Anika Chebrolu, la estudiante que descubrió una molécula contra la COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Familia Chebrolu

Anika Chebrolu, la estudiante de 14 años que descubrió una molécula que ayuda a combatir la COVID

La estadounidense Anika Chebrolu acaba de ganar el premio de "mejor científica joven de Estados Unidos" otorgado por 3M tras hallar una molécula que podría impedir que el nuevo coronavirus penetre en nuestras células.
Familia Chebrolu
29 de octubre, 2020
Comparte

Tan solo tiene 14 años y ya trabaja en la carrera por encontrar una cura para el COVID-19.

Anika Chebrolu, una estudiante de secundaria de Frisco, Texas, descubrió una molécula que podría unirse al nuevo coronavirus e inhibir su capacidad para infectar a las personas.

Y este hallazgo científico le valió a la joven ganarse el título de mejor científica joven de Estados Unidos” en la competencia Young Scientist Challenge 2020, galardón dotado con US$25.000 y que entrega la multinacional 3M.

Se trata de un evento anual que cuenta con prestigio nacional y es recomendado por varias universidades para que los estudiantes de entre 10 y 14 años -y potenciales científicos- presenten un video corto que explique su solución a un problema cotidiano.

¿De qué se trata exactamente este descubriendo? ¿Y cómo lo logró?

Proteína clave

El SARS-CoV-2, el virus causante del COVID-19, posee un halo, una especie de corona que lo rodea y de donde le viene el nombre de coronavirus.

En esta corona existe una proteína con forma de espiga, la proteína S, que se une a los receptores de nuestras células para infectarlas.

Anika Chebrolu con su proyecto.

Gentileza 3M
Anika Chebrolu ganó US$25.000 por su descubrimiento.

Por eso, muchos laboratorios que trabajan en la vacuna contra la COVID-19 han elegido atacar esta proteína con el objetivo de impedir que el virus penetre nuestras células.

La investigación de Anika Chebrolu también se basó en esta proteína clave del virus.

“Descubrí una molécula que puede unirse a la proteína S en el virus y potencialmente cambiar su forma y función“, explica la joven en un correo electrónico a BBC Mundo.

Y esto es importante por su potencial para “evitar que el virus pueda adherirse a las células humanas y, por lo tanto, reducir o tratar una mayor infección en el cuerpo de una persona”, agrega.

La joven descubrió esta molécula con un método in-silico, es decir de simulaciones por computadora utilizando numerosas herramientas de software.

Para ello examinó millones de moléculas pequeñas en busca de propiedades como las de un fármaco de absorción, distribución, metabolismo y excreción (ADME).

Coronavirus.

Getty Images
Muchos laboratorios han elegido una proteína que se encuentra en la corona de virus como blanco para neutralizar sus efectos.

Tras ese estudio, Anika Chebrolu seleccionó la molécula con la mejor actividad farmacológica y biológica hacia la proteína S del virus SARS-CoV-2 que puede transformarse en un potencial fármaco para el tratamiento eficaz de la enfermedad.

Investigación previa

Anika Chebrolu comenzó su investigación en la escuela Nelson en Frisco cuando todavía no había noticias sobre la pandemia del nuevo coronavirus.

“Hace unos años, investigué la pandemia de la gripe española de 1918 para un proyecto escolar y me fascinaron los virus y el descubrimiento de fármacos”, cuenta.

Mientras realizaba su investigación descubrió la metodología in-silico.

“Me asombró que podíamos utilizar métodos computacionales para identificar y desarrollar posibles moléculas similares a fármacos para combatir enfermedades”, relata.

Anika Chebrolu estudiando

Gentileza familia Chebrolu
Para su investigación, Anika Chebrolu utilizó un simulador de computadora.

Ella cuenta que el año pasado estaba usando el mismo método para identificar un compuesto principal que pudiera unirse a la proteína hemaglutinina del virus de la influenza cuando llegó la pandemia de la COVID-19.

“Después de investigar pandemias, virus y fármacos durante tanto tiempo ¡era una locura pensar que en realidad estábamos atravesando una pandemia!“, asegura.

Así que por la gravedad de la pandemia y el fuerte impacto que causó en el mundo en menos de un año, Anika describe que con la ayuda de su mentora Mahfuza Ali, científica de 3M, cambió la dirección de su proyecto inicial y apuntó a la proteína S del virus SARS-CoV-2.

Al 26 de octubre, la enfermedad COVID-19 ya se cobró la vida de más de 1,1 millones de personas en todo el mundo desde que se comenzaron a reportar los primeros casos en diciembre de 2019 en la localidad china de Wuhan.

Estados Unidos es el país que más muertos registra con más de 225.000, según datos la Universidad Johns Hopkins.

Más estudios

Desde el ámbito científico celebran los logros de Anika Chebrolu pero dicen que todavía se necesitan más estudios para saber si esta molécula es efectiva para hallar una cura para la COVID-19.

“Creo que es maravilloso que Anika Chebrolu haya hecho este análisis y su trabajo es ciertamente impresionante y sofisticado para su nivel de educación. Sin duda, tiene potencial para ser una científica destacada“, opina Angela Rasmussen viróloga de Columbia Mailman School of Public Health, la escuela de posgrado en salud pública de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Gráfico mostrando cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo

BBC

“Sin embargo, es importante tener en cuenta que si bien estas estrategias son buenas para identificar compuestos con potencial terapéutico, no hay datos experimentales que respalden que la molécula que identificó realmente tenga un impacto en la entrada o replicación viral, o que incluso se una a la proteína S en condiciones reales”, señala la especialista a BBC Mundo.

“Se requiere la realización de estudios de laboratorio para caracterizar mejor el potencial de la molécula como terapéutica antiviral”, añade.

Del mismo modo, otros especialistas consultados por BBC Mundo advierten que este descubrimiento necesita más pruebas de laboratorio para saber si la molécula identificada puede unirse de manera efectiva a la proteína S del virus.

Si esto se comprueba con validaciones in vitro -normalmente en tejidos, órganos o células aislados- y más tarde in vivo, que significa pruebas en organismos vivos, esta molécula podría prevenir el primer paso de la infección del virus en el cuerpo.

Planes para el futuro

Anika dice que tiene planes concretos en los que invertirá el dinero que ganó del premio como mejor científica joven de Estados Unidos.

“Planeo usar los US$25.000 para continuar mi investigación y financiar mi organización sin fines de lucro, AcademyAid, que proporciona material y equipamiento a niños que lo necesitan para ayudarlos a seguir las carreras y oportunidades que desean”, asegura.

“También planeo ahorrar el resto del dinero para la universidad”, dice.

Anika Chebrolu bailando Bharatanatyam, baile clásico indio.

Gentileza familia Chebrolu
Cuando Anika no está investigando disfruta del Bharatanatyam, un baile clásico indio.

Al ser consultada sobre qué les diría a otros jóvenes que podrían estar interesados en la ciencia sobre su experiencia, ella recomendó no dejar de preguntar.

Recuerda siempre no dejar de hacer preguntas y tener confianza y fe en ti mismo. Asegúrate de aprovechar cualquier oportunidad que veas con tus mejores habilidades, ya que nunca sabes dónde podrías terminar”, concluyó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DuMVeWY6gZU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

847 migrantes han muerto o desaparecido en América en lo que va del año; ONG advierten mayores riesgos por presencia militar

Los riesgos para los migrantes en el continente americano, en particular en la frontera entre México y EU, crecen en la medida en que más personal militar se involucra en tareas migratorias, alertan organizaciones civiles.
Cuartoscuro
Por Marcela Nochebuena 
20 de septiembre, 2022
Comparte

De 2014 a la fecha, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) tiene un registro de más de 6 mil 755 muertes y desapariciones de personas migrantes en América, con la mayor letalidad en 2021 (mil 247), mientras que en lo que va de 2022 suman 847.

Esto significa que el continente americano es la tercera zona más riesgosa en el mundo para quienes migran o solicitan asilo o refugio, solo después del Mediterráneo y África. En particular, la zona más riesgosa en América es la frontera Estados Unidos-México, debido a su alto nivel de militarización, al igual que los corredores migratorios en México. 

Por ello, la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho (FJEDD), WOLA y el Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, de Tapachula, Chiapas, alertaron sobre los riesgos que implican para las personas migrantes las recientes reformas que dan a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) el control de la Guardia Nacional, así como la que extendería hasta 2028 el despliegue de soldados y marinos en tareas de seguridad pública

“El impacto más directo de la militarización es que incrementa los riesgos y las violaciones a los derechos humanos, en muchos casos graves, de los que son víctimas las personas migrantes a lo largo de todo el proceso migratorio, desde los países de origen hasta los de destino y tránsito”, señaló Álvaro Botero, especialista en temas migratorios, durante un foro organizado por las tres organizaciones. 

Este impacto, añadió, se refleja tanto en acciones como en omisiones que desencadenan violación de derechos humanos, o bien, obligan a las personas migrantes a desviarse a rutas donde pueda existir menor control, pero que están más expuestas al crimen organizado, por lo que pasan de los abusos de un actor a los de otro. 

El especialista precisó que las cifras de muertes y desapariciones en los países del sur no se comparan a la zona norte de América, porque las políticas de puertas abiertas y canales regulares no obligan a las personas a ponerse en riesgo frente a actores criminales en zonas aisladas. Además, la militarización y la contención migratoria en América Latina se dan en un contexto de un largo historial en el que se recurre a fuerzas militares para desafíos mucho más complejos que requerirían otro abordaje, así como analizar la violencia desde una perspectiva integral.

Ana Lorena Delgadillo, de la FJEDD, criticó que México apueste por la militarización y no por la construcción de una seguridad pública con base civil y ciudadana. “Tenemos a los militares en cerca de 20 nuevas tareas que no estábamos acostumbrados a verlos, y lo que más nos preocupa es que esto se hace sabiendo claramente que se está violando la Constitución. Difícilmente cuando se otorga una tarea a los militares, esa tarea se recupera para los civiles”, añadió.

Recordó que en los hechos, cuando la Guardia Nacional aún no estaba adscrita a la Sedena y sus mandos tenían que ser civiles, esto no sucedía en la práctica, pues sus mandos operativos eran militares y su composición, en más de un 85%, era de integrantes de la Sedena, así como de cerca de 17 mil 800 personas de la Marina.

Las organizaciones insistieron en que las políticas de control migratorio enfocadas en la militarización tienen costo en vidas humanas y en acciones como tortura, desapariciones, trata de personas, abuso y extorsión. Al despliegue permanente de la Guardia Nacional en las fronteras se ha sumado, señalaron, su mayor presencia en centros de detención migratoria. En tanto, los hechos de tortura no se reconocen y las medidas para evitarlos son insuficientes

En los tres primeros años de esta administración, destacó Delgadillo, se han registrado más de 850 mil “rescates” o “aseguramientos” —una cifra mayor a cada uno de los dos sexenios anteriores—, que en realidad son detenciones, mientras que 19 de los 32 delegados del Instituto Nacional de Migración (INM) son militares o exmilitares.  

Recientemente, el INM presentó el documento Rutas. Estudios sobre movilidad y migración internacional, que contiene un análisis de los delitos cometidos contra personas migrantes en México entre junio de 2016 y junio de 2022. En él, se reporta que en ese periodo se registraron 5 mil 378 denuncias por delitos en contra de personas migrantes, con el mayor número en 2018, de mil 414 casos.

Robo, tráfico ilícito, secuestro y retención ilegal, trata de personas, extorsión o chantaje están entre los más comunes, mientras que seis de cada 10 mujeres dijeron haber sido víctimas de trata y ocho de cada 10 de violencia sexual. Los estados donde más se presentaron denuncias en ese periodo son Chiapas, Oaxaca e Hidalgo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.