Acompañar la búsqueda: un oasis en el desierto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Blog de Elementa
Por Elementa DDHH
Elementa es una organización feminista que apuesta por el uso creativo del derecho para aportar ... Elementa es una organización feminista que apuesta por el uso creativo del derecho para aportar al respeto y garantía de los derechos humanos en Colombia y México. (Leer más)
Acompañar la búsqueda: un oasis en el desierto
Las madres y familiares de desaparecidos han transformado la tragedia en una estrategia para reivindicar la memoria de sus seres queridos ausentes y con ello aparecerlos, dibujarlos nuevamente, ponerlos al centro de la agenda pública.
Por Adriana Jaén Manuel
28 de julio, 2022
Comparte

El pasado 7 y 8 de julio de 2022, en el marco de “En el camino andamos: diálogo y experiencias en la búsqueda de verdad, justicia y memoria”, que convocamos desde Elementa DDHH, se presentaron tres iniciativas locales impulsadas por organizaciones de la sociedad civil de la mano de colectivos de familiares de personas desaparecidas de los estados de Guanajuato, Jalisco y Baja California. 

Con la presentación del fanzine Reencontrarte en la vida elaborado por la Plataforma por la Paz y la Justicia en Guanajuato con el apoyo de Front Line Defenders, y los micrositios Tus derechos realizado por el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo, AC, en Jalisco, y Desaparecer en Baja California, impulsado por Elementa DDHH, se buscó dar a conocer el trabajo que realizan colectivos de familiares de personas desaparecidas en alianza con organizaciones de la sociedad civil en materia de búsqueda, reparación y construcción de memoria. 

Se trató de un ejercicio dialógico que puso en el centro las experiencias, la labor y las necesidades de las familias en búsqueda. Por ello, más allá de la visibilización de los proyectos, se buscó también detonar procesos de diálogo que permitan ampliar y/o fortalecer las redes de colaboración entre colectivos. De esta socialización de saberes y experiencias resultó la oportunidad de construir estrategias colectivas de lucha que fortalezcan la búsqueda individual y que, al mismo tiempo, allanen el camino para los que vienen, pues tienen la certeza de que las crisis de desapariciones no es una herencia del pasado. 

Las tres iniciativas apuestan por un cambio en la narrativa dominante, buscan hacer  frente al discurso criminalizador y revictimizante que se promueve desde las instituciones del Estado. Proponen la recuperación de la memoria de las personas desaparecidas y buscan tejer puentes para fortalecer procesos de búsqueda, provocando esperanza frente al horror. En eso reside su potencia. A través de ellas se posibilita buscar, nombrar y acompañar y con ello interpelar la práctica de la desaparición. 

Pero, ¿qué significa desaparecer? Una desaparición es, en toda la extensión de la palabra, una catástrofe, porque aunque se aplica a una persona tiene efectos colectivos: se expande por todo el cuerpo social dejando una inmensa estela de sufrimiento. Por ello, las madres y familiares buscadoras afirman que cuando la desaparición tocó sus puertas “la vida se volvió locura”. La politóloga Pilar Calveiro refiere que, como tecnología de poder, la desaparición fue pensada para lograr una especie de “vaciamiento” de la persona desaparecida, lo que significa un intento de supresión de su identidad. Gabriel Gatti, por su parte, indica que la categoría desaparecido trastoca el verbo ser, es un fenómeno que ataca a la identidad y al sentido porque anula el nombre, la historia e identidad de la víctima. Bajo la lógica de esta tecnología de poder, a las personas desaparecidas les es arrebatada su condición de seres humanos, para convertirse en eso: en desaparecidos, cuyas historias se desvanecen en la vorágine de la violencia que asedia ya gran parte del territorio nacional. 

Con más de 100 mil personas desaparecidas, México se ha convertido en un territorio marcado por la ausencia y el dolor; ausencia que, al mismo tiempo que hiere, alimenta  esperanza. Esperanza de encontrarles, vivos o muertos, pero encontrarles al fin. Ausencia que al sostenerse en el tiempo increpa fuertemente al poder desaparecedor, porque si de la desaparición se esperaba olvido, no todos hemos olvidado y es que, como afirmó Bibiana, del Colectivo Hasta Encontrarte, “Si el amor existe hay que dignificarlo”, y se le dignifica buscando.

Así, las madres y familiares de desaparecidos han transformado la tragedia en una estrategia para reivindicar la memoria de sus seres queridos ausentes y con ello aparecerlos, dibujarlos nuevamente, ponerlos al centro de la agenda pública. Por ello, en cada jornada de lucha, en cada evento político, repiten sus nombres, muestran sus rostros y cuentan sus historias con amor, pero también dolor. 

Del lado de quienes acompañamos, si algo tenemos claro es que en las desapariciones del México de hoy se intersectan el prohibicionismo, la corrupción, la impunidad, la militarización, la violencia feminicida, los desplazamientos forzados, la presencia de grupos que se disputan mercados ilegales y otras formas de violencia en las que urge poner la mirada. Por ello, hemos de insistir en esfuerzos como el de “En el camino andamos”; estamos convencidas, como bien se afirma en el fanzine de la Plataforma por la Paz y la Justicia, de que “lo que ya se hace se puede hacer mejor cuando se está acompañado”. 

Desde Elementa, pugnamos para que este acompañamiento parta siempre de una postura ético-política que ponga en el centro los sentipensares de las familias en búsqueda y que recoja su conocimiento vivido. Si somos capaces de ello, estaremos en condiciones de aportar a la construcción de memoria desde abajo y como dice Mireya, del Colectivo Siguiendo Tus Pasos, propiciar que la búsqueda en colectivo sea un oasis en el desierto. 

 

* Adriana Jaén Manuel estudió la maestría en Estudios Sociocultarales en el Instituto de Investigaciones Culturales de la Universidad Autónoma de Baja California (IIC Museo-UABC). Actualmente se desempeña como investigadora y enlace de @ELEMENTADDHH en Baja California.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.