'Mutar hasta extinguirse': el extraño curso de la variante delta en Japón
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

'Mutar hasta extinguirse': el extraño curso de la variante delta de COVID que desconcierta a científicos en Japón

Tras vivir la peor ola de coronavirus en verano, los casos en Japón se han desplomado de forma desconcertante. Genetistas nipones manejan la teoría de que la variante delta podría estar autoextinguiéndose en este país.
25 de noviembre, 2021
Comparte

El pasado mes de agosto Japón se encontraba en medio de la quinta y mayor ola de coronavirus desde que comenzó la pandemia. Llegó a registrar más de 20 mil casos diarios.

Aquel rebrote estaba impulsado en gran medida por la variante delta que arrasó por el mundo entero y que por su alta transmisibilidad acabó reemplazando a otras mutaciones del patógeno.

Pero aquel mes fue también un punto de inflexión para el país asiático.

Desde entonces los casos se han desplomado a un ritmo vertiginoso y hoy, mientras varios países con porcentaje de vacunación similar combaten una nueva ola de contagios, Japón respira tranquilo y este martes 23 de noviembre registró poco más de 100 nuevas infecciones.

Y según un grupo de científicos, una explicación que toma fuerza en esta desconcertante caída de casos es que la variante delta podría estar, literalmente, “autodestruyéndose”.

¿Es esto posible? ¿Podría repetirse en otros lugares del mundo?

Múltiples causas

Varias hipótesis pueden estar detrás de esta repentina caída de casos e incidencia de la variante delta.

Más del 75% de residentes ya fueron vacunados en Japón y las medidas de distanciamiento social y el uso extendido de mascarillas son seguidos a rajatabla por la población, reportan medios nacionales.

Vacunación en Japón.

Getty Images

Pero otros países reúnen condiciones similares y registran muchos más casos diarios.

En España, por un ejemplo, un 80% de residentes ya recibió la vacunación completa y las mascarillas siguen utilizándose en espacios cerrados.

Y este martes, pese a tener una tercera parte de la población de Japón, registró casi 7.000 casos diarios.

Es este tipo de comparaciones la que ha llevado a que científicos japoneses, basándose en observaciones genéticas, manejen la hipótesis de la “autoextinción” de la variante delta.

“La variante delta en Japón era muy contagiosa y desplazó a otras variantes. Pero al acumularse las mutaciones, creemos que se volvió un virus defectuoso incapaz de replicarse“, dijo el genetista Ituro Inoue, del Instituto Nacional de Genética en Japón, al periódico The Japan Times.

“Considerando que los casos no han aumentado, creemos que en algún momento durante esas mutaciones el virus se dirigió directamente hacia su extinción natural“, agregó Inoue.

La teoría de Inoue arroja algo de luz sobre la desaparición tan repentina de la variante delta en Japón que sorprende a muchos.

Sobre todo teniendo en cuenta que recientemente muchos países occidentales, con vacunaciones avanzadas, han tenido que retomar estrictas medidas de confinamiento.

Restaurante lleno en Japón.

Getty Images

Pero Japón parece ser un caso peculiar en que los casos de coronavirus se desploman en caída libre a pesar de que trenes y restaurantes están llenos desde que acabó el último estado de emergencia el pasado octubre.

Proceso habitual

Que distintas variantes de un virus desaparezcan es algo que lleva sucediendo desde el comienzo de la pandemia.

“Sucede todo el tiempo en virus de animales y humanos. Recordemos que las variantes alfa, beta y gamma han sido mayoritariamente reemplazadas por las variantes delta”, contextualiza para BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

“Esto es realmente una cuestión de aptitud viral en cualquier anfitrión. Quizás hay algo en la inmunidad de la población japonesa que ha cambiado la forma en que el virus se comporta allí. El tiempo dirá si pasará también en otro país“, agrega Tang.

Estudios previos han probado que en Asia hay más personas que tienen una enzima de defensa llamada APOBEC3A y que ataca a distintos virus, incluido el coronavirus que causa la covid-19, en comparación con los habitantes de otras regiones como África y Europa.

De este modo, investigadores del Instituto Nacional de Genética y la Universidad Niigata estudiaron si esa enzima podía inhibir la actividad del coronavirus.

El equipo comparó datos de diversidad genética de las variantes delta y alfa en muestras clínicas infectadas en Japón entre junio y octubre.

Durante el estudio, observaron que las mutaciones del virus parecieron detenerse repentinamente en medio de su desarrollo evolutivo, se volvieron defectuosas e impidieron la replicación del virus.

Evolución de casos en Japón.

BBC

“Encontraron mutaciones en la proteína nsp14, que tiene que ver con la reparación de defectos de replicación. Si hay más mutaciones de lo normal en esta proteína, estas pueden inactivarla o hacerla ineficiente, lo que puede originar una debacle en el patógeno”, explica el profesor José Manuel Bautista, catedrático de bioquímica y biología molecular de la Universidad Complutense de Madrid en España.

A pesar de que Bautista cree que la caída abrupta de casos se debe también a factores como la vacunación masiva y las medidas de distanciamiento, le llama la atención el pronunciamiento de la curva de contagios.

“Lo normal es que baje poco a poco si la gente se aísla, porque los ya infectados siguen notificándose días más tarde. Es bastante dramática y exagerada la caída de casos y apunta a que la teoría de la autodestrucción es posible”, añade el académico.

A pesar de la sorprendente caída de casos en Japón, los científicos guardan cautela y evitan hacer diagnósticos sobre lo que pueda pasar en el futuro.

La pandemia está en constante evolución y ha demostrado que, a pesar de vacunaciones y medidas de contención, el mundo todavía no está a salvo de nuevos rebrotes.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qytQz_lCevk&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Captura de video

Estudiantes del CIDE exigen regreso de académicos destituidos y remoción inmediata de director interino

En respuesta a la comunidad del CIDE, Romero Tellaeche acusó una "campaña de desprestigio" en su contra y negó que hubiera una serie de despidos al interior de la institución.
Captura de video
18 de noviembre, 2021
Comparte

Académicos, investigadores, estudiantes y exalumnos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) exigieron la restitución de Catherine Andrews como Secretaria Académica, y la destitución inmediata de José Antonio Romero Tellaeche como Director General Interino.

Además, solicitaron que sean retomadas las Comisiones Académicas Dictaminadoras (CADI), suspendidas el mismo día de su realización, y la restitución de Alejandro Madrazo Lajous, quien era director regional del CIDE y fue despedido tras la publicación de un video en apoyo a los científicos del Conacyt.

Las peticiones fueron hechas a través de un posicionamiento firmado por 656 miembros de la comunidad del instituto y después a través de un pliego petitorio, dedicado por diversas generaciones de licenciaturas, maestrías y doctorados. 

Estos documentos estuvieron dirigidos a José Antonio Romero Tellaeche, director interino del CIDE – quien destituyó a la secretaria académica, al director regional y suspendió las comisiones –, María Elena Álvarez Buylla, directora del Conacyt y José Alejandro Díaz Méndez, titular de la Unidad de Articulación Sectorial y Regional del Conacyt.

“Las recientes decisiones del Dr. Romero Tellaeche representan una amenaza al CIDE como institución”, indicaron los estudiantes a través del pliego petitorio, por lo cual hicieron tres peticiones, que de no ser acatadas antes del 29 de noviembre tomarán medidas escalonadas, en ambas sedes, para su cumplimiento.

Por si no te acuerdas: Director interino del CIDE elude explicar la remoción de Alejandro Madrazo

Las condición principal para evitar que haya represalias es la destitución inmediata de Romero Tellaeche y su remoción como candidato aspirante a la Dirección General de manera permanente. Aunado a esto, solicitaron el reinicio del proceso de selección del Director General y la designación de personal docente interno del CIDE como interino.

También se pidió la creación de un consejo extraordinario, con autoridades del CIDE y estudiantes, para la lectura del pliego petitorio, así como el esclarecimiento de las acciones emprendidas por Romero Tellaeche.

Otras condiciones fueron el resarcimiento de los “daños generados” tanto al alumnado como al profesorado, empezando por la restitución de quienes fueron “arbitrariamente destituidos”, en referencia a Andrews y Madrazo.

Además, la generación de una Asamblea Estudiantil permanente que tenga incidencia en los procesos administrativos internos del CIDE y que se respete la petición de diálogo de parte de SIPACIDE.

Lo anterior, deberá cumplirse antes del inicio del Semestre de Primavera 2022, de lo contrario el alumnado también advirtió la toma de ambas sedes del centro.

En el posicionamiento firmado por miembros del comunidad institucional, señalaron que la destitución de Andrews afecta gravemente el funcionamiento regular de la institución, mientras que la suspensión de las CADI pone en riesgo el futuro laboral de los investigadores que iban a ser evaluados.

Añadieron que la destitución de la Secretaria Académica imposibilita el funcionamiento del Consejo Académico Administrativo (CAAD) y otros órganos colegiados y paraliza la expedición de constancias de adscripción y títulos académicos, entre otros.

“Vemos con enorme preocupación el escaso respeto que el Director General Interino ha tenido durante su gestión con los procesos estatutarios de nuestro Centro”, indicaron.

Los estudiantes convocaron a una movilización afuera de las oficinas del Conacyt, en la Avenida de los Insurgentes, el viernes 19 de noviembre a las 10:00 horas, donde se hará entrega del pliego petitorio.

Esto, explicaron, “en vista de los atentados” a la libertad de expresión y al buen cumplimiento de las normas que regulan el buen funcionamiento institucional por parte del director interno.

“Hay una campaña de desprestigio”: Romero Tellaeche

A través de un comunicado, el director interino negó que hubiera una serie de despidos al interior de la institución y señaló que medios como Reforma, El Universal y El País han emprendido “una campaña de desprestigio” en su contra.

“Esta campaña de desprestigio ha provocado un ambiente de incertidumbre entre la comunidad académica y estudiantil”, aseguró Romero Tellaeche.

Aseguró que se difundió “información amarillista”, en la cual se señaló que se había removido de sus funciones tanto a Catherine Andrews como a Celine G. Schont, Directora de Evaluación Académica, mientras que solo se había destituido a la primera.

Afirmó que Andrews no había sido despedida, sino removida de su cargo “en estricto apego a la normatividad” y se había incorporado a su vida académica como profesora e investigadora.

Al respecto, indicó que conforme al artículo 34 del Estatuto General del CIDE, quien esté en la secretaría académica “podrá ser removido en cualquier momento por el Director General de la Asociación”. También informó que la decisión no fue arbitraria, y negó que se tratara de un despido.

Sobre las CADI, indicó que la reglamentación indica que pueden realizarse del 16 de agosto y el 17 de diciembre de 2021 “sin poner en incertidumbre laboral a los profesores”, y que solamente se cometería una falta si no se realiza dentro de ese periodo de tiempo.

“Se decidió postergar las reuniones de CADI con la intención de garantizar que el director designado sea partícipe de tan importantes decisiones para el CIDE”.

Al recibir el posicionamiento de la comunidad institucional, el director interno decidió establecer las “Jornadas de Diálogos con la Comunidad”, con las que del 18 al 26 de noviembre se reunirá vía Zoom con cada grupo de la comunidad estudiantil, académica y administrativa del CIDE.

Contexto de destituciones en CIDE

Esta semana, José Antonio Romero Tellaeche, director interino, cesó a Catherine Andrews, por haber mantenido la convocatoria a las reuniones de evaluación aún cuando él había instruido que no se celebraran. Una acción que acusó Romero Tellaeche constituía “un acto de rebeldía”.

En un comunicado que envió Andrews a los profesores del CIDE, explicó paso a paso cómo se dieron los hechos, desde la convocatoria a las CADI, la confirmación del director interino del CIDE para asistir a las mismas y su comunicación vía electrónica para solicitar se cancelaran las evaluaciones, el 9 de noviembre.

Después de indicarle que no estaba en sus facultades, al menos de manera unilateral, tomar esta decisión, el director volvió a confirmar su asistencia; sin embargo, el 12 de noviembre, mandó un nuevo correo a los directores de divisiones y demás integrantes, en horario inhabil, en que anunciaba la suspensión de las reuniones.

El mismo día de las sesiones, el 16 de noviembre, se le volvió a comunicar que no podía suspenderlas, y que se continuaría con las mismas; tras esto, hubo dos respuestas: la primera, que la realización de la CADI constituía “un acto de rebeldía”; y la segunda, Catherine Andrews recibió el oficio en el que se le informaba que había sido destituida del cargo.

El mes de octubre pasado, Romero Tellaeche informó a la comunidad académica que Alejandro Madrazo, exdirector regional del CIDE en el centro del país, fue removido de su cargo debido a “pérdida de confianza”, pero no explicó a qué se debió su decisión ni qué la generó.

Sin embargo, el cese sucedió después de que Madrazo publicara un video en apoyo a los científicos e investigadores del Conacyt, que exigían mejoras en sus condiciones laborales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.