Tsunamis en el Ártico: la nueva y peligrosa amenaza del cambio climático
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Tsunamis en el Ártico: la nueva y peligrosa amenaza del cambio climático

Geólogos advierten que Alaska está en puertas de un deslizamiento de rocas tan grande que puede ser capaz de provocar un tsunami no visto nunca antes.
28 de octubre, 2020
Comparte
Hielo en Alaska

Getty Images
Millones de toneladas de roca pueden deslizarse hasta el océano por el derretimiento del permafrost.

Barry Arm es una estrecha brecha de costa en el sur de Alaska.

No es muy grande si se la compara con el extenso borde de Norteamérica que colinda con el océano Pacífico, pero el lugar provoca una particular preocupación.

En Barry Arm, advierten geólogos, se puede llegar a producir un deslizamiento de hielo y roca capaz de desatar un tsunami catastrófico para la región.

Y ese sería solo uno de los posibles efectos del cambio climático que amenazan a Alaska y otras regiones del Ártico.

Por ello diferentes autoridades, científicos y activistas ambientales quieren llamar la atención sobre el peligro.

¿Alaska en peligro?

“Posibles efectos devastadores” es como califica Anna Liljedahl a lo que puede pasar en Alaska, que algunos científicos hablan incluso de en 12 meses o tan solo algunos años.

La geóloga le señala a BBC Mundo que su preocupación es muy grande debido a que existen condiciones para un deslizamiento mucho más grande que todos los vistos en el siglo XX.

“Se trata de fenómenos diferentes a los que conocimos antes. Y lo peor es que pensamos que se volverán cada vez más frecuentes”, señala la experta del Woods Hole Research Center de Alaska.

 

Liljedahl añade que la energía de un deslizamiento como el que considera es posible en Barry Arm puede superar al de un terremoto de magnitud 7.

“Se trata de una combinación muy peligrosa y es apenas un ejemplo de los peligros que tenemos en Alaska”, afirma.

Ante este tipo de advertencias, la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska ha querido expresar cautela y señala que monitorea de manera permanente los posibles movimientos de tierra en la zona.

La entidad señala que se generaron modelos para el estudio de la geología de la región para predecir qué tan grande podría ser un tsunami y cómo se propagaría.

Se utilizan monitores con el sistema GPS (sistema de posicionamiento global) que funcionan con energía solar para detectar el potencial de deslizamientos que son los que preceden a los eventos sísmicos.

La preocupación

El estrecho de Barry Arm se encuentra en la bahía de Prince William Sound, en el golfo de Alaska.

Se trata de una zona con frecuente presencia de pescadores y que, antes de la pandemia, también recibía turistas en cruceros.

Ártico

Getty Images
El Ártico es una de las zonas que mayores riesgos corre ante el cambio climático.

Un deslizamiento de millones de toneladas de roca tiene potencial para eliminar esas actividades económicas en el lugar por un tiempo indeterminado.

Así lo advierte Steve Masterman, director de la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska.

“El más notable de los tsunamis fue en 1958, cuando un deslizamiento de tierra generó una ola que se elevó a 1.700 pies (520 metros)”, señala el experto.

Masterman apunta que las rocas liberadas en esa ocasión eran apenas una décima parte del tamaño de un hipotético deslizamiento en Barry Arm.

Es por ello que la entidad dirigida por Masterman expresó su preocupación sobre los peligros geológicos que corren los habitantes de la zona.

Montañas de Alaska

Getty Images
Alaska puede estar a muy poco de un fenómeno climático devastador, advierten los expertos.

El paulatino del derretimiento del permafrost, la capa de suelo congelado existente en regiones como Alaska, el noreste de Canadá, Groenlandia (Dinamarca) o Siberia (Rusia), es apuntado como uno de los principales factores de riesgo de tsunamis en esa zona.

“El permafrost mantiene unida a la tierra y cuando ese hielo se convierte en agua de manera repentina cambian las condiciones y el suelo puede moverse”, explica Liljedahl.

La geóloga apunta que se trata de un asunto muy complejo porque es difícil hacer un diagnóstico de las condiciones en las que se encuentra esa capa congelada en la región, pese a las numerosas simulaciones con computadores que se realizan.

“Realmente necesitamos saber un poco más para determinar qué tan peligroso es el deslizamiento que se avecina. Por eso creemos necesario que se conozca de esta amenaza”, indica.

Liljedahl, al igual que Masterman y un grupo de científicos escribieron una carta pública a mediados de año advirtiendo del peligro de que un deslizamiento y un tsunami devastador se produzca en Alaska.

Otros peligros

Alaska no es la única región que se encuentra en peligro, explica la geóloga del Woods Hole Research Center.

También Columbia Británica, una provincia en el noroeste de Canadá, y Noruega se encuentran ante la posibilidad de deslizamientos y tsunamis por causa del cambio climático.

Terremoto Alaska

Getty Images
En 1964, Alaska vivió un terremoto que dejó decenas de muertos.

“A medida que el calentamiento global continúe derritiendo los glaciares y el permafrost, los tsunamis creados por deslizamientos de tierra están emergiendo como una amenaza mayor”, explica.

Durante el siglo pasado, 10 de los 14 tsunamis más altos registrados ocurrieron en áreas montañosas glaciares.

En 1958, el deslizamiento de tierra en la bahía de Lituya, en Alaska, creó una ola de más de 520 metros, la más alta jamás vista en la zona.

También, después de un el terremoto en Alaska en 1964, la mayoría de las muertes se debieron a tsunamis provocados por deslizamientos de tierra bajo el agua.

190 personas fallecieron aquella vez y se lo registra como el movimiento sísmico más poderoso en Estados Unidos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Tras un mes en un penal federal, logran un acuerdo para liberar a Elis Hernández, la alumna de FES Acatlán

El acuerdo consiste, según la Defensoría, en que ella deberá prestar servicios a la comunidad a través de Inmujeres, una vez que el juez apruebe el acuerdo, podría ser liberada de manera inmediata.
Cuartoscuro
Por Regina López Puerta
25 de septiembre, 2020
Comparte

Elis Hernández pasó el último mes encerrada en una celda de 6×3 metros y durmiendo en una colchoneta en el penal de Santiaguito, en Almoloya, Estado de México. Está acusada de daños a la propiedad privada en forma de banda tras la toma e incendio de oficinas de la FES Acatlán, donde estudia. Este jueves su familia informó que se llegó a un acuerdo para que sea liberada sin pagar los 4 millones de pesos que exigía la UNAM para retirar la denuncia y liberarla.

En un comunicado, el titular del Instituto Federal de Defensoría Pública (IFDP), Netzaí Ballesteros, informó que había logrado un acuerdo entre ambas partes y que Elis Hernández pronto podría tener su libertad.

Lee: Destituyen e inhabilitan a profesor del IPN por agredir sexualmente a una alumna

El acuerdo consiste, según la Defensoría, en que ella deberá prestar servicios a la comunidad a través de Inmujeres, una vez que el juez apruebe el acuerdo, podría ser liberada de manera inmediata.

En un mensaje a los medios, Omar Hernández, hermano de la detenida, agradece las atenciones y el seguimiento que le han dado al caso. Asegura que pronto se darán más detalles acerca de su situación jurídica.

Tras meses de denuncias de abuso y violencia de género en la universidad, y a falta de respuesta por parte de las autoridades, Elis y sus compañeras de la colectiva Argüenderas y Revoltosas tomaron las oficinas de los edificios A-6 y A-9 de la Facultad de Estudios Superiores de Acatlán en marzo de este año, con la intención de crear un centro para atender los casos de violencia de género y ofrecer apoyo a las alumnas de la UNAM, que de acuerdo con ellas, no había sido proveído por la misma universidad.

“Nosotras no cerramos la escuela, queríamos abrir nuevos espacios para dialogar y encontrar nuevas formas de organización”, dijeron las integrantes de Argüenderas y Revoltosas acerca de la toma de las instalaciones.

Las cosas se tornaron violentas cuando fueron desalojadas por un grupo de hombres armados el 5 de abril. De acuerdo con la versión de la colectiva, las integrantes se vieron obligadas a provocar un incendio para poder escapar de la violencia. Asimismo, denunciaron agresiones sexuales que se perpetraron durante el altercado.

Los daños al plantel fueron severos. Objetos como escritorios, papelería, persianas, escritorios, y computadoras, quedaron calcinados o arruinados de manera permanente por las llamas.

Eva Rojas, una activista independiente que ha estado acompañando el caso, dijo a Animal Político que en uno de los videos del 5 de abril, aparece Elis pero las imágenes son confusas y aunque se ve a la joven estudiante de Sociología arrojar gasolina, no queda claro quién prendió el fuego, pero a partir de esto, la UNAM presentó los cargos.

La máxima casa de estudios exigió la reparación de los daños. Elis, como líder de la colectiva Argüenderas y Revoltosas fue detenida el pasado 25 de agosto y es acusada de daños a la propiedad.

Para que la UNAM retire la denuncia en su contra, la alumna debería pagar 4 millones de pesos para la reparación de los daños. Animal Político buscó a las autoridades universitarias para conocer más sobre su postura ante lo ocurrido pero no hubo respuesta.

Vivir en un cuarto amarillo

Elis se ha distinguido por tener una trayectoria académica excelente y por ser amante de la fotografía.

En 2015 ganó el primer lugar en la 4ta edición del concurso de fotografía científica convocada por la Secretaría de Servicios de Apoyo al Aprendizaje del Colegio de Ciencias y Humanidades. En la Gaceta del CCH donde se publicó un artículo acerca de su logro, recalcan que a sus 16 años llevaba un promedio de 9.0. En él, la misma Elis menciona su pasión por las artes y su necesidad de expresarse.

“Mi hija es alumna de excelencia”, dice su padre. Además declaró que siempre ha luchado por los derechos de la mujer y que su familia la apoya completamente.

De las integrantes de la colectiva que tomaron las instalaciones, Tania Elis fue la única detenida.

En un post de Facebook, la colectiva Barahúnda Feminista denunció que cuando la llevaron a la Procuraduría General de Naucalpan sufrió un proceso indebido, sin acceso a la comunicación o a la presencia de un representante legal. Una hora después, fue transferida al penal de máxima seguridad Santiaguito.

En una carta a su novio, Elis narra cómo ha sido vivir un mes en el penal de Santiaguito.

“Las compañeras que me tocaron en la celda son bastante agradables (…) son mujeres muy inteligentes que apoyan el feminismo” relata Elis.

“Estamos en un cuarto amarillo arena como de 6×3, tiene una pared que divide el baño. Dormimos en el piso con cobijas y unas esponjas, compartimos todo.”

Asegura que la situación le ha generado mucho miedo, pero que está agradecida pues dentro de la prisión tanto las custodias, como la psicóloga le han mostrado respeto porque están al tanto de su caso.

En la carta a su novio, Elis recuerda la lucha que la llevó a prisión: que se atiendan las denuncias de acoso en su escuela.

Destaca la necesidad de que se publiquen los hechos que ellas habían estado denunciando durante la toma.

Las integrantes de Argüenderas y Revoltosas hicieron un recuento de los sucesos y la violencia de género que se vivió en los meses previos a la toma de las oficinas. En él mencionan a profesores, estudiantes y miembros del personal a quienes señalan de violentar a las alumnas de la FES Acatlán, y detallan la manera en que se perpetraron los abusos.

La colectiva dijo a Animal Político que lo que buscan es que no se criminalice a Tania Elis Hernández y a todas las mujeres que han decidido luchar en su facultad contra la violencia de género y la violencia feminicida y exigen la destitución de los funcionarios que ellas señalan como directos responsables de la violencia institucional.

Finalmente piden que cese la persecución política hacia las activistas dentro de la UNAM y que las autoridades investiguen y castiguen a aquellas personas que fueron responsables de los actos de tortura y violencia en contra de las activistas el 5 de abril de este año.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.