Titanic: las asombrosas imágenes del barco que muestran su deterioro y cómo desaparece en el mar - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atlantic Productions

Titanic: las asombrosas imágenes del barco que muestran su deterioro y cómo desaparece en el mar

Por primera vez en casi 15 años, una expedición submarina llegó hasta los restos del Titanic y descubrió que algunas partes emblemáticas del barco ya han desaparecido.
Atlantic Productions
22 de agosto, 2019
Comparte

Las primeras personas que llegaron en casi 15 años hasta los restos sumergidos del Titanic se llevaron una gran sorpresa al descubrir el rápido deterioro de algunas de sus partes.

Mediante cinco inmersiones, un equipo internacional de exploradores de aguas profundas inspeccionó el barco hundido hace más de un siglo, el cual se encuentra a 3.800 metros bajo la superficie del Atlántico.

Si bien partes del naufragio estaban en condiciones también sorprendentemente buenas, otras partes incluso ya han desaparecido y se han perdido en el mar.

Lo más deteriorado se observó en el estribor de la nave, donde se ubicaban los camarotes de los oficiales.

Parks Stephenson, historiador especializado en el Titanic, dijo que una parte de lo que vio durante la inmersión fue “impactante”.

La bañera del capitán es una imagen favorita entre los admiradores del Titanic, y eso ya no está“, explicó.

RMS Titanic

PA
El Titanic partió del puerto de Southampton el 10 de abril de 1912.

“Toda la cubierta en ese lado se está derrumbando, lo que se llevó consigo los camarotes. Y ese deterioro continuará avanzando”, advirtió.

Dijo que el techo inclinado de la sección de proa probablemente será la siguiente parte que se perderá, lo que oscurecerá las vistas del interior del barco.

“El Titanic está regresando a la naturaleza”, agregó.

La bañera del capitán -fotografiada durante una expedición de 1996- ya no está.

Getty Images
La bañera del capitán del Titatnic, aquí fotografiada durante una expedición de 1996, ya no está.

Las fuertes corrientes oceánicas, la corrosión salina y las bacterias que se comen el metal están atacando la nave.

Una inmersión difícil

El Titanic ha estado bajo el agua durante más de 100 años, reposando en el lecho marino a unos 600 kilómetros de la costa de Newfoundland (Canadá).

Este barco de pasajeros, que fue la embarcación más grande que existía en su época, chocó contra un iceberg en su viaje inaugural desde Southampton a Nueva York en 1912.

De las 2.200 personas que iban a bordo entre pasajeros y tripulación, más de 1.500 fallecieron.

La expedición hasta el Titanic fue ejecutada por el mismo equipo que recientemente hizo la inmersión más profunda de la historia hasta el fondo de la fosa de las Marianas, ubicado a casi 12 kilómetros de profundidad en el océano Pacífico.

Estas inmersiones se realizaron utilizando un sumergible de 4,6 metros de largo y 3,7 metros de ancho, llamado DSV Limiting Factor y construido por la empresa estadounidense Triton Submarines.

DSV Limiting Factor

Reeve Jolliffe
Las inmersiones se realizaron a bordo de un sumergible Tritón, construido para poder soportar las altas presiones del fondo del mar.

Pilotar el submarino alrededor del sitio del naufragio, que se encuentra separado en dos grandes piezas ubicadas a unos 600 metros de distancia, fue un auténtico desafío.

El mal clima en el Atlántico y las fuertes corrientes submarinas dificultaron la inmersión.

Quedarse enredados entre los restos del naufragio era un riesgo importante para el equipo.

Las inmersiones han sido filmadas por Atlantic Productions para un documental que divulgarán en el futuro.

Expedición científica

Al mismo tiempo que se hacían las grabaciones, un grupo de científicos en la expedición estudió a las criaturas que viven en los restos del naufragio.

A pesar de las temperaturas casi bajo cero, de las aguas negras y de la inmensa presión, existe vida en la zona.

Esto, sin embargo, fue uno de los factores que influyeron en el deterioro del Titanic según Clare Fitzsimmons, experta de la Universidad de Newcastle y una de las científicas de la expedición.

Hay microbios entre los restos de la nave que se están comiendo el hierro de la embarcación, creando unas estructuras mucho más débiles”, explicó.

Restos del Titanic.

Atlantic Productions
La expedición reveló que algunas partes del Titanic están desapareciendo.

Estos carámbanos de óxido -como una especie de estalactitas que cuelgan del naufragio- son tan frágiles que ante el contacto pueden convertirse en una nube de polvo.

Los científicos estudian ahora cómo distintos tipos de metal se erosionan en las aguas profundas del Atlántico, para poder calcular cuánto tiempo más le queda al Titanic.

Al hablar sobre la expedición, Robert Blyth del Museo Marítimo Nacional en Greenwich dijo que es importante descender y documentar el naufragio en el estado en el que se encuentra actualmente.

El naufragio en si mismo es el único testigo que tenemos ahora del desastre del Titanic“, explicó.

“Todos los sobrevivientes han muerto ya, así que creo que es importante usar el naufragio mientras este aún tenga algo que decir”, concluyó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kk_rRjp7-lY

https://www.youtube.com/watch?v=idgY8Nd041w

https://www.youtube.com/watch?v=jI2y6ZORado&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Guía Bioética recoge las mejores prácticas del mundo para enfrentar al COVID 19: Consejo de Salubridad

Ante las críticas y cuestionamientos generados, el Consejo de Salubridad General aseguró que el documento sigue en revisión.
Cuartoscuro
16 de abril, 2020
Comparte

El Consejo de Salubridad General (CSG) de México modificó este miércoles el nombre de la Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica, en el cual se establecen las disposiciones científicas y éticas para atender los casos críticos de pacientes enfermos con COVID-19, como lo publicó Animal Político el pasado lunes 13 de abril.

El organismo agregó la palabra “Proyecto” al título, en tanto el secretario del Consejo, el doctor José Ignacio Santos explicó en entrevista radiofónica con Carmen Aristegui, que la guía -que se subió a la página del gobierno federal el pasado fin de semana- seguía en revisión.

Entre los lineamientos de la guía se destaca la realización de videollamadas telefónicas para pacientes en estado grave que deseen despedirse de familiares, pero también contiene recomendaciones para determinar qué enfermo será sujeto a los recursos de medicina intensiva  disponibles, como si es más joven o tiene otra enfermedad.

Además, plantea seleccionar al azar cuando se presente un empate entre dos pacientes con las mismas características como edad y sexo que requieran un respirador y solo se cuente con uno. Los ventiladores es uno de los insumos que de acuerdo con este proyecto de guía pueden escasear en México.

El tema de la edad entre pacientes jóvenes y mayores, sin embargo, es lo que ha generado polémica entre diferentes sectores y personajes de la vida pública en México.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se deslindó de la guía y aseguró que el rector no fue convocado para analizar el documento, aunque legalmente hablando no tenía que estar involucrado en ese punto, pues el documento es creado por el Comité de ética en la Comisión Científica del Secretario del CSG, por lo que al rector será involucrado más adelante.

Para la doctora María de Jesús Medina Arellano, investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM e integrante del comité de ética del Consejo de Salubridad General (CSG), para que el proyecto sea obligatorio en todo el país “se necesita que sea revisado, discutido y sobre todo aprobado en sesión de pleno del CSG. Después tiene que ser sancionado (aprobado) por el Ejecutivo, Presidente de la República, y publicado en el Diario Oficial de la Federación”.

En entrevista con Animal Político, aseguró que para elaborar este proyecto de guía se revisaron una serie de documentos legales emitidos en otros países con el cual los médicos han enfrentado los dilemas éticos y médicos de la pandemia.

Por ejemplo, revisaron la eficacia demostrada en el uso de ventiladores en ciudades como Wuhan y Reino Unido. También consultaron la guía española donde se considera la asignación de ventiladores.

Sobre las críticas de que se trata de una guía discriminatoria,  aseguró que esto “no se sustenta, al no haber un criterio único para excluir o incluir a un paciente, sino es un conjunto de criterios. El Departamento de Salud de los Estados Unidos lo ha enfrentado”.

“Por otro lado cuando decimos darle prioridad al personal de la salud en primera fila, también lo revisamos en conjunto con guías de Nueva York: El personal de salud requiere de protección legal en la toma de decisiones, para que se sepa respaldado”.

“Varios autores señalan que estas guías hay que hacerlas evolutivas y flexibles conforme la experiencia vaya enseñando. Consistentemente, habrá que incluir en ellas la inversión en documentar la experiencia para informar modificaciones inmediatas (investigación para apoyar las decisiones éticas)”, agregó.

Para César Palacios González, integrante del Comité de Ética del Consejo y uno de los impulsores de este proyecto de guía, lo que busca el documento es quitarle carga emocional y de trabajo al médico que atiende los casos graves de COVID, en un escenario donde los hospitales no se den abasto ante la falta de personal e insumos médicos.

Dijo que aun cuando puedan existir críticas por los criterios que contempla el proyecto, es importante que se hable del tema y se tomen decisiones ante problemas reales como es la pandemia y la posible falta de insumos en el sector salud.

Para Palacios González hay tres escenarios posibles y para él, sin duda, el mejor es el tercero:

El primero en el que los médicos y autoridades se desatienden del problema que tienen y esconden la cabeza; el segundo en el que los médicos de cada hospital tomen sus propias decisiones, lo que no es recomendable porque se presta a decisiones ambiguas o que responden a temas personales y no éticos; y el tercero en el que un grupo de especialistas discute y analiza el tema y plantea medidas éticas para distribuir los recurso médicos y para quitarle presión a los médicos.

Dijo que en otros países se están presentando estos mismos dilemas, y las autoridades han implementado sus propias medidas ante la emergencia.

En Estocolmo, Suecia, operan hospitales locales que han establecido sus propias directrices para priorizar la atención de los pacientes con COVID.

El hospital Karolinska, por ejemplo, no admite a pacientes de 80 años en unidades de cuidados intensivos, ni a aquellos entre 60 y 80 años con afecciones preexistentes.

En Italia también se implementaron una serie de recomendaciones por la crisis que se vivió ante la falta de personal e insumos.

En ese país el Colegio Italiano de Cuidados Intensivos emitió recomendaciones que aunque no sugerían que la edad tendría que ser “el único factor” que determinará la asignación de recursos, “el comité reconoció que, en última instancia, puede ser necesario establecer un límite de edad para la admisión a las Unidades de Cuidados Intensivos”.

En Inglaterra las autoridades emitieron pautas para evaluar por puntos los tiempos de tratamiento que recibirían los pacientes con COVID, que en un principio dejaban sin posibilidad de atención médica a personas con discapacidades mentales severas. Lo anterior generó que familiares de estas personas se manifestaran y lograran que se modificaran los criterios de las pautas establecidas, con lineamientos que procuran atención adecuada.

Por lo pronto en la entrevista radial que ofreció este miércoles, el secretario del CSG, el doctor José Ignacio Santos dijo que “la guía realmente es un documento vivo, está siendo revisado, no representa una política pública del Consejo, pero sí era importante coadyuvar ante la inminente Fase III para que no solo médicos, sino la población en general reconozca que las decisiones de por sí complicadas, deben ser transparentadas”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts