Doctorados honoris farsa

Salvo contadas excepciones, hacer un doctorado carece de toda racionalidad si uno no desea dedicarse al trabajo académico.