Ciudades sostenibles: nuevos líderes frente al cambio climático - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ciudades sostenibles: nuevos líderes frente al cambio climático
Para cumplir con los objetivos establecidos en el Acuerdo de París se requerirá, en los próximos 15 años, una inversión de 93 billones de dólares para infraestructura de bajas emisiones en las ciudades.
Por Yahir Acosta y Camille Legrand
14 de mayo, 2021
Comparte

Acabar con el cambio climático empieza por la ciudad.

Grupo de Liderazgo Climático C40

 

Cuando el estado parece fallar en sus compromisos climáticos, la ciudad debe convertirse en el líder de la lucha contra el cambio climático. Emerge su papel en la escena nacional e internacional como entidad cuyos compromisos le permiten impulsar acciones y tener un impacto, arrastrando a otros en la carrera.

En la Cumbre de Líderes sobre el Clima 2021 -organizada por la invitación del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, para debatir sobre la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero- estaban presentes los jefes de estado, pero no solamente: también se escucharon las voces de alcaldes de ciudades y comunidades, presentando sus planes locales para incorporarse al esfuerzo común. Y no carecen de ambición.

Hacia la ciudad sostenible

Si las ciudades son altamente vulnerables ante el cambio climático, al mismo tiempo su impacto en este proceso es gigantesco, ya que emiten el 70% de las emisiones del CO2  a nivel mundial. En parte esto se explica debido a que más de la mitad de la población mundial vive en áreas urbanas y se espera que este número alcance el 70% para 2050 (IFC, 2018). Por eso, convertir a los centros urbanos en ciudades sostenibles es clave. En Latinoamérica el reto es mayor, ya que la región tiene un 80% de población urbana.

La Cumbre de Líderes sobre el Clima 2021 sirvió para destacar los esfuerzos fundamentales de los actores subnacionales y no estatales -como las ciudades- que están contribuyendo para avanzar en la ambición climática. “Las ciudades están en el corazón de la revolución climática” destacó Anne Hidalgo, alcaldesa de París, quien también mencionó la importancia de las coaliciones entre ciudades con la creación de redes a nivel global, como el grupo C40 (del cual la Ciudad de México y Guadalajara son parte) que provee herramientas y conocimiento para avanzar su agenda climática.

Con este grupo emerge un nuevo tipo de liderazgo en redes a nivel internacional, ni totalmente independiente de los estados, ni completamente sometido a las reglas de la gobernanza internacional. Permite empujar un cambio progresivo del marco normativo y de las instituciones e instrumentos financieros al nivel ciudad, lo que permite apalancar la inversión pública y privada, por ejemplo, a través de Asociaciones Público Privadas (APP), además de promover el desarrollo de instrumentos financieros innovadores como los bonos verdes, sustentables o sociales, tan necesarios para financiar proyectos de infraestructura verde.

Lo que emerge es que la ciudad adquiere cada vez mayor relevancia en la escena internacional como entidad que puede promover una agenda sustentable propia. Sin embargo, las acciones climáticas requieren una inversión muy alta, y si las ciudades pueden contar con el apoyo de los gobiernos nacionales, la arquitectura de financiación actual no siempre responde a sus necesidades. Para cumplir con los objetivos establecidos en el Acuerdo de París, se requerirá, en los próximos 15 años, una inversión de 93 billones de dólares para infraestructura de bajas emisiones en las ciudades y se estima que más del 70% de dicha infraestructura se construirá en áreas urbanas, a un costo que va de los 4.5 a los 5.4 billones de dólares por año (CCFLA, 2015).

Ciudades mexicanas en camino

Ante la reticencia del gobierno federal a comprometerse en la lucha contra el cambio climático, las ciudades mexicanas tienen que tomar el rol de líderes y aumentar sus ambiciones, para jugar su papel de nuevo actor clave en la escena no solamente nacional, sino global. Afortunadamente hay ciudades en donde esto ya está sucediendo.

Por ejemplo, el ambicioso plan de acción para la Ciudad de México que la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum expuso durante la Cumbre de los Líderes, contrasta radicalmente con la falta de compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador. La Ciudad de México tiene como objetivo para 2024 reducir un 10% de las emisiones de carbono en comparación con 2018. Otros ejes estratégicos consisten en una gestión sostenible del agua, una reducción del volumen de desechos de 50%, la promoción de una movilidad sostenible promoviendo el transporte público, la mejora de la calidad del aire, así como la construcción de un parque solar de 25 hectáreas en el techo de la Central de Abasto, el cual producirá 27.4 GW al año.

Estas iniciativas deben aplaudirse, pero sobre todo deben potenciarse para que su efecto rebase a la ciudad local y sea adoptado por la ciudad metropolitana. Por ejemplo, el área Metropolitana de Guadalajara (la cual consta de 10 municipios) emite 18.3 millones de toneladas de CO2 anuales. El año pasado presentaron el Plan de Acción Climática Metropolitana, el cual es un instrumento de ruta para lograr una metrópoli carbono neutral para el año 2050.

Las ciudades pequeñas también pueden tener un impacto positivo. El caso de Xalapa, la capital veracruzana de casi 500 mil habitantes, es interesante porque en los últimos cuatro años logró cumplir su meta de modernizar 15 mil luminarias de alumbrado público, reduciendo su huella de carbono en 12 mil toneladas de CO2 y generando un ahorro de 55 millones de pesos en consumo de energía.

Estos ejemplos dejan ver que ya existen esfuerzos encaminados a conseguir la ciudad sostenible mexicana como programa de gobierno. El reto es sumar a más ciudades y metrópolis en la lucha contra el cambio climático.

* Yahir Acosta es director del Laboratorio Jurídico. Camille Legrand es investigadora en Ethos Laboratorio de Políticas Públicas (@ethoslabmx).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.