Vacuna rusa Sputnik V contra COVID: cuál será el rol de América Latina
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Vacuna rusa Sputnik V contra el COVID: cuál será el rol de América Latina en su desarrollo y fabricación

¿Qué se sabe hasta el momento? ¿Y cuándo estaría la Sputnik V disponible en América Latina?
8 de septiembre, 2020
Comparte

Los científicos detrás de la vacuna rusa contra el coronavirus ya publicaron los resultados de sus primeras pruebas clínicas, en un paso clave para el involucramiento de otros países en el desarrollo y fabricación de la misma.

Y durante la conferencia de prensa que siguió a la publicación de esos resultados el viernes en la revista científica The Lancet, el presidente del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), Kirill Dmitriev, destacó la posible participación de al menos un país latinoamericano en el proceso.

Rusia registró la Sputnik V antes de que se hicieran públicos los resultados de las primeras dos fases de ensayos clínicos -que no revelaron efectos secundarios graves y sí una importante respuesta inmunológica en todos los 76 participantes- y ya la está aplicando localmente entre voluntarios pertenecientes a grupos en riesgo.

Pero su adquisición y uso por parte de terceros dependerá en buena medida de los resultados de más pruebas, así como de un aumento de la capacidad de producción que requerirá de la participación de otros países.

“Nuestra principal limitación ahora mismo es la disponibilidad de capacidad de producción suficiente para satisfacer la demanda, por lo que estamos trabajando activamente con muchos países para producirla fuera de Rusia”, explicó Dmitriev.

“(Pero) tenemos acuerdos con India, Brasil y otros países“, aseguró el ejecutivo del fondo estatal que financia el desarrollo y producción de la vacuna.

Y aunque el RDIF no ha querido confirmarlo ni negarlo, hay elementos que sugieren que entre esos “otros países” podrían figurar otras naciones latinoamericanas.

Kirill Dmitriev

Getty Images
Kirill Dmitriev es el presidente ejecutivo del fondo de inversión que financia el desarollo y producción de la vacuna rusa.

“No vamos a hacer comentarios sobre América Latina hasta el 10 de septiembre, cuando vamos a presentar nuestra estrategia latinoamericana“, le dijo a BBC Mundo el secretario de prensa del RDIF, Arseniy Palagin, al ser preguntado por las declaraciones de las autoridades de México y Venezuela sobre de una posible participación de esos países en nuevas pruebas clínicas.

Sobre el rol de estos países no hay mención en el portal oficial de la vacuna Sputnik V, pero ahí, además de la ya citada participación de Brasil, se dice que también “se está estudiando la posibilidad de producir la vacuna en (…) Cuba“.

La prensa, por su parte, también ha mencionado a Argentina como un posible fabricante de la vacuna, luego de que el gobernador de la provincia de Tierra de Fuego hiciera público su “especial interés y predisposición para trabajar de manera cooperativa”.

Y hasta Nicaragua ha sonado como candidata, pues en el país centroamericano opera un laboratorio de producción de vacunas de capital y tecnología rusa que, según las autoridades pinoleras, estaría en capacidad de reproducir la Sputnik V.

¿Qué se sabe hasta el momento de todas estas posibilidades? ¿Y cuándo estaría la Sputnik V disponible en América Latina?

Brasil, ¿centro regional?

Brasil es sin duda la principal apuesta del RDIF para la producción en América Latina de la vacuna desarrollada en Moscú por el Instituto Gamaleya, aunque la participación del gigante sudamericano todavía no está garantizada.

El RDIF firmó un acuerdo con el gobierno del estado de Paraná para la posible fabricación de la Sputnik V por el Instituto de Tecnología de Paraná, TecPar, y según Palagin también están considerando otros socios potenciales para convertir a Brasil en el centro regional de producción de la vacuna.

Mujer pasa frente al Instituto Gamaleya

Getty Images
La Sputnik V fue desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú.

“Hay sin embargo que entender que en estos momentos los reguladores en Brasil están analizando nuestros datos y los fabricantes en Brasil están estudiando nuestro proceso de manufacturación, por lo que es importante no sobredimensionar esto”, le recalcó el vocero del RDIF a BBC Mundo.

Y, efectivamente, a finales de la semana pasada la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil, Anvisa, todavía no le había dado el visto bueno a la Sputnik V.

“No hemos recibido una solicitud formal de autorización de estudios clínicos de la vacuna rusa, ni siquiera una solicitud de registro”, le dijo a BBC Mundo Anvisa.

La agencia, sin embargo, mencionó la realización de “varias reuniones preparatorias previas con los interesados en el desarrollo de la vacuna, específicamente el gobierno de Paraná”.

Y, el mismo viernes, TecPar anunció que esperaban someter el protocolo de validación de sus ensayos clínicos de fase 3 a finales de septiembre, lo que en caso de respuesta positiva de Anvisa le permitiría iniciar los mismos a finales de octubre.

Vacunas Sputnik V

Getty Images
Si todo marcha como previsto, el TecPar comenzaría a fabricar la vacuna en la segunda mitad de 2021.

“Recibimos los resultados de las fases 1 y 2 hace 18 días, los traducimos y ya comenzaron a ser interpretados por nuestros equipos técnicos”, explicó el director-presidente del TecPar, Jorge Calado, para quien “hay una buena tasa de confiabilidad para esta vacuna” que sin embargo tiene que ser confirmada por las nuevas pruebas.

Para estas TecPar tiene prevista la participación de unos 10.000 voluntarios -adicionales a los 40.000 que ya participan en los ensayos de fase 3 en Rusia- a los que se le aplicarían vacunas facilitadas por el Instituto Gamaleya.

“Una vez comprobada la efectividad de las pruebas, lo que debería ocurrir 60 días después del inicio de la inmunización en los voluntarios, se presentará una nueva solicitud de registro ante la Anvisa para la vacunación efectiva en el territorio nacional. Las primeras dosis serán importadas”, se explica en una nota de prensa de TecPar facilitada a BBC Mundo.

“Como el protocolo implica transferencia de tecnología, en un segundo momento habrá producción en territorio nacional por parte de Tecpar. Se estima que esto solo ocurrirá en la segunda mitad de 2021“, se lee en la misma.

Compitiendo con otras vacunas

Las fechas no coinciden exactamente con las adelantadas por el RDIF para el inicio de la producción de la Sputnik V en el extranjero, pues según Dmitriev el objetivo es que las primeras dosis fabricadas fuera de Rusia puedan ser distribuidas en el extranjero a partir de noviembre.

Brasil, sin embargo, no es el único país que podría producir esas vacunas, con India insinuándose como un aliado especialmente importante para el RDIF y el Instituto Gamaleya, que también han mencionado a Corea del Sur, Arabia Saudita y Turquía como posibles fabricantes.

Investigador del Instituto Gamaleya.

Getty Images
Varios países latinoamericanos participan de varias maneras en el desarrollo de varias vacunas.

Parece poco probable, en cualquier caso, que otros países latinoamericanos puedan moverse más rápidamente que Brasil, al que el agregado de prensa de la embajada de Rusia en ese país, Iván Knovalov, también identifica como un “aliado estratégico” y “un potencial centro de producción y distribución de inmunizantes para toda América Latina”.

“La base tecnológica y productiva brasileña permite realzar pruebas y organizar rápidamente la producción de vacunas”, le explicó Konovalov a BBC Mundo.

Y aunque Brasil no es el único país de la región con capacidades probadas en la fabricación de vacunas, el interés de Cuba en desarrollar su propia vacuna, Soberana 01, y el ya anunciado compromiso de México y Argentina para participar en la manufacturación de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, podrían plantear algunos obstáculos a su involucramiento con la Sputnik V.

Planta de mAbxience en Garín, provincia de Buenos Aires

Grupo Insud
El laboratorio argentino mAbxience tiene previsto producir hasta 250 millones de dosis de la vacuna de Oxford en esta planta de Buenos Aires.

De la posible participación de Argentina en la manufacturación y distribución de la vacuna rusa, hasta la fecha solo se conoce la propuesta del gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, de “ser parte del programa de producción y promoción” de la vacuna Sputnik V.

México, sin embargo, confirmó la semana pasada que había sido invitado a participar en la fase 3 de los ensayos clínicos de la vacuna Sputnik V, aunque también dijo que todavía no había recibido los resultados de las fases 1 y 2.

“Significa que en los primeros días de octubre, si la autoridad regulatoria de salud así lo considera, que esperemos que así sea, se pueda traer a México esta vacuna”, dijo el canciller mexicano, Marcelo Ebrard de las dosis que se aplicarían a entre 500 y 1.000 voluntarios.

Pero, por el momento, el interés mexicano no parece estar orientado tanto a una posible fabricación local de la vacuna rusa, sino a “garantizar el acceso oportuno” a la misma en caso de que se compruebe que esta es “segura y efectiva”.

“De resultar positivos los resultados, y que la autoridad regulatoria, Cofepris, así lo disponga, (la vacuna rusa) ya estaría disponible en los próximos meses en México”, declaró Ebrard, sugiriendo así el uso de dosis importadas desde otros países.

“Evaluando capacidades”

Por lo demás, todavía no hay fecha para la participación de Venezuela en los ensayos clínicos de la vacuna rusa, ni seguridad de que podría ser uno de sus fabricantes.

“En los próximos días pediremos los voluntarios que hacen falta para ponerse la vacuna y participar por Venezuela en la fase 3 del Sputnik V“, anunció el presidente venezolano Nicolás Maduro el 30 de agosto pasado, sin dar mayores detalles.

Investigadora del Instituto Gamaleya.

Getty Images
La vacuna Sputnik V se está probando actualmente en 40.000 voluntarios en Rusia, a los que se sumarán voluntarios de otros países.

“Ya se han firmado los documentos de confidencialidad y en cualquier momento vamos a anunciar el inicio de la prueba de la vacuna en pacientes venezolanos”, insistió una vez más el mandatario el pasado domingo, cuando también aseguró que “Venezuela tiene los laboratorios y la capacidad industrial para producir todas las vacunas”.

Según Andrey Ryaposov, agregado de prensa de la embajada de Rusia en Caracas, actualmente se están evaluando las capacidades productivas venezolanas para participar en el proceso de envasado de la vacuna, en una primera etapa, y en la posible fabricación de la misma más adelante.

“Ahora trabajan los especialistas técnicos de ambos lados, pero todavía no hay fechas“, le dijo a BBC Mundo.

Y algo parecido podría estar ocurriendo en Nicaragua, donde el gobierno ha dado por sentada la participación del Instituto Latinoamericano de Biotecnología Mechnikov -un laboratorio local adscrito al Instituto de Investigación Científica de Vacunas y Sueros de San Petersburgo- en la fabricación de la Sputnik V para Latinoamérica.

Investigadora del Instituto Gamaleya.

Getty Images
Tanto Nicaragua como Venezuela afirman tener las capacidades para producir la vacuna.

BBC Mundo se puso en contacto con el director del centro, Stanislav Uiba, para tratar de obtener mayores detalles, pero no obtuvo respuesta.

La capacidad del laboratorio, inaugurado en octubre de 2017, ha sido puesta en duda por expertos nicaragüenses, que sostienen que en el mejor de los casos el mismo podría funcionar como centro de envasado de la Sputnik V.

Uiba, sin embargo, le declaró a medios locales que su laboratorio podría empezar a fabricar la vacuna rusa en Nicaragua a finales de año.

Pero si realmente es parte o no de los planes del Instituto Gamaleya y del Fondo Ruso de Inversión Directa probablemente se sabrá hasta este 10 de septiembre, cuando se hagan públicos los planes de Rusia para su vacuna en Latinoamérica.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WvEx-abn6yM

https://www.youtube.com/watch?v=VjcsoKguDmk

https://www.youtube.com/watch?v=Ds3g70Jjv2E

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Aumentan casos de COVID en el INM: van 186 agentes migratorios contagiados

En lo que va de la pandemia ya suman 238 casos de COVID entre personas extranjeras y elementos del INM, pero ninguno se ha informado oficialmente.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste y Aberto Pradilla
21 de diciembre, 2020
Comparte

Hasta el momento, 186 elementos federales del Instituto Nacional de Migración (INM) se han contagiado de COVID-19.

La mayor cantidad de contagios entre agentes migratorios se registró en la delegación del INM en Baja California, con 23 casos. Le siguen las delegaciones de Tamaulipas y Ciudad de México, con 22 casos en cada una; y la Dirección General de Administración, con otros 20. 

Las delegaciones del INM en Coahuila, con 12 contagios, y la de Sinaloa, con 11, son otras de las que más contagios registraron, según documentos a los que Animal Político tuvo acceso por transparencia. 

Todos estos casos nuevos se añaden a los dados a conocer por este medio en una nota el pasado 30 de noviembre, en la que se documentó que, a pesar de que públicamente el Instituto ha negado que tuviera contagios en sus centros de detención, al corte del mes de octubre iban al menos 52 migrantes detenidos que dieron positivo a COVID-19.

En total, entre personas extranjeras y elementos del INM, suman de manera oficial 238 positivos de COVID que el Instituto no ha reportado a la ciudadanía ni en comunicados, ni a través de sus redes sociales, ni en respuesta a las múltiples peticiones que organizaciones defensoras de derechos humanos le han hecho desde que arrancó la pandemia. 

La última petición pública fue el pasado 9 de diciembre por medio del escrito ‘México: Urge transparencia y protección de la población migrante durante COVID-19’, en el que organizaciones como Amnistía Internacional, el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), y Sin Fronteras, instaron al INM una vez más a que transparente los datos de contagios, pruebas realizadas y medidas tomadas para la detección de población migrante con COVID-19 dentro de las estaciones migratorias. 

Pero, hasta ahora, el INM sigue sin darles respuesta. 

Además de cuestionar al Instituto por el número de migrantes y de elementos contagiados, este medio también preguntó por transparencia el número de personas fallecidas como consecuencia de la COVID-19 y que estaban bajo la custodia del INM. 

Es decir, se cuestionó sobre migrantes que fallecieron estando bajo responsabilidad del INM, independientemente de si murieron en el centro de detención, o en un hospital o centro clínico, tras recibir atención sanitaria.

Sin embargo, la instancia federal, a través de su Dirección de Estaciones Migratorias, hizo caso omiso a esta precisión, y se limitó a responder que en sus estaciones no tienen constancia de muerte alguna por el virus. Obviando, por ejemplo, casos como el de un migrante salvadoreño de 22 años que falleció el pasado 22 de abril en un hospital de la Ciudad de México, tras entregarse a la autoridad migratoria en Tijuana y ser trasladado a Iztapalapa para su posterior expulsión.

Precisamente, por este caso la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al INM. En el escrito, la Comisión responsabilizó al personal de la estación migratoria de Iztapalapa de no brindar una atención médica adecuada a esta persona migrante, y de no identificar de manera oportuna un cuadro sospechoso de COVID. Además, acusó al INM de no haber canalizado a tiempo al agraviado a un hospital, donde murió. 

También se preguntó vía transparencia a la Secretaría de Salud Federal sobre casos COVID de personas extranjeras detenidas en centros del INM. La dependencia federal respondió con la base de datos de la Dirección General de Epidemiología que está actualizada al 16 de diciembre, y en la que consta que suman 1 mil 819 extranjeros contagiados, según pruebas de laboratorio. 

Sin embargo, en su respuesta, la Secretaría de Salud especificó que los datos fueron tomados en unidades médicas, por lo que tampoco precisó cuántos de los migrantes contagiados pasaron por una estación migratoria, y cuántos son migrantes con permiso de residencia en México.

Hasta ahora, lo único que se sabe con certeza es que el INM tan solo ha aplicado 78 pruebas PCR a migrantes detenidos en sus estaciones, de los cuales 52 dieron positivo, casi el 72%, tal y como reveló este medio el 30 de noviembre.

Entre abril y septiembre, según la Unidad de Política Migratoria, fueron detenidos 40 mil 362 migrantes y, de ellos, 16 mil 365 fueron deportados. Todos ellos pasaron por un arresto y una reclusión al interior de la estación migratoria. Sin embargo, Salud solo realizó 78 pruebas, de las que la mayoría resultaron positivas. Es decir, que miles de foráneos, en su mayoría centroamericanos, fueron devueltos a sus países tras permanecer encerrados en espacios cerrados y sin condiciones higiénicas y sin comprobar si podían haberse contagiado. 

A un cubrebocas y medio por migrante detenido

El pasado 15 de octubre diversas organizaciones defensoras de derechos humanos publicaron un informe en el que denunciaron que los migrantes detenidos en centros del INM enfrentan hacinamiento y malas condiciones de higiene. Por ejemplo, se señaló que el suministro de jabón y agua es “muy limitado” y que en las estaciones el reparto de cubrebocas a las personas detenidas es escaso. 

Sobre el reparto de insumos sanitarios en la pandemia, Animal Político preguntó al Instituto cuántos cubrebocas ha entregado a la población migrante bajo su custodia. A lo que la institución respondió por transparencia que entre marzo y octubre, el dato más actualizado que tienen relativo a la pandemia, entregaron un total de 73 mil 736 cubrebocas.

Ahora bien, si se tiene en cuenta que, de acuerdo con datos oficiales de la Unidad de Política Migratoria en ese mismo periodo de tiempo fueron ingresados en centros de detención un total de 48 mil 790 migrantes, esto supone que el INM, en lo que va de pandemia, ha repartido una media de 1.5 cubrebocas por persona detenida bajo su custodia.

Por ejemplo, entre los diez centros de detención que tiene el INM en Chiapas, la principal puerta de entrada de personas indocumentadas procedentes de Centroamérica y también de deportación de México, el Instituto reportó que lleva entregados 15 mil 568 cubrebocas en pandemia; es decir, entre marzo y octubre. Y en ese mismo periodo de tiempo ha detenido a 13 mil 566 migrantes en la entidad. Es decir, repartió un cubrebocas por persona detenida.

En Oaxaca, el INM detuvo en el mismo periodo de pandemia a 1 mil 458 personas, a los que le repartió 1 mil 574 cubrebocas. También a uno por migrante. 

En Tabasco, también en la frontera sur, detuvo a 3 mil 810 migrantes, a los que le entregó 3 mil 060 cubrebocas. También, a uno por detenido. 

En la frontera norte, en Tamaulipas, el INM detuvo a 12 mil 099 migrantes, a los que le dio 15 mil 724 cubrebocas. A 1.3 por persona. 

Mientras que en la Ciudad de México, 403 migrantes fueron detenidos y puestos en centros migratorios. En este punto, el INM reporta que repartió 5 mil 392 cubrebocas en la estación de Las Agujas de Iztapalapa. Aquí sí el promedio aumenta notablemente: a 13.3 por persona. 

Por otra parte, también llama la atención que en estaciones migratorias como la de Chihuahua, el INM no ha repartido ni un solo cubrebocas. Tampoco en la estación de Tenosique, en Tabasco. Ni en centros provisionales de detención como El Ceibo, también en Tabasco, o en el de Nogales, Sonora, o en el de Tuxpan, en Veracruz. 

Animal Político mandó un cuestionario al INM preguntándole el porqué no repartió cubrebocas en algunas estaciones y estancias provisionales de detención. Pero al momento del cierre de esta nota no había ofrecido ninguna explicación. 

Protestas

La política de México hacia los migrantes durante la pandemia ha sido criticada por organizaciones de derechos humanos y la CNDH. Desde el cierre de fronteras decretado a finales de marzo el gobierno tuvo que lidiar con dos tipos de problemática al norte y al sur. En la frontera con EU comenzó a aplicarse el Título 42, que permite a las autoridades norteamericanas devolver a México a cualquier persona que esté cruzando irregularmente sin darle opción a pedir asilo. En el sur, la clausura de las fronteras centroamericanas dificultó la expulsión de los detenidos.

De este modo, el INM se hizo cargo tanto de las personas a las que arrestaba como a los que eran devueltos desde EU. Al mismo tiempo, las protestas en los centros de detención se incrementaron, hasta el punto en el que un motín registrado en Tenosique, Tabasco, el 30 de marzo, se saldó con un solicitante de asilo guatemalteco muerto. Recientemente la CNDH emitió una recomendación en la que señala a la institución que dirige Francisco Garduño como responsable. 

A partir de aquel momento cambió la política y el INM decidió vaciar sus centros de detención. Para finales de abril apenas quedaban 106 extranjeros encerrados. Para ello, otorgó permisos temporales e incluso llegó a dejar abandonados en la frontera con Guatemala a migrantes a los que se instó a cruzar por su propio pie.

Sin embargo, a pesar de que la pandemia nunca bajó en México, progresivamente el INM volvió a llenar sus estaciones migratorias. Como ocurrió desde el inicio, los centros de detención fueron focos de contagio en los que no se respetaron las medidas de higiene y tampoco se realizaron pruebas para conocer el alcance de los contagios. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.