Trump ordena retiro de tropas de Afganistán e Irak: ¿por qué es preocupante?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Trump ordena la retirada de tropas de Afganistán e Irak: ¿por qué preocupa esta decisión?

Incluso aliados de Donald Trump están en contra de que las tropas de Estados Unidos dejen Afganistán de forma precipitada.
17 de noviembre, 2020
Comparte

Pocos días antes de dejar la presidencia, Donald Trump dará la bienvenida a miles de soldados que estaban destinados en Afganistán e Irak.

El Pentágono anunció este martes que el contingente estadounidense en cada uno de estos dos países pasará de 5.000 a 2.500 efectivos para el 15 de enero, cinco días antes de que Trump deje la Casa Blanca.

El secretario de Defensa interino, Chris Miller, dijo que la decisión refleja la política de Trump de “conducir las guerras en Afganistán e Irak a una conclusión exitosa y responsable, y regresar a nuestros valientes soldados a casa”.

Sin embargo, hay preocupación por esta retirada.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN (Organización para el Tratado del Atlántico Norte), alertó del “alto precio” que se puede pagar ” si Estados Unidos y las fuerzas aliadas se marchan de Afganistán demasiado rápido”.

La OTAN, muy criticada por Trump, ha estado entrenando y asesorando a las fuerzas de seguridad afganas desde 2004 y gradualmente fue retirando a sus soldados.

En un comunicado hecho público antes del anuncio del Pentágono, Stoltenberg remarcó que existe el riesgo de que de nuevo el país se convierta en una plataforma para que los terroristas internacionales organicen ataques.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN.

Getty Images
Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, alertó sobre la retirada súbita de tropas de Afganistán.

Intervenciones “costosas e inefectivas”

El presidente Trump, que aún no admite su derrota en las elecciones del 3 de noviembre frente a Joe Biden, ya había dicho que quería que “todos” los soldados estuvieran en casa en Navidad.

Este martes, el consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, dijo que Trump espera ahora que en mayo de 2021 estén de regreso los 5.000 que quedarán en ambos países a partir del 15 de enero.

Trump siempre criticó las intervenciones militares de Estados Unidos en el extranjero y las calificó de “costosas e inefectivas”.

Stoltenberg también alertó de que el autodenominado grupo Estado Islámico podría usar Afganistán para ganar terreno tras perderlo en Irak y Siria.

Dijo que hay menos de 12.000 soldados de la OTAN y que más de la mitad no son estadounidenses. Hasta 2024 hay presupuesto para que las fuerzas de la organización continúen con su labor.

Los temores de Stoltenberg también los comparte el líder del Senado, Mitch McConnell, que puede convertirse en el republicano de más alto rango una vez que Biden asuma como presidente.

McConnell, aliado de Trump los últimos cuatro años, advirtió del riesgo de cambios rápidos en defensa o en política exterior en los próximos meses.

Tropas de EEUU.

Getty Images
Las tropas de EE.UU. en Irak han estado involucradas en el combate contra Estados Islámico.

El martes afirmó que una retirada precipitada en Afganistán o Irak sería “un error”.

También está en contra Mark Esper, que la pasada semana fue despedido como secretario de Defensa.

Un informe de Esper sobre Afganistán decía que cualquier retirada que dejara a las tropas con menos de 4.500 soldados debería estar condicionada a que el Talibán previamente redujera el nivel de violencia y rompiera con al-Qaeda.

Nada de eso ha pasado.

¿Por qué hay fuerzas de EE.UU. en Afganistán?

Los soldados de Estados Unidos han estado en Afganistán desde 2001.

El país lideró una coalición para derrocar al Talibán semanas después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 del grupo al-Qaeda, que estaba basado en Afganistán.

El Talibán se reagrupó y se convirtió en una fuerza insurgente que en 2018 estaba activa en más de dos terceras partes del territorio.

Estados Unidos empezó a retirar soldados como parte del histórico acuerdo de paz firmado con los insurgentes el 29 de febrero.

Varios responsables militares alertan de que las negociaciones de paz entre el Talibán y las autoridades afganas podrían verse afectadas por la retirada estadounidense.

BBC

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Los contratos de Lozoya en los casos Odebrecht y Agronitrogenados dejaron a Pemex daños por más de 5 mil mdp

Abogados consultados aseguraron que el acuerdo que propone el exdirector de Pemex no cumple con lo mínimo que establece la ley, pues no solo debería restituir lo que presuntamente obtuvo por sobornos, sino también los perjuicios que sus decisiones tuvieron en Pemex.
Cuartoscuro
Por Sergio Rincón
18 de abril, 2022
Comparte

Al menos 5 mil 287 millones de pesos es el monto calculado como posible daño, perjuicio o pérdida para Pemex y para la hacienda pública causado por los contratos que la empresa, bajo la dirección de Emilio Lozoya, adjudicó a las empresas Odebrecht y Altos Hornos de México, tras el presunto pago de sobornos.

Uno de los contratos asignados a la constructora brasileña Odebrecht era para el mantenimiento de la refinería de Tula, Hidalgo. La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó un posible daño de mil 287 millones de pesos, según se describe en la auditoría de inversiones físicas 16-6-90T9M-04-0479, publicada en marzo de 2021.

Respecto del caso de la planta de fertilizantes Agronitrogenados, vendida con sobreprecio por Altos Hornos a Pemex, en la auditoría 2018-6-90T9I-20-0471-2019 471-DE, la ASF reconoció la pérdida de al menos 4 mil millones de pesos, por “efectos de deterioro correspondientes al valor de las tres plantas en que se omitió su proceso de rehabilitación, sin que se previera reanudarlo en el corto y mediano plazos”.

El análisis de los montos por daños y pérdidas que generaron las adjudicaciones impulsadas por la administración de Lozoya en Pemex se revisan ahora en la mesa de negociación entre las partes, según confirmó la semana pasada el presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Esta acción surge después de que Lozoya ofreció 10 millones de dólares, más cinco propiedades, como una “reparación del daño al erario”, a cambio de que se suspendan los procesos penales en su contra por los casos Odebrecht y Agronitrogenados y de que pueda estar en posibilidad de recobrar su libertad.

Pero para el gobierno mexicano, 10 millones de dólares (unos 200 millones de pesos) no alcanzan para reparar los daños a Pemex. López Obrador dijo que fue él quien dio la instrucción para frenar el acuerdo, pues consideró que con esa cantidad no se reparan los daños que se provocaron a Pemex y a la hacienda pública. 

“Se está revisando porque se solicitó información y yo creo que lo que estaban considerando como daño era lo de Odebrecht, lo que supuestamente Odebrecht le dio al señor Lozoya y por eso se hablaba de 10 millones de dólares, pero la instrucción que di es que se revise bien lo de daños patrimoniales que existen, que no se hagan las cosas a las ligera”, expuso.

Animal Político publicó el viernes pasado que la FGR está dispuesta a suspender ambos procesos penales iniciados en contra de Lozoya y permitirle recuperar su libertad, siempre y cuando alcance un acuerdo con la actual administración de Pemex respecto del monto que debe pagar.

Lo que la ASF ha documentado es que las adjudicaciones concedidas en favor de Odebrecht y Altos Hornos en el sexenio pasado representaron un pésimo negocio para Pemex. Fueron contratos entregados sin una valoración adecuada y sin que realmente hubiera una competencia pública por ellos, una situación a la que se suman múltiples fallas y negligencias —posiblemente dolosas— en la ejecución y supervisión de los mismos.

El acuerdo de Lozoya se queda corto

De acuerdo con un análisis realizado por abogados penalistas consultados por Animal Político, la reparación del daño, que se establece en el artículo 30 del Código Penal Federal, no solo contempla la “restitución de la cosa obtenida por el delito”, es decir, lo que presuntamente Lozoya obtuvo por sobornos, sino además el resarcimiento de los perjuicios ocasionados y el costo de las oportunidades que perdió Pemex por los casos de Odebrecht y Agronitrogenados. 

Es decir, el acuerdo de 10 millones de dólares que ofreció Lozoya no cumple con lo mínimo que establece la ley, pues excluye por completo las consecuencias de sus decisiones.

“La reparación del daño debe ser integral, adecuada, eficaz, efectiva, proporcional a la gravedad del daño causado y a la afectación sufrida”, refiere dicho artículo, donde se agregan siete fracciones que se deben cumplir, “cuando menos”; por ejemplo: una disculpa pública, salarios perdidos, declaraciones para reparar la reputación de Pemex, entre otras acciones.  

En la opinión de los juristas consultados, la reparación que ofrece Lozoya es “irrisoria”, pues incluso en una audiencia los representantes de Pemex dijeron ante el juez que los daños a la petrolera son irreparables. 

En su análisis los juristas se preguntan cómo fue que la situación pasó de “irreparable” a reparable, lo que provocó que Lozoya busque un criterio de oportunidad con la “reparación de daño”; sin embargo, los abogados opinaron que incluso si se llega a un acuerdo con el exdirector de Pemex, algunos servidores públicos podrían cometer el delito de “coalición”, previsto en el artículo 216 del Código Penal Federal. 

Estefanía Medina, abogada cofundadora de la organización civil experta en temas de corrupción TOJIL, coincidió en que no basta con que el exdirector de Pemex devuelva lo que presuntamente recibió. Una cuantificación correcta de la reparación del daño debe incluir, también, las consecuencias del acto ilegal que se le imputa.

“No se trata solo de pagar una cantidad arbitraria de dinero, sino de que haya una cuantificación eficaz del monto de los actos y las afectaciones que eso causó en términos económicos en el corto y mediano plazo. Además, el esclarecimiento de los hechos (acceso a la verdad y justicia) es un elemento fundamental que tampoco puede quedar de lado, sobre todo cuando se trata de delitos de alto impacto y que implican la violación de derechos fundamentales”, dijo la litigante.

TOJIL envió una solicitud oficial la semana pasada al juez federal responsable del caso, Artemio Zúñiga, para que no acepte cualquier tipo de acuerdo reparatorio o solicitud alterna al proceso que no cumpla con lo anteriormente señalado.

Empresas fantasma

Desde 2020, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) comenzó a rastrear presuntas operaciones de lavado de dinero vinculadas a Lozoya y que podrían alcanzar hasta los 3 mil millones de pesos.

En octubre de 2020, Animal Político publicó que los trabajos de inteligencia financiera ya habían permitido la identificación de 50 compañías presuntamente fantasma, mayoritariamente constituidas en México, a través de las cuales se habrían triangulado recursos provenientes de la constructora brasileña y su estructura de sobornos.

Según los trabajos de inteligencia, se trata de compañías que se presume podrían haber sido utilizadas por Odebrecht y exfuncionarios para desplazar pagos de sobornos de los que no se tenía registro. 

Ese dinero sería una retribución directa por los seis contratos con sus respectivas ampliaciones que la constructora brasileña logró con Pemex en la gestión de Lozoya, por un monto que supera los 3 mil millones de pesos.

El patrimonio de Lozoya

Dentro del arreglo que Lozoya ofreció a la FGR había cinco inmuebles, entre ellos, una residencia en Lomas de Bezares en la Ciudad de México y un departamento en Ixtapa, Zihuatanejo, que según las investigaciones fueron adquiridos con los supuestos sobornos que recibió de ambas compañías.

No son públicas las fechas en las que adquirió esas propiedades. De hecho, en su última declaración patrimonial de 2016, el exdirector de Pemex reservó esa información.

A su llegada a Pemex, en 2013, Lozoya reportó ingresos mensuales por más de 722 mil pesos. De acuerdo con su declaración patrimonial inicial, tenía una casa valuada en más de 38 millones de pesos. Agregó que tenía más de 1.4 millones de dólares en joyas y obras de arte, más cuentas bancarias por 250 mil dólares y 1.6 millones de euros. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.