que toma fotos de sus pantallas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Shibu Philip

Trabajo en casa y COVID-19: 'Vigilo a mis empleados con un programa que toma fotos de sus pantallas'

Muchas personas se encuentran con dificultades para trabajar desde casa, pero ¿ayudaría a mejorar su productividad la tecnología de vigilancia?
Shibu Philip
29 de septiembre, 2020
Comparte
Shibu Philip

Shibu Philip
La firma de Shibu Philip ha utilizado el software de vigilancia Hubstaff durante el último año y medio.

Shibu Philip dice que sabe lo que es “perder un poco de tiempo en el trabajo”.

Es el fundador de Transcend, una pequeña empresa con sede en Londres que compra productos de belleza al por mayor y los revende online.

Durante el último año y medio, ha utilizado el software Hubstaff para realizar un seguimiento pormenorizado de las horas de trabajo de sus trabajadores, para saber qué teclean, cuáles son los movimientos de su ratón y los sitios web que visitan.

Con siete empleados en la India, dice que el software le garantiza que tienen “cierto nivel de responsabilidad” y ayuda a cubrir la diferencia horaria.

“Yo mismo me conozco. La gente puede tomarse un descanso extra de 10 minutos aquí o allá. Es bueno tener una forma automática de monitorear lo que están haciendo”, dice Shibu.

“Al mirar las capturas de pantalla y el tiempo que todos dedican a determinadas tareas, sé si siguen los procedimientos o no”.

“Y, si lo están haciendo mejor de lo que esperaba, también estudio el material recopilado y les pido que compartan ese conocimiento con el resto del equipo para que todos podamos mejorar”, dice.

Los empleados son plenamente conscientes de que el software está activo.

Además, pueden eliminar el tiempo dedicado a visitar sitios web que podrían haber sido registrados por accidente durante su descanso, por ejemplo, agrega Shibu.

Trabajando desde la cama

Getty Images
Si eres de los que ha tenido que colocar la laptop sobre una pila de libros de cocina durante la pandemia o te ha tocado quejarte de la velocidad del internet de tu casa, no estás solo.

¿Vagos en casa?

Dado que muchas personas alrededor del mundo trabajan ahora desde casa debido a la pandemia, la demanda de software que monitorea la actividad de los empleados ha registrado un repunte.

Hubstaff, con sede en Estados Unidos, dice que su número de clientes en Reino Unido se ha multiplicado por cuatro desde febrero.

Otra empresa llamada Sneek ofrece tecnología que toma fotos de los trabajadores a través de la cámara del laptop y las comparte para que las vean el resto de sus colegas.

Aunque se describe a sí misma como una plataforma de comunicación, su programa permite tomar una foto cada minuto.

Su cofundador, Del Currie, le dijo a la BBC que sus usuarios habían aumentado cinco veces durante el confinamiento, sumando casi 20.000 clientes en total.

Un estudio reciente realizado por académicos de la Universidad de Cardiff y la Universidad de Southampton, ambos en Reino Unido, descubrió que un temor común entre los jefes es que los trabajadores que no están a la vista “holgazanearán”, aunque los periodos de cuarentena tampoco parecen haber afectado mucho a la producción.

La encuesta también sugirió que un tercio de los que trabajan desde casa sentían que su productividad también había disminuido.

Pero ¿es la tecnología la respuesta para identificar a aquellos que podrían estar holgazaneando o para ayudar a aquellos que luchan por adaptarse a trabajar desde la mesa de la cocina a tiempo completo?


Me hubiera sentido mal de haber sabido que me vigilaban”

Josh

BBC
El fotógrafo Josh dice que tuvo problemas tanto con la logística como con la motivación

Josh, un fotógrafo de 26 años que vive en Londres, admite que lo que más le costó de trabajar desde casa fue la caída de su productividad.

Establecer un estudio improvisado en la cocina de su piso compartido de tres habitaciones fue un desafío logístico, pero también de motivación.

“Algunos días lo lograba, pero otros me sentaba y me quedaba mirando mis sandalias un buen rato, pensando: ‘No puedo hacer esto’. Es muy fácil hacer la colada o prepararte una taza de té. En casa encuentras formas de distraerte con bastante facilidad“.

Está agradecido de que su jefe no utilice ningún software de seguimiento con él.

“En aquellos días en los que era un poco más difícil estar motivado, me habría sentido mal si hubiera sabido que alguien estaba controlando mi productividad”, dice.

Josh sospecha desde hace mucho tiempo que tiene un trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), lo que puede dificultar la concentración y la gestión del tiempo. Su médico está de acuerdo, aunque todavía está en lista de espera para una prueba.

Ha vuelto a la oficina recientemente y valora mucho tener más interacción cara a cara.

“Allí me encuentro una rutina, una estructura que realmente me ancla y me ayuda a superarlo todo”.


Trabajador en casa

Getty Images
Desde que se impusieron las restricciones para evitar la propagación del covid-19, las compañías han tenido que diseñar soluciones de emergencia para que sus empleados puedan trabajar desde casa.

Con cautela y políticas escritas

Aunque algunos jefes que usan software de seguimiento argumentan que es una herramienta válida para mantener la productividad, una investigación del Instituto de Colegiados en Personal y Desarrollo (CIPD), una asociación de profesionales del sector de recursos humanos con sede en Londres, sugiere que la vigilancia en un entorno laboral puede dañar la confianza.

“Monitorear el comportamiento de los empleados puede ser una forma justificable de reducir la mala conducta y potencialmente ayudar a gestionar el tiempo”, dice Jonny Gifford, asesor de investigación de comportamiento organizacional en el CIPD.

“Sin embargo, los empleadores deben tener políticas claras para que los trabajadores sepan cómo pueden ser monitoreados y, lo que es más importante, el sistema debe ser proporcionado”.

Los empleadores obtendrán “resultados mucho mejores” si apoyan a sus trabajadores, añade, “en lugar de centrarse en medidas de entrada potencialmente irrelevantes, como el número de pulsaciones en el teclado”.

Jonathan Rennie, socio del bufete de abogados británico TLT, también insta a las empresas que estén considerando la posibilidad de introducir dicho software con cautela.

“Los empleadores tienen la obligación legal implícita de mantener la confianza de sus trabajadores y deben ser conscientes de cómo podrían reaccionar ante la implementación masiva de software de monitoreo”, dice.

Sugiere que cualquier empresa que utilice software de monitoreo debería tener políticas escritas que expliquen cómo y por qué se está utilizando.

También debería haber una guía clara para los administradores y salvaguardas para prevenir el uso indebido o el “monitoreo excesivo”, dice.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HdyODFbW5dQ

https://www.youtube.com/watch?v=S7CVPFbVMLg

https://www.youtube.com/watch?v=lEqd40vi9II

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Stefan Kürthy / BILD

Autoridades alemanas catean propiedades de la esposa de Lozoya

Un apartamento en Múnich y una propiedad junto al lago Starnberg fueron registradas por las autoridades alemanas.
Stefan Kürthy / BILD
Por Andrea Cárdenas / Quinto Elemento Lab
11 de agosto, 2020
Comparte

Las autoridades alemanas arreciaron las investigaciones por blanqueo de capitales contra el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin y su esposa, Marielle Helene Eckes al ordenar el cateo de dos propiedades en la región de Baviera, al sureste del país.

“La fiscalía de Múnich I conduce una investigación sobre el señor Lozoya y también la señora Eckes por lavado de dinero. En el contexto de la investigación, el martes 21 de julio hemos revisado dos ubicaciones, una dentro y otra fuera de Múnich”, confirmó a Quinto Elemento Lab un portavoz de la oficina del fiscal de Múnich.

Entérate: Vinculan a Lozoya por delitos relacionados con Odebrecht, pero enfrentará libre el proceso

La investigación inició el año pasado y ha estado envuelta en un gran sigilo. Esta es la primera vez que las acciones de la policía sobre este caso llegan a la prensa. La oficina del fiscal de Múnich I declinó responder a más preguntas.

La averiguación que lleva a cabo la policía alemana es independiente y distinta de las que realiza la Fiscalía General de la República (FGR). En México, Marielle Eckes está siendo investigada por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa y Emilio Lozoya de haber recibido sobornos de las empresas Odebrecht y Altos Hornos de México (AHMSA).

El registro de las propiedades de Eckes no pasó desapercibido en la prensa de Alemania. Marielle Eckes pertenece a la familia fundadora de Eckes Granini Deutschland, la más grande empresa europea de jugos que está basada en Mainz.

De acuerdo con las publicaciones en la radio, tabloides y diarios germanos, elementos de la policía criminal registraron un apartamento en el centro de la ciudad Múnich, a una cuadra del Río Isar, así como una lujosa propiedad con vista al lago de Starnberg, en una exclusiva zona residencial al pie de los Alpes, a unos 50 kilómetros de Múnich.

“No se sabe dónde está Marielle Eckes. En cualquier caso, ella no estaba presente cuando registraron su apartamento en Múnich”, publicó el diario Süddeutsche Zeitung. “Como se puede escuchar en los círculos oficiales, los investigadores indagan si Eckes y su esposo pudieron haber escondido dinero de los sobornos de México en Alemania o si al menos lo canalizaron a través de Alemania”.

“¿Dónde está Marielle Eckes?”, se preguntó el portal de noticias Merkur.de. “Se considera que la mujer se encuentra escondida desde que su esposo Emilio Lozoya fue arrestado en febrero de este año. Al igual que él, la heredera del gigante de jugos Granini está acusada de lavado de dinero y corrupción”.

Capturado en Málaga, Lozoya aceptó su extradición para colaborar con las autoridades mexicanas. Llegó al país la madrugada del viernes 17 de julio e ingresó a un hospital privado de la Ciudad de México por anemia y complicaciones de esófago. Los cateos de las propiedades de su esposa en Alemania ocurrieron cuatro días después.

Alemania es un destino natural para la familia Lozoya Eckes. En ese país el ex director de Pemex estudió la preparatoria y ahí fue donde Eckes nació y pasó su infancia y juventud.

La familia de Eckes tiene su residencia en Múnich y la pareja Lozoya Eckes acostumbraba pasar sus vacaciones en Alemania. La madre de Lozoya, Gilda Austin, fue detenida el año pasado al norte del país en la diminuta isla de Juist, donde estaba con sus nietos, los hijos de Lozoya.

Lozoya y Eckes, que llevan 14 años casados, son además socios en dos empresas. Según el registro mercantil alemán, tienen acciones en dos compañías de inversión en bienes y raíces establecidas en el distrito financiero de Múnich: ELMO Wolfsburg y All-ME Hamburg GmbH, según documentos obtenidos por Quinto Elemento Lab y Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP).

En México, un juez federal giró una orden de aprehensión contra Marielle Eckes el 4 de julio de 2019 por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa. Según la orden de captura, la FGR identificó una cuenta bancaria en Suiza, a nombre de Tochos Holding Limited, que tuvo como beneficiarios a Lozoya y a su hermana Gilda Susana Lozoya.

Desde esa cuenta salieron los recursos que el exdirector de Pemex donó a Marielle Eckes para adquirir una mansión en las playas de Ixtapa, a través de un fideicomiso.

“Todo el dinero relacionado con esa transacción era dinero mío y de un préstamo de mi esposo, cada dólar usado (para la compra de la residencia en Ixtapa) fue obtenido antes de que mi esposo entrara al gobierno”, dijo Eckes el año pasado cuando respondió un cuestionario al diario alemán Süddeutsche Zeitung, al medio suizo Tamedia y a Quinto Elemento Lab.

La FGR presume que los recursos para adquirir la residencia en la costa del Pacífico, valuada en 1.9 millones de dólares, tienen un origen ilícito vinculado con las presuntas transferencias que recibió Lozoya de la constructora brasileña Odebrecht. La orden de aprehensión documenta que la esposa de Lozoya otorgó un poder especial a favor de Juan Carlos Quintana Serur, un abogado que trabajó para AHMSA, con la finalidad de constituir el fideicomiso para adquirir el inmueble.

“Es 100% falso decir que el abogado trabajaba para AHMSA”, dijo Eckes en el referido cuestionario. “Él tiene un despacho legal con cientos de clientes y a mí me lo presentó mi esposo, que lo conoce desde hace casi una década y ha apoyado a su familia en cuestiones legales durante muchos años. Todos los costos relacionados con sus honorarios fueron cubiertos por mí”.

Entre las pruebas que los fiscales mexicanos ofrecieron hace unas semanas en la audiencia donde Lozoya fue vinculado a proceso por el caso Odebrecht, presentaron documentación bancaria procedente de Suiza, incluidos los estados de cuenta y órdenes de pago para la compra de la residencia de Marielle Eckes, el poder que otorgó a Juan Carlos Quintana para crear el fideicomiso a su nombre y la escritura pública del fideicomiso que adquirió la propiedad. La FGR además sostiene que Eckes omitió reportar esas operaciones ante Hacienda.

Con estos elementos valorados por el juez, sigue vigente la orden de aprehensión en su contra. En agosto de 2019, Eckes solicitó un amparo a fin de no ser detenida, pero en marzo pasado un juez le negó la protección de la justicia, según la resolución de la demanda de amparo 666/2019.

Marielle Eckes es una internacionalista que en los últimos cinco años participó activamente en el Club de Niños y Niñas de la Ciudad de México y Estado de México. Ella presidía la Junta Directiva de esa organización filantrópica de la que su esposo era consejero. La última vez que Eckes fue vista por la prensa en México fue en febrero de 2019, cuando participó en la inauguración del centro de actividades extraescolares que impulsó desde esa organización en el Estado de México.

Hasta ahora, la Fiscalía mexicana no ha confirmado si hay una alerta de búsqueda girada por la Interpol para localizar a Eckes y aunque su paradero es desconocido existen indicios de que la familia Lozoya Eckes continuó con su vida en Alemania.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.