Los kenianos corredores que así se ganan la vida en Toluca
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los kenianos que se ganan la vida corriendo en Toluca, la ciudad más alta de México

Toluca, capital del Estado de México, acoge desde hace años a ciudadanos de Kenia que encuentran ahí un entorno ideal para practicar su profesión y ganarse la vida.
7 de agosto, 2022
Comparte

Desde temprano, se puede ver a decenas de personas entrenando en la pista de atletismo de una de las unidades deportivas de Metepec, Estado de México.

Entre todas ellas destaca un grupo de atletas que corren sprints a toda velocidad, dejando atrás al resto de aficionados mientras se comunican entre ellos principalmente en swahili.

Grupos de kenianos como este son fáciles de encontrar en la vecina Toluca, al oeste de la Ciudad de México. Este lugar se ha convertido en su hogar en los últimos años, a casi 15 mil kilómetros de su país natal en África Oriental.

Pese a la enorme distancia, los kenianos dicen que Toluca no se les hace tan diferente.

Y considerando que la gran mayoría de ellos se dedica al atletismo de manera profesional, aseguran que la capital del Estado de México tiene características casi perfectas para ellos.

“Toluca es bueno por la altura y no hace tanto calor como otros lugares donde cuesta más entrenar. Donde vive mi familia en mi país es casi igual en altura y clima. Por eso no me costó adaptarme aquí, era como estar en Kenia”, dice Musa Lemiukei, joven corredor que llegó a México hace cinco años.

La ciudad más alta de México

Escoltada por el imponente volcán Nevado de Toluca, los más de 2 mil 600 metros sobre el nivel del mar de esta ciudad la más alta de México la hacen ideal para entrenar por la menor existencia de oxígeno.

Ello hace que los pulmones deban abrirse, se eleve la capacidad de transportar sangre y el cuerpo rinda más con menos esfuerzo cuando se regresa a una altura más baja.

Ciudades más altas del mundo 🌎. (centros urbanos con más de un millón de habitantes) [ 1. La Paz (Bolivia): 3.869 m. ] [ 2. Quito (Ecuador): 2.784 m. ],[ 3. Toluca (México): 2.648 m. ],[ 4. Cochabamba (Bolivia): 2.621 m. ],[ 5. Bogotá (Colombia): 2.601 m. ], Source: Fuente: base de datos de centros urbanos de la Comisión Europea., Image: Nevado de Toluca

Por ello, animados por la experiencia de otros compatriotas, Toluca es el principal destino en México elegido por los atletas kenianos, que se mudan al país desde finales de la década de los 80 para vivir de los premios de competiciones.

Muchos lo hacen animados por la experiencia de compatriotas que ya viven aquí. Otros lo eligieron por su cercanía con Estados Unidos, bien porque antes vivían allí o porque planean llegar en el futuro al país vecino, donde establecerse como residente suele ser más complicado que en México.

Según Evanson Moffat, quien se dedica a la organización de eventos deportivos, Toluca llegó a acoger en su día a unos 100 kenianos. La mayoría llegó contratando previamente a “un mánager mexicano, afiliado ante la Federación de Atletismo”, quien se encarga también de la invitación para lograr su visa de entrada a México, asumiendo su representación profesional en el país.

Map

Actualmente, en cambio, Moffat cree que el número de compatriotas en la ciudad no llegará a 30.

“La pandemia hizo que muchos se fueran porque se dejaron de hacer maratones y no tenían de qué vivir. Pero ahora esperamos que vayan regresando”, dice a BBC Mundo el empresario, quien se trasladó de Kenia a México en 1998 con el sueño de “ver a un mariachi en vivo” y con interés por aprender español.

Entrenando desde niños

Tras hora y media de intenso ejercicio en Metepec, el grupo de kenianos se cambia de ropa mientras charla y bromea.

José Gutiérrez, un joven de solo 20 años que ya compite en algunas pruebas, es el único mexicano que ha entrenado con ellos.

“Los conocí en la Alameda 2000 (el parque de Toluca donde suelen correr principalmente) y ahora les acompaño lunes y miércoles porque son muy buenos. Especialmente Hillary, aunque ahora creo que ya no está corriendo”, cuenta a BBC Mundo.

José Gutierrez entrenando con corredores kenianos en Toluca.

Marcos González / BBC
José Gutiérrez (en primer plano) sueña con alcanzar los logros en competiciones de los corredores kenianos de Toluca.

Hillary Kimaiyo, también presente en el grupo, es en efecto uno de los corredores basados en México con más premios dentro y fuera del país. En 2011, batió un récord al correr el maratón más rápido en territorio mexicano, con un tiempo de dos horas, ocho minutos y 17 segundos para 42.195 kilómetros.

“Vivimos para correr y corremos para vivir”, cuenta a BBC Mundo el deportista de 41 años, para subrayar la dedicación exclusiva que dan a su preparación y a las competiciones, a las que planea regresar tras un tiempo alejado del primer nivel.

“Hillary lo ganó todo en México”, coincide Rodolfo Obregón, comisionado de carreras de ruta de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, cuando se le pregunta por el atleta keniano más destacado en los últimos años.

Corredores kenianos en Toluca

Marcos González / BBC

“En su momento, estos corredores fueron el gran atractivo para los organizadores. También a veces hacen que los mexicanos no se interesen tanto por participar en pruebas porque, al estar los kenianos, creen que van a tener menos posibilidades”, agrega Obregón.

Kimaiyo tiene la explicación de por qué sus compatriotas suelen copar el palmarés de tantas competiciones de atletismo: las grandes distancias que desde niños tienen que recorrer en Kenia para ir a la escuela, regresar a comer y hacer el mismo trayecto de ida y vuelta en la tarde.

“En total, podías correr 30 o 40 kilómetros al día sin darte cuenta de que era un ejercicio. Ahora todo ha cambiado porque hay muchas más escuelas privadas, los papás llevan a los hijos en carro… Verás que, en el futuro, no vas a ver atletas de África como nosotros”, pronostica.

Eliud Kipchoge, también keniano, revalidó en Tokio 2020 el título olímpico de maratón logrado en Río 2016 y también posee el récord del mundo de la distancia con un tiempo de dos horas, un minuto y 39 segundos.

Musa Lemiukei

Marcos González / BBC
Musa Lemiukei dice que el clima y la altura de Toluca, similares a su ciudad en Kenia, le ayudaron a adaptarse a su nueva vida en México.

Picante vs. ugali

Tras el entrenamiento, los kenianos de Toluca se suelen reunir en casa de alguno de ellos para almorzar, charlar o simplemente pasar el rato.

Esta vez es Kimaiyo quien los recibe en su vivienda, donde entre varios preparan pollo y ensalada con ugali (una masa hecha de harina de maíz o mandioca), que después degustan con las manos. “En nuestro país se come así”, explican con una sonrisa.

Mientras almuerza, Lemiukei cuenta que no ha conseguido acostumbrarse al picante tan típico de México. Tampoco al tequila porque “está fuerte”. Lo que más le costó al llegar fue aprender español. Y lo que más le gustó es la amabilidad de la gente mexicana.

Corredores kenianos en Toluca cocinando

Marcos González / BBC

La mayoría de ellos comparte pequeñas viviendas para abaratar gastos. “Vivimos de correr para ganar premios con los que pagamos la renta y mandamos dinero a nuestras familias”, dice el joven atleta.

Sin embargo, la ausencia de pruebas durante la pandemia hizo que algunos de ellos tuvieran serias dificultades económicas. “Hasta que conocidos mexicanos venían con un regalo de comida. Fue bonito”, recuerda.

Depender únicamente de las competiciones les supone un ingreso inestable y que depende de la clasificación y el tipo de prueba.

Lemiukei se llevó 4 mil pesos (unos 195 dólares) por la última carrera que ganó. Sin embargo, el maratón de la CDMX el más importante del país y en el que Kimaiyo se impuso en tres ocasiones premió el pasado año con hasta 550 mil pesos (26 mil 920 dólares).

Corredores kenianos en Toluca comiendo ugali

Marcos González / BBC
Kimaiyo, de amarillo a la izquierda, degustando el ugali como uno de los platos típicos de la gastronomía de Kenia.

Quedarse o regresar a Kenia

El atletismo fue precisamente lo que unió a Kimaiyo con su esposa mexicana. Ambos se conocieron entrenando en 2011 en un parque de Toluca en el que ella corría solo como aficionada.

Lo curioso es que, sin saberlo, ya se habían visto por primera vez tres años antes, cuando ella acudió como público al maratón de la CDMX y tomó una foto de quien iba en primer lugar. Tiempo después se dio cuenta de que aquel ganador de la imagen era su marido.

“Nos hemos adaptado bien pese a las culturas diferentes en todos los aspectos”, dice a BBC Mundo su esposa, Yenie Nava, cuando llega a la casa tras recoger de la escuela a los dos hijos de la pareja.

Aunque la mujer cree que los kenianos son en general bien acogidos en México, sí reconoce que en un principio incluso su propia familia se vio sorprendida al conocer a alguien “llegado desde tan lejos”.

Familia Kimaiyo

Marcos González / BBC
Hillary Kimaiyo, Yenie Nava y sus dos hijos planean su futuro en México, aunque sin deslindarse del atletismo que tantos éxitos le ha dado.

“Cuando vamos a carreras en pueblos pequeños, todo el mundo mira y se quiere tomar una foto con él. Y cuando voy con mis hijos por la calle sola, a veces me preguntan si son míos”, explica.

Al margen de viajes esporádicos a Kenia, el proyecto de vida de la familia Kimaiyo pasa por quedarse en México, donde Hillary quiere ampliar la escuela que abrió como entrenador y donde está previsto que crezcan sus hijos, a quienes su madre define como “80% mexicanos”.

Al acabar la comida en su casa, el grupo de kenianos se relaja haciendo llamadas a familiares y amigos o viendo televisión con noticias de su país. Este mes de agosto hay elecciones presidenciales y algunos discuten sobre quién será la mejor opción.

Lemiukei, quien planea ahorrar en México hasta conseguir una beca deportiva con la que poder mudarse a EU para estudiar Ciencias Políticas, está muy interesado en el tema.

Corredores kenianos en Toluca viendo TV

Marcos González / BBC
Tras entrenar, los kenianos se mantienen informados de las noticias con la televisión de su país.

“Los gobiernos (kenianos) prometen mucho y luego no lo hacen. Por las carreteras no puedes circular cuando llueve, en mi tribu las mujeres todavía se casan muy jóvenes y sin tener educación superior…”, relata.

“Así que mi sueño es estudiar y volver a Kenia. Y poder quizá ser alcalde de mi ciudad para representar a la gente y tratar de mejorar lo que no está bien allá”, fantasea con una sonrisa, antes de regresar a la casa que comparte con otros corredores.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Vb2BfBrB1MQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

“Conocían deficiencias en la obra y fueron omisos”: por siete horas, el MP leyó pruebas contra imputados por colapso de Línea 12

El jueves pasado, la fiscalía capitalina tomó varias horas para formular su imputación contra ocho exfuncionarios señalados como responsables del colapso pues, según la institución, fueron omisos frente al trabajo deficiente del consorcio constructor.
Cuartoscuro
Comparte

Durante la audiencia de imputación contra ocho personas por el colapso de la Línea 12 del Metro, entre ellas, el exdirector del proyecto, Enrique Horcasitas, el Ministerio Público expuso por más de siete horas elementos de prueba en los que fundamenta que los imputados sean vinculados a proceso por homicidio, lesiones y daño a la propiedad, todos culposos. De acuerdo con lo presentado ante el juez de control, los señalados conocían las deficiencias de la construcción que llevaba a cabo el consorcio constructor y fueron omisos al no notificarlo. De haberlo hecho —subrayó el MP—, se hubiera evitado el desplome del 3 de mayo de 2021. 

En la grabación de la audiencia, a la que Animal Político tuvo acceso, se observa que a las 18:58 horas del jueves 14 de julio el Ministerio Público solicitó formalmente la vinculación a proceso de los ocho imputados y desde ese momento, y hasta por lo menos a las 2:06 horas del viernes 15 de julio, se dedicó a enumerar pruebas.

Entre los elementos presentados hay dictámenes hechos por la fiscalía, que demuestran que en el lugar del colapso del viaducto elevado había una deficiencia de pernos Nelson, pues en esta parte solo se colocó el 63% de los que debían fijar las estructuras.

La fiscalía también hizo referencia a un momento en que los pernos fueron protagonistas: el 27 de mayo de 2021, cuando un trabajador que realizaba labores de desmantelamiento de la estructura colapsada localizó siete pernos sueltos y sin soldar.

También destacaron distintas notas, algunas firmadas por los imputados, en las que referían deficiencias en las trabes del intertramo Olivos-San Lorenzo, lugar del colapso

En una nota con fecha 3 de diciembre de 2010 se informa, por ejemplo, que en el intertramo Zapotitlán-Nopalera se advirtió que en las tabletas precoladas de concreto habían sido devastados los huecos para poder ampliarlos de 20 a 30 centímetros, porque no coincidían con la trabe metálica a la que deberían ir fijados los pernos.

Durante su exposición, el Ministerio Público insistió en que los imputados conocieron las fallas y deficiencias de construcción por parte del consorcio contratado y no solicitaron correcciones ni pidieron la rescisión del contrato.

“(Las faltas en) los deberes de cuidado, que objetivamente era necesario ser observados, pudieron evitar el hecho si los imputados señalados anteriormente no hubieran omitido de manera culposa llevar a cabo sus funciones debidamente para que el diseño y construcción de la obra civil de dicho tramo se realizara apegándose estrictamente al proyecto autorizado”, expuso el MP. 

“Si ustedes hubieran cumplido adecuadamente con sus funciones y obligaciones legales y contractuales, el resultado no hubiera acontecido puesto que la obra se hubiera diseñado y ejecutado de acuerdo con la normatividad de la obra pública existente en la Ciudad de México, a los estándares de calidad a los que se había comprometido contractualmente el consorcio constructor y, por tanto, el colapso no hubiera ocurrido”, agregó.

Durante la exposición de pruebas, también se reveló la existencia de un dictamen que da cuenta de que los daños a la propiedad del gobierno capitalino ascienden a 33.5 millones de pesos y de 333 discos compactos con toda la información relativa a la construcción de la Línea 12, que fueron entregados como elementos de prueba por la Secretaría de Obras.

La audiencia por la Línea 12 

Después de cuatro intentos, este jueves por fin se pudo llevar a cabo la audiencia inicial y de imputación contra ocho de los 10 señalados como responsables del colapso, que cobró la vida de 26 personas y dejó a más de 100 lesionados.

A lo largo de 22 horas, el juez José Luis Palacios Fernández condujo la audiencia que, aunque en un inicio se buscó diferir de nueva cuenta, continuó una vez que decidió excusar a dos de los imputados: Guillermo Leonardo Alcázar Pancardo, quien fue Director Responsable de Obra (DRO) de la Línea 12 y quien no se presentó por estar enfermo de COVID-19, y Héctor Rosas Troncozo, exsubdirector de obra civil del Proyecto Metro, quien cambió de defensa, la cual explicó que desconocía el contenido de la carpeta de investigación. Para ellos, la audiencia de imputación se difirió para el 17 de agosto.

Para los otros ocho señalados, la audiencia prosiguió y quedaron formalmente imputados por los delitos de homicidio culposo, lesiones culposas y daño a la propiedad culposo.

Ninguno de los ocho imputados tomó la palabra. A lo largo de horas, el Ministerio Público fundó la imputación en contra de los exservidores públicos y representantes del consorcio constructor, de forma individualizada.

La imputación

El punto común entre todos los señalamientos fue la presunta omisión de los imputados durante su encargo, porque a pesar de estar al tanto de las deficiencias de la construcción, específicamente del viaducto elevado, no lo notificaron, y aunque tenían la facultad para pedir que los trabajos se hicieran de acuerdo con el proyecto, que se derrumbara la parte mal hecha e, incluso, que se rescindiera el contrato, tampoco lo hicieron.

A Juan Antonio Giral y Mazón, quien se desempeñó como director de diseño de obras civiles del Proyecto Metro, el Ministerio Público le dijo que omitió sus deberes: “Debió hacer que el diseño de la obra se apegara al proyecto, a la normatividad y a los estándares de calidad (…) tenía que evitar que siguiera la construcción porque estaba en sus atribuciones”.

En el caso de Moisés Guerrero Ponce, quien ocupó el cargo de director de construcción de obras civiles, el MP le dijo que omitió dirigir y controlar la obra de supervisión de la Línea 12 a través del personal operativo de su área administrativa, por lo que “consintió errores y malas prácticas constructivas”. En tanto, a Enrique Baker, subdirector de estructuras e ingeniería, le señaló que no se ocupó de exigir que la construcción se realizara con la diligencia debida.

Juan Carlos Ramos Alvarado, quien se desempeñó como residente de obra en el tramo Olivos-Tezonco, escuchó al Ministerio Público señalar que, a pesar de sus funciones y atribuciones, no vigiló ni controló al consorcio constructor para que ejecutara la obra apegándose al proyecto estructural. “Tenía facultades para proponer a sus superiores jerárquicos detener la obra hasta que se apegara al proyecto”, expuso la fiscalía.

Durante la fundamentación de imputación en contra de Enrique Horcasitas, exdirector del Proyecto Metro, el Ministerio Público señaló que contaba con la facultad de rescindir administrativamente los contratos en caso de incumplimiento del contratista, así como de suspender temporalmente toda o una parte de la obra, pero no lo hizo.

“Con su omisión de controlar los asuntos que le eran asignados conforme a sus atribuciones (…) permitió que, en la obra en comento, el proyecto y ejecución de la construcción no se cumplieran con todos los ordenamientos aplicables y que los procedimientos empleados no correspondieran a los términos de referencia y normas de calidad del proyecto elevado de la Línea 12”.

Otros de los señalamientos hechos por el Ministerio Público fueron hacia Ricardo Pérez Ruiz, encargado de estructuras corresponsables de seguridad estructural, por no notificar al DRO que las trabes eran deficientes, así como hacia Fernando Amezcua Ordaz, director general de Supervisión, y a Fernando Ramiro Lalana, director de coordinación de supervisión de obra.

Daños a la CDMX por 33.5 mdp

En la carpeta de investigación por el colapso, además de los familiares de las 26 personas que perdieron la vida y usuarios lesionados, hay tres personas que denuncian a los imputados por daño a la propiedad: dos personas que solicitan el pago de sus vehículos que resultaron dañados y el Gobierno de la CDMX, que solicita el pago de 33.5 millones de pesos, de acuerdo con un dictamen con el que cuenta la fiscalía y que permitió evaluar los daños.

“(El dictamen) estima por el concepto de reparación (…) una cantidad del orden de 33 millones 500 mil pesos, lo cual incluye la restitución de los mismos a un estado similar al original”, informó el Ministerio Público al juez Palacios Fernández.

Estos recursos contemplan el gasto hecho por las autoridades capitalinas por desmantelamiento forense, demolición, remoción y traslado de escombros, liberación de vías vehiculares, reparaciones a zonas de concreto y limpieza inicial y final.

Este martes 19 de julio, el caso de la Línea 12 se retomará con la audiencia de vinculación a proceso de los ocho imputados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.