Qué es el triple episodio de La Niña y qué consecuencias puede tener
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Qué es el fenómeno del "triple episodio” de La Niña que advierte la ONU y qué consecuencias puede tener

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) alertó que este año podría darse el tercer episodio consecutivo del fenómeno climático de La Niña. Te explicamos por qué ocurre y qué significa.
6 de septiembre, 2022
Comparte

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) alertó que este año podría darse el tercer episodio consecutivo del fenómeno climático de La Niña.

La agencia meteorológica de las Organización de Naciones Unidas (ONU) advirtió que hay un 70% de probabilidades de que La Niña continúe durante septiembre y noviembre de este año.

De ocurrir, sería la primera vez en este siglo que hay un “episodio triple” de La Niña.

El actual fenómeno climatológico comenzó en septiembre de 2020.

De extenderse hasta fin de año, alcanzaría tres inviernos boreales consecutivos, de ahí que se lo considere un “triple episodio”.

La OMM también estimó que hay un 55% de posibilidades de que La Niña continúe hasta febrero de 2023.

Gráfico de la OMM sobre la probabilidad de ocurrencia del ENOS

OMM

¿Qué es La Niña?

La Niña y El Niño son las dos fases opuestas de un mismo patrón meteorológico, que se conoce como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS).

El ENOS es un fenómeno natural de anomalía de la temperatura superficial del océano Pacífico ecuatorial, que tiene consecuencias importantes para el clima alrededor del planeta.

El Niño es la fase cálida, y suele aparecer primero.

Ocurre cuando las condiciones de presión del aire cambian, debilitando los vientos alisios en el hemisferio sur del Pacífico.

El Niño

BBC

Así se conoce a los vientos que soplan habitualmente de este a oeste en ese océano, desde regiones subtropicales de alta presión hasta zonas ecuatoriales de baja presión.

Los vientos alisios arrastran las aguas superficiales cálidas desde la zona ecuatorial de la costa de Sudamérica hacia Asia, al otro lado del océano.

Esto hace que surjan en su lugar las aguas de las profundidades, que son más frías.

Pero cuando estos vientos se debilitan, o incluso soplan en dirección contraria, llevan el agua cálida desde el sudeste asiático hacia Sudamérica.

La Niña ocurre cuando pasa el fenómeno contrario: cuando los alisios son muy fuertes, se refuerza la subida del agua fría profunda en la zona ecuatorial y la temperatura del mar cae por debajo de lo normal.

Es por esto que La Niña es considerada la fase fría del fenómeno.

La Niña

BBC

Generalmente, entre las dos fases ocurre un periodo llamado “zona neutra”, en la que ninguno de los dos eventos están notablemente activos y las temperaturas son las promedio.

El climatólogo Alfredo “Alpio” Costa, experto en Cambio Climático del Instituto Antártico Argentino explicó a BBC Mundo que el ENOS es bastante irregular: desde que comienza un Niño hasta que termina una Niña, y vuelve a comenzar el ciclo, suelen pasar entre dos y siete años.

Pero estos dos fenómenos no siempre se alternan. A veces, como está ocurriendo ahora, se repite solo una de las fases varias veces, sin que aparezca la contraria.

“Hace muchas décadas que no transitábamos tres Niñas consecutivas”, observa el experto.

En este video de BBC Mundo puedes ver cómo interactúan El Niño y La Niña, y en qué se diferencian:

Consecuencias

Costa señala que el ENOS genera un impacto en gran parte del mundo porque “es tan vasta la extensión del océano Pacífico ecuatorial que termina teniendo un efecto en los patrones climáticos a escala global”.

Con respecto a La Niña, afirma que provoca cambios en América, Asia, África, y Oceanía, “pero no tanto en Europa”, donde el clima está más afectado por otros factores meteorológicos.

“Los efectos de La Niña a lo largo del mundo, llamadas teleconexiones, son muy variadas: en el este de Argentina y sur de Brasil y Uruguay produce sequía”, detalla.

“Pero en el noreste de Brasil y en el norte de Australia y el sudeste asiático genera totalmente lo opuesto, con aumento de precipitación. Y hay zonas de China, India y Japón, al igual que el oeste de Canadá y el sur de Alaska (EE.UU.) que se ven afectadas con menores temperaturas de lo normal”, señala.

“También el este de África se ve afectado por sequía”, advierte.

En su informe sobre “el primer episodio triple de La Niña en este siglo”, el secretario general de la OMM, Petteri Taalas, destacó el impacto que tendrá sobre este continente.

“Desafortunadamente, los datos más recientes sobre La Niña confirman las proyecciones climáticas regionales que apuntaban a un agravamiento de la devastadora sequía que sufre el Cuerno de África, cuyas consecuencias afectarán a millones de personas”, lamentó Taalas.

Dos camellos famélicos comen ramas secas en Kenia

Getty Images
El Cuerno de África atraviesa su peor sequía en 40 años.

Se estima que unos 18 millones de personas enfrentan una hambruna severa como consecuencia de la peor sequía en 40 años en esa región.

¿Cambio climático?

La ONU aclara que el ENOS no es causado por el cambio climático.

“Es un fenómeno natural recurrente que ha estado ocurriendo durante miles de años”, señala el organismo.

Sin embargo, resalta que “algunos científicos creen que (El Niño y La Niña) pueden volverse más intensos y/o más frecuentes como resultado del cambio climático, aunque no está 100 por ciento claro exactamente cómo interactúan”.

“Es probable que el cambio climático afecte los impactos relacionados con El Niño y La Niña, en términos de eventos climáticos extremos. La investigación adicional ayudará a separar la variabilidad climática natural de cualquier tendencia debida a las actividades humanas”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2zHpbpjUUY4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Contenido patrocinado
Adobe Stock

Foro Biodiversidad: rumbo a las metas de los objetivos 14 y 15 de la Agenda 2030

Miembros del Grupo de Trabajo de la Agenda 2030, enfocados en ecosistemas y biodiversidad, se reunieron para presentar los primeros avances en las mesas de trabajo sobre la Agenda 2030.
Adobe Stock
30 de junio, 2022
Comparte

Como parte del trabajo colaborativo y multisectorial del Grupo de Trabajo de la Agenda 2030, enfocado en ecosistemas y biodiversidad para alcanzar las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 14 y 15 sobre bosques y océanos, sus integrantes se reunieron para presentar los primeros avances. Esta instancia la preside Laura Bonilla, directora de Asuntos Corporativos de Unilever para México, el Caribe y Centroamérica.

El encuentro estuvo conformado por la presentación de un documental en el que miembros de este Grupo de Trabajo de la Agenda 2030 —donde participan academia, industria, organizaciones de la sociedad civil y comunidades enfocadas en conservación, protección y aprovechamiento sostenible de bosques y océanos— presentaron los primeros avances de las metas propuestas para proteger y garantizar los recursos naturales a las siguientes generaciones.

El Grupo de Trabajo sobre ecosistemas y biodiversidad se formó como parte del convenio de colaboración cuya firma se dio entre el Consejo Coordinador Empresarial Pacto Mundial México y el gobierno de México, con el fin de impulsar en el país los 17 ODS desde una perspectiva empresarial.

El bloque encargado de los Objetivos 14 y 15 está conformado por Grupo AlEn, Alianza del Pacífico por el Atún Sustentable, APEAM, Causa Natura, Comepesca, Cemex, Centro Cemex-Tec de Monterrey, EDF México, Forest Stewardship Council, Grupo Hérdez, Multiceras, Nestlé, Pesca Azteca, Reforestamos México, UNAM y Unilever.

Ante los retos en materia ambiental, Laura Bonilla señaló: “Somos varios los organismos que estamos trabajando incansablemente para hacer frente a la crisis climática, proponiendo soluciones que impliquen un cambio contundente para el cuidado de los ecosistemas y la biodiversidad”.

Incluso, promover prácticas sostenibles que contribuyan a acelerar el cumplimiento de los ODS 14 y 15 es parte de las metas que este Grupo de Trabajo busca alcanzar.

La reunión con las y los miembros comprometidos en mejorar las prácticas sostenibles en el sector pecuario y de pesca sostenibles muestra la urgencia y necesidad de generar acciones multisectoriales que aceleren la agenda de sostenibilidad, al tiempo que promuevan cambios de hábitos por prácticas que no solo hagan menos daño, sino que contribuyan a mejorar la salud del planeta.

Bosques, una deuda pendiente

Daniel Sánchez, director de incidencia en sector privado de Reforestamos México, señaló que en México se pierden hasta 200 mil hectáreas de bosque cada año, ya que en estos espacios tienen una falta de competitividad entre diferentes actividades económicas, como la agricultura, la ganadería —principalmente—, incluso la minería y la infraestructura.

“Esta falta de modelos de negocio rentables y sustentables con el bosque han propiciado este tipo de pérdida de bosques en nuestro país, y lo siguen propiciando cada año”, añade.

Entre las labores de Reforestamos México, AC, dentro de los Grupos de Trabajo de la Agenda 2030 enfatizaron trabajar con cuatro ejes enfocados en mejores prácticas sostenibles para la conservación y regeneración de los bosques mexicanos.

Además, destaca un espectro social donde 11 millones de habitantes en México reconozcan y se identifiquen con el vivir en estos ecosistemas, y de que dependen de estos espacios para realizar su vida, sus sueños y alcanzar sus metas y, con ello, aprender a protegerlos y conservarlos.

Esto implica más de 200 cadenas de custodia ligadas a productos que se están elaborando de manera sostenible, como la madera, y políticas de compras que buscan desincentivar el uso de materias primas que provengan de estados donde se obtenga madera de manera ilegal.

De acuerdo con Daniel Sánchez, estos mecanismos han ayudado en el avance de mejores prácticas sostenibles ante la tala ilegal, los incendios forestales y Áreas Naturales Protegidas.

Agricultura sostenible, una alternativa

Juan Elvira, maestro en ingeniería agrícola con experiencia en Áreas Naturales Protegidas y hoy asesor ambiental de APEAM, explicó que desde esta asociación civil tienen ya a más de 31 mil productores de aguacate que se dedican a la exportación de este fruto como resultado de hacer una agricultura que sea a largo plazo y que no se acabe los recursos naturales.

“Como se los digo yo a los rancheros: que tus hijos y tus nietos sigan teniendo la huerta y la sigan cultivando con el mismo esmero. No se trata de agrandar más la superficie sino de ser más productivos, mayor tonelaje por hectárea, y enfrentar el riesgo del cambio climático que nos está afectando a todos”, señaló.

De acuerdo con Elvira, el no retorno a generar mejores prácticas sostenibles no solo significará la pérdida de biodiversidad en México, que actualmente ocupa el quinto lugar como uno de los países catalogados “megadiversos”, sino también el impacto en el ciclo de vida de las especies que conviven en un ecosistema y una tragedia histórica en la biodiversidad del país.

“Si nos orientamos hacia el campo de la agricultura, hay que recordar que entre el 37% y el 40% de todos los alimentos que consumimos diariamente, en el planeta, provienen del trabajo silencioso, gratuito y generoso de los agentes polinizadores”.

“Y no solamente las abejas. En el caso de México, que es un país megadiverso, hablamos que en una sola zona de Michoacán se pueden ver mil especies entre abejas, moscas silvestres, insectos, mariposas, colibríes, etcétera, que se dedican a esta labor de polinización”, señala.

En cuanto a los desafíos medioambientales que se enfrentan en México y el mundo, Dafne Carmona, académica de la UNAM con especialidad en temas de producción pecuaria sostenible, cambio climático y biodiversidad, habló de cómo afrontar los cambios al medio ambiente en el contexto mexicano actual.

“Es importante hacer este balance entre lo que producimos, cómo lo producimos, y en ese sentido también contribuir a regresar a la tierra todos estos nutrientes, toda esta biomasa que de alguna manera hemos estado extrayendo”, explica.

Esto, ante la necesidad de generar nuevas formas de producción sostenibles y resilientes para afrontar el cambio climático que permitan a las personas o habitantes de estos ecosistemas enfrentar retos como las sequías y eventos climáticos extremos.

“Necesitamos estar preparados para esos retos y creo que todos estos temas de deforestación, de pérdida de diversidad, de cambio climático, si bien son retos y desafíos importantes, representan también un área de oportunidad para el sector agropecuario, para la industria y para el sector privado”, añade.

Pesca sostenible en México

Como parte de las metas a alcanzar para el Objetivo 14 sobre la Vida Submarina para conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos para el desarrollo sostenible, Sara Chávez, coordinadora de la Unidad de Datos de Causa Natura, resaltó el trabajo de la pesca sostenible y pesquerías durante el Foro Biodiversidad.

La especialista en datos e información del sector pesquero resaltó el trabajo de los refugios pesqueros como instrumentos que son parecidos a las Áreas Naturales Protegidas y que han funcionado en beneficio de la producción sostenible de abulón.

También ahondó en el trabajo de las pesquerías que están cuidando y que han funcionado bastante bien en el sector pesquero en la implementación de prácticas sostenibles en la pesca con capacitaciones a pescadores y pescadoras.

“Es remarcable que la producción es sustentable en México pues hay diversas certificaciones. Al igual que, hay otras pesquerías que están buscando proyectos de mejora pesquera y creo que han funcionado bastante bien y hay que promoverlas y sobre todo valorarlas en el mercado que, a veces, es la segunda parte que falta para vincularlas y saber qué estamos consumiendo”, añade.

Finalmente, Laura Bonilla, quien lidera el Grupo de Trabajo de la Agenda 2030 específico para ecosistemas y biodiversidad, expresó al final del Foro Biodiversidad que el impacto a los ODS no solo se da al 14 y 15, sino también impactan en los otros,como hambre cero, salud, bienestar y reducción de las desigualdades, entre otros.

“Todo esto lo que se está haciendo es para una implementación fácil, ágil y accesible para las PyMES y todos los organismos que quieran sumarse a las buenas prácticas que estaremos desarrollando, próximamente, para hacer entrega de ellas”, añadió.

Lo anterior, como los primeros pasos en la construcción en conjunto de un futuro mejor para las generaciones actuales y futuras, “esperando que, a partir de hoy, pongamos manos a la tierra, manos a los bosques y manos a los océanos para un futuro mejor”, dijo la también directora de Asuntos Corporativos de Unilever México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.