El privilegio de parar - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El privilegio de parar
La opción de quedarse en casa por la pandemia no es una decisión individual, es un privilegio social ante la fragilidad de la economía de muchos hogares en México.
Por Gatitos contra la Desigualdad
23 de marzo, 2020
Comparte

Miau. Las redes sociales están inundadas por el #QuedateEnCasa, instando a la población a evitar el contacto con otras personas y así, disminuir la tasa de crecimiento del total de casos con #Covid-19. Si bien esto tiene mucho sentido, pues como nos han mostrado (por ejemplo con esta animación) actuar con medidas preventivas puede ser fundamental para no colapsar el sistema de salud nacional1, en México la opción de quedarse en casa no es una decisión individual, sino que es un privilegio social.

¿Por qué parar durante la pandemia es un privilegio? A continuación presentamos algunas cifras que muestran la fragilidad de la economía de muchos hogares en México, que no pueden dejar ni un solo día de salir a buscar ingresos para obtener lo más esencial y así subsistir.

Imagen: Gatitos contra la desigualdad.

6 datos que reflejan que parar es un privilegio

Pues sí, la posibilidad de “parar” o “quedarse en su casa” es un privilegio que no todas las personas en México pueden realizar. La desigualdad extrema que se vive en México, así como la desprotección social por parte del Estado hacia la gran mayoría de la sociedad2, tienen como consecuencia que muchas personas no tengan opciones ante la inminente crisis sanitaria y económica. Hablemos 5 datos que muestran la relación entre la desigualdad y el “privilegio de parar”:

1. La informalidad y el trabajo por cuenta propia: En México, 30 millones de personas tienen empleos informales, que incluyen al sector informal, trabajo doméstico, trabajo agropecuario no protegido y trabajadores subordinados fuera de la seguridad social. De ahí, 15 millones de trabajadoras y trabajadores son “empleados por cuenta propia”3. Sus ingresos son bajos: el 25% más con menos ingresos apenas percibe $2,700 pesos mensuales, menos que un salario mínimo. Además, la mitad de las mujeres que trabajan, están dedicadas a este tipo de empleo4.

Imagen: Gatitos contra la desigualdad.

2. Trabajos que apenas alcanzan para vivir al día: Para muchos hogares en México, la mayor parte de sus gastos se van en los más esencial para apenas subsistir. De hecho, el gasto en alimentos, alquiler y servicios (como agua, electricidad y gas) alcanza 60% para los hogares más pobres (deciles I al III). Tomando en cuenta que los ahorros en estos hogares son prácticamente inexistentes (de hecho el 10% más pobre se endeuda en $320 pesos mes con mes), es claro que dejar de recibir ingresos por dos semanas o un mes puede ser catastrófico para su estabilidad económica.

Imagen: Gatitos contra la desigualdad.

3. Empleos sin incapacidad por enfermedad: Ya se mencionó que el empleo en México es sumamente precario. Fundamental para momentos de crisis sanitaria como la que se vive actualmente, es la prestación de incapacidad por enfermedad con goce de sueldo, a la cual 68% de trabajadoras y trabajadores en el país no tiene acceso, por lo que de caer enfermos dejarían de recibir ingresos.

Imagen: Gatitos contra la desigualdad.

4. Mujeres sobrecargadas de trabajo de cuidados y jefas de familia: Del total de mujeres mexicanas que son jefas de familia, 77% son madres solteras, por lo que en muchas ocasiones son el único sostén económico de la familia. De ellas, 67% tiene como máximo nivel educativo la secundaria. Además, la mitad de ellas ganan menos de $5,700 mensuales. Aunado a lo anterior, se verán afectadas por el cierre de las escuelas, ya que el 80% del trabajo no remunerado en el hogar lo realizan las mujeres.

Imagen: Gatitos contra la desigualdad.

5. Desempleo y subempleo: El año pasado dos millones de personas en México estaban desempleadas y buscaban empleo activamente5. Pero esta cifra esconde una más grave: debido a las condiciones económicas y la inexistente protección social no asociada al empleo, son pocas las personas que pueden darse el lujo de estar desempleadas por un largo periodo de tiempo, por lo que soportan condiciones precarias en extremo en sus trabajos. Por dichas razones, 18% de la población ocupada se encontraba en condiciones críticas de ocupación6. Todas estas personas en su conjunto tendrán muy baja probabilidad de conseguir empleo durante la cuarentena.

Imagen: Gatitos contra la desigualdad.

6. ¿Hogar para refugiarse?: Por último, no podemos olvidar que en México viven más de 400 mil personas que en situación de calle o en albergues y que claramente no tienen protección alguna donde refugiarse frente a la crisis sanitaria. Además, 211 mil personas se encuentran recluidas en penales en el país (5% de ellas son mujeres)7, y corren un riesgo mayor ante un contagio dentro de las instalaciones (de hecho, ya se está reportando un brote de sarampión en el reclusorio norte de la Ciudad de México).

Imagen: Gatitos contra la desigualdad.

¿Qué hacer?

Los datos anteriores no intentan justificar que no paren o que permanezcan en casa quienes pueden hacerlo. De hecho, se espera que lo hagan quienes tienen tal privilegio. En caso contrario, no habrá forma de #HacerGatearLaCurva, de frenar el probable crecimiento exponencial de los contagios, y las muertes podrían ser mayores en el país.

Pero, por todo lo anterior mostrado respecto de quienes no pueden sentarse en casa a esperar tranquilamente a que pase la cuarentena, es inminente y totalmente necesario entender que el bienestar de unos afecta al bienestar de los demás. Es momento de llamar a un nuevo pacto social, no solo pidiendo #QuedarseEnCasa, sino facilitando las condiciones a quienes están en mayor desventaja, pues de otra manera será imposible mantener la cuarentena y la contención del Covid-19 en el país será más tardada. En nuestra siguiente entrega hablamos con mayor detalle de las medidas que se están ejecutando en otros países para afrontar la crisis y lo que se propone en México.

* Gatitos contra la Desigualdad (@GatitosVsDesig) somos un grupo de gatitos comprometidos con deconstruir la legitimidad de la meritocracia. Contacto: [email protected]

 

1 Recordemos que el número de camas de cuidados intensivos en el sistema público de salud en México es limitadísimo (3 mil), siendo que se estima más de 10 mil personas podrían requerirlas en esta crisis sanitaria.

2 Sobre este tema, vale la pena leer esto sobre el régimen de bienestar dual en México.

3 De acuerdo a la definición del INEGI, trabajador por cuenta propia es aquel que “trabaja solo o con el apoyo de integrantes de su propio hogar o ajenos, pero sin el compromiso de pagarles por sus servicios”.

4 Este dato y los presentados más adelante (con excepción de cuando se señale lo contrario) son cálculos realizados con nuestras garritas, y el programa de cálculo se encuentra aquí.

5 De acuerdo a datos del boletín de INEGI sobre la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.

6 Es decir: “personas que se encuentran trabajando menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a sus decisiones, aquellas que trabajan más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que laboran más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos”.

7 Según datos de la ENPOL 2016.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.