Cuando el sistema de salud se convierte en tu peor pesadilla - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuando el sistema de salud se convierte en tu peor pesadilla
Éste es el caso de Irene, un ejemplo de la discriminación y exclusión social que viven las mujeres indígenas en un México desigual que mide con distinto rasero según etnia y condición social, donde la calidad en el sistema de salud parece tener precio.
Por Amnistía Internacional
17 de julio, 2015
Comparte

La pesadilla de Irene comenzó el 21 de junio de 2001. Con 26 años y 9 meses de embarazo. Irene Cruz Zúñiga, mixteca, originaria de Oaxaca, comenzó su trabajo de parto y su peregrinar por el sistema de salud.

Acudió a una partera, a la brigada de salud de la región y al centro de atención primaria antes de llegar a las 10 de la noche al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tlaxiaco.

En el hospital no dejaron que su esposo la acompañara. Fue ingresada y le practicaron una cesárea de emergencia. Según los peritajes médicos, la anestesia utilizada en la cirugía fue aplicada incorrectamente causándole un daño cerebral y una total inmovilidad motriz.

Como sociedad, la negligencia médica es inaceptable, ya que no implica un hecho fortuito sino la realización de actos no apropiados que no cumplen con los parámetros de  higiene y seguridad mínimos, así como estándares de conducta para enfrentar una situación concreta, desafortunadamente Irene fue víctima de violencia obstétrica.

Irene creció en el México de la Nom 046, la ley para prevenir y sancionar la violencia contra la mujer, en el país que reconoce constitucionalmente los derechos de las mujeres indígenas en el artículo 2, México aparece hacia el exterior como ese país plural y moderno, pero esta imagen se desvanece al conocer a profundidad cada acción del IMSS de ese 21 de junio en el caso de Irene.

Mientras se practicaba la cirugía, a Irene le impusieron un dispositivo intrauterino sin su consentimiento. ¿En qué momento el sistema de salud decide si una mujer debe o no, tener más hijos?, ¿En qué protocolo médico se registra que un dispositivo intrauterino debe ser colocado tras una cesárea sin el conocimiento o consentimiento? Pareciera que hubiéramos regresado varias décadas atrás, pero esto ocurrió apenas hace 14 años y la sombra de que esta práctica se sigue realizando en estados como Oaxaca sin el conocimiento de muchas mujeres indígenas. Incluso hoy en el sistema de salud, especialmente tras evidenciar la impunidad que reina en el caso de Irene donde las personas responsables no han rendido cuentas ante la justicia, favoreciendo un círculo vicioso de repetición.

La historia de Irene es ejemplo de la discriminación y exclusión social que viven las mujeres indígenas en un México desigual que mide con distinto rasero según etnia y condición social, donde la calidad en el sistema de salud parece tener precio.

La violencia obstétrica y la falta de atención adecuada del sistema de salud le generó un daño irreversible a Irene que no volverá a relacionarse con sus seres queridos, ni pudo conocer y abrazar a su hijo Epafrodito quien este año cumple 14 años, los mismos que Irene y su familia llevan exigiendo a las autoridades justicia.

La pesadilla de Irene Cruz Zúñiga lleva 14 años, lamentablemente será una pesadilla de la que no podrá despertar, aunque está en manos de las autoridades facilitar las condiciones de vida y salud de Irene y reparar el daño causado en 2001 tanto a ella como a su familia, así como poner las condiciones y garantías de no repetición que logren revertir la situación de precariedad en la atención a la salud que se vive en las comunidades indígenas y un alto a la mortalidad materna y a la violencia obstétrica.

Amnistía Internacional (@AIMexico) es un movimiento global de más de 7 millones de simpatizantes, miembros y activistas en más de 150 países y territorios que hacen campaña para poner fin a los graves abusos que se cometen contra los derechos humanos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.