12 de Octubre: ¿nada qué celebrar? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
12 de Octubre: ¿nada qué celebrar?
Podríamos reconocer lo “bueno” y lo “malo” sin tener que poner ambas cosas a competir en una balanza. Y un escenario que incluya todo lo “bueno” sin nada de lo “malo”, podría servirnos a todos para procesar el pasado, entender el presente y planear el futuro.
Por René Rejón
14 de octubre, 2021
Comparte

#NadaQueCelebrar fue tendencia en Twitter este 12 de Octubre. Pero los tuits y los comentarios no eran todos en la misma dirección. Algunos ejemplos representan los “bandos” de la discusión: Pablo Casado (del Partido Popular español) ironizó preguntando si el reino de España tendría que pedir disculpas por haber “descubierto el Nuevo Mundo, respetado a los que estaban ahí, creado universidades y prosperidad, y construido ciudades enteras” (Hedgecoe, 2021). Otros denunciaron que la fecha celebra el aniversario de “genocidio, colonialismo y destrucción cultural” y que los españoles no hicieron más que “saquear, violar, destruir, quemar, robar y esclavizar”. Ambos discursos son sencillos, fáciles de aceptar y reproducir. ¿El problema? Que la historia es más compleja de lo que estos discursos sugieren.

Las personas tendemos a reducir la complicada realidad a una simple oposición radical entre lo bueno y lo malo. Lo hacemos tan frecuentemente, que hay una palabra para ello: maniqueísmo. Estos discursos pretenden explicar 529 años de historia, como si ésta fuera uniforme. No lo es. La llegada de Colón al “Nuevo Mundo” (“nuevo”, si acaso, para él) marcó el inicio del colonialismo español en América Latina, y sus subsecuentes prácticas de discriminación, abuso y explotación. Eso es innegable. Y aunque podremos cuestionar si estas acciones fueron “buenas” o no, es también innegable que los españoles crearon universidades, construyeron ciudades y trajeron consigo ciertos conocimientos.

No sería muy complicado encontrar quienes apoyen la idea de que la colonización causó, aunque sea algunas, cosas “buenas”. De hecho, algunos historiadores han cuestionado la idea de que las sociedades post-coloniales fueron perjudicadas por el colonialismo, argumentando que el resultado neto de estas interacciones fue positivo (Ferguson, 2002). Es decir, que la colonización le dio a los colonizados más cosas “buenas” que “malas”. Este es el razonamiento detrás de la idea de que “no hay ninguna razón para pedir disculpas”. El argumento es que ciertos pueblos “estarían peor” si no hubieran sido colonizados. Cierto o no, es un hecho que para muchas personas, la colonización trajo consigo cosas “buenas”, como ciertas tecnologías, alimentos, o religiones.

Una posible respuesta a esta postura es decir que no hay #NadaQuéCelebrar, absolutamente nada. Podemos negar que la colonización contribuyó aunque sea algunas cosas “buenas” y decir, entre otras cosas, que es colonialista asumir que lo Europeo es mejor o más “civilizado”. El problema con esta postura es que minimiza e ignora la experiencia emocional de algunas personas. Habrá quienes valoren, por ejemplo, su fe católica, que está íntimamente ligada a la llegada de los españoles. Decirle a ese creyente que su religión no es nada buena, obviamente generará resistencia.

Otra opción sería cuestionar que el beneficio neto es positivo. Esta postura aceptaría que el colonialismo tuvo diferentes consecuencias, pero afirmando que lo “malo” fue más que lo “bueno” (Brendon, 2007). Sin embargo, cuantificar este tipo de bienes es probablemente imposible. ¿Cómo comparar culturas, experiencias y religiones? Quizá no sea necesario hacerlo.

Podríamos reconocer lo “bueno” y lo “malo” sin tener que poner ambas cosas a competir en una balanza. Intentar averiguar si los pueblos colonizados estarían mejor o peor si no hubieran interactuado con los españoles es asumir que la colonización era la única forma de interacción posible. No lo fue. Podríamos imaginar un escenario con interacción, en términos justos, consensual, sin dominación ni explotación (Butt, 2012, 2013). Un escenario que incluya todo lo “bueno” sin nada de lo “malo”. Y es este escenario el que podría servirnos a todos para procesar el pasado, entender el presente y planear el futuro.

Esta posición reconoce las atrocidades del colonialismo y también sus contribuciones (incluso si mínimas). Acepta la realidad de ambas posturas sin reducir la historia a términos simplistas. Es quizá también una estrategia política más eficiente que la confrontación directa. Tal vez todos podamos coincidir en que mientras siga estando pendiente reconocer y aceptar todo lo que hay que condenar, es irrelevante si hay algo que celebrar.

* René Rejón (@RRejonP) es politólogo por la UNAM y filósofo por accidente. Cuando tiene oportunidad da clases, y cuando tiene necesidad trabaja para organizaciones de la sociedad civil. Su tesis doctoral investiga las responsabilidades morales de los beneficiarios de la injusticia estructural en sociedades post-coloniales.

 

 

 

Bibliografía:

Brendon, P. (2007). A Moral Audit of the British Empire. History Today, 57, 44–7.

Butt, D. (2012). Repairing Historical Wrongs and the End of Empire. Social and Legal Studies, 21(2), 227–242.

Butt, D. (2013). Colonialism and Postcolonialism. In Hugh LaFollette (Ed.), The International Encyclopedia of Ethics. Wiley-Blackwell.

Ferguson, N. (2002). Empire: The Rise and Demise of the British World Order and the Lessons for Global Power. London: Allen Lane.

Hedgecoe, G. (2021). Spanish right attacks Biden over Columbus and conquests. Retrieved October 12, 2021.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.