close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
¿El fin de la presidencia de Donald Trump?
Ayer por la tarde, la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-CA) anunció en una rueda de prensa el inicio de una investigación con miras a un juicio político contra el presidente Donald Trump. Después de meses de discusiones entre el ala liberal y moderada del Partido Demócrata sobre qué hacer con los escándalos del presidente, por primera vez el partido está unido en esta decisión. ¿Qué significa?
Por Carlos Galina
25 de septiembre, 2019
Comparte

Para entender lo que está sucediendo es necesario explicar brevemente el proceso de impeachment. La Constitución estadounidense le otorga al Congreso la facultad de remover al presidente si una mayoría considera que el Ejecutivo ha cometido actos de “traición, corrupción u otro tipo de altos crímenes”. Un proceso de impeachment inicia en la Cámara de Representantes, la cual investiga al presidente y si cuenta con una mayoría de votos procede a acusarlo formalmente. Una vez que el presidente es acusado el caso pasa al Senado donde se inicia un juicio político supervisado por un juez de la Suprema Corte. Si al menos 2/3 de los Senadores encuentran al presidente culpable este es removido de su puesto y el vicepresidente ocupa la posición. En la historia política de Estados Unidos, dos presidentes fueron acusados (pero no enjuiciados): Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998. Richard Nixon renunció a la presidencia antes de ser formalmente acusado por lo cual nunca ha habido un juicio político completo y esto complica predecir qué es lo que va a pasar.

¿Y en el caso de Trump qué está sucediendo?

El viernes pasado, el Wall Street Journal publicó una investigación donde reportó que en el mes de agosto un funcionario de inteligencia estadounidense presentó una queja interna con el objetivo de denunciar una serie de acciones del presidente Trump. De estas acciones destacaba una conversación entre el presidente Donald Trump y el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenski. Supuestamente en dicha llamada, Trump le pidió al mandatario ucraniano que trabajara con su abogado personal, Rudolph Giuliani, para investigar a Hunter Biden, hijo de Joe Biden, candidato demócrata y exvicepresidente de Estados Unidos.

Tres días después el Washington Post confirmó que Trump había ordenado la retención de cientos de miles de dólares en ayuda para Ucrania previo a la llamada telefónica. El escándalo explotó en cuestión de horas. El presidente reconoció que había hablado con el presidente de Ucrania sobre el tema, pero negó haber utilizado los fondos de ayuda como ficha de negociación. Sin embargo, esto no fue suficiente para los demócratas quienes comenzaron a discutir el inicio de un juicio político y apoyaron a Nancy Pelosi a proceder con su rueda de prensa el día de ayer. Frente a esta controversia, hace unas horas la Casa Blanca presentó un memorándum de la llamada (basado en memorias de gente que escuchó la llamada) donde se confirma que Trump sugirió utilizar la ayuda de Ucrania para investigar al hijo de Joe Biden.

¿Y ahora qué procede?

El día de ayer fue por un lado histórico, pero al mismo tiempo poco significativo. Las declaraciones de Nancy Pelosi fueron un llamado a iniciar una serie de investigaciones a través de los comités de la Cámara de Representantes que podrían desembocar en el inicio de un juico político. Sin embargo, poco ha cambiado. Los comités del Congreso llevan investigando a Trump desde hace meses y han buscado exhaustivamente evidencia contra el presidente con pocos resultados. En los siguientes meses el Comité Judicial tendrá la tarea de presentar su acusación contra el presidente lo cual desembocará en una votación para acusarlo formalmente en el pleno de la Cámara Baja estadounidense. Este proceso llevará tiempo y todavía hay muchas preguntas sin contestar, por lo cual hasta el día de hoy estamos lejos de presenciar el inicio de un juicio político contra Donald Trump.

Si bien podría parecer que no mucho ha cambiado, las declaraciones de Pelosi sí transforman el panorama político de Washington D.C. A diferencia de otros escándalos, este presenta una oportunidad única para los demócratas para iniciar el procedimiento para un juicio político por tres razones.

En primer lugar, que el presidente presione a otros países a intervenir en una elección estadounidense es uno de los mayores escándalos de la administración de Trump y los demócratas se darán a la tarea de llamar a comparecer al fiscal general, William Barr, y al abogado personal de Trump, entre otros muchos involucrados. El interés de los demócratas en este proceso podría traer a relucir otros hechos y escándalos de la administración que terminen beneficiándolos en el largo plazo.

En segundo lugar, a diferencia de la investigación de Rusia, este es un tema que la mayoría del público puede entender con solo leer un titular, lo cual podría provocar cambios en la opinión pública que terminen por generar mayor presión para remover a Trump de la Casa Blanca.

En tercer lugar, este tema ha logrado unir a todas las alas del Partido Demócrata en una misma agenda y esta unidad podría beneficiar a Nancy Pelosi y a los candidatos demócratas en camino al 2020.

Así, el principal reto para los demócratas será mantener el interés del público y construir un argumento sólido sobre por qué el presidente debe ser enjuiciado. Si los demócratas no consiguen armar un caso con evidencia contundente el impeachment terminará siendo de buenas intenciones y malos resultados. Los demócratas deben ser realistas sobre sus expectativas, ¿Van a poder iniciar un proceso de impeachment y acusar al presidente? Es altamente probable que sí. ¿Van a conseguir que 20 republicanos en el Senado cambien su posición y voten para removerlo de la Oficina Oval? Seguramente no.

El desenlace de este proceso terminará siendo definido por la opinión pública. Hasta ahora es poco probable que la llamada del presidente por si sola sea suficiente para cambiar sus índices de aprobación y la opinión de la gente sobre el impeachment. Sin embargo, diferentes medios de comunicación han reportado que la queja que presentó el oficial sobre la llamada entre Estados Unidos y Ucrania incluye además una lista de acciones que el presidente realizó y esto podría hacer la diferencia.

Si los demócratas no logran ir más allá de la acusación en la Cámara de Representantes, los costos electorales para el 2020 podrían ser altos. Así, los siguientes días serán clave para definir si el impeachment procederá. Lo que es un hecho es que hemos entrado a una nueva temporada en el reality show que es la presidencia de Donald Trump.

* Carlos Galina (@CharlieGalina) es internacionalista por el ITAM y becario Fulbright-García Robles. Actualmente estudia la maestría en Ciencia Política en The George Washington University. Su temas de interés es la intersección de los procesos políticos estadounidenses y la relación bilateral México-Estados Unidos.

 

** Este artículo está basado en los hechos que han ocurrido hasta el 25 de Septiembre a las 11:00 horas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.