close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Falla de WhatsApp: 4 cosas que puedes hacer para protegerte del software espía

El servicio de mensajería reveló que piratas informáticos consiguieron instalar un software espía en algunos celulares. Te contamos cómo puedes mejorar la seguridad de tu teléfono.
15 de mayo, 2019
Comparte
Logo de Whatsapp

Getty Images
Whatsapp reveló el lunes que piratas informáticos consiguieron instalar un software con un sistema de vigilancia remota en algunos teléfonos celulares.

La frase “un ataque dirigido contra WhatsApp” es una que ningún usuario de esta aplicación quiere leer en un titular.

Agrega: “Los piratas informáticos pudieron instalar un software espía de forma remota” y el departamento de relaciones públicas de la aplicación de mensajería tiene un día complicado por delante.

WhatsApp reveló el lunes que una pequeña cantidad de cuentas fueron atacadas por “un actor cibernético avanzado”.

Si esa frase te generó inquietud, aquí tienes algunos consejos para ayudarte a mantener tu información a salvo.

1. Actualizar, dormir, repetir

Imagen de un hacker

Getty Images
El ataque contra la aplicación de mensajería fue orquestado por “un actor cibernético avanzado”, según la empresa.

El ataque fue descubierto por primera vez a principios de este mes.

En ese momento, Facebook, dueño de WhatsApp, le dijo a los especialistas de seguridad que el problema era “una vulnerabilidad de desbordamiento del búfer en WhatsApp VOIP (protocolo de voz por internet) que permitió la ejecución remota de código a través de series especialmente diseñadas de paquetes SRTCP (protocolo de transporte en tiempo real seguro) enviados a un número de teléfono específico”.

Genial.

Permítenos hacer una traducción aproximada: los hackers utilizaron la función de llamada de voz de WhatsApp para llamar al dispositivo que querían atacar.

Incluso si la llamada no fue contestada, el software de vigilancia aún pudo ser instalado debido a que el “VOIP vulnerable” no es lo suficientemente seguro.

Es posible que la llamada incluso haya desaparecido del registro de llamadas del dispositivo porque los hackers tenían el control de la aplicación.

Imagen de apps en un teléfono celular

Getty Images
Las actualizaciones para la mayoría de las aplicaciones de redes sociales incluyen mejoras de seguridad.

Y no, en este caso la solución no es simplemente apagar y volver a encender el teléfono.

El lunes, WhatsApp sugirió que sus 1.500 millones de usuarios actualicen la aplicación después de implementar una solución para ayudar a proteger los dispositivos de los ataques cibernéticos.

Tendrás que hacer esto manualmente -en esta ocasión, el pequeño punto rojo que aparece sobre el ícono del App Store (o lo que sea que haga tu teléfono para notificarte que tienes una tarea pendiente) no se resolverá por sí solo-.

A pesar de que los mensajes en WhatsApp están cifrados de extremo a extremo, lo que significa que solo deben aparecer en el dispositivo del remitente o del destinatario, el software espía utilizado en este último ataque habría permitido a los piratas informáticos leer los mensajes del objetivo.

Es una buena idea mantenerse al día con todas las actualizaciones de la aplicación, ya que a menudo incluyen ajustes de seguridad.

2. Sal de la nube

Imagen de un hacker

Getty Images
En esta ocasión los “hackers” pudieron leer mensajes ajenos en Whatsapp, a pesar de que están cifrados.

Probablemente ya conocías el cifrado de extremo a extremo de tus mensajes en WhatsApp, uno de los mayores atractivos de este servicio de mensajería.

Pero si tu o tus amigos hacen una copia de seguridad de sus chats de WhatsApp en un servicio como Google Drive o iCloud, se crea una vulnerabilidad.

Esa copia de seguridad no está protegida por el cifrado de extremo a extremo, por lo que cualquier persona que tenga acceso a tu nube podría obtener tu historial de conversaciones en la aplicación.

Por lo que, si realmente te importa tu privacidad, eso es algo que deberías deshabilitar.

Es posible que de vez en cuando recibas un mensaje preguntándote con qué frecuencia deseas realizar copias de seguridad. Pero si quieres cambiarlo ahora, entra en la app y busca en Configuración>Chats> Respaldo de chat.

3. 2FA

Si tu aplicación lo admite (y WhatsApp lo hace), la verificación de dos pasos -conocido como 2FA- es una buena manera de ayudar a mantener tus datos seguros.

Se trata de una capa adicional de seguridad para garantizar que las personas que intentan obtener acceso a una cuenta en internet son realmente quienes dicen ser.

Se empieza con el acceso normal: nombre de usuario y contraseña. Pero, en lugar de obtener acceso de inmediato, se pide una segunda forma de verificación, que puede ser por ejemplo una huella digital, un comando de voz o un código que es enviado por texto.

También puede ser información extra. Ya conoces las típicas preguntas: primera mascota, apellido de soltera de la madre; ese tipo de preguntas.

De nuevo, puedes elegir la verificación de dos pasos (2FA) desde la propia app: Configuración>Cuenta>Verificación de dos pasos.

4. Añade capas protectoras

Una pantalla con un candado.

Getty Images
Hay muchas opciones de seguridad que puedes elegir dentro de la app.

WhatsApp (y un montón de otras aplicaciones) ofrecen una gama de opciones de control de seguridad y privacidad.

Debes entrar a la app e ir a Configuración> Cuenta> Privacidad, para ver todos los servicios a tu disposición.

Desde allí puedes controlar quién puede ver el horario de tu “última vista”, tu foto de perfil o tu ubicación en tiempo real, por ejemplo.

También puedes desactivar las marcas que te informan de que tus mensajes han sido leídos, por lo que se desactivarán los ticks azules de verificación.

Puedes elegir todas o ninguna de las opciones, dependiendo de a quién quieres darle permiso para ver tu información.

Y un consejo: no pierdas el sueño por el último ataque

El ataque más reciente contra WhatsApp no debería preocuparte demasiado a menos que seas un abogado, una activista, un experto en derechos humanos o periodista.

Según el Comité para la Protección de los Periodistas, estos fueron los blancos más probables del último ataque.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

Cifra de denuncias por robo en el Metro de la capital aumentó 500% en primer trimestre, ¿por qué?

La Procuraduría capitalina asegura que, durante la pasada administración, hubo un subregistro de robos en el transporte público.
Cuartoscuro Archivo
29 de abril, 2019
Comparte

La Ciudad de México cerró el primer trimestre del año con mil 056 carpetas de investigación por robo en el Sistema de Transporte Colectivo Metro, una cifra que no solo refleja un aumento de más del 500% en comparación con las 173 carpetas del primer trimestre del año pasado, sino que, además, es un récord absoluto desde que se tenga registro oficial.

Es decir, nunca antes en la historia de la ciudad se habían registrado en tres meses más de mil robos en el Metro.

Y este boom de denuncias por robo también alcanzó a otros medios de transporte público de la capital.

Por ejemplo, en estos tres primeros meses del año, ya bajo la gestión de Claudia Sheinbaum en la capital mexicana, la Procuraduría de la ciudad registró otras mil denuncias por robo a bordo de microbuses.

Este dato supone un alza en la estadística del 606%, en comparación con las 142 denuncias del primer trimestre de 2018. De hecho, si se compara solo el dato de febrero, 333 denuncias en 2019 frente a las 42 de 2018, el aumento es todavía mayor: casi 700%.

Otros aumentos notables se dieron en las estadísticas de robos a bordo del Metrobús y de taxis de la ciudad.

En el caso del Metrobús, de acuerdo con los datos de la Procuraduría local, entre enero y marzo se abrieron 257 carpetas por robo; un 160% al alza en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Mientras que a bordo de los taxis, suman 202 carpetas por robo en los tres primeros meses del año, hasta un 206% más que en 2018.

Al margen del transporte público, las denuncias por robo a transeúnte en la vía pública, también registraron un aumento sobresaliente: 170% al alza en el primer trimestre del año; van 5 mil 670 denuncias, frente a las 2 mil 093 del año pasado.

Y, de nuevo, el dato de febrero batió récords: 204% más de robos a transeúnte en vía pública -mil 924 denuncias en 2019, frente a las 631 del año previo-.

Incrementos súbitos en primer mes de nuevo gobierno

Ahora bien, ¿realmente hubo un incremento súbito de robos en el transporte público de la ciudad, tan solo un mes después de la llegada del nuevo gobierno en diciembre?

El análisis del número de denuncias en 2018, último año de la anterior administración capitalina, y los primeros cuatro meses del nuevo gobierno de Sheinbaum, muestra que, en efecto, se produjo un incremento abrupto desde diciembre y enero, ya con el nuevo gobierno.

Por ejemplo, en el Metro, entre enero y noviembre de 2018, aún en la administración capitalina pasada, se registraron, en promedio, 61 carpetas por robo en el Metro, con un descenso pronunciado en junio, con tan solo 45 carpetas por este delito, y un pico máximo en agosto, con 87.

Mientras que, entre diciembre y marzo de este año, ya con la nueva administración, el promedio se disparó a 319 carpetas por robo en el Metro, un aumento del 422%.

Incluso, el salto puede apreciarse claramente comparando noviembre, último mes del gobierno anterior, con diciembre, el primero de Claudia Sheinbaum: de 56 denuncias se pasó súbitamente a 223, casi 300% al alza.

En el caso de los microbuses, la estadística tuvo el mismo comportamiento: de enero a noviembre del año pasado, el promedio fue de 52 robos al mes. De diciembre a marzo, fue de 276; un alza del 430%.

Entre noviembre del año pasado, el último mes de la pasada administración, y el primero de la actual, hubo una variación del delito al alza del 56; y si se compara con enero, la variación se disparó 457%: se pasó de 64 denuncias al final del gobierno pasado, a 357 en enero de este año.

En el caso del Metrobús el crecimiento en el número de denuncias no fue tan abrupto entre la pasada administración y la llegada de la actual: de enero a noviembre, el promedio de asaltos fue de 55 al mes; entre diciembre y marzo, fue de 84; un aumento del 53%.

De hecho, en diciembre pasado, Animal Político publicó que la tendencia de robos en Metrobús va claramente al alza: 2018, con 525 denuncias, fue el año con más robos en Metrobús en los últimos cinco años.

Gobierno anterior maquilló cifras: Procuraduría

Animal Político buscó a la Procuraduría de la Ciudad de México para cuestionarle cuál es, o cuáles son los factores que originaron este boom de denuncias por robo, especialmente en el Metro y en el transporte colectivo.

Por medio de su departamento de comunicación social, la Procuraduría señaló que durante la pasada administración hubo “un maquillaje” en las estadísticas para hacer pasar delitos de alto impacto como de bajo impacto, y así reducir las cifras; especialmente, las de robos en el transporte público y a transeúnte en vía pública.

De acuerdo con la Procuraduría actual, de Ernestina Godody, la forma en que se maquillaron las cifras fue la siguiente: miles de carpetas de investigación iniciadas por robo a celular, “que es el delito más común y el que más se denuncia en el transporte público de la ciudad”, según la Procuraduría, no fueron incluidas dentro de la estadística de cada uno de los transportes (Metro, Metrobús, microbús, taxi), sino que fueron incluidas en otra bolsa de delitos de bajo impacto social.

“Esto significa que todas las denuncias por robos de celular que ocurrían en el Metro, no fueron incluidas en la estadística del Metro, sino en otra diferentes de delitos de bajo impacto”, subrayó la Procuraduría.

Por ejemplo, en enero del año pasado, se registraron seis robos con violencia en el Metro y otros 63 sin violencia. Pero, según la Procuraduría actual, en ninguno de esos casos se incluyeron las denuncias por robo de celular. Estas, en cambio, fueron a parar a las 3 mil 143 denuncias por robo de “celular, de animales, vehículos de pedales, objetos, armas, dinero, entre otros”, que la anterior Procuraduría clasificaba como delito contra el patrimonio, pero de bajo impacto social.

“En 2019, hay un incremento en las nuevas estadísticas que está dando la Procuraduría. Esto se explica porque la procuradora (Ernestina Godoy), a raíz de esta nueva administración, da la instrucción de que todos los delitos que se cometan en el Metro sea tipificados como delitos de alto impacto, y se incluyan dentro de la estadística del Metro y no en la de delitos de bajo impacto”, recalcó comunicación social de la Procuraduría.

En cuanto a por qué los robos de celular en el transporte público ya se incluyen como de alto impacto, la Procuraduría lo explicó así: “antes, en el Metro te podían poner una navaja en la espalda y te robaban el celular. Sin embargo, el Ministerio Público decía: ‘ah, pero solo te quitaron un celular. No es de alto impacto’. Sin embargo, ahora, la nueva administración lo considera como alto impacto porque en el robo del celular te pueden amenazar con un arma, agredirte, o incluso atentar contra tu vida”.

La Procuraduría señaló que están analizando miles de carpetas de investigación que se abrieron en el anterior gobierno, para poder determinar el tamaño del maquillaje de las cifras, con el que se mostró “una falsa reducción en los índices delictivos de alto impacto”.

Por ahora, la Procuraduría informó que entre enero y noviembre del año pasado se abrieron 194 mil 479 carpetas de investigación. De éstas, la Dirección General de Política y Estadística Criminal analizó una muestra de 42 mil 524 indagatorias, y de lo anterior estableció que 29 mil 082 expedientes, es decir, el 68%, fueron clasificados como delitos de bajo impacto, a pesar de que eran delitos de alto impacto.

En enero pasado, Animal Político publicó que, entre 2016 y 2018, el gobierno capitalino de Miguel Ángel Mancera también omitió 392 carpetas de investigación por asesinatos en la ciudad, y otros 900 casos de ataques con armas.

“Están obligados a reconstruir las cifras”: Observatorio

Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano, una organización civil especializada en temas de seguridad, recalcó la necesidad de que las nuevas autoridades de procuración de justicia reconstruyan las estadísticas delictivas, para que éstas puedan compararse con las cifras actuales, y así poder medir y evaluar la política de seguridad del gobierno de Claudia Sheinbaum.

Ya que, de no tener cifras certeras del gobierno anterior, la nueva administración “siempre podrá alegar que los datos entre uno y otro gobierno no son comparables”, y no se podrá medir la política de seguridad actual.

“Si hubo un maquillaje de cifras, como aseguran, están obligados legalmente a reconstruir las series, para presentar los datos correctos”, puntualizó Rivas.

“Parece que lo van a hacer pero solo de 2018. En ese caso, creemos que entonces no deberían salir a decir que toda la administración pasada registraba mal los datos, sino que lo hicieron mal en 2018. Porque, de lo contrario, tienen la obligación legal de reconstruir toda la serie del sexenio pasado”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.