10 razones para realizar sexting (1 de 3) - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
10 razones para realizar sexting (1 de 3)
Sí, pensemos antes de sextear, pero sólo para sacarle el mejor provecho y placer al enviar y recibir texto, videos o nudes de forma segura.
Por Blog Invitado
27 de julio, 2016
Comparte

Por: César Galicia (@cesargalicia_) y Delia González Ochoa (@delia8a)

Pensar antes de Sextear”, campaña lanzada el 10 de Julio de 2016 por el INAI y apoyada por el DIF, Google y la asociación Pantallas Amigas, entre otros, se ha presentado como una propuesta para inhibir el sexting desde una perspectiva moralista, de censura indirecta y abstinencia.

El sexting, por sí mismo, no implica riesgos. Si la práctica puede resultar problemática es por problemas humanos: machismo, invasión a la privacidad, extorsión a través del cuerpo, el goce perverso de la exhibición pública, la difusión de datos personales sin consentimiento, la estigmatización del cuerpo de la mujer, entre otros. La forma en que la campaña aborda el tema no toma en cuenta estos factores y decide, en cambio, hacer a un lado el hecho de que el sexting es una decisión personal que se encuentra dentro de los derechos sexuales, culpabilizando a la víctima de las posibles consecuencias negativas, mostrando una clara tendencia machista e ignorando responsabilidad de quien recibe y difunde fotografías y videos ajenos sin autorización.

Estos últimos días, varios medios han publicado respuestas a la campaña. Gisela Pérez de Acha abordó en Horizontal el derecho al sexting, en R3D se publicó un texto sobre 5 razones para pensar antes de estigmatizar el sexting, el canal feminista de periscope Estereotipas habló del tema en un video y Animal Político elaboró también una nota al respecto. El común denominador de estas publicaciones: estigmatizar el sexting no resolverá ningún problema.

Ciertamente, conocer los riesgos del sexting puede darnos las herramientas necesarias para prevenirlos y tener una práctica todavía más placentera al saber que estamos tomando todas las precauciones necesarias. Sí, pensemos antes de sextear, pero sólo para sacarle el mejor provecho y placer al enviar y recibir texto, videos, nudes o lo que queramos, de forma segura.

Como estudiantes de sexología y coordinadores del blog de divulgación sobre sexting y prácticas de representación corporal, “EstudiosNudes“, queremos responder a la campaña aportando a la discusión 10 razones por las cuales sextear, desde una ética del cuidado, convivencia y responsabilidad.

Si las tres primeras razones para no sextear de la campaña son:

  1. Existe otra persona implicada de la que ahora dependes. Control compartido.
  2. Las personas y las relaciones pueden cambiar. Para siempre.
  3. La protección de la información digital es complicada. Guardada en tu celular.

Nosotrxs respondemos:

  • Razón 1 para sextear: “Tú tienes el control de cuidar y de cuidarte”

El acto mismo de sextear implica tomar una decisión controlada sobre tu sexualidad en, por lo menos, 3 aspectos: cómo sexteas, por dónde sexteas y con quién sexteas.

El control que tienes sobre cada mensaje respecto a las palabras que usarás o si enviarás imágenes o videos y cómo serán (¿retratarás tu rostro? ¿mostrarás todo tu cuerpo o sólo fragmentos? ¿será explícito, velado, artístico?), es una de las razones por las que el sexting puede llegar a una práctica tan placentera como empoderante.

Además, también tienes control sobre los medios que utilizas para sextear. No es lo mismo sextear en aplicaciones de seguridad dudosa a utilizar servicios de mensajería con cifrado de punta a punta o enviar imágenes con opción de borrado automático. Elegir el medio ideal es una decisión clave en sextear de forma segura.

En el sexting, como en todo, la base debe ser el consentimiento (de lo contrario, la práctica sería violenta). Si lo hacemos con consentimiento, tendremos control sobre la decisión de la persona con la que sexteamos. Antes de sextear, pregúntate: ¿Qué tanto confías en esta persona? ¿confías en su ética? ¿esta persona te tiene cariño y/o se preocupa por ti? Si la respuesta es no, ¿Qué opciones tienes para disminuir riesgos?

Estar conscientes sobre nuestra capacidad de control y decisión en el sexting, es el primer punto para hacerlo de forma segura.

  • Razón 2 para sextear: “El sexting seguro se trata de responsabilidad compartida”

Sabiendo que el sexting implica el intercambio de datos sensibles, es importante recordar que, sobre sus contenidos, la responsabilidad es compartida. Esto significa que, si se sexteó de forma privada, no hay ninguna razón por la cual difundir o enseñar ese contenido a terceros que no tengan autorización de mirarlo, y es deber de las partes involucradas proteger la privacidad de la otra persona.

Sí, las relaciones cambian (razón contemplada por la campaña “Pensar antes de sextear” como suficientemente válida para no practicar el sexting) pero hay que entender esos cambios y posibilidades como naturales, y generar dentro de sus procesos vínculos de respeto y confianza para lo que se comparte en la intimidad.

Es importante remarcar, además, que no todo el sexting ocurre dentro de una relación de pareja, como “Pensar antes de Sextear” plantea. Se puede sextear con amigos, fuckbuddies, exnovios o, incluso, personas desconocidas (como alguien con quien sólo tienes contacto por Facebook, Twitter, Tinder o Grindr). Incluso si no existe una relación afectiva previa, lo que toca es siempre ser leal a esa confianza que se deposita en ti, y, de ser posible, tomar precauciones para sextear de forma segura.

Difundir imágenes o videos de contenido sexual sin consentimiento de la persona que los produjo, es un acto de violencia sexual e, incluso, un delito. Recordemos siempre que, cuando se traiciona la confianza de alguien, nunca es culpa de la víctima. Nunca. Y podemos elegir no ser parte de este ciclo al reprobar a quienes sí lo hacen, denunciándolos y hablándolo. Somos responsables de no seguir el ciclo de la violencia sexual que existe alrededor del sexting.

Que existan riesgos relacionados al sexting no significa que no tengamos derecho a disfrutar de nuestro cuerpo sin miedo, con placer y con la certeza de que lo que hacemos está bien y puede ser positivo para nosotrxs mismxs y nuestras relaciones.

De eso se trata sextear seguro.

  • Razón 3 para sextear: “Podemos proteger nuestros datos”

Aunque como bien señaló Catalina Ruiz-Navarro: no hay soluciones tecnológicas para problemas humanos, considerar el factor “técnico” implicado en el sexting, sí puede darnos pistas para disminuir riesgos.

Los mensajes, fotografías y videos intercambiados en el sexting son datos personales y, por lo tanto, sensibles. Los leaks masivos de iCloud y Snapchat en 2014 probaron la fragilidad de algunas aplicaciones y servicios en sus sistemas de seguridad, demostrando que el canal elegido para sextear debe ser una decisión pensada y vigilada. Varios medios se han elaborado guías para sexting seguro. Por ejemplo: las de Coding Rights, la revista GQ o la investigadora sobre el sexting Amy Hassinof.

Resumiendo, los principales consejos “técnicos” para el sexting seguro serían los siguientes:

  1. Elige la app: Utiliza aplicaciones con cifrado de punta a punta (Wickr o Confide), que no envíen tus datos a ningún servidor (como Bleep) y no sextees en redes wi-fi abiertas
  2. Encripta: tu celular con aplicaciones como OpenVPN o Bitmask, y tus imágenes o videos con programas como 7-zip. ¡Recuerda eliminar sus metadatos!
  3. Borra: Después de eliminar imágenes o videos, algunos celulares y aplicaciones crean respaldos automáticos, por lo que conviene revisar constantemente que también desaparezcan. Puedes hacerlo utilizando CCleaner.

Como un apunte final, hay que recordar que no utilizar estos recursos tampoco debería de influir en el hecho de respetar la privacidad y consentimiento de otras personas, y que las víctimas de violencia nunca deberían ser consideradas como culpables, en ningún grado.

 

* César Galicia y Delia Ochoa son psicólogxs egresadxs de la UIA Puebla y el ITESO, respectivamente, y estudiantes de la Maestría en Sexología Clínica por el Instituto Mexicano de Sexología. Actualmente realizan una investigación sobre cuerpo, sexualidad, erotismo e internet. Son autores del blog EstudiosNudes, que nace de la mezcla entre deseo, cuerpo, virtualidad y curiosidad, de las ganas de conocer a fondo los cómos, porqués, cuándos, dóndes de las prácticas sexuales y corporales que nos llenan la vida.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.