Las llamadas de auxilio de las mujeres - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Blog de Intersecta
Por Intersecta
Intersecta es una organización feminista dedicada a la investigación y a la promoción de polí... Intersecta es una organización feminista dedicada a la investigación y a la promoción de políticas públicas para la igualdad. (Leer más)
Las llamadas de auxilio de las mujeres
Las investigaciones penales por violencia familiar en la CDMX bajaron en abril un 20% respecto del año pasado, pero las llamadas a la Línea Mujer por violencia familiar aumentaron 97% si se comparan los mismos periodos.
Por Estefanía Vela Barba
21 de mayo, 2020
Comparte

El día de ayer, el Secretariado Ejecutivo publicó datos sobre las carpetas de investigación que se abrieron en las fiscalías estatales del país en el mes de abril. La reducción, respecto de abril del año pasado, fue inmensa (del 34%). El bajón puede verse en todos los delitos, incluido el de violencia familiar. ¿Esto significa que bajó la violencia familiar? No necesariamente. El caso de la Ciudad de México, en el que se redujeron las carpetas por violencia familiar en un 20% en comparación con abril del año pasado, pero aumentaron las llamadas a la Línea Mujer en un 97% muestra por qué.

Para empezar: las carpetas no son un indicativo de cuánta violencia ocurre, sino de cuánta llega al sistema penal. En delitos que dependen de una denuncia, como el de violencia familiar, la distinción es importante. Mucha violencia no se denuncia y esto lo sabemos gracias a las encuestas que el mismo gobierno, desde hace años, ha hecho precisamente para estimar el hueco entre lo que ocurre y lo que llega (la “cifra negra”). Según la ENDIREH (2016), por ejemplo, de las mujeres que vivieron violencia en la pareja, 8 de cada 10 no pidió apoyo a ninguna institución, ni presentó una queja o denuncia.

A lo largo de los años el gobierno también ha hecho un esfuerzo para entender por qué no se denuncia y sus propios estudios muestran que los obstáculos son múltiples, y van desde la falta de información hasta el miedo a la revictimización, pasando por la negativa de las mismas autoridades a iniciar una investigación. Esto importa porque justo lo que ha pasado en el contexto de la pandemia es que las barreras parecen haberse incrementado. Activistas, grupos y redes que ofrecen acompañamiento a mujeres víctimas de violencia llevan diciéndolo semanas: las mujeres están lidiando con información confusa, vías de comunicación cerradas y fiscalías cerradas. A lo que hay que sumar el punto más obvio: hoy salir a denunciar conlleva el riesgo de contraer un virus. Un virus que ha matado a cientos de miles de personas en el mundo en solo unos cuantos meses. ¿Por qué esto es importante? Porque no podemos afirmar que la reducción en las carpetas se debe a que se redujo la violencia familiar.

Eso, sin embargo, no resuelve la duda: ¿qué está pasando en las casas? ¿Impera la armonía, como insiste el Presidente Andrés Manuel López Obrador? En este contexto, ¿con qué información contamos para saberlo? Una fuente invaluable, por supuesto, es la que por semanas han proporcionado quienes desde las colectivas están apoyando a las mujeres. Nos están alertando a una necesidad. Otra es la información de llamadas al 911 que publica el mismo gobierno federal. La información relativa al mes de abril, sin embargo, todavía no está disponible y no lo estará sino hasta el 25 de mayo.

Por fortuna, también contamos con los datos que el gobierno de la Ciudad de México liberó sobre la Línea Mujer, una “línea especial” de LOCATEL a las que las mujeres pueden marcar pidiendo apoyo y orientación. Este lunes el gobierno publicó la última actualización de la base de datos (que se hace cada semana). Gracias a ella, hoy contamos con información sobre las llamadas que han hecho las mujeres a esta línea desde el 1 de noviembre de 2016 hasta el 17 de mayo de 2020. ¿Qué muestran?

En la CDMX, como ocurrió a nivel nacional, bajaron las carpetas por violencia familiar en un 20% si se compara este abril con el del año pasado. Pero las llamadas como quiera tuvieron un aumento significativo en esta misma temporalidad. Si se comparan las llamadas por violencia familiar recibidas este abril —1,724— con las de abril del año pasado —875—, hubo un aumento del 97%. Incluso en lo que va de mayo, hay un aumento respecto de años previos. En la CDMX, las mujeres quizá no están yendo a las fiscalías a denunciar, pero sí están buscando apoyo de otras maneras. La pregunta es: ¿cómo se les va a garantizar?

La Línea Mujer a detalle 

La “Línea Mujer”, como dije previamente, es una “línea especial” de LOCATEL. Funge como un “centro de contacto” entre la ciudadanía —en este caso, las mujeres— y el gobierno de la Ciudad de México, con el propósito de proporcionarles información, orientación, asesoría y apoyo. ¿De qué? De todos los asuntos que se puedan imaginar. Las mujeres de hecho usan esta línea para preguntar sobre una variedad de problemas: desde cómo hacer trámites notariales y cómo exigir sus derechos laborales, hasta qué hacer frente a la violencia familiar. Es un servicio que opera las 24 horas de los 365 días del año. Es, además, independiente del servicio del teléfono de emergencias —el 911—, si bien quienes llaman al 911 pueden ser canalizadas a la Línea Mujer y viceversa.

La base de datos que liberó el gobierno de la CDMX contiene muchísima información, tanto de las mujeres que usan el servicio, como de los asuntos por los que hablan. Incluye, por ejemplo, siete diferentes “temáticas” en las que se clasifican las llamadas que permiten ver por qué están hablando las mujeres. En las semanas previas, se ha hecho un análisis de las llamadas que, bajo la clasificación del gobierno, caen en la categoría de “violencia de género”, un rubro que, si bien incluye llamadas relacionadas con “violencia familiar”, también contiene información sobre llamadas relacionadas con violencia escolar, laboral, institucional y comunitaria. Para este análisis, he excluido la violencia de género no familiar, pero he ido más allá de la violencia familiar que ha sido clasificada como “violencia de género”. Básicamente: cualquier referencia a la “violencia familiar” y al “maltrato” por parte de la pareja ha sido incluida en el análisis.1

Lo primero que puede verse si se analizan las llamadas por violencia familiar, así entendidas, es que comenzaron a aumentar en febrero de este año en relación con el total. Antes de febrero representaban, por lo general, el 8% o 9% del total de llamadas en cada mes. En febrero subieron a ser casi el 11% y en marzo pasaron a representar el 15%, cifra en la que se han mantenido.

Cuando se hace un análisis mensual de las llamadas por violencia familiar, comparando este año con años previos, puede verse que en 2020 las llamadas siempre han sido más altas. Como dije, mientras que en abril de 2020 hubo 1,724 llamadas, en abril de 2019 hubo 875 llamadas. Es un aumento del 97%.

Cuando se hace un análisis comparando por las semanas del año, puede verse lo mismo. Si la semana 1 se empieza a contar el 1 de enero, 2020 está por encima de años previos. Hay variaciones entre semanas —en febrero empieza el aumento, alcanza la cúspide a mediados de marzo, baja ligeramente a finales de marzo, y vuelve a subir en abril para quedarse aproximadamente en 420 llamadas por semanas desde entonces—. En 2019, por ejemplo, las llamadas oscilaban entre 188 y 213 en este mismo periodo.

 

Cuando se analizan las llamadas recibidas cada día desde el 1 de noviembre de 2016, puede verse, de nuevo, la diferencia entre 2020 y los años previos.

Si se analizan las llamadas de las mujeres que viven en la Ciudad de México nada más,2 según la alcaldía en la que habitan, puede verse también que, en todos los casos, en 2020 hubo el mismo aumento que puede verse a nivel Ciudad. En cinco alcaldías — Cuajimalpa, Milpa Alta, Iztacalco, Tláhuac y Xochimilco— en abril hubo incluso más llamadas que en marzo.

No importa cómo se visualiza la información, qué unidad de medición se utiliza, si se comparan días, semanas, meses, tasas, totales, porcentajes, en todas las variaciones, las mujeres han acudido más a la Línea Mujer en 2020 para hablar sobre la violencia familiar.3

El problema existe.

Persiste.

Las mujeres siguen pidiendo ayuda. Lo único que parece haber cambiado es cómo la piden.

Por lo que la pregunta relevante sigue siendo: ¿qué vamos a hacer para garantizar su seguridad?

* Estefanía Vela Barba (@samnbk) es Directora Ejecutiva de Intersecta (@intersectaorg).

 

1 El guion para replicar el análisis puede encontrarse aquí.

2 En lo que va del 2020, la mayoría de las que hablan a la Línea Mujer —el 76%— vive en la Ciudad de México y el 21%, en el Estado de México.

3 ¿Sabemos por qué tipo de violencia están hablando las mujeres? Por desgracia, en la gran mayoría de los casos “no se especifica”. En lo que va del 2020, sin embargo, sabemos que al menos el 21% de las llamadas estaban relacionadas con violencia psicológica y el 14% con violencia física. ¿Sabemos respecto de quién están llamando las mujeres? Esto es, ¿quién está ejerciendo la violencia? En la mayoría de los casos, tampoco se especifica. Pero sabemos que en lo que va del 2020, al menos el 33% están relacionadas con violencia ejercida por la pareja.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts