Intolerancia selectiva, detenciones arbitrarias y abuso policial en Yucatán
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Blog de Elementa
Por Elementa DDHH
Elementa es una organización feminista que apuesta por el uso creativo del derecho para aportar ... Elementa es una organización feminista que apuesta por el uso creativo del derecho para aportar al respeto y garantía de los derechos humanos en Colombia y México. (Leer más)
La estrategia de seguridad en Yucatán: intolerancia selectiva, detenciones arbitrarias y abuso policial
En los últimos 14 años, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Yucatán recibió 2,083 quejas por posibles violaciones a derechos humanos consistentes en amenazas, lesiones, tortura y tratos crueles, inhumanos o degradantes atribuidos a personal de la SSP.
Por Brenda Valencia Medina
2 de junio, 2022
Comparte

Yucatán es un paraíso de paisajes naturales, cenotes hermosos y gastronomía maravillosa, un oasis de paz en un país violento. Vivir en una zona residencial en la Ciudad Blanca del “estado más seguro del país” es el plan de retiro de muchas personas de nacionalidades mexicana y extranjera que buscan vivir en la tranquilidad cálida de la península. Sin embargo, ¿cuál es el costo social de mantener la imagen de estado seguro?

La política de seguridad en Yucatán, a lo largo de los años y a pesar de la alternancia política, se sustenta en el número de detenciones que los más de 15,000 elementos de las fuerzas de control del estado realizan para cumplir los objetivos del modelo de seguridad con enfoque preventivo que impera en el estado.

Para 2020, en Yucatán se contabilizaron 194,438 puestas a disposición ante un juez o ministerio público, convirtiéndose en el estado que más personas puso a disposición. La justificación registrada en el 74.3% de los casos fue la presunta comisión de una falta cívica. La mayoría tuvieron lugar en Mérida y se registraron en vía pública.

Estas detenciones afectan principalmente a las personas que —a los ojos de las policías— tienen “aspecto sospechoso”, que por su forma de vestir, corporalidad o color de piel, no pueden transitar con libertad por algunas zonas residenciales sin antes justificar la razón de su presencia en esas calles.

En el informe Intolerancia Selectiva: historias de detención arbitraria y abuso policial en Yucatán, desde Elementa recopilamos relatos de la intolerancia selectiva que 24 personas detenidas en Yucatán compartieron a través de una encuesta lanzada en redes sociales. De ellas, 22 personas considera que la discriminación es el móvil de una detención arbitraria. En varios de los relatos se menciona que el motivo de la detención fue para realizar revisiones de rutina, por tener aspecto sospechoso o por supuestas denuncias vecinales.

“Yo les dije que iba a mi casa del gimnasio y me dijeron que me veía sospechoso, que habían habido “reportes” anteriormente de alguien con mis facciones rondando la colonia y querían “asegurarse”, les dije que no, que yo vivía cerca (…) recordé que tenía mi credencial de camión, la mostré y anotaron mis datos (…)”.

Aún cuando las detenciones tienen como justificación alguna falta cívica o la comisión de un delito, encontrarse con algún elemento policial en el estado de Yucatán trae consigo una serie de violencias que pueden ir desde la intimidación hasta la muerte. Además, ser mujer o una persona de la diversidad sexual te pone en riesgo de sufrir actos de violencia diferenciada de carácter sexual o actos de homofobia.

“(…) el guardia que era el encargado de cuidarnos en toda la noche me decía que se me veía muy bien ese escote, que tenía buen cuerpo. Al día siguiente encontré en mi coche condones abiertos regados en todas partes y la cartera de mi novio vacía”.

De acuerdo con los relatos, el 29% de las personas reportaron haber sido víctimas de malos tratos y violencia física, golpes, uso excesivo de la fuerza; 16% de amenazas, intimidación y el 16.7% de extorsión. De 24 personas encuestadas, el 87.5% reportó haber sido víctima de otras violencias: física, verbal, amenazas, forcejeos. De este total el 62.5% de las personas indicó que esto ocurrió al momento de la detención.

“(…) Dijo que ya no era necesario el alcoholímetro porque “ya estaba dentro”, intenté pedir que me dejaran avisarle a alguien que me estaban deteniendo, pero no me dejaron avisarle a nadie. (…) aún así me dieron 24hrs. Al momento de encerrarme me pedían que firmara cosas que no me dejaban (leer) y me gritaban y amenazaban con darme más horas si no firmaba sin leer”.

Para mantener a toda costa el discurso de estado seguro no hay contrapeso institucional que vigile el actuar policial, lo que abona a que estas violencias formen parte fundamental del modelo de seguridad en el estado. Por eso es que en Yucatán —aunque sí pase— se dice que no pasa nada.

A pesar de que la Comisión de Derecho Humanos del Estado de Yucatán (CODHEY) recibe las quejas de personas que han sufrido violencias por parte de las autoridades, son casi nulas las investigaciones por posibles actos de tortura que inician y ninguna de las recomendaciones emitidas menciona textualmente la tortura en las violaciones a derechos humanos.

De las recomendaciones emitidas por la CODHEY de 2010 a 2022, el 31% señalan a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) como autoridad responsable por violaciones a los derechos a la libertad personal (88.1%), legalidad y seguridad jurídica (87.3%), e integridad y seguridad personal (62.7%), 1 entre otros. Asimismo, vía transparencia, la CODHEY informó a Elementa que de 2008 a 2022 se recibieron 2,083 quejas por posibles violaciones a derechos humanos consistentes en amenazas, lesiones, tortura y tratos crueles, inhumanos o degradantes atribuidos a personal de la SSP.

Por lo anterior, desde ELEMENTA DDHH, hacemos un llamado al gobierno de Yucatán para que atienda las recomendaciones puntualizadas en el informe, que acepte y reconozca el problema de detenciones arbitrarias, abuso policial y discriminación que se vive en el estado e impulse el diseño e implementación de políticas de prevención y mecanismos de control para atender la situación de violaciones a derechos humanos.

* Brenda Valencia Medina (@vvalenciabren) es Científica forense de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Actualmente es Asistente Técnica de la Dirección Ejecutiva de Elementa DDHH.

 

1 En cada recomendación se puede señalar más de una violación a derechos humanos, por lo que los porcentajes no suman el 100%.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.