Bernie Sanders: ¿un socialista norteamericano? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Bernie Sanders: ¿un socialista norteamericano?
¿Será esta la oportunidad de Sanders de llegar a la presidencia? Sería el presidente más longevo y una figura demasiado radical según algunos medios. Sin embargo, la necesidad del votante norteamericano por romper con los políticos tradicionales que llevó a ganar a Trump, podría dar el triunfo a un socialista por primera vez, en un país que alguna vez los encarceló sistemáticamente.
Por Saul Vazquez Torres y Fernando Z. Carrera
25 de mayo, 2019
Comparte

“Hay hombres que luchan un día y son buenos.

Hay otros que luchan un año y son mejores.

Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos.

Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles”.

Bertolt Brecht

 

En 1981, un año antes del encumbramiento de la máxima figura neoliberal, Ronald Reagan, un hombre logró ganar la alcaldía de Burlington, Vermont, reconociéndose como socialista. 35 años después logró ser el competidor con más delegados en perder la candidatura demócrata a la presidencia. Su nombre es Bernard “Bernie” Sanders. Un hombre de 77 años, blanco, heterosexual y ascendencia judía. A primera vista, uno podría pensar que pertenece al conservador partido Republicano, pero para quienes lo conocen, esto no podría estar más lejos de la realidad. Desde hace décadas, Bernie ha sido una de las voces más progresistas del escenario político americano, llamando atención a la creciente inequidad en los Estados Unidos, proponiendo aumentar el salario mínimo, oponiéndose a la segregación racial, declarándose un aliado de la comunidad LGBT cuando aún no era popular hacerlo, denunciando el alto costo de estudiar una carrera universitaria, y proponiendo expandir Medicare para convertirlo en un sistema de salud pública universal.

Sanders nació el 8 de septiembre de 1941 en Brooklyn, Nueva York, donde vivió en un diminuto apartamento sus primeros diecinueve años –de ahí el marcado acento neoyorquino que tiene hasta el día de hoy. Bernie nació en el seno de una familia inmigrante judía. Su padre, Eli, provenía de un pequeño pueblo en el norte del Imperio Austro-Húngaro (actualmente Polonia) y en 1921, migró a los Estados Unidos donde se dedicaría a vender pintura. Aunque su madre, Dora Glassberg, nació en Nueva York, su familia provenía de Polonia y Rusia. Su hermano mayor, Larry, fue quien lo indujo a la política. Larry Sanders ha vivido los últimos cincuenta años en Oxford, Inglaterra, donde se ha dedicado a la política como candidato del Partido Verde (Our Revolution, p. 8). Los hermanos Sanders perdieron a sus padres cuando aún eran jóvenes. Dora murió a los 46 años, poco después de que Bernie terminara la preparatoria, en 1949, mientras que Eli murió en 1962, cuando este tenía sólo 21 años.

Algunos meses después de la muerte de su madre, Bernie se encontraba en el Aeropuerto de LaGuardia en Nueva York, despidiéndose de su padre para subir por primera vez a un avión. Su destino: la Universidad de Chicago, a la que se dirigía para estudiar ciencias políticas p. 16). Para él, estudiar en la Universidad de Chicago fue una experiencia reveladora. Aunque no siempre estaba preparado para sus clases y exámenes, pasaba horas en la biblioteca universitaria estudiando historia, sociología, psicología, economía y política (p. 17). Fue durante sus años universitarios que Sanders inició sus actividades políticas.

En Estados Unidos el movimiento de los derechos civiles se encontraba luchando por terminar con la segregación racial. Bernie se unió a varias organizaciones como la Liga de Jóvenes Socialistas (Young People’s Socialist League, YPSL), la Unión Estudiantil por la Paz (Student Peace Union, SPU) y el Congreso para la Igualdad Racial (Congress for Racial Equality, CORE). Durante este periodo, CORE realizó una investigación en la cual descubrieron que la universidad estaba segregando estudiantes negros y blancos en sus habitaciones (p. 19). En 1962, después de negociaciones fallidas con la universidad, CORE organizó un plantón en el edificio administrativo, en el cual Bernie participó. El año siguiente, Bernie fue arrestado por participar en una protesta para eliminar la segregación en el sistema educativo de Chicago, en el cual estaban enviando a miles de niños negros a estudiar en tráileres de aluminio para mantenerlos fuera de las escuelas para blancos. En agosto de 1963, Bernie fue a Washington D.C. junto con miles de personas, a escuchar el famoso discurso de Martin Luther King Jr., I Have a Dream.

Sanders siendo arrestado en una manifestación por los derechos civiles. Foto: Archivo Chicago Tribune.

En 1964, Sanders contrajo matrimonio con Deborah Shiling, su compañera de la universidad, y con el dinero que heredó de su padre compraron 85 acres de tierra en Vermont, uno de los estados más pequeños y menos poblados del país (Our Revolution, p. 21). El matrimonio no duró mucho, ya que para 1968 estaban divorciados y él se había mudado a Vermont, donde trabajó de carpintero, director de cine y escritor. A pesar de llevar años haciendo política, no fue hasta 1981 que obtuvo su primer cargo de elección popular, cuando ganó la elección para alcalde de Burlington, la ciudad más poblada de Vermont (en ese entonces de 38,000 habitantes). Los resultados fueron extremadamente cerrados (ganó por sólo diez votos), y fue gracias al apoyo de los distritos de la clase trabajadora que Bernie, el candidato independiente, logró derribar a Gordon Paquette, el alcalde Demócrata de Burlington con diez años en el poder. Sanders fue reelecto tres veces, obteniendo mejores resultados con cada elección. Durante su gobierno, se fundó el Partido Progresista de Vermont como una alternativa competitiva al sistema bipartidista, se organizó la Primer Marcha del Orgullo Gay en Burlington en 1983, se defendieron las viviendas económicas de la ciudad, y se organizaron eventos culturales como festivales de jazz, blues y reggae (Our Revolution, p. 36). Bernie incluso colaboró con varios músicos para grabar un álbum de música folk reclamando la desigualdad en Estados Unidos. 1989 fue un año electoral en Burlington. Sin embargo, Bernie no intentó reelegirse, pues tenía otro objetivo en la mira.

En 1988, se postuló como candidato independiente para la única curul de Vermont en la Cámara de Representantes. Fue un intento fallido, ya que el candidato Republicano, Peter Smith, ganó con 41% del voto. La sorpresa radicó en que Sanders quedó en segundo con 38%, mientras que el Demócrata, Paul Poirier, sólo obtuvo 19%. Dos años después, en 1990, Bernie obtuvo 56% del voto, Smith ganó 40% y la candidata Demócrata sólo 3%. Bernie Sanders había logrado desafiar el sistema bipartidista estadounidense para convertirse en el primer congresista independiente en décadas. Ganó ocho elecciones subsecuentes y continuó representando a Vermont en la Cámara. Fue el congresista independiente de mayor duración en la historia de los EEUU.

En 2006 uno de los Senadores de Vermont, el Republicano Jim Jeffords, anunció su jubilación, y Bernie declaró su intención de cubrir el puesto. Inesperadamente, los Senadores Demócratas Harry Reid de Nevada y Chuck Schumer de Nueva York expresaron su apoyo al candidato independiente (p. 43). Poco después, un joven Senador de Illinois llamado Barack Obama fue a Vermont a hacer campaña a favor de Bernie. En la elección del 7 de noviembre de 2006, Bernie Sanders obtuvo 65% del voto, marcando la primera vez que los Republicanos perdieron este asiento en el Senado en 144 años. Hasta el día de hoy, Bernie sigue siendo Senador por Vermont. Recientemente publicó un video con Alexandria Ocasio-Cortez, una de las nuevas rockstars progresistas del Partido Demócrata, donde proponen limitar las tasas de interés de tarjetas de crédito a 15%.

A pesar de llevar décadas en el servicio público, el nombre “Bernie Sanders” no era particularmente reconocido fuera de Vermont. Pero el 30 de abril de 2015 Bernie saltó a la fama cuando declaró que deseaba ser el candidato del Partido Demócrata para la elección presidencial del año siguiente, lugar que de facto ya estaba reservado para Hillary Clinton. Aunque al inicio muchos lo consideraron un candidato de la periferia sin oportunidad de ganar –particularmente los medios de comunicación– Bernie entusiasmó a cientos de miles de personas a participar en la política. A diferencia de la mayoría de las campañas políticas (tanto Demócratas como Republicanas), Sanders no contaba con ningún Super PAC, que son organizaciones de cabildeo que donan dinero a los candidatos. En su lugar, la campaña dependía principalmente de donaciones pequeñas de ciudadanos comunes. Para el fin del 2015, Bernie había recaudado $73 millones de dólares de más de un millón de contribuyentes, y la donación promedio fue de $27.16.

Sanders en Arizona durante su precampaña presidencial en 2016. Foto: Licencia Creative Commons.

Tras el escándalo de los correos, ahora sabemos que el Comité Nacional Demócrata inclinó la balanza en las primarias de 2016 en favor de Hillary Clinton. Sin embargo, y a pesar de haber denunciado la inequidad de la contienda, Sanders apoyó a Clinton en la elección general “para evitar la catástrofe de un presidente Trump.” Todos conocemos el resultado de esa elección, Trump tuvo un tremendo éxito en presentar a Hillary como parte del statu quo de Washington y una política corrupta como el resto, ese pantano que prometió drenar. Sin embargo, Trump sólo triunfó por obra y gracia del Colegio Electoral, esa figura norteamericana que le da un voto ponderado a cada estado y por lo cuál el ganador de la votación popular puede perder la elección presidencial. Por lo cual un candidato fuerte en estados que cambiaron su voto tradicionalmente demócrata hacia Trump podría recuperar la presidencia en 2020.

Sanders llega a esta contienda con una estructura vigorosa que se ha mantenido activa estos cuatro años, un partido demócrata que ha virado hacia una izquierda más similar a sus propuestas. Además de que tras anunciar su candidatura ha sido el candidato demócrata con mayor recaudación de fondos. ¿Será esta la oportunidad de Sanders de llegar a la presidencia? Su avanzada edad es uno de los factores a tomar en cuenta. Sería el presidente más longevo en llegar a la oficina oval. Además de que muchos medios y figuras lo consideran una figura demasiado radical. Sin embargo, la necesidad del votante norteamericano por romper con los políticos tradicionales que llevó a ganar a Trump, podría dar el triunfo a un socialista por primera vez, en un país que alguna vez los encarceló sistemáticamente.

* Saul Vazquez Torres (@Sawie) y Fernando Z. Carrera (@CockRiotMx) son Internacionalistas por el Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe. Saul Vazquez es Consejero Nacional del PRD e integrante de la Iniciativa Galileos.

 

Todas las referencias paginadas pertenecen a su libro autobiográfico Our Revolution: A future to believe in editado por Thomas Dunne books en 2016.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.