close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
¿De veras queremos a Facebook?
A Facebook se le pide ser la empresa que despliegue la estrategia para comunicar a todo el país por internet, cuando desde 2015 su proyecto “Internet.org”, hoy renombrado “Facebook Connectivity”, ha sufrido cuestionamientos, protestas y prohibiciones.
Por Jorge Camargo
26 de junio, 2019
Comparte

La pregunta que inquieta a muchos expertos en privacidad es si realmente queremos tener a Facebook metiendo sus narices en las delicadas entrañas de todas las comunicaciones de los mexicanos como ha propuesto el gobierno federal.

La preocupación se basa en dos hechos incontrovertibles. El primero es que esta empresa ha sido la mayor demandada por el tráfico de datos personales, que permitieron a firmas contratadas por gobiernos extranjeros crear noticias falsas para influir, con fines electorales, en las personas de acuerdo con los perfiles que construyeron con la información obtenida.

El segundo es que se le pide ser la empresa que despliegue la estrategia para comunicar a todo el país por internet, cuando desde 2015, su proyecto “Internet.org”, hoy renombrado “Facebook Connectivity”, ha sufrido cuestionamientos, protestas y prohibiciones.

Para empezar, el proyecto no lo puede implementar Facebook por sí mismo. Efectivamente puede tender la fibra óptica, pero requiere de operadores en telecomunicaciones por medio de los cuales las personas se conecten a la red y, al menos hasta ese entonces, se debía descargar una aplicación (App) que daría acceso a tres servicios: Wikipedia, una aplicación de salud y… Facebook.

El cuestionamiento es que de alguna manera esta empresa sería el agente que definiría qué aplicaciones estarían o no en esa App.

Bajo este esquema, él o los operadores tendrían la ventaja de que las personas pudieran incrementar el consumo de datos en los teléfonos. Es decir, algo que llamamos las letras pequeñas.

En mayo de 2015, la BBC publicó que un grupo de 67 organizaciones protectoras de derechos digitales, incluso de Uganda, Ecuador e Indonesia donde ya operaba Facebook, enviaron una carta a Mark Zuckerberg, fundador de la compañía, expresando su preocupación sobre la iniciativa Internet.org.

Explicaban que la iniciativa constituía una amenaza a la libertad de expresión, privacidad y al principio de neutralidad de la red.

Facebook se defendió con el argumento de que mientras más personas logren tener acceso a internet, éstas serán conscientes de los beneficios y sin duda buscarán usar mayores servicios.

Hemos trabajado con operadores para ofrecer servicios básicos a las personas sin cargo alguno, convencidos que los nuevos usuarios pronto querrán pasar de este esquema básico y pagar por una mayor diversidad y valor de servicios, agregaba la firma.

Grosso modo, estaba reconociendo que los operadores podrían pasar a alcanzar una rentabilidad.

En la actualidad, “Internet.org” ofrece navegar sin cargo por sitios como AccuWeather, Baby Center, Facebook y su Messenger, Supersport y Wikipedia, según su propia página. Si una persona quiere acceder al internet libre, debe pagar por el uso de datos.

Sin embargo, eso no parece convencer a las ONG, puesto que afirman que Facebook maneja un doble discurso. Por un lado defiende la neutralidad de la red y por el otro “construye un jardín con murallas en el que a la gente más pobre del mundo, solo se le permite acceso a sitios y servicios inseguros”.

Y es que en esencia “Internet.org” parecería incurrir en publicidad engañosa, porque generaría la percepción de que proporciona acceso completo a internet, pero en realidad solo da acceso a un número restringido de sitios que son aprobados por Facebook y los proveedores locales de internet.

Por ello subrayan que se amenaza la libertad de expresión, la igualdad de oportunidades, seguridad, privacidad e innovación.

A la fecha, no hay mayor información por parte del gobierno federal respecto del alcance de la solicitud al fundador de Facebook, pero el esquema por medio del cual su organización provee internet es como se explica párrafos arriba.

Dentro de las críticas al proyecto, resalta una de suma importancia que todos debemos saber. Que los sitios web que se ofrecen no cuentan con los protocolos de encriptación, lo que deja al usuario en un gran riesgo de que sus datos y experiencias de navegación puedan ser traficados.

Esta empresa ha sido demandada por entidades gubernamentales protectoras de los derechos digitales tanto de Europa como de Estados Unidos.

Pareciera brincar de escándalo en escándalo. Hacer negocio con ella desde el gobierno, sería además aceptar litigar en el extranjero. Y al parecer, quisiera pensar lo contrario, esto no fue escrito en las tarjetas por los asesores del Ejecutivo Federal.

El fantasma pues ronda la red. Si la ruta es avanzar en esta asociación, las organizaciones no gubernamentales especializadas en la protección de datos en internet y los propios órganos reguladores, deben ser incluidos.

El fundador de esa red, ha dicho de una manera desafortunada en artículos que un internet limitado, siempre es mejor que no tener internet. Memorable frase.

Y eso lleva a una pregunta. Para acceder a internet se requiere de dispositivos, ya sean móviles (vendidos por operadores) o computadores (con wifi o cable llamado Lan). Quién los distribuirá y cómo se adquirirán.

En un reciente viaje a la sierra de Guatemala, me sorprendió ver comunidades originarias donde la carencia de servicios básicos era grave. Sin embargo, cada persona con la que me encontraba contaba con un celular y se comunicaban por voz o mensajes.

La señal de celular era totalmente estable. Mis acompañantes me explicaron que las empresas operadoras regalaban los aparatos, y una vez “enganchados”, el negocio era la venta de tarjetas de prepago, a costos altísimos, en comparación a México. ¿Cómo llamamos a eso?

* Jorge Camargo (@jorgecamargoz) es experto en comunicación política y manejo de crisis en el sector público y privado. Imparte clases de comunicación estratégica y crisis para gobiernos en México y en el extranjero. Ha sido consultor, vocero en el Ejecutivo Federal y la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Ha ejercido el periodismo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.